Публикатор

19.07.1223:26

SOBRE LA POSICIÓN DE RUSIA EN EL 67º PERÍODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU

Traducción no oficial

 

(Instrucciones para conferencias)

 

1. El sexagésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General de la ONU está diseñado para reforzar la señal política respecto al hecho de que no hay otra opción que una política internacional basada en los principios de multilateralidad, así como respecto a la elaboración de una agenda integrante en las relaciones internacionales. Son inaceptables los intentos de socavar el papel central de la ONU, incluso vía institucionalización de los formatos paralelos u homogéneos (en el marco de así llamados "Grupos de Amigos", foros e iniciativas) que sirven para los intereses políticos de un limitado círculo de Estados.

2. Lo que se vuelve más actual es intensificación de los esfuerzos comunes para fortalecer elementos fundamentales de la base normativa de las relaciones entre los Estados, promoción del estado de derecho internacional en la ONU, interpretación y aplicación de los tratados y decisiones internacionales de la ONU, incluso los del Consejo de Seguridad.

3. El desarrollo de la interacción colectiva debe realizarse por medio del cumplimiento estricto con las prerrogativas del Consejo de Seguridad estipuladas en la Carta como el órgano principal responsable por la manutención de la paz y seguridad internacionales. Rusia está resuelta a hacer frente a cualquier intento de legitimar injerencia exterior, incluso la militar, en los asuntos internos de los países circunviniendo la Carta de la ONU y a presión política por parte del Consejo de Seguridad a los regímenes indeseables, incluso bajo el lema de la protección de la población civil.

4. La práctica de la solución de las crisis en el Medio Oriente y África del Norte han actualizado el objetivo de elaborar los mandatos de establecimiento de la paz claros según la Carta de la ONU y los principios clave del establecimiento de la paz, así como garantizar el control estricto sobre su implementación. Sancionando el Consejo de Seguridad de la ONU las acciones previstas en el Capítulo VII de la Carta de la ONU, es importante fijar parámetros, objetivos y límites concretos de la aplicación de la fuerza, tal como el valor de rigurosa implementación de las decisiones tomadas.

5. Contradicciones en la política interior cualquiera en los países del Medio Oriente y África del Norte deben resolverse de modo pacífico, dentro del marco constitucional mediante un diálogo nacional. Elaborando los mecanismos internacionales para establecer una situación hace falta seguir los principios de respeto a la soberanía, integridad territorial y resolución de los problemas sin ninguna injerencia exterior.

El objetivo principal de la comunidad internacional es contribuir a un Medio Oriente "renovado" que no se haga fuente de nuevos desafíos para estabilidad y seguridad internacionales, régimen de no proliferación, diálogo entre civilizaciones.

6. Solucionar la crisis siria es únicamente posible con los métodos políticos y diplomáticos basándose en el Plan de Paz de K. Annan estipulado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. La tarea prioritaria es garantizar el cese completo de la violencia por todas las partes en el conflicto y después lanzar un diálogo comprehensivo entre el gobierno y la oposición sobre las cuestiones de la reforma del sistema político del país.

La resolución del conflicto sirio en gran parte predestina la forma de actuación de la comunidad internacional con respecto a las crisis nacionales. Ni actos unilaterales, ni intervención militar pueden garantizar una resolución pacífica. El resultado real será contrario al deseado – desestabilización total de la situación en el país y en el contexto amplio regional.

7. Procesos de transformación de gran escala en el Medio Oriente no deben eclipsar la solución de los problemas de larga data que existen en la región. El adelantamiento a la solución general del conflicto árabe-israelí debe realizarse a base de derecho internacional – las resoluciones 242, 338, 1397, 1515, 1850 del Consejo de Seguridad, "Principios de Madrid", la hoja de ruta, la Iniciativa de Paz Árabe y los compromisos conseguidos por las partes anteriormente. Abogamos por establecimiento de un Estado de Palestina soberano, viable y contiguo, con Jerusalén Oriental como su capital, que viva al lado de Israel en condiciones de paz y seguridad, sobre la base de las fronteras anteriores a 1967 con permutas territoriales acordadas.

Todas las partes del conflicto deben negarse a la violencia y pasos unilaterales antecedentes al resultado de las negociaciones sobre el estatus final. Hay que poner fin a la construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados.

Insistimos en la necesidad de mantener el liderazgo del Cuarteto de mediadores para Oriente Próximo en la búsqueda de renovación del proceso de las negociaciones entre los palestinos y los israelís. A la vista de eso, oponemos los intentos de poner en duda la eficacia de este formato de acompañamiento internacional del arreglo en el Medio Oriente.

Confirmamos nuestra disposición de organizar la Conferencia Internacional para el Medio Oriente en Moscú. Puede pasar una vez que haya condiciones necesarias, siendo en el primer plano la renovación de los contactos directos palestino-israelís.

8. El apoyo internacional de los esfuerzos para estabilizar la situación en Irak es uno de los objetivos de largo plazo de la ONU en el Oriente Próximo. Es importante no dejar quebrar el país sobre la base de etnia y confesión que sería una catástrofe para Irak, tal como para la región en general. Para ese fin los iraquíes deben reforzarse para conseguir un diálogo comprehensivo en el cual participen los representantes de las fuerzas políticas principales y comunidades religiosas del país.

Referente de la revocación del Capitulo VII de la Carta de la ONU con respecto a Irak, insistimos en el hecho de que el Consejo de Seguridad tiene que monitorizar la implementación de las resoluciones correspondientes y gradualmente cancelar aplicación de aquellas disposiciones que ya han estado cumplidos o han perdido su vigencia.

Irak todavía tiene que resolver el asunto de la frontera con Kuwait y propiedad kuwaití, establecer cooperación con la ONU para encontrar los kuwaitíes y ciudadanos de otros países desaparecidos.

Apoyamos la gestión de la UNAMI cuya intermediación política tiene su utilidad.

9. La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en el Afganistán debe seguir siendo el coordinador de los esfuerzos civiles internacionales para el arreglo de la situación en la República Islámica de Afganistán. La ONU tiene su gran papel en el monitoreo de la situación de drogas en el país. La cantidad de las fuerzas armadas internacionales en Afganistán cuya presencia en el país está sancionada por el Consejo de Seguridad de la ONU debe reducirse progresivamente por la decisión del mismo Consejo de Seguridad de la ONU basándose en el reporte sobre la realización del mandato otorgado.

Son los mismos afganos que deben tener el papel principal en el proceso de pacificación nacional, el diálogo con la oposición armada se forma en los tres principios conocidos (los combatientes se niegan a la violencia, aceptan la Constitución de la RIA y rompen sus enlaces con Al Qaeda) sin dañar el régimen de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Producción y tráfico de drogas provenientes del territorio de Afganistán, siendo una amenaza para la paz y estabilidad internacionales, despierta una preocupación particular. Un elemento importante de la lucha contra el narcotráfico proveniente de Afganistán son las medidas encaminadas a erradicar los sembrados de drogas, cerrar laboratorios, prevenir suministro de precursores a Afganistán e incluir los nombres de los capos de drogas a la lista de sanciones del Consejo de Seguridad. A este respecto, se necesita implementar las decisiones presentes en el Pacto "París-Moscú" que se hizo uno de los instrumentos internacionales más eficientes para oponerse a la amenaza de drogas que proviene del territorio de la RIA. Todavía tiene su actualidad el ajustamiento de la interacción práctica entre la OTSC responsable por la operación profiláctica "Canal" y la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad.

10. Consideramos contraproducente la discusión en la "plataforma" de la ONU del tema georgiano-abjasio, así como la del asunto relativo a "los desplazados internos y refugiados" de Abjasia y Osetia del Sur. La iniciativa de Georgia tiene carácter politizado y no tiene nada que ver con la resolución de los problemas humanitarios. Daña las discusiones celebradas en Ginebra que es un mecanismo para discutir los temas de los refugiados y desplazados internos, e influye de forma negativa al nivel de confianza entre los abjasios, osetinos del Sur y georgianos.

Las discusiones en Ginebra y el mecanismo georgiano-abjasio para prevenir y responder a los incidentes, en los que participan los representantes de las Naciones Unidas son los formatos más óptimos para lograr la estabilización de la situación en esta parte de la Transcaucasia.

11. Abogamos por una solución justa, integral y viable del problema de Chipre que prevea la creación en Chipre de una federación de dos zonas y de dos comunidades sobre la base de las resoluciones correspondientes del Consejo de Seguridad de la ONU y los Acuerdos de Alto Nivel de 1977 y 1979. La solución del problema de Chipre debe ser iniciada de los chipriotas mismos y favorecer los intereses de ambas comunidades. Los esfuerzos de la comunidad internacional para el arreglo de la situación en Chipre, incluidos los que se realicen en el marco de la Misión de "Buenos Oficios" del Secretario General de la ONU, deben seguir siendo totalmente complementarios e imparciales. No se acepta ningún tipo de calendarios artificiales para las negociaciones, ni el uso del arbitraje exterior.

12. Confirmamos que no aceptamos la declaración unilateral de independencia de Kosovo. La resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU es la base jurídica internacional obligatoria para todos en materia de arreglo de la situación en Kosovo. Vemos las negociaciones como un instrumento para tranquilizar la situación todavía inestable en la región. Las entidades internacionales que se encuentran en el distrito deben actuar sobre la base de la neutralidad del estatuto. Estamos descontentos con la investigación realizada por la Misión de la UE de los hechos expuestos en el Informe presentado por D. Marty, informante de la APCE, sobre el tráfico ilícito de órganos humanos en Kosovo. Basándonos en eso apoyamos la iniciativa de Belgrado de pasar las funciones investigativas para la ONU.

13. Nos pronunciamos por un arreglo político–diplomático del problema nuclear de la Península Coreana por medio de la reanudación de las negociaciones de las seis partes tomando en cuenta los intereses legítimos de cada parte. La observancia estricta de las normas obligatorias de las resoluciones 1718 y 1874 del Consejo de Seguridad de la ONU es un componente importante del proceso.

14. Se puede encontrar una resolución comprehensiva y a largo plazo de la situación relacionada al programa nuclear de Irán sólo por vías político-diplomáticas mediante las negociaciones en el formato de "las seis partes" e Irán en el espíritu de respeto mutuo haciéndolo gradualmente y de forma recíproca. Gran importancia tendrá la cooperación de Irán con el OIEA con el fin de aclarar todos los aspectos de sus actividades nucleares. Estamos en contra de aumentar la presión sobre la República Islámica de Irán en forma de las sanciones. Las restricciones unilaterales adicionales socavan la eficacia del régimen de sanciones, así como colectividad y unidad de las acciones de la comunidad internacional dirigidas a deshacerse de la agitación sobre el programa nuclear de Irán.

15. Consideramos las sanciones establecidas por la ONU como un instrumento importante para el arreglo político y diplomático de los conflictos y las situaciones de crisis internacionales.

Las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la imposición de las sanciones deben tener carácter individual y dirigirse a los culpables de un conflicto. Régimen debe ser sujeto de una revisión regular, concesión de las excepciones humanitarias, debe tener duración limitada y las condiciones de su cancelación claramente estipuladas.

Estamos en contra de la interpretación libre y amplia de las medidas de sanción o resoluciones del Consejo porque en la práctica lleva a la erosión de las sanciones establecidas por el Consejo de Seguridad. Consideramos inaceptables las sanciones impuestas unilateralmente por algunos Estados ignorando el Consejo de Seguridad de la ONU ya que eso derrota los esfuerzos político-diplomáticos internacionales y debilita la unidad de la comunidad internacional. Tales medidas a menudo llevan a la violación de la soberanía y los intereses de los terceros Estados que realicen sus actividades económicas exteriores legales.

16. Rusia, así como la gran mayoría de los miembros de la ONU firmemente condena el embargo norteamericano contra Cuba y aboga por cancelación más rápida de esta práctica anticubana inútil que contradice los principios del derecho internacional y viola comunicación normal entre Estados.

17. La elaboración de un enfoque integral para prevenir y arreglar los conflictos en África contribuirá a la ampliación de la responsabilidad principal de los africanos por la vida del continente y asegurará el desarrollo sostenible de los países. En este contexto, destacamos la colaboración constructiva de la ONU con la Unión Africana, creación de las capacidades del mantenimiento de la paz de los países africanos.

18. No vemos alternativa a los medios pacíficos para normalizar las relaciones entre Sudán y Sudán del Sur. Hay que evitar la aparición de nuevos focos de confrontación militar abierta que es peligrosa para los países vecinos y toda la región. Si las dos partes se niegan a apoyar la oposición armada que actúa en contra de los gobiernos legítimos en los territorios de ambos países esto contribuirá al establecimiento de las relaciones mutuamente ventajosas y de buena vecindad entre dos países.

19. Las actividades de la ONU de mantenimiento de la paz siguen un instrumento importante del arreglo de los conflictos bélicos y el cumplimiento de las tareas primarias para la consolidación nacional tras el conflicto. Nos proponemos contribuir al fortalecimiento de este aspecto del trabajo estrictamente de acuerdo con los principios de la Carta de la ONU y aumentar la participación rusa (actualmente, 80 observadores militares y policías rusos participan en 8 operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU). Hay que considerar bien la introducción del concepto de operaciones sólidas de mantenimiento de la paz en la práctica de las operaciones del establecimiento de la paz que puede llevar a la expansión injustificada de los mandatos así como incremento de presupuesto de operaciones. Al tomar en cuenta la importancia de mejorar las actividades de mantenimiento de la paz y de elevar el nivel del peritaje militar del Consejo de Seguridad de la ONU, nos seguimos pronunciando por lo que el órgano subsidiario del Consejo de Seguridad – el Comité de Estado Mayor, previsto por la Carta de la ONU, funcione de manera más activa.

20. Tenemos como el objetivo contribuir al fortalecimiento del papel consultativo y coordinador de la Comisión de Consolidación de la Paz en el marco de su mandato. A partir del año 2008 Rusia aporta anualmente dos millones de dólares de los Estados Unidos al Fondo para la Consolidación de la Paz. Hemos tomado medidas específicas para formar la reserva profesional del cuerpo ruso de los expertos civiles en el campo de la consolidación de la paz con el fin de su participación en las operaciones del establecimiento y consolidación de la paz.

21. Es muy actual el objetivo de la reforma racional de la ONU, su adaptación a la vida contemporánea conservando su carácter intergubernamental e inmutabilidad de los principios determinados en la Carta. El objetivo principal de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU es atribuirle una mayor representatividad sin empeorar la eficacia del órgano. Tomando en cuenta las contradicciones entre los Estados Miembros es necesario seguir buscando un modelo de compromiso del futuro Consejo de Seguridad que tenga un apoyo amplio de los Estados Miembros de la ONU (aún más amplio que los necesarios dos tercios de votos). El proceso de las negociaciones debe incluir todos los temas propuestos, sin estrechar artificialmente la agenda, desintegrar el "paquete" de los asuntos clave de la reforma del Consejo o someter a la votación las disposiciones separadas. Con todas las variantes de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, las prerrogativas de los actuales miembros permanentes, incluso el derecho de veto, deben quedarse sin modificaciones.

En el marco de los esfuerzos para reactivar la actividad de la Asamblea General de la ONU apoyamos las iniciativas racionales dirigidas incluso al mejoramiento de la eficacia de su labor. Mientras tanto, cualquier innovación reformista debe basarse en la estricta observancia de las prerrogativas estatuarias de los órganos principales de la ONU.

22. Hay necesidad de elaborar las áreas de cooperación entre la ONU y las organizaciones regionales de acuerdo con el Capítulo VIII de la Carta de la ONU. Es prioritario profundizar los contactos de la Organización con la OTSC y OCS, incluso aprobando durante la 67º período de sesiones las resoluciones de la Asamblea General de la ONU correspondientes y ajustamiento del mecanismos de las consultas regulares entre la OTSC y OCS y promoción de las iniciativas comunes en la ONU. La colaboración entre la ONU y OTSC en la esfera de mantenimiento de la paz parece muy prometedora.

23. La tríada de desarme de la ONU, representada por la Primera Comisión de la Asamblea General de la ONU, la Comisión de Desarme de la ONU y la Conferencia de Desarme, vive una época de estancamiento que se radica en la política. En la situación actual consideramos necesario oponernos a las propuestas que puedan acabar en la degradación de todo el mecanismo de desarme multilateral de la ONU. Partimos de la importancia de su conservación por medio de seguir con la búsqueda de soluciones mutuamente aceptables a base del reglamento actual.

Abogamos por la preservación y el fortalecimiento del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) y otros regímenes de no proliferación de las armas de destrucción masiva, por la creación de las condiciones favorables para la futura reducción de la capacidad nuclear por todos los Estados que la poseen.

24. Llamamos a que sea arreglado el tráfico mundial de armas y mejorado el Programa de Acción de la ONU para impedir y erradicar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos y combatirlo. Estamos dispuestos a trabajar sobre las medidas para cerrar los canales de fuga de las armas pequeñas y ligeras al tráfico ilícito

25. Tenemos la intención de seguir con la política activa de impedir la proliferación de armamentismo en nuevas esferas, sobre todo, en el espacio ultraterrestre. En este contexto, consideramos importante concentrarnos en el trabajo en el Grupo de expertos gubernamentales sobre las medidas de transparencia y confianza en el espacio ultraterrestre.

26. Seguiremos con el trabajo en el ámbito de la seguridad de la información internacional. Hace falta intensificar los esfuerzos internacionales para poner fin a la utilización de la tecnología de la información y comunicaciones con fines criminales, terroristas y político-militares, así como para intervenir en los asuntos internos de los Estados.

Invitamos a todos a que tomen parte en el amplio debate internacional sobre los proyectos de las normas de conducta en el espacio de información mundial, propuestos con la participación rusa, y la convención internacional sobre la seguridad de la información internacional.

27. Abogamos por el fortalecimiento del sistema mundial de la contraposición al terrorismo, el principal centro coordinador del cual es la ONU. Sólamente la actividad de toda la comunidad internacional que se basa en el cumplimiento de la Carta de la ONU, de las resoluciones del Consejo de Seguridad, de los principios y las normas del derecho internacional pertinentes puede responder a la amenaza terrorista global.

La futura aplicación de la Estrategia Global de la ONU contra el Terrorismo tiene una importancia decisiva para la lucha contra el terrorismo. Apoyamos los resultados de la Tercera Revisión de dicha Estrategia (junio de 2012), incluyendo en el marco de la prevención del terrorismo, de la lucha contra la ideología del extremismo y de la violencia, así como del uso del espacio mediático con fines terroristas.

Acogemos la iniciativa del Equipo Especial de las Naciones Unidas sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo de implementar la Estrategia de una manera integral y darle una dimensión regional. Apoyamos los esfuerzos para la aplicación del Plan de Acción sobre Asia Central utiizando la capacidad de la OTSC, la OCS y la CEI.

28. La piratería en las costas de Somalia sigue siendo un factor importante de desestabilización. Los esfuerzos para crear los mecanismos judiciales contra la piratería con el componente internacional de acuerdo con la resolución 1976 del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada a instancias de Rusia, ayudarán a promover una acción penal contra los grupos de piratas y las personas que controlan sus flujos financieros. Gran importancia en la esfera de la cooperación internacional en la lucha contra la piratería, la tiene el intercambio de información, particularmente en el marco del centro regional contra la piratería establecido en las Seychelles, y la creación de las bases de datos específicos en esta materia. Son relevantes las propuestas rusas dirigidas a desarrollar la cooperación en el marco del Consejo OTAN-Rusia para combatir la piratería.

29. Apoyamos el aumento del número de los Estados Hartes y la labor para la aplicación eficaz de las básicas convenciones de la ONU en el campo de la lucha contra la delincuencia – las convenciones contra el crimen organizado transnacional (y sus protocolos suplementarios) y contra la corrupción.

Respaldamos los esfuezos encaminados a cooperar estrechamente en el marco del mecanismo para observar el cumplimiento de la convención contra la corrupción, a iniciar los procedimientos eficientes de devolver los activos provenientes de la corrupción a los países de origen y a ampliar la asistencia técnica prestada a los países interesados.

30. Seguimos de cerca la actividad de la Corte Penal Internacional (CPI). Estamos interesados en que la CPI considere la situación en Osetia del Sur de una manera objetiva e imparcial. Llamamos a que la CPI, examinando los sucesos en Darfur y Libia, mantenga un equilibrio razonable entre los intereses de la ejecución de la justicia penal internacional y la necesidad de establecer y mantener los procesos de paz en estos países.

31. Tenemos la intención de continuar haciendo todo lo necesario para que sea finalizada a tiempo la actividad del Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoeslavia y del Tribunal Internacional para Rwanda y para transformarlos al formato del "mecanismo residual", de acuerdo con la resolución 1966 (2010) del Consejo de Seguridad de la ONU.

32. Tomamos nota del considerable crecimiento del número de los casos considerados por la Corte Internacional de Justicia de la ONU. Este hecho certifica que ha aumentado el prestigio de este principal órgano judicial y se refuerza la inclinación de los Estados a recurrir al alarregl pacífico de las disputas intestatales. Nosotros apoyamos esta tendencia.

33. Tradicionalmente la Asamblea General ha de considerar el informe de la sesión ordinaria de la Comisión del Derecho Internacional de la ONU. Nos pronunciamos por lo que los resultados de la labor de la Comisión sean apropiadamente desarrollados en el trabajo de la Organización.

34. Seguiremos defendiendo la integridad, el fortalecimiento en todos los aspectos y la implementación debida de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar de 1982, que es un documento fundamental de derecho internacional en el campo del derecho del mar y cumple su 30 o aniversario este año. Pensamos que las actividades de los Estados en el océano global deben corresponder en todo con las normas de la Convención. Encomiamos el trabajo de los órganos creados de conformidad con la Convención - de la Autoridad Internaional de los Fondos Marinos, del Tribunal Internacional del Derecho del Mar y de la Comisión de Límites de la Plataforma Continental.

35. En cuanto a "la responsabilidad de proteger" a la población del genocidio, crímenes de guerra, limpiezas étnicas y crímenes contra la humanidad, nos guiamos por las provisiones de la correspondiente sección del documento final de la Cumbre Mundial (2005). Opinamos que es esencial tener el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU a la hora de poner en práctica este concepto. Su realización debe ser concentrada en la prestación de una asistencia integral a los Estados en el caso de que las medidas pacíficas de arreglo sean insuficientes y las autoridades nacionales sean obviamente incapaces de proteger a su población. Consideramos contraproducentes los intentos de interpretar "la responsabilidad de proteger" de una manera amplia, nos oponemos a los pasos impensados y apresurados que sean dirigidos a aplicar el componente de fuerza de este concepto a las situaciones en países concretos. Lo más importante es que "la responsabilidad de proteger" no sea utilizada como un pretexto para cambiar los regímenes políticos indeseables.

36. En el transcurso de la reunión de alto nivel dedicada al Estado de Derecho en el marco de la sesión de la Asamblea General de la ONU, nos proponemos defender nuestra posición sobre la necesidad de fortalecimiento de la estructura jurídica de las relaciones internacionales y de cumplimiento estricto por todos sus Estados Partes de sus obligaciones de derecho internacional. Vamos a esforzarnos para que de seguimiento de la reuníón sea adoptado un documento conciso basado en el consenso, que no genere enfrentamiento y ponga el énfasis principal en fijar los temas del Estado de Derecho a nivel internacional.

37. Estamos en favor de que la Asamblea General siga tratando los temas de la interacción interreligiosa e intercultural en interés de la paz y de prevenir la separación por el motivo de pertenecer a tal o cual civilización. Confirmamos nuestra propensión a tomar parte en diferentes iniciativas de la ONU al respecto, la Alianza de Civilizaciones (AC), el Foro Tripartito sobre el Diálogo Interreligioso y la Cooperación Interconfesional por la Paz y las Reuniones Ministeriales sobre el Diálogo Interreligioso y la Cooperación Interconfesional por la Paz entre ellas.

38. Creemos que es importante ampliar los esfuerzos de la comunidad internacional para desarrollar una dimensión confesional del diálogo entre civilizaciones.Nos parece que la creación bajo los auspicios de la ONU del consejo consultivo de las religiones para el intercambio de opiniones entre los representantes de los principales grupos religiosos y los políticos sobre la agenda humanitaria y religiosa de la ONU facilitaría la solución de este asunto.

39. La lucha contra el racismo, la discriminación racial, xenofobia y la intolerancia vinculada a ellos es una de las prioridades de nuestro país. Los Estados deben mancomunar esfuerzos para hacer frente a estos fenómenos reprobables y destructivos.

La transformación de la intolerancia racial, nacional y religiosa en un instrumento de la lucha política, que amenaza los principios de democracia y los derechos humanos, nos causa una preocupación especial. El auge de las ideologías neonazi, los intentos de justificar el fascismo, volver a presentarlo en el marco de la teoría de la pureza y superioridad étnicas se han convertido en una de las manifestaciones más indignantes de estas tendencias. Hoy día, en muchos países tenemos que constatar el crecimiento del número de las organizaciones neonazi y neofascistas, la afluencia de nuevos miembros, especialmente la juventud, a su estructura, el aumento de los delitos por motivos raciales, nacionales y étcnicos. Precisamente por eso Rusia opina que los Estados, que son los principales responsables de la lucha contra el racismo, se ven obligados a estimar la situación actual de una manera objetiva y sin dobles raseros. La Federación de Rusia se propone volver a someter a la Asamblea General de la ONU el proyecto de la resolución tradicional "Inadmisibilidad de ciertos prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia", encaminada a contrarrestar las tendencias neonazi y revanchistas en el mundo.

40. La ONU debe seguir desempeñando el papel predominante en la promoción y la defensa de los derechos humanos a nivel internacional. Al mismo tiempo, se hace cada vez más patente la necesidad de reforzar una actitud moral y ética hacia la realización del concepto contemporáneo de los derechos humanos. Precisamente a la obtención de estos objetivos está dirigida la iniciativa rusa indicada en la decisión del Consejo de Derechos Humanos (CDH), que consiste en preparar un estudio sobre cómo una comprensión más profunda de los tradicionales valores humanos puede facilitar la promoción y la defensa de los derechos humanos.

Llamamos a que sea reducida la confrontación en la cooperación interestatal en el campo de los derechos humanos. La adopción de las decisiones politizadas acerca de las situaciones con los derechos humanos en ciertos países no favorece el establecimiento de un diálogo constructivo con ellos. Esta práctica es aun más inapropiada en el ambiente del funcionamiento exitoso del mecanismo del Examen Periódico Universal realizado por del Consejo de Derechos Humanos (CDH). Partiendo de la necesidad de reforzar el papel del CDH en el futuro, Rusia ha tomado la decisión de proponer la candidatura de nuestro país para su reelección en el Consejo para el período de 2014 2016.

41. Apoyamos las actividades de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, haciendo anualmente una aportación a su presupuesto en el monto de 2 millones de dólares de los Estados Unidos. Para mejorar la calidad del trabajo de la Oficina es necesario promover su transparencia y responsabilidad ante los Estados Miembros de la ONU, en particular a través de acordar el programa de su actividades con los Estados (el así llamado "Programa 19").

42. Consideramos que la cooperación internacional en el área humanitaria y la labor de las agencias humanitarias internacionales, en particular de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), es un elemento importante de los esfuerzos integrales emprendidos para mantener la paz, consolidar la seguridad y la estabilidad a niveles nacional, regional y mundial.

Hacemos hincapié en la necesidad de fortalecer la función del ACNUR para promover el desarrollo de los sistemas nacionales y las iniciativas de protección a los refugiados. Se debe intensificar los esfuerzos para contrarrestar los intentos de politizar la labor del ACNUR en el campo de la concesión de la protección internacional y de la prestación de la ayuda a los refugiados, incluso en materia de su regreso, integración y recuperación tras el conflicto.

43. Apoyamos la futura elaboración de las medidas encaminadas a que los Estados implementen las decisiones de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social (Copenhague, 1995) y del 24° Período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, de la Declaración del Milenio, del Consenso de Monterrey, de los documentos "Copenhague+5", "Copenhague+10" y de las decisiones de la Cumbre Mundial 2005.

Hace falta fortalecer el papel de la Comisión de Desarrollo Social para desarrollar una acción coordinada sobre los problemas de la situación social en el mundo, el envejecimiento de la población, la promoción de igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, el mejoramiento de la situación de los jóvenes y el fortalecimiento de la función de la familia.

El cuidado de las personas con discapacidad es un elemento importante de la política social de Rusia. El 3 de mayo de 2012, el Presidente de la Federación de Rusia firmó la Ley Federal sobre la ratificación de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, lo que ha confirmado nuestro deseo de respetar plenamente los derechos de las personas con discapacidad con el fin de que participen de una forma más amplia en la vida de la sociedad.

44. Uno de los desafíos clave a los que se enfrenta la comunidad internacional es lograr la auténtica igualdad entre los géneros y el adelanto de la mujer. La obtención de este objetivo en todo el mundo requiere los esfuerzos combinados de todos los Estados interesados en poner en práctica las decisiones de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y del 23 o período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU y de otros instrumentos legales internacionales relativos al género.

Reafirmamos nuestro apoyo a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer como el principal foro para el diálogo constructivo entre todos los grupos regionales de los Estados sobre las principales cuestiones de la igualdad de género y el adelanto de la mujer.

Felicitamos el comienzo de la labor activa de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad entre los Géneros y el Empoderamiento de la Mujer (ONU-Mujeres), un miembro de la Junta Ejecutiva de que Rusia fue reelegido para el segundo plazo. Reiteramos la necesidad de una cobertura universal geográfica de sus actividades que abarque todos los grupos de países, sin excepción.

45. De particular importancia es el futuro fortalecimiento de la cooperación internacional en materia de la promoción y protección de los derechos del niño. Creemos que la acción coordinada de la comunidad internacional en este ámbito debe basarse en los objetivos del documento final del 27º período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, titulado "Un mundo apropiado para los niños" .

Сomo Estado Parte de la Convención sobre los Derechos del Niño y del Protocolo Facultativo de la Convención, que se refiere a la participación de niños en los conflictos armados, Rusia oportunamente presentó al Comité de los Derechos del Niño los informes ordinarios sobre la aplicación de estos tratados. Se están finalizando los procedimientos internos necesarios para preparar la participación de Rusia en el Protocolo Facultativo relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

46. Esperamos una labor fructífera de la sesión sobre una amplia gama de cuestiones de la agenda macro-económica, ambiental y humanitaria.

Estamos preparados para cooperar de manera constructiva con todos los socios en interés de la implementación oportuna de los objetivos de desarrollo internacionales, para garantizar la seguridad alimentaria y energética mundial y contrarrestar eficazmente los efectos negativos del cambio climático y la crisis financiera global.

Partimos de que las decisiones de la sesión darán un impulso efectivo a unos esfuerzos más activos y concertados de los gobiernos, instituciones internacionales financieras y comerciales, la comunidad empresarial y organizaciones no gubernamentales en el seguimiento de los principales foros sociales y económicos de la ONU.

47. Estamos interesados en continuar con el debate amplio sobre el papel de la ONU en el sistema de la gestión económica mundial. Instamos a que se preste atención prioritaria a establecer una cooperación efectiva de la ONU con las instituciones financieras y comerciales internacionales, así como con asociaciones informales, en particular con el Grupo de los Veinte. Coordinación de la labor del G-20 con las prioridades de la agenda social y económica global de la ONU es una tarea esencial para la presidencia de Rusia en el "Grupo de los Veinte" en 2013.

48. Estamos interesados en el apoyo durante la sesión a nuestros pasos para fortalecer la posición internacional de la recreada Comisión Económica de Eurasia.

49. Nos pronunciamos por fortalecer la función del Consejo Económico y Social de la ONU como el organismo central de coordinación del sistema de desarrollo de las Naciones Unidas y el mecanismo del seguimiento de Río+20. Estamos dispuestos a cooperar de manera constructiva con todos los socios en la próxima ronda de consultas sobre el examen de los progresos de la aplicación de la resolución 61/16 de la Asamblea General de la ONU sobre el fortalecimiento del Consejo Económico y Social. Pensamos que la optimización de la agenda y del programa de trabajo del período de sesiones sustantivo del Consejo es una de las prioridades de la revisión. Apoyamos las iniciativas para fortalecer el Foro de Cooperación para el Desarrollo del Consejo Económico y Social como el formato multilateral de alta demanda que promueve la plena participación de los países en desarrollo, entre ellos las principales economías de rápido crecimiento, y el desarrollo de enfoques conceptuales de la ayuda.

50. Tenemos la intención de participar activamente durante el período de sesiones en el debate sobre las cuestiones de elevar la capacidad y la eficiencia de la cooperación internacional para movilizar suficientes recursos internos y externos para el desarrollo, del fortalecimiento del sistema financiero global, de la solución duradera del problema de la deuda externa y de la expansión del comercio internacional.

Apoyamos el fortalecimiento de los mecanismos institucionales del sistema de la ONU para financiación del desarrollo, a fin de garantizar una mayor coherencia del seguimiento de la Conferencia de Doha y del Consenso de Monterrey de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo. Atribuimos una importancia especial al examen de la posibilidad del establecimiento de la nueva comisión funcional del Consejo Económico y Social sobre la Financiación para el Desarrollo que tendrá lugar durante el período de sesiones.

51. Damos gran importancia a la consideración del desarrollo social y económico de África durante el período de sesiones. Estamos interesados en el éxito del mecanismo de seguimiento para evaluar el progreso en el cumplimiento por todas las partes de sus obligaciones para el desarrollo de África.

52. Estamos comprometidos con el Programa de Acción de Estambul en favor de los países menos adelantados (PMA) para el decenio 2011-2020. En relación con el procedimiento de la exclusión de los países de la categoría de países menos desarrollados, nos atendremos a los criterios establecidos por la resolución 59/209 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 2004. Sin embargo, no descartamos la posibilidad de adoptar una actitud flexible a ciertos estados, por ejemplo, a unos de los países insulares pequeños del Pacífico, a la hora de determinar si cumplen con los criterios de los países menos adelantados.

53. Estamos dispuestos a continuar el trabajo constructivo para la armonización del régimen de la cooperación global relacionada con el clima de conformidad con las decisiones de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), celebrada en Durban.

El objetivo final de la CMNUCC de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera sólo puede ser alcanzado con la participación de todos los Estados en este esfuerzo - tanto los países desarrollados, como los en desarrollo.

54. Abogamos por aumentar la eficacia de la labor del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) y del Programa de la ONU para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) orientada a implementar el concepto de desarrollo sostenible que pretende alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio

55. Partimos de que la actividad de la ONU en la esfera de la cooperación humanitaria internacional debe basarse en los principios humanitarios, de neutralidad, imparcialidad y de independencia de asistencia humanitaria planteados en las resoluciones de la Asamblea General, así como en el consentimiento del gobierno del país afectado a la prestación de ayuda y en el respeto de su integridad territorial y soberanía.

Consideramos la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCAH) y el Fondo Central para la acción en casos de emergencia como mecanismos clave de coordinación de las operaciones humanitarias y movilización de recursos financieros.

Apoyamos el proceso de la gran reforma del sistema mundial de agricultura y de seguridad alimentaria, incluso la consolidación del mandato de la FAO, como organización principal del sector mundial de agricultura, silvicultura, pesca y como centro de conocimientos en materia agraria. Este proceso fue iniciado en "la plataforma de Roma" de las organizaciones especializadas de la ONU.

56. Subrayamos la necesidad de armonización por los Estados Miembros de las iniciativas del Secretario General para cambiar la estructura de gestión y los aspectos administrativos del funcionamiento de la Organización

Proponemos examinar las posibles propuestas adicionales, presentadas fuera del ciclo presupuestario, para modificar el presupuesto ordinario de las Naciones Unidas (el presupuesto fue aprobado en diciembre de 2011 para el período de 2012-2013 en la cantidad de 5.15 mil millones de dólares) tomando en cuenta las disposiciones existentes de disciplina fiscal, y exigir una argumentación detallada de las solicitudes tomando en cuenta las consecuencias de la crisis financiera mundial.

57. Considerando la financiación de las actividades de la ONU relativas al mantenimiento de la paz, a caude de grandes cantidades de recursos solicitados por la Secretaría (7,4 mil millones de dólares por año), opinamos que conviene lograr una economía razonable, especialmente en las misiones, cuyos mandatos no se modifican.

58. Atribuimos una importancia especial a la participación en la armozación de la reforma de las Naciones Unidas en materia de la gestión. Partimos de que los componentes de la reforma: cambios en la política de recursos humanos, las actividades de adquisición, el equipo de información y comunicaciones, resultarán en una mayor transparencia y responsabilidad por el cumplimiento de las decisiones, adoptadas por los Estados Miembros, y ayudarán a aumentar el rendimiento de los recursos invertidos en la ONU. En general, la reforma no debe ser vista como una oportunidad para inflar la estructura de la Secretaría de la ONU. El objetivo principal es mejorar su eficiencia.

59. Creemos que el multilingüismo con el respecto de la igualdad de los idiomas oficiales de la ONU es uno de los principios esenciales de la actividad informativa de la Organización mundial. En este contexto, tomamos nota del firme progreso en la aplicación de este principio en el relleno del sitio web de la ONU, así como de los portales de Internet de otras organizaciones dentro de la ONU que se mejoraron significativamente en términos de su carácter informativo y facilidad de uso.