24.12.1413:10

Discurso de apertura del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la sesión de la Comisión Gubernamental para los asuntos de los compatriotas en el extranjero, Moscú, 24 de diciembre de 2014

2963-24-12-2014

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1

Nuestra Comisión se reúne hoy para cerrar el año. Anteriormente, tras los encuentros previos, se han unido a ella dos nuevos miembros - el Viceprimer Ministro del Consejo de Ministros de la República de Crimea, representante permanente del Presidente de Rusia en la República de Crimea, Georgy Muradov, muy conocido entre nosotros por los cargos que ha ocupado anteriormente, y también el subdirector del departamento del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, Dmitri Milyutin.

Para empezar diré unas palabras sobre los serios problemas que han surgido este pasado año para nuestros compatriotas en relación con la crisis en Ucrania. La política que mantienen las actuales autoridades de Kiev ha sembrado entre nuestros compatriotas incertidumbre, apatía e incluso miedo. Muchos se han visto obligados a abandonar el país. No obstante, se ha conseguido mantener el activo de la organización de compatriotas. A finales de noviembre se celebró en Kiev (esto es por sí solo una prueba suficiente) la Conferencia de Toda Ucrania organizada por la asociación de compatriotas rusos. Participaron en ella cerca de 100 delegados de todas las regiones del país que debatieron sobre la problemática asociada con la conservación y recuperación del movimiento de compatriotas en Ucrania, constataron la dura situación en la que se encuentra la comunidad ruso parlante y hablaron de la persecución que sufren sus activistas, así como de la política de estrangulamiento de todo lo que es ruso, desde lo social hasta lo cultural, y de la total indiferencia de los órganos del Estado a la hora de responder a las tentativas para ponerse en contacto con ellos para tratar los problemas de las minorías nacionales.

Según las estimaciones de nuestros compatriotas, se esperan varias medidas restrictivas adicionales contra ellos. Ya solamente la propaganda anti rusa, el "lavado de cerebros" de las jóvenes generaciones y la ausencia de soporte legal y protección de los derechos de los compatriotas constituyen de por sí una grave amenaza. Este próximo año hemos de abordar todo ello con una especial atención de forma paralela al trabajo en el resto de las direcciones. Nuestros compatriotas no deben dudar de que no les vamos a abandonar y que seguiremos prestándoles ayuda y defendiendo sus derechos con todos los medios que estén a nuestro alcance. 

Documentos adicionales

Fotografías