3.07.1719:05

Entrevista concedida por el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, al diario Izvestia y publicada el 3 de julio de 2017

1312-03-07-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: En Rusia muchos esperaban que, durante la presidencia de Donald Trump, Moscú y Washington lograsen llegar a un acuerdo. Mientras, parece que la crisis en sus relaciones tan sólo se agrava. ¿Por qué?

Respuesta: No diría que las relaciones están en un estado más crítico en comparación con los últimos días de la administración de Barack Obama. Pero, de hecho, las relaciones se normalizan con gran dificultad. En realidad, no hemos conseguido la dinámica necesaria para mejorar las relaciones. Es la consecuencia de un conjunto de factores. El factor principal es una confrontación dura de varias tendencias políticas en EEUU. Hay círculos importantes e influyentes que no han podido resignarse todavía con la victoria de Donald Trump en las elecciones y aprovechan el tema de relaciones con Moscú para la lucha política. Intentan restringir las posibilidades de la nueva administración de actuar en la dirección rusa y ponen obstáculos a la promoción de su agenda en el ámbito de política interior que se diferencia mucho de las visiones de los opositores de Donald Trump en relación con el camino de EEUU. A esto se añaden serias contradicciones importantes en los enfoques hacia varios problemas internacionales. Vemos lo que ocurrió y lo que pasa en Siria. Es que entendemos de modo diferente lo que es el Gobierno legítimo y cómo se debería luchar contra el terrorismo. Hay divergencias también en lo que se refiere al concepto de estabilidad estratégica, etc.

Pregunta: Los jefes de departamentos diplomáticos, Serguéi Lavrov y Rex Tillerson, han acordado crear un grupo de trabajo ruso-estadounidense. Usted ya ha sostenido una reunión con el Secretario de Estado de EEUU adjunto, Thomas Shannon. Pero la nueva conversación presencial fue cancelada. ¿En qué condiciones se reanudarán estos contactos? ¿Qué conclusiones ha hecho usted tras la comunicación con Thomas Shannon?

Respuesta: Sostuve una conversación presencial con Thomas Shannon en el marco del cumplimiento de lo encomendado por nuestros jefes. Posteriormente, hablamos por teléfono. La reunión programada para el pasado 23 de junio en San Petersburgo no se celebró. No la cancelamos para siempre sino la aplazamos. Esto no se debe tanto a los ataques de EEUU contra Siria, aunque el golpe asestado en abril pasado contra la base aérea siria de Shairat golpeó también el fundamento de nuestras relaciones con EEUU, pero hay otras circunstancias. Ante todo, el pasado 20 de junio, la administración de EEUU amplió mucho las listas de los ciudadanos rusos y las personas jurídicas contra los que EEUU había impuesto sanciones. No hay causas para esto. Y las explicaciones que la administración estadounidense hace revisiones regulares de su política de sanciones no nos convienen. Nos da igual de qué revisiones se trate.

La ampliación de las listas de sanciones es un golpe y no pudimos pasarlo por alto. La segunda causa que nos movió a adoptar esta decisión complicada consiste en que, pese a las señales provenientes de Washington, durante varias semanas, los representantes de la administración estadounidense no nos han hecho propuestas concretas en relación con una posible solución de la situación inadmisible con la expropiación de la propiedad diplomática que tuvo lugar al término de la presidencia de Barack Obama. Nos prometieron informar sobre las respectivas posibilidades, pero no lo hicieron. En esta coyuntura política y en la ausencia de la claridad, las consultas no tenían sentido. Repito que aplazamos las consultas y estoy seguro que en un momento apropiado reanudaremos el diálogo.

Pregunta:  Ha mencionado la propiedad. A finales de 2016, Rusia no respondió a las acciones de los estadounidenses. ¿No hay avances en la solución de este problema?

Respuesta:  No hay avances. Nuestras exigencias constantes dirigidas a Washington de devolver de inmediato sin cualesquiera condiciones nuestra propiedad que goza de la inmunidad diplomática siguen sin resultado. En el ámbito legal, EEUU violan burdamente las disposiciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas. Además, sus acciones hasta infringen su propio Derecho que excluye un atentado similar contra la propiedad privada. Esta fue adquirida ya en la época de la URSS y posteriormente se traspasó oficialmente a Rusia. No puede ser ninguna otra interpretación o lectura en este ámbito. Es una violación indignante de las normas jurídicas.

Pregunta: Si los estadounidenses siguen dilatando tanto la respuesta, ¿se puede esperar la aplicación de medidas simétricas por nuestro lado?

Respuesta: Apelamos al sentido común y al entendimiento por la parte estadounidense de las normas claras de la comunicación internacional. No hay resultado todavía. Los estadounidenses insisten en lo suyo, lo que nos obliga a pensar sobre la aplicación de medidas de respuesta. La respuesta simétrica es uno de los principios fundamentales de la comunicación interestatal en las situaciones cuando se menoscaban los intereses de una parte. Por eso no puedo excluir la aplicación de medidas simétricas. Además, hemos advertido en reiteradas ocasiones a la parte estadounidense que la dilatación siguiente de la solución positiva de este asunto conllevará la aplicación de las respectivas medidas de respuesta, incluidas las simétricas.

Pregunta:  Muchos politólogos estadounidenses dicen que Corea del Norte es uno de los problemas cuya solución podría empujar a Rusia y EEUU a desarrollar sus relaciones de nuevo. Comente esta opinión.

Respuesta:  Estamos muy preocupados por lo que pasa en la situación que no tiene la solución política y diplomática ya durante mucho tiempo. Nuestra vecindad directa con Corea del Norte es una de las causas principales de la atención de Rusia a este problema. En caso de que EEUU tenga la voluntad política se podría conseguir mucho en conjunto. Tenemos algunas ideas que forman parte de un plan concreto que compartimos con los participantes de este proceso. Proponemos a EEUU a renunciar a la lógica viciosa de escalada, cuando en respuesta a un paso de una parte se hace un contrapaso que debe incrementar la presión ejercida a la contraparte. En resultado, se forma una espiral de tensión de que es muy difícil salir. Por eso, ante todo, hay que congelar la situación, conseguir un statu quo y posteriormente reducir la tensión paso a paso y aumentar la dinámica en búsqueda de soluciones políticas. Los diplomáticos, incluidos los estadounidenses, saben bien esta tecnología. Les exhortamos a tomar parte en esta actividad, aunque entendemos que, en vista de la campaña de demonización de Corea del Norte llevada a cabo durante varios años, le es difícil a EEUU a abstraerse de esta lógica de presión. Mientras, este camino no tiene alternativa. Al final, la presión puede detonarse en la confrontación. Y esto sería una catástrofe para la región tan importante para todos.

Pregunta: EEUU está prestando cada vez mayor apoyo a los kurdos sirios que habían anunciado la creación de una región federativa al norte de Siria. ¿No lo ve Rusia como una amenaza a la unidad de Siria?

Respuesta: Nos pronunciamos incondicionalmente por la conservación de la soberanía y la integridad territorial de Siria. Es una parte inalienable y no sujeta a modificación de nuestra política. Consideramos que las negociaciones de Astaná que permitieron reducir drásticamente la tasa de la violencia en el país son un factor importante, cuando no clave de la transición a un movimiento más pacífico y tranquilo. El proceso es cuestión es abierto para Washington, dicho sea de paso. Astaná en un perfecto complemento a las negociaciones de Ginebra, en el cual Moscú también participa de forma activa. Consideramos que nuestras propuestas sobre el desarrollo del proceso constitucional y del diálogo directo entre los representantes de Damasco y de la oposición sobre numerosos asuntos, empezando por los debates sobre las medidas antiterroristas y acabando por la solución de problemas humanitarios son el camino a seguir.

EEUU en ciertas situaciones sigue sucumbiendo a la tentación de favorecer, apoyando también con fuerza militar, a alguno de los bandos enfrentados en el conflicto. En más de una ocasión hemos subrayado nuestro rechazo a este tipo de actitudes, porque no se puede dividir a los terroristas en malos y no tan malos, buscando perseguir de esta forma sus propios intereses geopolíticos. Por desgracia, tantos intereses y factores se entrelazaron en este nudo que ya hay no cabida a soluciones sencillas, tan solicitadas por Washington. Únicamente una postura integral de la que sean partícipes todas las partes interesadas puede dar resultado deseado. Y llevamos años trabajando en esta dirección de manera consecutiva e incesante. Tenemos también muy claro que no puede haber pactos algunos con los terroristas. La tarea clave sigue consistiendo en eliminar el foco del terrorismo situado en el territorio sirio. De haberse tomado Washington de manera constructiva la idea de crear un amplio frente antiterrorista formulada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se podrían haber ahorrado numerosos malentendidos y tergiversaciones. Exhortamos a EEUU a que lo tenga en cuenta.

Pregunta: Comentando la idea de la integración de EEUU en el Cuarteto de Normandía, Moscú manifestó que su revisión es inadmisible. ¿Qué iniciativas con respecto a Ucrania espera en este caso Rusia de Washington en el marco de las relaciones bilaterales?

Respuesta: Paradójicamente, EEUU, al igual que otros países occidentales, priorizan en sus relaciones con Moscú la exigencia de que sean cumplidos los Acuerdos de Minsk. Y nos toca volver a llamar su atención a que se han equivocado de destinatario, dado que Moscú no es un participante de los Acuerdos en cuestión, sino garante de su cumplimiento. Si leemos con detenimiento el Documento, veremos una secuencia de pasos que han de seguirse. Primero, están los problemas del estatus legal de Donbás, segundo, la recuperación por Kiev del control de la frontera entre el sudeste de Ucrania y Rusia. Se nos incrimina el incumplimiento del dicho documento y se nos exige una secuencia inversa. Se nos indica que Rusia habría de garantizar de una forma milagrosa la recuperación por Kiev del control sobre este territorio, lo que sentará bases para el levantamiento de las sanciones. Pero sería anticiparse a los acontecimientos y obrar de una manera contradictoria a lo estipulado por los Acuerdos de Minsk. Washington y las capitales europeas, por lo tanto, llegan a la conclusión de que las sanciones seguirán en vigor. Es una postura realmente cómoda, porque se puede pasar un problema por alto, reforzando al mismo tiempo la presión sancionadora.

Pero no va a ser posible: bien EEUU se toma las cosas en serio y empieza a trabajar con Kiev, en vez de respaldar sus ansias revanchistas y especular con el tema de posibles suministros de armas letales, bien todo queda tal como está. Estamos abiertos al diálogo y dispuestos a explicar nuestra postura y a atender a los argumentos en contra de ella. Washington sigue sin nombrar al Alto Representante encargado de continuar con el diálogo iniciado en su momento por el ayudante del presidente Putin, Vladislav Surkov, y la subsecretaria de Estado, Victoria Nuland. Se nos ha dejado entender que el nombramiento está a punto de producirse. En cuanto ocurra, continuaremos con el diálogo. Estamos dispuestos a explicar con mucha paciencia que EEUU debería dejar sus convicciones y reconocer un hecho real.

Pregunta: El estudio de los materiales difundidos por los medios estadounidenses hace pensar que nunca han estado los ciudadanos de a pie tan interesados en la política exterior, como hoy en día. ¿Cómo lo explicaría?

Respuesta: No creo que los ciudadanos estadounidenses estén tan absortos en la política exterior y, en concreto, en las relaciones con Rusia como podría parecer, si se siguen las publicaciones en los principales medios del país. Da la sensación de que es una especie de idea fija que se les ha formado a las élites políticas enzarzadas en rencillas e intentos de complicarle la vida a la Administración. Ello es de lamentar, pero así es. El tema de las relaciones con Rusia es aprovechado en calidad de recurso para la lucha política por toda una serie de importantes medios, por centros de estudios politológicos e importantes miembros de los Partidos Demócrata y Republicano. Algunos lo ven como una manera de solucionar sus problemas, otros consideran que el daño causado a las relaciones bilaterales es colateral y tolerable, dado que se da solución a tareas internas de mayor importancia para dichas personas.

Pregunta: ¿De qué manera se puede diferenciar la verdad de una noticia falsa en la avalancha de materiales sobre Rusia publicados por los medios estadounidenses?

Respuesta: Se diferencian con mucha facilidad. En algunos medios de EEUU no quedan casi noticias veraces, lo que ofrecen es verdad a medias, a veces tergiversación y a veces adaptación a una fórmula preconcebida. A veces son artículos pseudoanalíticos basados en ciertos acontecimientos de poca monta que podrían haber pasado desapercibidos de no haberse llamado la atención a ellos. En otras palabras, mucho ruido y pocas nueces. Estoy seguro de que ninguna búsqueda de la “pista rusa” dará resultado alguno, porque no la hay. Sin embargo, por muy triste que parezca, la conciencia social en EEUU ha retenido ya una serie de conclusiones y clichés sobre Rusia que no tienen nada que ver con la vida real. Habría que contraponer a ello una línea política consecutiva y abierta, unas declaraciones precisas y unas intenciones invariables, la seguridad de su propia opinión y la inaceptabilidad de cambios en función de la coyuntura política, además de la disposición a llegar con EEUU a fórmulas de compromiso de mutuo beneficio.

Pregunta: ¿Hay progreso alguno en el caso del piloto ruso Konstantín Yaroshenko que permanece en la cárcel en EEUU?

Respuesta: Le presentamos al señor Yaroshenko nuestras más sinceras condolencias por el reciente fallecimiento de su madre. Estamos en contacto con su familia y con su esposa. Por desgracia, la Administración estadounidense no ve una tragedia humana en esta historia, mostrando una actitud meramente burocrática y al máximo distante, clara herencia de la Administración anterior. A nuestros argumentos no se les hace caso y se allegan pretextos pseudolegales. Se nos ha vuelto a negar el traslado de Konstantín Yaroshenko a Rusia en el marco del mecanismo previsto por el Convenio del Consejo de Europa sobre entrega de condenados. Dicha circunstancia nos ha causado profunda pena. Que Washington no se haga ilusiones de que dejaremos de estar pendientes del futuro de Konstantín. Es uno de los asuntos clave que no han encontrado solución en la agenda de las relaciones bilaterales, al igual que todos los asuntos relativos a la actuación ilegal de los organismos de mantenimiento de orden público de EEUU. Se dedican, contra los acuerdos existentes, a atentar contra los derechos de nuestros ciudadanos hasta llegar a secuestrarlos bajo pretextos ficticios. Me gustaría volver a aconsejar a los ciudadanos de Rusia que consideren con detenimiento, antes de salir al extranjero, si los estadounidenses tienen alguna posibilidad de formular algún tipo de demandas contra ellos. Por desgracia, nadie está a salvo del ultraje por parte de organismos de mantenimiento de orden público estadounidenses. En la página web del Ministerio aparece un aviso para los ciudadanos que se disponen a abandonar el territorio nacional.

x
x
Дополнительные инструменты поиска

Основные новости внешней политики

Основные новости внешней политики