4.07.2014:45

Respuesta ofrecida por la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, a la pregunta de los medios sobre la situación en torno a Venezuela

1024-04-07-2020

  • ru-RU1 en-GB1 es-ES1

 

En la situación en torno a Venezuela han vuelto a percibirse detalles preocupantes que minan la perspectiva de la consolidación de la postura de la comunidad internacional a favor del arreglo político en el país, de las negociaciones mantenidas por los propios venezolanos, sin ninguna injerencia destructiva desde fuera.

A modo de respuesta a los pasos dados por Caracas que buscaban garantizar el calendario electoral estipulado por la legislación nacional y la celebración, de acuerdo con la Constitución, de las elecciones a la Asamblea Nacional, varias asociaciones internacionales, incluido el Grupo de Lima y el Grupo de Contacto Internacional, hicieron declaraciones escasamente sopesadas que objetivamente favorecen a las fuerzas radicales.

Además, la Unión Europea aprobó un paquete de sanciones contra algunos políticos venezolanos, incluidos representantes de la oposición que se pronuncian por entablar un diálogo constructivo con las autoridades. Es importante que, gracias a los titulares de las Carteras de Exteriores de Venezuela y de la Unión Europea se haya logrado, sin embargo, prevenir una mayor agravación de la crisis.

Hemos de hacer constar con preocupación que el Tribunal Superior de Londres tomó la decisión de reconocer a Juan Guiadó como “presidente en funciones” de Venezuela y concederle al acceso a las reservas de oro de dicho país depositadas en el Banco de Inglaterra.

Esta decisión es indignante. Por lo que se entiende de la declaración del Juez Superior Nigel Teare, el Tribunal de Londres ni siquiera intentó ofrecer una calificación legal a las pretensiones de Juan Guiadó, sino que se unió a la postura del poder ejecutivo británico que anteriormente “había reconocido con unanimidad” a Guaidó “presidente de Venezuela”, manifestando que “Venezuela no puede tener dos Presidentes”. Es evidente que en el Reino Unido la independencia del tribunal únicamente funciona, si la postura de los jueces es homologada con la opinión del Gobierno.

Estudiaríamos con gran interés los argumentos jurídicos del Tribunal Supremo de Londres, pero todo parece indicar que tales argumentos simplemente no existen. La Ley del Reino Unido permanece callada, al entrar en juego la conveniencia política.

Como resultado de la infracción de varios principios y normas del Derecho Internacional, en concreto, de la no injerencia en los asuntos internos, el respeto de la soberanía y la inmunidad de la propiedad estatal, de hecho se produjo la enajenación por un Estado de bienes pertenecientes a otro Estado, para apoyar un golpe de Estado anticonstitucional en este último. Al mismo tiempo, sin lugar a dudas, fueron vulnerados los intereses del pueblo venezolano que ya se vio afectado por las sanciones que contradicen el Derecho Internacional.

Resumiendo los acontecimientos que se desarrollan en torno a Venezuela estos últimos días, nos gustaría recordar a nuestros interlocutores europeos que las acciones emprendidas por ellos contra las autoridades legítimas de Venezuela conducen a un atolladero.

Durante los múltiples contactos mantenidos en diferentes formatos últimamente por la parte rusa, nos pareció captar que las partes estaban empezando a entender la necesidad de una postura sopesada, cuyo objetivo sea el cumplimiento de una tarea objetivamente complicada: lograr confianza mutua entre las partes en Venezuela. Sin embargo, los mencionados pasos dados por las capitales europeas, lejos de propiciar lo dicho, amenazan con atollar la situación. Sus promotores reconocen ser incapaces de lograr nada y confiesan que no perciben objetivos civilizados para promover el arreglo. El objetivo principal sigue siendo el mismo y consiste en volver tóxica cualquier aproximación de la postura entre la oposición y los chavistas, para impedir que las partes enfrentadas en el conflicto encuentren algo en común.

Nos  gustaría subrayar que el pueblo venezolano está cansado de este enfrentamiento interno, mientras tiene que seguir viviendo en unas condiciones económicas y sociales precarias debidas a las asfixiantes sanciones introducidas contra el país. En los últimos meses, Venezuela tuvo que enfrentarse con la epidemia de coronavirus. Sin embargo, el pueblo venezolano demuestra su anhelo de lograr un arreglo político y civilizado.

Tendrá la pertinente ocasión el próximo 6 de diciembre, al elegir, en función de la legislación vigente, el nuevo Parlamento y, más tarde, también en los plazos estipulados por la Constitución, al confirmar el mandato del actual Jefe de Estado. Cada vez mayor número de fuerzas políticas del país se muestran dispuestas a participar en las elecciones.

Esta tendencia debe apoyarse plenamente, sin intentar torpedearla para complacer a las destructivas fuerzas radicales, para quienes un exitoso proceso electoral podría equivaler a su retirada del escenario político.

Seguiremos apoyando a aquellas fuerzas venezolanas que muestren una postura constructiva en su empeño de superar las discrepancias por vía pacífica, negociada, a través de un abarcador diálogo a nivel nacional, sin que sean impuestas soluciones desde fuera, formulados ultimatums e introducidas sanciones.

Volvemos a exhortar a todos los miembros responsables de la comunidad internacional a priorizar el principio de buena voluntad y humanitarismo, fomentando al máximo la creación de un ambiente propicio para la promoción del diálogo político en Venezuela.

x
x
Дополнительные инструменты поиска