Exposición dedicada al 75 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Rusia y Guatemala

  • ru-RU1 es-ES1

El 19 de abril, se cumplen 75 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la Federación de Rusia y la República de Guatemala. El 75 aniversario de las relaciones bilaterales coincide con el 75 aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria. Estas efemérides guardan una ligazón indisoluble y natural. El establecimiento de las relaciones diplomáticas en 1945, en vísperas de la Victoria, pasó a ser un fehaciente testimonio de deseo recíproco de estar juntos, cooperar, prestar apoyo recíproco. Guardamos recuerdo de aquellos heroicos años.

75 años es un plazo nada despreciable. Pero los primeros contactos entre nuestros países habían sido entablados muchos antes de 1945, lo que constituye otra fecha memorable: el 13 de mayo se cumplen 140 años desde que el Imperio Ruso reconoció a la República de Guatemala. El 18 de marzo de 1880, el destacado estadista guatemalteco, Rufino Barrios, remitió al Emperador Alejandro II una carta sobre su elección para el cargo de presidente del país, expresando el deseo de fomentar las buenas relaciones con las naciones amigas del Mundo Viejo. En la misiva de respuesta, fechada del 13 de mayo de 1880, Alejandro II se mostró dispuesto a «propiciar todo lo que impulse el afecto entre nuestros súbditos y la República de Guatemala».

Durante el periodo transcurrido, nuestros países han desarrollado buenas relaciones de estrecha amistad y cooperación, atesoraron una rica experiencia de labor conjunta, alcanzaron notables resultados en el fomento de la confianza en la palestra internacional. Junto con otros Estados y organizaciones internacionales, la Federación de Rusia respaldó el proceso de arreglo pacífico que concluyó con la firma del Tratado de Paz entre el Gobierno y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, (29 de diciembre de 1996).

Hoy por hoy, Guatemala es un valioso y promisorio socio de Rusia en América Central. Fomentamos enérgicamente el diálogo político, procuramos estructurar unos vínculos económico-comerciales mutuamente beneficiosos, ponemos en práctica importantes proyectos en los ámbitos de la cultura, las Humanidades y la educación. Se desarrolla felizmente la interacción dentro de los organismos multilaterales, incluidos los actuales mecanismos de diálogo, entre Rusia y las asociaciones integracionistas de América Latina, incluyendo el Sistema de la Integración Centroamericana.

Para los rusos Guatemala seguirá asociándose, ante todo, con la decisión del Comité Olímpico Internacional que en su sesión celebrada en la capital guatemalteca en 2007 eligió la ciudad rusa de Sochi como anfitriona de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. Este hecho no sólo quedará grabado para siempre en nuestra memoria y en la historia del movimiento olímpico, sino que simbolizará las buenas relaciones entre Rusia y Guatemala.

Pese a una gran distancia geográfica, nuestros países tienen características afines, tales como la población multiétnica, riqueza cultural y étnica de las lenguas y costumbres. Científicos soviéticos, en particular, Yuri Knórozov, insigne lingüista e historiador, quien en 1952 descifró la escritura de los maya, contribuyeron a salvaguardar la herencia histórica guatemalteca. Ahora en Guatemala funciona el Centro Ruso-Guatemalteco de Estudios de los Maya Yuri Knórozov que redactó el Atlas de Lenguas de esta antigua civilización.

Estoy seguro de que también en adelante los vínculos ruso-guatemaltecos seguirán fomentándose con dinamismo para el bien de los pueblos de nuestros países, en aras de consolidar la estabilidad y la seguridad en América Latina y el mundo.

Documentos adicionales

Fotografías