Discours du Ministre

19 juin 202020:02

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, en la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores de la República de Bielorrusia, Vladímir Makéi, Minsk, 19 de junio de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimadas damas y caballeros,

Ante todo, quisiera agradecer a nuestros amigos bielorrusos la recepción calurosa de nuestra delegación.

Aprovechando el caso, quisiera felicitar de nuevo a todos nuestros colegas, al pueblo bielorruso por el 75º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria que es nuestro legado común. Durante la recepción de hoy, el Presidente de la República de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, confirmó su participación por invitación del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, en el desfile de la Victoria que tendrá lugar en Moscú el próximo 24 de junio.

Coincidimos con nuestros amigos bielorrusos en que nuestra tarea común es guardar y defender la verdad sobre los sucesos de aquellos años. Hemos subrayado que cualesquiera intentos de tergiversar la historia, destruir los monumentos a los soldados soviéticos o reincidencias del neonazismo no pueden borrar la memoria por esta fecha sagrada y las hazañas de los soldados del Ejército Rojo, guerrilleros, trabajadores de la retaguardia que salvaron a la civilización de los horrores de la peste parda. Esto se describe en detalle y de forma convincente en el artículo del Presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Hemos abordado hoy los aspectos acuciantes de las relaciones bilaterales, hemos confrontado nuestras posturas en relación con temas de la agenda internacional y regional, hemos esbozado la agenda de contactos próximos. En particular, hemos hablado de los preparativos de una reunión conjunta de las cúpulas directivas de nuestros Ministerios programada para el cuarto trimestre en Minsk.

Acabamos de firmar el Acuerdo intergubernamental sobre el reconocimiento mutuo de visados y otros asuntos relacionados con la entrada de los ciudadanos extranjeros y apátridas en el territorio de la Unión de Rusia y Bielorrusia. Este documento busca formar el único espacio migratorio de Bielorrusia y Rusia.

Hemos valorado altamente la interacción de nuestros países en la lucha contra la propagación del coronavirus. Logramos establecer en plazos cortos una actividad eficaz para repatriar con las aerolíneas de los dos países a los ciudadanos rusos y bielorrusos de terceros Estados a través de Moscú y Minsk. Anteriormente, se suministraron a Bielorrusia kits de prueba y máscaras respiratorias de alto nivel de protección para luchar contra la infección. Los recursos financieros de las contribuciones de Rusia a los proyectos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), se redestinaron para prestar apoyo a Minsk.

Hemos destacado especialmente lo importante de seguir fortaleciendo la coordinación de nuestras acciones y la promoción de las posturas comunes en la arena internacional, inclusive en la ONU y la OSCE.

Hemos abordado el cumplimiento del Programa de Acciones Coordinadas en materia de Política Exterior para 2020-2021.

Nos hemos pronunciado por profundizar la cooperación en el marco de alianzas multilaterales en el espacio de la CEI. Este año, Bielorrusia ostenta la presidencia de turno en la UEEA. Hemos abordado hoy el cumplimiento de los acuerdos conseguidos en mayo en la reunión online del Consejo Económico Euroasiático Supremo. Hemos intercambiado las valoraciones de los resultados de reuniones del Consejo de los jefes de Gobierno de la CEI, el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la CEI y el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTSC por videoconferencia que se celebraron el mes pasado también.

Este año Rusia ostenta la presidencia de turno en la OTSC. Hemos hablado hoy del cumplimiento de las tareas prioritarias de la presidencia rusa, incluido el fomento de la interacción de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva con la CEI, la OCS y la ONU.

Hemos discutido las relaciones con la Unión Europea y EEUU, la actividad de la OTAN que está expandiendo su presencia cerca de nuestras fronteras, ante todo, en los países del Báltico y en Polonia. Tales acciones de la Alianza Atlántica son de carácter abiertamente provocativo y contribuyen a una mayor fragmentación del espacio europeo de seguridad.

Hemos intercambiado opiniones sobre la estabilidad estratégica y el control de armas. Hemos valorado negativamente el anunciado retiro de EEUU del Tratado de Cielos Abiertos (TCA). Coincidimos en que, además de la destrucción por Washington del Tratado de Eliminación de Misiles de Alcance Medio y Más Corto (INF por sus siglas en inglés), este paso causa daño a la seguridad global y los acuerdos en materia de control de armas. Rusia y Bielorrusia representan un grupo unido de los Estados partes del TCA, no estamos interesados en la agudización de la situación internacional, estamos orientados a mantener un diálogo equitativo sin ultimatums y acusaciones infundadas, con un respeto por todas las partes de intereses y preocupaciones mutuos. Hemos convenido en cooperar estrechamente en el marco del TCA partiendo de la prioridad de la tarea de garantizar la seguridad de la Unión de Rusia y Bielorrusia. Partiendo de esta postura vamos a trabajar en la conferencia extraordinaria de los Estados partes del Tratado de Cielos Abiertos que se convoca el 6 de julio.

Apreciamos altamente también el papel constructivo de Minsk como foro para cumplir el Paquete de Medidas a través de los contactos directos de las autoridades de Kiev con los representantes de Donetsk y Lugansk. Hemos confirmado que el cumplimiento pleno y consecuente de los Acuerdos de Minsk no tiene alternativa.

En general, estamos satisfechos con los resultados de las negociaciones celebradas en un ambiente tradicionalmente amistoso. Hemos confirmado la orientación mutua a seguir fortaleciendo la cooperación ruso-bielorrusa en el ámbito de política exterior basada en el carácter aliado de nuestras relaciones. Moscú y Minsk dan una importancia especial a estas relaciones en sus posturas en relación con la ampliación de las relaciones internacionales mutuamente ventajosas de cada nuestro país con los Estados extranjeros y sus alianzas.

Pregunta: Se sabe que las posturas de Rusia y Bielorrusia en relación con el coronavirus se distinguen considerablemente. En una entrevista con el periódico Kommersant Usted dijo que hay momentos en la experiencia bielorrusa que podrían ser útiles para Rusia en caso de la segunda oleada. ¿De qué se trata?

Respuesta: No dije precisamente esto. Dije que me abstendría de dar valoraciones a la experiencia de un u otro país.

Todos nosotros (hemos hablado de esto en la reunión de hoy con el Presidente de la República de Bielorrusia, Alexander Lukashenko) entendemos poco la gnoseología de este problema, el origen del virus. Entre los Estados partes de la OMS ya hay un entendimiento que, a medida de superar ahora esta amenaza, es necesario acumular los conocimientos de ésta para sacar las conclusiones correctas posteriormente. En vista de eso, sería oportuno tomar en consideración la experiencia de todos los países.

Pregunta: Comente las conclusiones de la Comisión de Venecia en relación con enmiendas a la Constitución de la Federación de Rusia, que las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) son obligatorias para ejecutar en cualquier caso.

Respuesta: Quisiera recordar que el diálogo en relación con la enmienda al Artículo 79 de la Constitución de la Federación de Rusia, en forma que se somete junto con otras enmiendas a la votación nacional, busca garantizar el cumplimiento de todos los compromisos internacionales de manera que no contradice a la Constitución de la Federación de Rusia. Los compromisos internacionales los imponen sobre Rusia los tratados internacionales que Rusia firma voluntariamente después de finalizadas las negociaciones en relación con sus borradores y cuando estamos convencidos de que el equilibrio de intereses está garantizado. Después de la firma, los tratados internacionales se someten a ratificación por la Asamblea Federal de nuestro país. Naturalmente, cuando el proceso de ratificación comienza, continúa o finaliza se aplican todas las medidas necesarias para entender que el tratado concreto corresponde a la Constitución de nuestro país. En este sentido, todo lo ratificado por la Federación de Rusia a tenor de la Constitución forma parte de nuestros compromisos internacionales.

Últimamente las organizaciones multilaterales formadas para cumplir uno u otro tratado empezaron a violar burdamente sus disposiciones. Por ejemplo, la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas (CPAQ) describe claramente las funciones de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y su secretaría. Las funciones consisten en que en respuesta una solicitud de cualquier país, esta organización debe enviar al lugar de un presunto incidente a un grupo de expertos que deben tomar muestras personalmente y transportarlas a un laboratorio certificado que debe analizarlas y entregar a la OPAQ sus conclusiones: si fue empleada  la sustancia química prohibida en la Convención mencionada. Cualesquiera enmiendas a esta Convención pueden realizarse exclusivamente por consenso y a través de las negociaciones que deben conllevar a un acuerdo común, a tenor de lo estipulado en este documento. En los últimos dos años, nuestros colegas occidentales en el marco de la OPAQ, violando burdamente la Convención, facultaron la Secretaría Técnica para establecer la responsabilidad lo que es de incumbencia del Consejo de Seguridad de la ONU. Es una burda violación de un tratado internacional. No vamos a cooperar en el formato en que nuestros colegas occidentales intentan imponer las investigaciones de incidentes siguiendo sus moldes que no están estipulados en la Convención. Si alguien nos reprocha por haber ratificado el Tratado y no cumplirlo, estaremos en otra situación. Estaremos en la situación de una parte concienzuda del tratado y los que violaron burdamente los procedimientos estipulados en la Convención estarán entre los infractores.

Si se trata del Tribunal Europeo de Derechos Humanos concreto que usted ha mencionado, en la legislación de varios países que se consideran como democracias desarrolladas (Alemania, Gran Bretaña, etc.) hay cláusulas que garantizan que las sentencias en relación con estos países no deben cumplirse si contradicen a la respectiva Constitución. No entiendo porqué una atención excesiva se preste a este aspecto que es legítimo de conformidad con el Derecho Internacional.

Pregunta (dirigida a ambos Ministros): ¿Por qué duró tanto el trabajo en la suscripción del Tratado sobre el reconocimiento mutuo de visas entre Rusia y Bielorrusia? ¿Qué problemas hubo con los documentos?

Respuesta: No fue un récord en loa dilación entre los preparativos y la suscripción. Lo que batió un récord, creo yo, fue la historia de las negociaciones para que la Unión Europea se hiciera al final parte del Convenio Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Esta historia batió un récord.

No creo que sea oportuno preguntar por qué uno u otro proceso diplomático continúa durante un u otro período. Sería mejor abordar asuntos más concretos que surgen.

Hemos firmado un documento importante que debe ratificarse. Este documento responde a los intereses del fortalecimiento de la Unión de Rusia y Bielorrusia mediante la simplificación de los procesos que unen nuestros países, nuestros pueblos. Es también en intereses de los países europeos y otros cuyos ciudadanos viajan por el territorio del país fraterno de Bielorrusia. El acuerdo responde a los intereses de los diplomáticos que están acreditados simultáneamente en ambas capitales. Por eso vería en esto un paso importante y positivo en vez de intentar buscar unas historias dudosas.

Calendar

x
x

Archive

Outils supplémentaires de recherche