7.12.1910:33

Declaración conjunta de los Ministros de Asuntos Exteriores de la República de Azerbaiyán, la República de Armenia, la República de Bielorrusia, la República de Kazajstán, la República de Kirguizistán, la República de Moldavia, la Federación de Rusia, la República de Serbia, la República de Tayikistán, Turkmenistán y la República de Uzbekistán, emitida con motivo del 75 aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial durante la 26 reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de los Estados participantes de la OSCE (Bratislava, 5-6 de diciembre de 2019)

2551-07-12-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

El próximo año 2020, conmemoramos el 75 aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, uno de los conflictos más encarnizados y sangrientos de la historia que se cobró decenas de millones de vidas y causó enormes sufrimientos a la humanidad.

El nazismo fue derrotado gracias a la unidad inquebrantable y cohesión de nuestros pueblos, la lucha conjunta de los países aliados. Recordamos a todos aquellos que mostraron una valentía sin igual en el frente y en la retaguardía y salvaron nuestra civilización. Rendimos tributo a la memoria de la proeza del movimiento antinazi clandestino, de las víctimas de los campos de exterminio y de los asedios de ciudades pacíficas.

Nuestro deber sagrado es preservar la verdad histórica. Consideramos sacrílega toda muestra de la falta de respeto a monumentos a soldados y jefes militares del Ejército Rojo, de la profanación de sepulcros de los que dieron sus vidas por liberar a Europa de los nazis. El vandalismo contra este tipo de monumentos no tiene justificación alguna. Instamos a todos los países a honrar la memoria de los héroes libertadores y mantener en el debido estado las tumbas militares.

Condenamos enérgicamente los intentos de falsificar los resultados de la Segunda Guerra Mundial. Estamos indignados por las aspiraciones de algunos países a rehabilitar y enaltecer a criminales nazis y sus cómplices. Partimos de la necesidad de un cumplimiento riguroso de los fallos del Tribunal Militar Internacional de Núremberg que no prescriben. Silenciar crímenes de odio étnico y religioso llevará al mundo inevitablemente a una nueva catástrofe.

Destacamos la importancia de que se aprobara durante el 74º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU la resolución 'Combatir la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia'.

La Historia ha demostrado el riesgo de consentir el nacionalismo, la intolerancia, la discriminación, el extremismo y el odio étnico, racial y religioso. Reconocemos el papel de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio de 1948 como un importante instrumento internacional.

Reafirmamos el compromiso con la idea de una comunidad de seguridad euroatlántica y euroasiática libre, democrática, común e indivisible. La proeza de los soldados vencedores de la Segunda Guerra Mundial y su sacrificio abnegado deben servir de llamamiento eterno a las generaciones venideras a consolidar la paz sobre la base de los principios de justicia, igualdad y seguridad indivisible.

x
x
Дополнительные инструменты поиска