Публикатор

12.07.1123:10

SOBRE LA POSICIÓN DE RUSIA EN EL 66º PERÍODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

 

Traducción no oficial

 

 

1. El 66º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU tiene por objetivo consolidar los enfoques multilaterales en el campo de la solución de los problemas globales del mundo contemporáneo. Para alcanzar la estabilidad internacional se requiere la intensificación de los esfuerzos colectivos para fortalecer el marco jurídico en las relaciones entre los estados, arreglar los conflictos regionales, solucionar los problemas de la no proliferación de Armas de Destrucción en Masa, hacer frente a los nuevos retos y amenazas, reformar el sistema de gestión mundial, alcanzar el desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria y energética, enfrentarse al cambio climático.

2. Para intensificar la interacción colectiva se requiere la estricta observancia de las prerrogativas estatuarias del Consejo de Seguridad de la ONU como órgano principal que es responsable del mantenimiento de la paz y seguridad internacionales. Al adherirnos al principio del Estado de Derecho Internacional, Rusia aboga por la estricta aplicación de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU que no admite su interpretación amplia.

3. El objetivo principal de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU es mejorar la eficacia de este órgano y atribuirle una mayor representatividad tomando en cuenta el aumento continuo de la cantidad de los Estados Miembros de esta Organización y las realidades políticas del mundo que han sido modificadas. Al mismo tiempo, es importante conseguir que el Consejo dé una respuesta adecuada y rápida a las crisis y los problemas emergentes. La marcha de las negociaciones intergubernamentales dedicadas a la reforma del Consejo de Seguridad demuestra que en la etapa actual ninguno de los modelos de su reforma goza de un apoyo amplio. En estas condiciones, los intentos de someter a votación una u otra esquema inevitablemente polarizarían la Asamblea General. Hay que continuar el trabajo minucioso para el acercamiento de las posiciones sin establecer los plazos artificiales para la adopción de las decisiones en esta materia muy sensible. Sólo así es posible elaborar la fórmula de la reformación la cual obtendría el consentimiento máximamente amplio, que sea considerablemente más que dos tercios de los votos de los Estados Miembros necesarios de conformidad con la Carta de la ONU. Con todas las variantes de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, las prerrogativas de los actuales miembros permanentes, incluso el derecho de veto, deben quedarse sin modificaciones.

4. En el marco de los esfuerzos para reactivar la actividad de la Asamblea General de la ONU apoyamos las iniciativas racionales dirigidas al mejoramiento de la eficacia de su labor. Mientras tanto, cualquier innovación reformista debe basarse en la estricta observancia de las prerrogativas estatuarias de los principales órganos de la ONU.

5. Las actividades de la ONU de mantenimiento de la paz han demostrado su eficacia como un instrumento irreemplazable del arreglo de los conflictos bélicos y el cumplimiento de las tareas primarias para la consolidación nacional tras el conflicto. Nos proponemos contribuir al fortalecimiento de este aspecto del trabajo estrictamente de acuerdo con los principios de la Carta de la ONU.

Pacificadores rusos participan en 9 de 16 operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU. Nuestro país ocupa uno de los primeros lugares en el mercado de compras de la ONU en el sector de mantenimiento de la paz (14% o 382 millones de dólares de los Estados Unidos, de los cuales 99% son contratos de los servicios de aviación). Al mismo tiempo, sólo las compañías rusas conceden aviones y helicópteros de alta capacidad de carga para el apoyo de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU.

6. Los acontecimientos recientes en las regiones de crisis, en particular en África del Norte, confirman la necesidad de que el Consejo de Seguridad elabore los mandatos precisos para los esfuerzos de mantenimiento de la paz, que no admitan una interpretación amplia. Rusia se opone a lo que cualesquiera elementos de las actividades de la ONU en materia de mantenimiento de la paz sean realizados sin aprobación previa por la mayoría de los Estados Miembros.

Al tomar en cuenta la importancia de mejorar las actividades de mantenimiento de la paz y de elevar el nivel del peritaje militar del Consejo de Seguridad de la ONU, nos pronunciamos por lo que el órgano subsidiario del Consejo de Seguridad - el Comité de Estado Mayor (CEM), previsto por la Carta de la ONU, participe en las actividades arriba mencionadas y por lo que se aumente su capacidad consultativa en materia militar de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU.

7. Tenemos como el objetivo contribuir al fortalecimiento del papel consultativo y coordinador de la Comisión de Consolidación de la Paz (CCP) en el marco de su mandato. A partir del año 2008 Rusia aporta anualmente dos millones de dólares de los Estados Unidos al Fondo para la Consolidación de la Paz. Hemos tomado medidas específicas para formar la reserva profesional del cuerpo ruso de los expertos civiles en el campo de la consolidación de la paz.

8. El aumento de la importancia de ciertos grupos de países y sus asociaciones dicta la necesidad de desarrollar la interacción de la ONU con las organizaciones regionales de acuerdo con el Capítulo VIII de la Carta de la ONU. En este contexto, es prioritario para nosotros contribuir a la puesta en práctica de los contactos de la Organización con la OTSC, CEI, OCS. Abogamos por continuar la cooperación constructiva de la ONU con la Unión Africana, LEA, OCI, ASEAN y otras organizaciones para incorporarlas en la prevención y arreglo de las situaciones de crisis.

9. Los enfoques rusos del cumplimiento de las tareas en materia de la agenda de desarme y no proliferación incluyen una serie de medidas para fortalecer la seguridad estratégica y observar el principio de seguridad igual para todos. Entre nuestras prioridades están la realización en práctica de las medidas específicas aprobadas en la Conferencia de las Partes encargada del examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) que tuvo lugar en 2010, incluso el inicio de las negociaciones en la Conferencia de Desarme sobre el Tratado para prohibir la producción de material fisionable para armas nucleares, la promoción en la Conferencia de Desarme del proyecto del tratado ruso-chino sobre la prevención del emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre, el apoyo para la creación de las zonas desnuclearizadas.

En el contexto de los esfuerzos globales emprendidos en materia de no proliferación, la resolución 1540 del Consejo de Seguridad de la ONU tiene la importancia especial. La Federación de Rusia aboga por la realización por todos los países y de manera completa, por supuesto, tomando en cuenta el carácter integral y de larga duración de los objetivos que ésta plantea.

10. Subrayamos la relevancia del Tratado ruso-americano sobre ulteriores reducciones y limitaciones de las armas estratégicas ofensivas en el contexto de los esfuerzos para el desarme nuclear, fortalecimiento del régimen de no proliferación y mantenimiento de la estabilidad estratégica. Partimos de la importancia de incorporar a todas las potencias nucleares y Estados, que disponen de armas nucleares a los esfuerzos ruso-americanos en esta esfera con la observancia del principio de la seguridad igual e indivisible para todos.

11. Nos proponemos continuar trabajando activamente para prevenir el emplazamiento de armas en el espacio ultraterrestre. Esta tarea adquiere gran relevancia en el año 2011 en el que la comunidad mundial celebra el 50 aniversario del primer vuelo espacial tripulado.

Actualmente consideramos importante concentrarnos en la implementación de las disposiciones de la resolución 65/68 del 65º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en lo que se refiere a la creación del Grupo de Expertos Gubernamentales con el fin de realizar la investigación de las medidas para la transparencia y el fomento de la confianza en el espacio ultraterrestre a partir del año 2012. Durante el 66º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU someteremos al examen de la Primera Comisión el proyecto de decisión sobre las medidas para la transparencia y el fomento de la confianza en las actividades relativas al espacio ultraterrestre que orienta hacia apoyar la labor del Grupo de Expertos Gubernamentales en 2012-2013 y que llama a los Estados Miembros a seguir presentando sus ideas sobre las medidas para la transparencia y el fomento de la confianza en las actividades relativas al espacio ultraterrestre al Secretario General de la ONU para que ellas sean consideradas por el Grupo.

12. Seguiremos el trabajo relativo a la seguridad de la información internacional. En el centro de nuestros esfuerzos está la represión del uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones con fines criminales, terroristas, militares y políticos, así como para la intervención en los asuntos internos de los Estados. Precisamente esto es el objetivo del Grupo de Expertos Gubernamentales creado conforme a la resolución 65/41 de la Asamblea General de la ONU el que, a partir del año 2012, continuará la investigación de las amenazas existentes y potenciales en el campo de la seguridad de la información y de los posibles esfuerzos colectivos para su eliminación.

13. Abogamos de manera consecuente por la puesta en orden en materia de tráfico mundial de armas y en el comercio mundial de armas como una parte integral de este tráfico. Al discutir el documento eventual de la Conferencia de la ONU sobre el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas planificado para el año 2012, los Estados Miembros deben concentrar sus esfuerzos para la determinación y coordinación de sus elementos clave. La forma y el estatus del posible documento deben ser determinados por su contenido final sin ser decididos de antemano.

Rusia está en favor de mejorar el Programa de Acción para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos, aumentar la rendición práctica de este documento. Estamos dispuestos a cooperar con todas las naciones para complementar el Programa con las medidas específicas, las que contribuyan realmente a cerrar los canales de fuga de las armas pequeñas y ligeras al tráfico ilícito.

14. Apoyamos lo que la Asamblea General de la ONU discuta las cuestiones relativas a la Cooperación Interreligiosa e Intercultural por la paz. Rusia participa activamente en diversas iniciativas de la Organización en esta materia incluyendo la Alianza de Civilizaciones y el Foro Tripartito sobre Cooperación Interconfesional por la Paz. Seguimos a examinar atentamente la iniciativa sobre la declaración del decenio de las Naciones Unidas para el diálogo interreligioso e intercultural, entendimiento y la cooperación en pro de la paz.

Consideramos posible y necesario ampliar la base y enriquecer el contenido del diálogo intercultural, que se mantiene bajo los auspicios de la UNESCO, en particular dándole una dimensión confesional. En este contexto nos pronunciamos por la creación de un grupo de alto nivel para el diálogo entre civilizaciones ante el Director General de la Organización, el que se establece por la iniciativa del Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, su Santidad Kirill.

15. Nos proponemos prestar todo el apoyo a la continuación del diálogo de la ONU con las instituciones de la sociedad civil, al fortalecimiento del papel del Comité de Organizaciones No Gubernamentales del ECOSOC como órgano clave en materia de interacción de la ONU con las organizaciones gubernamentales.

16. La Federación de Rusia sucesivamente aboga por el fortalecimiento del sistema internacional para hacer frente al terrorismo, el centro coordinador del cual es la ONU y su Consejo de Seguridad.

Valoramos positivamente los resultados de la Segunda Revisión de la Estrategia Global de la ONU Contra el Terrorismo que tuvo lugar en septiembre de 2010 desde el punto de vista de la prevención del terrorismo, lucha contra la ideología del extremismo y de la violencia, así como contra el uso con fines terroristas del espacio de los medios de comunicación.

Acogemos con agrado los esfuerzos por implementar la Estrategia Global de la ONU Contra el Terrorismo, realizados por el Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo. Apoyamos la iniciativa del Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo para desarrollar un aspecto regional de la implementación de las áreas prioritarias de la Estrategia Global de la ONU Contra el Terrorismo, que se realiza actualmente en Asia Central aprovechando la capacidad de las organizaciones regionales, tales como la OTSC, OCS y CEI.

17. Estamos en favor del establecer bajo la égida de la ONU la estrategia contra el delito más clara. Llamamos a tener en cuenta de manera adecuada los acuerdos finales del XII Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal (Brasil, Salvador, abril de 2010) en los esfuerzos nacionales y globales para contrarrestar los desafíos principales en esta esfera. En particular, creemos que es razonable elaborar una convención universal en materia de lucha contra delitos cibernéticos.

Llamamos a implementar a gran escala las decisiones del tercer período de sesiones de la Conferencia de los Estados Parte en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (Doha, Katar, noviembre de 2009), en particular las que refieren al funcionamiento del mecanismo de revisión del cumplimiento de la Convención, la elaboración de los procedimientos eficaces de recuperación de activos provenientes de la corrupción a los países de origen y la ampliación de asistencia técnica a los países interesados.

18. Consideramos los cambios de envergadura en el panorama político que tuvo lugar en varios países de la región del Oriente Medio y África del Norte como consecuencia de los problemas políticos y socioeconómicos acumulados allí. Suponemos que no existe una receta común para superar la crisis en los diferentes países, y la asistencia internacional, incluida la de la ONU, debe prestarles con sumo cuidado y con el consentimiento de los respectivos Estados. Al desarrollar los mecanismos internacionales para estabilizar la situación hay que guiarnos por los principios del respeto a la soberanía, integridad territorial y resolución de los internos problemas políticos sin intervención de afuera, por medios pacíficos y por un amplio diálogo nacional.

19. Creemos que un arreglo duradero de la crisis de Libia es posible sólo por medios políticos y diplomáticos. La tarea prioritaria es lograr un alto el fuego y el inicio del proceso político.

Estamos convencidos de que la determinación de las modalidades del arreglo es la prerrogativa del Consejo de Seguridad de la ONU, y no la de cualesquiera otros formatos auto-proclamados. Las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU de 1970 y 1973 deben aplicarse estrictamente, su amplia interpretación es inaceptable. Todas las acciones para la implementación de estas resoluciones deben responder al objetivo principal para el que ellas fueron adoptadas, es decir la protección de la población civil.

20. Abogamos decididamente por el arreglo del conflicto árabe-israelí que sea integral, duradero y justo sobre la base de la plataforma jurídica internacional universalmente reconocida - las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU 242, 338, 1397, 1515 y 1860, los Principios de Madrid, la Hoja de Ruta y la Iniciativa Árabe para la Paz. La Federación de Rusia apoya la creación del Estado palestino soberano, viable y territorialmente integral, basándose en las fronteras de 1967, con el canje territorial acordado y el establecimiento de la capital en Jerusalén Oriental, que coexista con Israel en paz y seguridad.

Las partes del conflicto deben negarse de la violencia y los pasos unilaterales que puedan anticipar los resultados de las negociaciones sobre el estatus definitivo. Hay que cesar de construir los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados.

Partimos de que es necesario mantener el papel principal del Cuarteto de Mediadores para el Oriente Medio en su contribución a la búsqueda de las modalidades del arreglo definitivo del conflicto árabe-israelí.

Aplaudimos a la conclusión en El Cairo el 4 de mayo de 2011 del Acuerdo de la reconciliación entre Fatah y Hamas y otras organizaciones palestinas, el que debe facilitar la reanudación del proceso de negociación entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Creemos que la restauración de la unidad entre los palestinos basándose en la plataforma de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y la Iniciativa Árabe para la Paz es un factor clave para lograr la paz entre palestinos e israelíes.

La celebración de la Conferencia sobre el Oriente Medio en Moscú resta en el orden del día. Se puede celebrarla una vez que sean favorables las circunstancias y, ante todo, en el contexto de la reanudación de los contactos directos palestino-israelíes.

21. Facilitar la estabilización de la situación en Irak es una de las tareas a largo plazo de las Naciones Unidas en el Oriente Medio. Se puede lograrlo sólo mediante la intensificación de los esfuerzos para alcanzar la Conciliación Nacional basándose en el diálogo integral con la participación de los representantes de las fuerzas políticas principales y comunidades etno-confesionales en interés de la consolidación de la unidad nacional, soberanía e integridad territorial del país, así como mediante la estimulación de Bagdad para que cumpla las obligaciones pendientes provenientes del Capítulo VII de la Carta de la ONU, en particular, para que arregle los problemas con Kuwait. A este respecto notamos los esfuerzos del Coordinador de Alto Nivel para el "asunto humanitario" de Irak y Kuwait, Gennady P.Tarasov, realizados para normalizar las relaciones entre los dos Estados. Apoyamos las actividades celebradas en el marco de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Irak.

22. Estamos por el fortalecimiento del papel central y coordinador de la ONU en los esfuerzos civiles internacionales para el arreglo de la situación en Afganistán. Vemos el futuro de Afganistán como un Estado independiente, democrático y neutral. La Reconciliación Nacional debe realizarse bajo la dirección del Gobierno de Afganistán y al mismo tiempo con la estricta observancia del régimen de sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Narcotráfico proveniente del territorio de Afganistán, siendo una amenaza para la paz y seguridad internacionales, despierta una preocupación particular. Con esa relación la iniciativa promovida por Rusia sobre la creación de un sistema de cinturones de seguridad financiera y antidroga con la participación de los Estados vecinos de Afganistán y el papel coordinador de la ONU adquiere una relevancia especial. Un elemento importante de la lucha contra el narcotráfico proveniente de Afganistán son las medidas encaminadas a erradicar los sembrados de drogas. Abogamos por el fortalecimiento del régimen internacional del control del tráfico ilícito de precursores. Rusia seguirá contribuyendo a la lucha contra la distribución de drogas incluso mediante la participación en el eficiente mecanismo multilateral "Canal" y otras iniciativas antinarcóticas en el marco de la OTSC, así como en las iniciativas en el marco de la OCS, el Consejo Rusia - OTAN (CRO) y la OSCE.

23. Consideramos contraproducente la discusión en la "plataforma" de la ONU del tema georgiano-abjasio, así como la del asunto relativo a "los desplazados internos y refugiados" de Abjasia y Osetia del Sur. La iniciativa de Georgia en la Asamblea General de las Naciones Unidas no tiene nada que ver con la preocupación real por la situación de los refugiados y desplazados internos de todas las nacionalidades, sino sólo tiene como objetivo la politización del tema humanitario.

Las discusiones celebradas en Ginebra y el mecanismo georgiano-abjasio para prevenir y responder a los incidentes, en los que participan los representantes de las Naciones Unidas son los formatos más óptimos para lograr la estabilización de la situación en esta parte de la Transcaucasia.

Seguiremos convencer a nuestros socios que sea necesario tener en cuenta las nuevas realidades geopolíticas en la región, basándonos en esto en realizar ulteriormente nuestras actividades, incluso en las organizaciones internacionales.

24. La resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU sigue siendo la base jurídica internacional obligatoria para todos en materia de arreglo de la situación en Kosovo. Rusia está dispuesta a participar en los esfuerzos políticos con el objetivo de contribuir a la búsqueda de una solución jurídicamente correcta y justa del problema de Kosovo. Aplaudimos la reanudación del diálogo entre Belgrado y Pristina. Consideramos conveniente que los representantes de la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (MINUK) presenten oficialmente en las negociaciones. Apoyamos la decisión del Consejo de Seguridad referente a la creación de un mecanismo internacional, que sea subordinado a la ONU, para la investigación de los hechos expuestos en el Informe presentado por Dick Marty sobre el tráfico ilícito de órganos humanos en Kosovo.

25. Abogamos por una solución justa, integral y viable del problema de Chipre que prevea la creación en Chipre de una federación de dos zonas y de dos comunidades sobre la base de las resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de la ONU y los Acuerdos de Alto Nivel de 1977 y 1979 y a condición de la igualdad política de las comunidades griega y turca. La solución del problema de Chipre debe ser iniciada de los chipriotas mismos y favorecer los intereses de ambas comunidades. Los esfuerzos de la comunidad internacional para el arreglo de la situación en Chipre, incluidos los que se realicen en el marco de la Misión de "Buenos Oficios" del Secretario General de la ONU, deben seguir siendo totalmente complementarios e imparciales. No aceptan ningún tipo de calendarios artificiales para las negociaciones, ni el uso del arbitraje exterior.

26. Participamos activamente en la elaboración de un enfoque integral para prevenir y arreglar los conflictos en África y asegurar el desarrollo sostenible de los países del continente. En este contexto, destacamos la colaboración constructiva entre la ONU con la Unión Africana, incluso en las actividades de mantenimiento de la paz. Apoyamos los esfuerzos para crear una propia capacidad de mantenimiento de la paz de los países africanos, fortalecer y reformar los sectores nacionales de la seguridad en los países que salen de un conflicto, establecer las instituciones del poder democráticos. Compartimos los objetivos y principios de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD).

27. La nueva etapa de la vida política de Sudán relacionada con la proclamación de la independencia del Sudán del Sur debe desarrollarse en las condiciones que respondan a las tareas de la recuperación tras el conflicto, el progreso socio-económico y aseguramiento de los derechos democráticos e intereses de todos los ciudadanos de Sudán. Respetamos los resultados de la expresión de la voluntad de la población de Sudán del Sur. Ahora es necesario resolver las cuestiones pendientes mediante las negociaciones, incluso la cuestión del estatus de la región de Abyei. Nos pronunciamos por el establecimiento de las relaciones de buena vecindad, que sean mutuamente ventajosas, entre el Norte y el Sur. Apoyamos los esfuerzos dirigidos al arreglo pacífico de la crisis de Darfur.

28. La terminación del periodo de dualidad de poderes en Côte d'Ivoire no llevó al arreglo de la crisis. Lo que está en la agenda del día es la reconciliación nacional (al mismo tiempo es importante no permitir las represiones políticas y estabilizar la situación humanitaria). La cooperación internacional será necesaria para la solución de las tareas en materia de recuperación económica del país. La asistencia eficaz debe prestar la Operación de las Naciones Unidas en Côte d'Ivoire (ONUCI).

29. La piratería en las costas de Somalia sigue siendo un factor de de desestabilización. La situación cuando la mayor parte de los piratas quedan en la impunidad por falta de los mecanismos eficaces de su persecución penal sólo contribuye a lo que el número de los asaltos de piratas en la región aumente. Con el fin de luchar con ellos iniciamos la adopción de la resolución 1976 del Consejo de Seguridad de la ONU que estipula el inicio del trabajo para crear los barcos somalíes contra piratas con la participación internacional. Estamos en favor de que ellos sean creados lo más rápido posible.

Nos proponemos cooperar activamente con nuestros socios, incluso en el marco del Grupo de Contacto sobre la piratería frente a las costas de Somalia, con el fin de poner en funcionamiento el trabajo parar crear un mecanismo judicial contra piratería que tenga componente internacional. Esto contribuirá no sólo a lo que sean encausados penalmente de manera más efectiva los piratas ordinarios, los organizadores de sus comunidades y las personas quienes controlan sus flujos financieros, sino a lo que se normalice la situación en la región por lo general.

30. Consideramos las sanciones establecidas por la ONU como un instrumento político y diplomático importante para el arreglo de los conflictos y las situaciones de crisis internacionales. Al mismo tiempo, ellas deben contener objetivos claros y legítimos y duración limitada, ser sujetas de una revisión regular, y lo que debe ser claramente estipulado son las condiciones de su cancelación o concesión de las excepciones. Todas las palancas de control deben pertenecer al Consejo de Seguridad y los Comités de Sanciones de la ONU. Hay que dar preferencia a las restricciones específicamente dirigidas contra los culpables de los conflictos. Es inaceptable la aplicación de sanciones amplias que puedan perjudicar a la población civil.

Las disposiciones de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que contengan las sanciones, deben ser normas para Estados miembros de las Naciones Unidas y no pueden ser interpretadas ni de manera amplia o arbitraria. Estamos en contra de lo que los Estados apliquen las sanciones de manera unilateral. Las medidas que se impongan sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, pueden socavar los esfuerzos político-diplomáticos internacionales y debilitar la unidad de la comunidad internacional. Además, debido a su carácter extraterritorial tales medidas a menudo llevan a la violación de la soberanía y los intereses de los terceros Estados que realicen sus actividades económicas exteriores legítimas con el cumplimiento de las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU.

31. La posición de Rusia respecto al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba sigue siendo invariable: compartimos el enfoque de la gran mayoría de los miembros de la ONU que firmemente condenan el embargo norteamericano contra Cuba y abogan por su cancelación. Hemos tomado en consideración algunos pasos que suavizaron sanciones, realizados por la administración de Barack Obama, sin embargo, consideramos esto insuficiente. En cuanto al fondo actualmente han sido canceladas solamente las restricciones adicionales impuestas durante la presidencia de George W. Bush.

32. Nos pronunciamos por un arreglo político–diplomático del problema nuclear de la Península Coreana por medio de la reanudación de las negociaciones de las seis partes tomando en cuenta los intereses legítimos de cada parte. La observancia estricta de las normas obligatorias de las resoluciones 1718 y 1874 del Consejo de Seguridad de la ONU debe ser un componente importante de este proceso.

33. Las preocupaciones de la comunidad internacional por el programa nuclear de Irán deben ser eliminadas mediante de las negociaciones, principalmente en el formato de "las seis partes". Las acciones internacionales celebradas en esa relación deben ser dirigidas a la preservación y ampliación de la cooperación de Irán con el OIEA con el fin de aclarar todos los aspectos de sus actividades nucleares. Irán tiene que implementar por completo las correspondientes resoluciones de la Junta de Directiva del OIEA y del Consejo de Seguridad de la ONU. Estamos en contra de aumentar la presión sobre la República Islámica de Irán en forma de las sanciones.

34. Observamos con atención las actividades de la Corte Penal Internacional. Estamos interesados en que la Corte considere la situación en Osetia del Sur de manera objetiva e imparcial. Abogamos por lo que la Corte Penal internacional ejerciendo sus funciones observe el balance razonable entre los intereses de la justicia y la necesidad de establecer y mantener los procesos de paz en los países los expedientes de los cuales él gestiona.

35. Nos proponemos seguir aplicando los esfuerzos para finalizar de manera oportuna las actividades del Tribunal Internacional para la ex-Yugoeslavia y del Tribunal Internacional para Rwanda y para transformarlos al formato del "mecanismo residual", conforme a la resolución 1966 del Consejo de Seguridad de la ONU.

36. Destacamos el aumento considerable de la cantidad de casos conocidos por la Corte Internacional de Justicia de la ONU. Este hecho es una evidencia de que los Estados tengan confianza en este principal órgano judicial de la Organización. Apoyamos esta tendencia y de nuestra parte aspiramos a lo que los procedimientos judiciales no se conviertan en los instrumentos abusivos para promover los intereses políticos coyunturales. Precisamente esto es lo que determinó la postura de Rusia que la Corte no tenía jurisdicción para tramitar la denuncia presentada por Georgia contra nuestro país, el objetivo evidente de la cual fue desviar la atención de las graves violaciones del derecho internacional por el régimen de Saakashvili.

La decisión de la Corte de rechazar conocer este caso fingido contribuye al aumento del prestigio tanto de la Corte misma, como de los órganos de derechos humanos de la ONU, a los que Georgia habría tenido que dirigirse antes de presentar su denuncia. Al mismo tiempo esta decisión favorece los intereses de las actividades internacionales de mantenimiento de la paz porque hizo posible evitar que se siente el precedente cuando el Estado que ejerce las funciones de mantenimiento de la paz sea hecho responsable jurídicamente por la incapacidad de las partes en conflicto étnico de arreglarlo.

37. Tradicionalmente la Asamblea General ha de considerar el informe de la sesión ordinaria de la Comisión del Derecho Internacional de la ONU. Nos pronunciamos por lo que los resultados de la labor de la Comisión sean apropiadamente utilizados en el trabajo de la Organización. Estamos preparándonos para las elecciones a la Comisión que han de tener lugar en el otoño de 2011. Como el candidato de Rusia ha sido postulado el Director del Departamento de Derecho del Ministerio de Asuntos Exteriores Kirill G. Guevorguian. Esperamos que el candidato ruso sea apoyado.

38. En cuanto a la responsabilidad de proteger la población del genocidio, crímenes de guerra, limpiezas étnicas y crímenes contra la humanidad, nos guiamos por las provisiones de la correspondiente sección del documento final de la Cumbre Mundial (2005) que prevé la prestación de una asistencia integral a los Estados en el caso de que las medidas pacíficas de arreglo sean insuficientes y las autoridades nacionales sean incapaces de proteger a su población. Consideramos contraproducentes los intentos de interpretar "la responsabilidad de proteger" de una manera amplia. Advertimos que no se debe tomar pasos impensados y apresurados encaminados a la aplicación arbitraria de este concepto a las situaciones que puedan surgir en países concretos.

39. Defendemos de manera consecuente el principio de la inadmisibilidad de deformar los hechos de la historia y revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial, lo que adquiere una importancia especial teniendo en cuenta que la parte principal del 66o periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU tendrá lugar en el año del 65o aniversario del pronunciamiento de la sentencia por el Tribunal de Nuremberg. En el marco de esos esfuerzos, así como para combatir todas las formas de racismo, discriminación racial y xenofobia, Rusia volverá a introducir a la Asamblea General el proyecto de resolución tradicional "Inadmisibilidad de ciertos prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia", encaminada a contrarrestar las tendencias neonazi y revanchistas en el mundo. Llamamos a las delegaciones, que no hayan apoyado esta iniciativa antes, que se adjunten a los Estados que se pronuncian en contra de hacer héroes de los criminales de guerra condenados en Nuremberg y que se oponen activamente a las tendencias revanchistas de hoy.

40. Atribuimos gran importancia a la cooperación interestatal en la esfera de la protección y promoción de los derechos humanos. La arquitectura de los órganos de derechos humanos de la ONU debe funcionar sin politización haciendo hincapié en la prestación de la asistencia técnica a los Estados en materia de protección de los derechos y libertades humanos. La adopción de las decisiones cruciales respecto a las situaciones en ciertos países no contribuye al establecimiento de un diálogo constructivo con éstos. La dicha práctica es aún más inoportuna en el ambiente del funcionamiento exitoso del mecanismo del Examen Periódico Universal realizado por del Consejo de Derechos Humanos (CDH). El proceso de examen del primer ciclo de cinco años celebrado por el CDH mostró que el trabajo del Consejo debe continuar encaminarse a la despolitización del diálogo en materia de derechos humanos y al establecimiento de una discusión substantiva y constructiva de las cuestiones relacionadas con los derechos humanos en los foros de la ONU.

Guiándose por el deseo de seguir la política encaminada al diálogo honrado, igual y de respeto mutuo sobre las cuestiones en materia del aseguramiento de los derechos y libertades humanos fundamentales, el Gobierno de la Federación de Rusia tomó la decisión de proponer la candidatura de Rusia para su reelección en el Consejo de Derechos Humanos para el período de 2013-2016.

41. Rusia aprecia positivamente las actividades de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en particular, haciendo anualmente una aportación a su presupuesto en el monto de 2 millones de dólares de los Estados Unidos. Para mejorar la calidad del trabajo de la Oficina es necesario promover su transparencia y responsabilidad ante los Estados Miembros de la ONU.

42. Consideramos la cooperación internacional en el área humanitaria y la labor de las agencias humanitarias internacionales, incluida la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, como un elemento importante de los esfuerzos integrales emprendidos para mantener la paz, consolidar la seguridad y la estabilidad.

Al mismo tiempo, llamamos la atención sobre la necesidad de que es inadmisible politizar el trabajo de la Oficina del Alto Comisionado en el campo de la concesión de la protección internacional y de la prestación de la ayuda a los refugiados, incluso en materia de su regreso, integración y recuperación tras el conflicto.

Partimos de que todos los cambios en la estructura y el sistema de la Oficina del Alto Comisionado deben encaminarse al mejoramiento de la eficacia su actividad en el marco del mandato vigente.

43. En la esfera del desarrollo social abogamos por seguir desarrollando de los pasos prácticos para que los países implementen el concepto de "Cooperación Global" que fue formulado en las decisiones de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social (Copenhague, 1995) y el 24° Período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU y más tarde fue desarrollado en la Declaración del Milenio, el Consenso de Monterrey, los documentos "Copenhague+5", "Copenhague+10" y en las decisiones de la Cumbre Mundial 2005.

Confirmamos la necesidad de hacer más importante el papel que desempeña la Comisión de Desarrollo Social como el principal órgano coordinador en el sistema de la ONU en materia de envejecimiento de la población, asegurar la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, fortalecer la función de la familia y mejorar la situación de los jóvenes.

Rusia toma en consideración las correspondientes recomendaciones y decisiones de la ONU en sus programas de desarrollo social y económico. Nuestro país contribuyó considerablemente en la preparación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la que firmó en el año 2008. El documento tiene como objetivo asegurar la integración más completa de las personas con discapacidad en la vida social y aplicación a ellas de los estándares internacionales en materia de los derechos humanos sin discriminación de ningún tipo. En la actualidad estamos activamente promoviendo la ratificación de la Convención.

44. Abogamos por la política encaminada asegurar la igualdad entre los géneros y mejorar la condición de las mujeres conforme a las decisiones de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y del 23o período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU. La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer debe seguir siendo el órgano clave en el sistema de la ONU para promover todas las categorías de los derechos humanos respecto a las mujeres y para intensificar las actividades en la lucha contra la violencia y discriminación por razón de sexo.

Apoyamos el inicio del funcionamiento de la entidad "ONU-Mujeres". Al mismo tiempo, partimos de que las cuestiones relativas a las áreas principales de las actividades y prioridades, así como a la subordinación de la entidad deben resolverse tomando en cuenta su carácter híbrido.

Estamos en favor de la intensificación de la cooperación en materia de la protección de los derechos del niño y del cumplimiento de las tareas planteadas en el Documento final "Un mundo apropiado para los niños" del 27º período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU. El hecho de que en el año 2008 Rusia ratificó el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, que se refiere a la participación de niños en los conflictos armados, puso de relieve el compromiso de Rusia para la observancia de los estándares internacionales en materia humanitaria y de los derechos humanos.

45. Atribuimos gran importancia a la labor del 66º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en materia económica, ambiental y humanitaria.

Estamos interesados en lo que sean elaboradas bajo los auspicios de la ONU las estrategias integrales y a largo plazo para hacer frente a las crisis globales y tendencias negativas vinculadas al funcionamiento de los mercados mundiales - financiero, alimentario y energético.

Destacamos la relevancia del inicio de un amplio debate sobre el papel de la ONU en el sistema de la gestión económica mundial. Las discusiones y la elaboración de resoluciones deben ser orientadas a la creación de los mecanismos eficaces para regular las relaciones económicas internacionales en intereses del desarrollo económico sostenible, así como al fomento de la coherencia y coordinación mayores de los esfuerzos emprendidos en el marco de las principales "plataformas" multilaterales, incluidas las rectores uniones regionales y alianzas informales de los líderes.

Partimos de que la discusión que tendrá lugar en la Asamblea General de la ONU va a facilitar el establecimiento de una interacción constructiva entre la ONU y el "Grupo de los 20" con el fin de crear un sistema eficaz de la gestión mundial y de superar lo más pronto posible las consecuencias de la crisis económica mundial.

46. Nos proponemos desarrollar una interacción constructiva con los socios en intereses de la implementación oportuna de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Consideramos como una tarea prioritaria la formación de una base para el consenso en materia de los principios y puntos de referencias de la Asociación mundial para el desarrollo en el periodo después del año 2015.

47. Nos pronunciamos por continuar el fortalecimiento de las funciones de coordinación del Consejo Económico y Social de la ONU, ampliar el diálogo bajo sus auspicios y mejorar la interacción entre todos los socios clave en el área de la cooperación económica y social internacional, incluyendo las agencias de la ONU, las instituciones de Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio.

48. No es posible crear un modelo sostenible del desarrollo a largo plazo sin que sea creado el sistema mundial del suministro de energía que refleja las condiciones actuales. La base jurídica de la cooperación internacional en la esfera de energía debe abarcar todos los aspectos de la interacción global de los países productores (exportadores), países de tránsito y consumidores (importadores) de los recursos energéticos. Con este fin Rusia sometió el proyecto de la Convención sobre el aseguramiento de la seguridad energética internacional para que una serie de los Estados y las rectores organizaciones internacionales lo consideren.

Partimos de la importancia de diversificar la producción y el consumo de la energía, en particular, desarrollando la energía nuclear y las fuentes de energía renovables con la preservación en el futuro próximo del papel predominante de los hidrocarburos en el balance energético mundial. Nos pronunciamos por una amplia cooperación internacional en materia de determinación de los medios para asegurar la transportación de energía fiable a los mercados.

49. Consideramos necesario aprender las lecciones del accidente que tuvo lugar en la central nuclear japonesa "Fukushima I" y tomar medidas para fortalecer el marco jurídico internacional con el fin de asegurar la seguridad de las instalaciones nucleares, incluida la elaboración en el marco del OIEA de los requisitos adicionales para los reglamentos de la construcción de las centrales nucleares en las zonas y regiones sísmicamente peligrosas y propensas a otros tipos de desastres naturales. Al mismo tiempo es importante no permitir desviarse del curso estratégico del desarrollo de la energía nuclear.

50. Nos proponemos seguir contribuyendo a la intensificación de la cooperación internacional en el campo de seguridad vial, incluso en el marco del Decenio de Acción para la Seguridad Vial (2011-2020) anunciado por la Asamblea General de la ONU. Vamos a apoyar la aprobación de la siguiente resolución de la Asamblea General al respecto.

51. Esperamos que la Conferencia de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible, que va a celebrarse en Río de Janeiro en 2012 ("Río + 20"), sea exitosa. Es esencial orientar el Comité Preparatorio hacia la elaboración de los enfoques equilibrados a las cuestiones prioritarias de la agenda del día, en particular, las que relativas a la transición a la "economía ecológica" basándose en las oportunidades reales para asegurar el desarrollo sostenible a largo plazo.

Es necesario conseguir que la puesta en práctica del concepto de la economía ecológica no se convierta en un instrumento para la discriminación comercial y tecnológica bajo un pretexto de la protección del medio ambiente.

52. Estamos dispuestos a seguir trabajando de manera constructiva en materia de coordinación del régimen internacional del cambio climático en el periodo después del año de 2012 a la luz de los resultados de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático celebrada en Cancún.

Es posible alcanzar la meta final planteada en esta Convención para estabilizar el nivel de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera sólo con la participación de todos los Estados, tanto desarrollados, como en vías de desarrollo, sin excepciones teniendo en cuenta sus reales posibilidades y dependiendo del nivel de su influencia en el cambio climático.

53. Abogamos por la futura consolidación y el desarrollo de la labor bajo los auspicios del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) y del Programa de la ONU para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) orientado a implementar el concepto de desarrollo sostenible y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

54. Los temas de la prevención y control de las enfermedades no transmisibles (ENT) y la lucha contra ellas van adquiriendo cada vez más importancia en el campo de la salud internacional. Elogiamos los resultados y el documento final de la Primera Conferencia Ministerial Mundial sobre Modos de Vida Sanos y Lucha contra las Enfermedades No Transmisibles (Moscú, el 27-29 de abril de 2011), que ha sentado la base sólida para celebrar en el futuro un período de sesiones de alto nivel de la Asamblea General de la ONU sobre los ENT.

55. La actividad de la ONU en la esfera de la cooperación humanitaria internacional debe basarse en los principios humanitarios, de neutralidad, imparcialidad y de independencia de asistencia humanitaria planteados en las resoluciones de la Asamblea General, así como en el consentimiento del gobierno del país afectado a la prestación de ayuda y en el respeto de su integridad territorial y soberanía.

Estamos a favor de la actividad de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCAH) y el Fondo Central para la acción en casos de emergencia como mecanismos clave de coordinación de las operaciones humanitarias y movilización de recursos financieros.

56. Nos pronunciamos por el proceso de la gran reforma del sistema mundial de agricultura y de seguridad alimentaria, incluso la consolidación del mandato de la FAO, como organización principal del sector mundial de agricultura, silvicultura, pesca y como centro de conocimientos en materia agraria. Este proceso fue iniciado en "la plataforma de Roma" de las organizaciones especializadas de la ONU.

A pesar de la influencia negativa de la crisis financiera mundial y las consecuencias graves de la sequía del año de 2010, Rusia sigue aumentando su contribución a la seguridad alimentaria global. Nuestra contribución conjunta de donación en 2009-2011 a las instituciones de la ONU para estos fines totalizó 330 millones de dólares de los Estados Unidos. Además, la contribución periódica de Rusia al Fondo del PMA en 2011-2013 va a superar 90 millones de dólares de los Estados Unidos.

57. Al examinar el proyecto del presupuesto de la ONU para 2012-2013 vamos a partir de la necesidad de la contención de los gastos de la Organización y de una economía razonable. En general, apoyamos la iniciativa del Secretario General de la ONU sobre la reducción de los gastos de 3% en el entendimiento de que esto no afectará de ningún modo la realización de los programas de la ONU. Cualquier necesidad de recursos debe ser justificada desde el punto de vista de conseguir resultados concretos.

En cuanto a la financiación de las actividades de la ONU relativas al mantenimiento de la paz, creemos que es conveniente tratar de economizar los fondos, mejorar la eficacia del uso de los recursos humanos, materiales y financieros, utilizados en está área.

58. Atribuimos la importancia a la reforma en materia de la gestión de la ONU. Apoyamos el objetivo de mejorar la eficacia del trabajo para el mantenimiento de las misiones de la ONU sobre el terreno, el que fue pronunciado por la Secretaría de la ONU. Al mismo tiempo, abogamos por la consideración más detallada de la Estrategia global de apoyo a las actividades sobre el terreno en el marco de la Quinta Comisión y de la CCAAP. Nos preocupamos por lo que ciertas disposiciones de la Estrategia no sean bien sopesadas. Asimismo nos inquieta el hecho de que, en realidad, la creación de los centros regionales pueda llevar al crecimiento de los gastos. Además, la reforma puede perturbar los actuales mecanismos de apoyo lo que, al fin y al cabo, provocará fallos en el funcionamiento de las misiones.

La reforma de las actividades de la ONU en materia de compra debe ser dirigida al aseguramiento de la eficacia y transparencia de las compras, así como al mantenimiento de una libre competencia internacional en el mercado de la ONU.

59. Uno los principios esenciales de la actividad informativa de la ONU es el multilingüismo con el respecto de la igualdad de los idiomas oficiales de la Organización. Asimismo, señalamos que existe un cierto desequilibrio lingüístico, en particular, en el sitio web de la ONU. Insistimos en el desarrollo de todas las formas de la presencia de la información en ruso en la actividad de esta Organización mundial.