28.04.2022:06

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa al término de la reunión extraordinaria de los cancilleres de los Estados de BRICS, Moscú, 28 de abril de 2020

628-28-04-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Gracias por participar en nuestras reuniones recuperadas, aunque, por ahora, en línea. Nos interesa informarles en cuanto al trabajo que estamos realizando con nuestros colegas extranjeros, a pesar de las condiciones actuales.

Acaba de celebrarse, por iniciativa de la Federación de Rusia, la videoconferencia muy sustancial de los titulares de Asuntos Exteriores de los países miembros de BRICS. Este año, ejercemos la presidencia en este grupo. A raíz de la pandemia de coronavirus se aplazan muchos eventos, pero decidimos celebrar una reunión extraordinaria de BRICS para evaluar el aporte que pueden hacer  nuestros cinco países a los esfuerzos colectivos para combatir esta amenaza. Esta videoconferencia no cancela la reunión principal del Consejo de los Ministros de Asuntos Exteriores de BRICS, prevista para junio. De momento, contemplamos estos plazos pero, claro está, los iremos modificando en función de la situación epidemiológica.

Como ya he dicho, hoy hemos hablado de las tareas de nuestros Estados en la lucha contra el coronavirus. Nuestros socios han reconocido que la iniciativa de Rusia fue oportuna. La conversación ha resultado muy útil. Por supuesto, antes que nada hemos discutido la necesidad de aumentar la eficacia de los esfuerzos de nuestros países para contrarrestar la amenaza del coronavirus.

Hemos hablado de los mecanismos para mejorar el intercambio de experiencia, información, sobre la ayuda mutua y la activación de los mecanismos multilaterales.

Además del objetivo directo de luchar contra la pandemia, hemos analizado el impacto de la crisis actual en el sistema de las relaciones internacionales. Hemos constatado que no hay otra posibilidad de responder a los retos relacionados que buscar las respuestas colectivas, cooperar entre los Estados soberanos de forma multilateral y equitativa, sin politizar, con el fin de solucionar las cuestiones candentes de la agenda actual. Obstaculizan estos esfuerzos (y los hemos analizado detalladamente en la reunión) las medidas ilegítimas, unilaterales, forzosas, las llamadas sanciones impuestas en contra la Carta de la ONU, el Consejo de Seguridad de la ONU, el Derecho Internacional. En la situación actual, semejantes medidas restrictivas unilaterales que, reitero, infringen el Derecho Internacional, obstaculizan la lucha contra la pandemia de coronavirus y causan un serio daño al desarrollo socioeconómico de los respectivos Estados.

Apoyamos el llamamiento del Secretario General de la ONU, António Guterres, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a suspender, al menos, o levantar, que sería lo ideal, las sanciones unilaterales impuestas sin el consentimientos de la Organización de la Naciones Unidas, para que podamos reaccionar con más eficacia ante las exigencias del momento.

También hemos hablado sobre los pasos complementarios de BRICS para profundizar la asociación de nuestro quinteto en los foros de las organizaciones internacionales, como la ONU, el Grupo de los Veinte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, y otras organizaciones.

Nuestra postura común consiste en que la asociación de los países BRICS en estos mecanismos debe contribuir a aumentar el papel y la responsabilidad de las instituciones de administración global y su sucesiva democratización. Deberán representar los intereses de la mayoría de les países del mundo, o, mejor aún, de todos ellos.

Entre otras cuestiones, hemos discutido el funcionamiento del Nuevo Banco de Desarrollo BRICS. Se ha decidido diseñar un producto especial de crédito para financiar los proyectos de recuperación económica en nuestros países. Se prevé asignar hasta 15.000 millones de dólares USA para este proyecto. Creemos que será una muy buena ayuda en la etapa de recuperación de nuestras economías de la crisis y reanudación completa de las actividades económicas.

La Federación de Rusia informó de las ideas concretas que preparamos para reaccionar conjuntamente ante la crisis provocada por el brote del coronavirus. Es un voluminoso paquete de medidas en materia de sanidad, pero también economía, intercambios comerciales, estabilidad financiera, apoyo al empleo. Próximamente, plasmaremos en papel todas estas ideas. Acordamos que las discutiríamos en detalles en las próximas reuniones de los departamentos de referencia de nuestros cinco países.

Nuestra evaluación común de los cambios que vive la comunidad internacional, consiste en que aumenta el riesgo de aparición de nuevas líneas divisorias, conflictos, ampliación de la brecha entre los países ricos y pobres. Observamos la vertiginosa rapidez con la que crece la importancia de las nuevas tecnologías, especialmente en el ámbito informativo, lo cual añade peso a las conocidas iniciativas que Rusia promueve en la ONU: sobre las garantías de la seguridad internacional de la información y el desarrollo de la herramienta universal para combatir la cíberdelincuencia.

En general, y lo hemos enfatizado hoy, las instituciones multilaterales y los propios Estados nacionales están pasando una especie de prueba de viabilidad, de lo que llamamos aptitud profesional. Es especialmente importante en estas circunstancias no intentar perseguir fines momentáneos coyunturales, como los electorales u otros, intentando politizar un problema, sino ver el objetivo de toda nuestra comunidad en aunar los esfuerzos pata asegurar el resultado positivo al máximo de los esfuerzos actuales para los países del quinteto y, sobre todo, para sus ciudadanos.

Pregunta: ¿Colaborarán los países BRICS para crear la vacuna contra el coronavirus? Semejante colaboración estaba prevista ya en la Declaración de Ufá de 2015, ¿pero se realizará el trabajo concreto en este ámbito? ¿Ha anunciado la India los plazos de suministro a Rusia de hidroxicloroquina?

Respuesta: En la mencionada por usted declaración de la cumbre de Ufá en 2015, se planteaba el objetivo de comenzar a desarrollar y usar conjuntamente las vacunas, también contra las infecciones por coronavirus. Esta tarea, formulada entonces en plano político, se concretó en 2018, en la cumbre BRICS en Johannesburgo. Entre sus documentos está el acuerdo sobre la creación del respectivo mecanismo a cinco bandas.

Hoy hemos analizado esta situación y hemos acordado enfatizar la necesidad de implementar cuanto antes este acuerdo y crear tal mecanismo.

En cuanto a otras cuestiones, incluidos los suministros de vacunas, es competencia de otros departamentos, como los Ministerios rusos de Industria y Comercio y de Sanidad. Mañana tendrá lugar la videoconferencia de los expertos de economía de los países BRICS, y el próximo 7 de mayo, se telerreunirán los expertos de los Ministros de Sanidad. Creo que discutirán los aspectos concretos de cooperación, que acaba de mencionar. Intentaremos mantenerles informados.

Pregunta: ¿Están dispuestos los países BRICS a asumir la cuota de EEUU en la Organización Mundial de la Salud, ya que Washington decidió suspender su financiación?

Respuesta: Nuestra opinión común es que la Organización Mundial de la Salud es una herramienta muy importante. Es un foro único que reúne toda la información que obra en la disposición de diferentes Estados. La organización que reúne a los mejores profesionales de todos los países sin excepción, incluido EEUU.

Como el principal donante del presupuesto de la OMS, EEUU tenían la mayor representación de sus especialistas de la Secretaría de esta organización. Las cuotas a la OMS se dividen en obligatorias y voluntarias. Según comprendo, Washington suspendió el pago de las cuotas voluntarias, pero sigue desembolsando la parte obligatoria, necesaria para tener derecho a voz y voto en la organización.

En cuanto a las compensaciones, ya que se trata de las aportaciones voluntarias, que suspendió EEUU, es difícil prever quiénes y cómo van a respaldar la Organización Mundial de la Salud. China, por ejemplo, anunció que destinaría 30.000.000 dólares de EEUU  complementarios al presupuesto de la OMS. Independientemente de la decisión de EEUU, existe la tradición de apoyar las actividades de la OMS en diferentes direcciones. Cuando sucedió el brote del virus de Ebola, con apoyo y el papel decisivo de Rusia, se desarrolló a vacuna y se crearon instituciones especiales en los países africanos, que asumieron el principal golpe de la enfermedad. Continuaremos respaldando la Organización Mundial de la Salud, independientemente de la actitud de otros países.

Pregunta: ¿Están ya acordadas la fecha de la telecumbre de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y la declaración final de los líderes?

Respuesta: Se prevé que la telecumbre de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU se dedicará al coronavirus. De momento, so se ha establecido la fecha. Estábamos dispuestos a celebrar la reunión durante esta semana. Pero, según comprendo, otros países necesitan más tiempo para estudiar la situación.             

Pregunta: Recientemente, el Viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, recordó en una entrevista que en 2015, en la cumbre de BRICS en Ufá, la declaración final mencionaba la necesidad de interactuar en la lucha contra los nuevos coronavirus. ¿Qué motivó a Rusia plantear este tema hace cinco años? ¿Qué podemos hacer hoy?

¿Cómo evalúa la interacción entre China y Rusia en la lucha contra el coronavirus?

Respuesta: ¿Piensa que Rusia predijo esta pandemia antes que Bill Gates? Hablando en serio, ya en 2015 la Humanidad ya se enfrentó a las amenazas de pandemia, también por coronavirus. Me refiero a MERS, el síndrome respiratorio de Oriente Medio, y a SARS, el síndrome respiratorio agudo grave. No es de extrañar que los científicos supusieran que los coronavirus podrían volver a aparecer.

Como ya he dicho, hoy hemos confirmado nuestro interés en crear cuanto antes, conforme las decisiones de las cumbres en Ufá y Johannesburgo, el mecanismo para desarrollar e implementar la vacuna contra los coronavirus.

En cuanto a nuestra evaluación de la interacción de Rusia y China en la lucha contra el coronavirus, es la más intensa. En los primeros días de la pandemia prestamos ayuda a la provincia china de Wuhan y, espero, hicimos un aporte a que China consiguió superar, bastante rápido. Esta amenaza. Ahora Pekín está ayudando, en particular, a nuestro país, para reforzar nuestros propios esfuerzos de impedir la propagación del virus.

Como han subrayado, al término de sus contactos. Nuestros mandatarios, el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de China, Xi Jinping, continuaremos la interacción y la asociación estratégica en todos los ámbitos, prestando una especial atención a las tareas actuales de contrarrestar esta amenaza global.

Pregunta: Casi en cada respuesta usted ha mencionado las acciones conjuntas: cooperación dentro de BRICS, cooperación bilateral de Rusia y China en la lucha contra el coronavirus. Otra opinión ofrece el nuevo informe del Servicio Europeo de Acción Exterior. El documento responsabiliza a Rusia y China por divulgar la desinformación sobre el coronavirus. ¿Cómo es posible semejante contraste? 

Respuesta: Cuando hablamos de la cooperación con China, aducimos pruebas, que son múltiples. No las ocultamos a nadie. Hay formas concretas de brindar ayuda: suministrando las cargas humanitarias, medicamentos, sistemas de diagnóstico, intercambiando especialistas, consultas, etc.

En cuanto a las declaraciones del Servicio Europeo de Acción Exterior sobre la desinformación que, supuestamente, difunden nuestros países sobre todo lo relacionada con el coronavirus, no considero correcto ni siquiera comentarlo, porque no se presentado ninguna prueba de estas afirmaciones.

De hecho, ya no exigimos que se presente nada, ya que estamos habituados  a que nuestros colegas occidentales intentan, cada vez con más frecuencia, encontrar ciertos motivos comunes en las invenciones  sobre la amenaza rusa. Seguimos sin recibir pruebas de intervención en la elecciones en EEUU, en el referendo sobre el Brexit en el Reino Unido, en el referendo de Cataluña, sin hablar ya del presunto «caso de los Skripal», de la investigación de la catástrofe del Boeing malasio (vuelo MH17). Ahora nos están acusando de intentar envenenar a al quien en Chequia con cierta sustancia traída por alguien en la maleta. Lo saben los servicios correspondientes checos pero la maleta no se ha enseñado a nadie.

Lo tomo ya con calma. Si la UE necesita semejantes insinuaciones para, de alguna manera, tapar sus problemas internos, ¿qué le vamos a hacer? Pero que esto no tiene ningún fundamento real, lo ponen de manifiesto las publicaciones sobre las acciones de los países para combatir la pandemia.

Pregunta: En referencia a las recientes declaraciones del mariscal del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar, ¿tiene Rusia herramientas de prisión sobre él? ¿Es posible en la situación actual la elaboración de las medidas colectivas para forzar la paz y reanudar las negociaciones sobre el arreglo libio? ¿Hasta qué punto son peligrosas semejantes declaraciones para el ulterior arreglo de la cuestión libia?

Respuesta: No hablaría aquí de las herramientas de presión que tiene Rusia. Mantenemos el contacto con todas las partes, sin excepción, del conflicto libio: el mariscal del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar, el jefe del Consejo Presidencial, Fayez Sarraj, el presidente de la Cámara de Diputados de Libia, Aquila Saleh, y otros dirigentes, incluidos los del Consejo de Estado Superior. Conforme el acuerdo firmado en Sjirat en diciembre de 2015, se instituyeron varios organismos.

En todas las etapas de arreglo de la crisis libia, en el marco de todas las iniciativas propuestas en diferentes momentos por nuestros colegas franceses, italianos, de EAU (se convocó la Conferencia Internacional para Libia en Berlín), advertimos sobre la necesidad de convencer, en primer lugar, a las partes del conflicto de ponerse de acuerdo sobre las condiciones, en las que pueden solucionar los problemas de su Estado, destruido, les recuerdo, en 2011 a consecuencia de una agresión absolutamente ilegal de la OTAN. Siempre hemos advertido contra los intentos de imponer a las partes libias de documentos ni acuerdos redactados sin su participación directa, ya que la inviabilidad de tal enfoque fue probada en múltiples ocasiones.

Ahora asistimos a los que ya pasó con respecto a los resultados del Conferencia de Berlín. Cuando se presentó el documento final  para la aprobación de los participantes, el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, se interesó especialmente si las partes en conflicto, en primer lugar, Jalifa Haftar y Fayez Sarraj, lo respaldaban. Se nos contestó que esta cuestión se solucionaría más adelante. Advertimos que sin el respaldo expreso de las partes libias difícilmente serán viables los acuerdos conseguidos por los actores externos. Por desgracia, así fue. Pero esto no significa que las partes en conflicto deben pronunciar declaraciones agresivas, anunciar las decisiones unilaterales y renunciar al diálogo libio.

Desaprobamos las recientes declaraciones de Fayez Sarraj, quien se había negado a hablar con Jalifa Haftar. Desaprobamos igualmente las declaraciones de éste último de que decidirá por su cuenta sobre el futuro del pueblo libio. Ninguna de las cosas ayuda a encontrar un compromiso estable, necesario para salir de esta situación.

Destacaré, para contrastar, la declaración también reciente pero que pasó, por algún motivo, desapercibida por los medios. El presidente de la Cámara de Diputados de Libia, Aquila Saleh, llamó al diálogo nacional, se pronunció a favor de que este diálogo se orientara a la creación de los organismos de poder  conjuntos, con la representación equitativa de tres principales zonas de Libia. Es justo lo que llevamos diciendo durante años: son los propios libios los que deben encontrar enfoques admisibles para ellos en cuanto a la estructuración del diálogo y la construcción del Estado. Los actores externos deben respaldar por todos los medios tales enfoques. Espero que las lecciones sacadas de los anteriores intentos resulten útiles, y  avancemos en esta dirección, la de estimular a los libios a entablar el diálogo y a buscar una fórmula compromiso.

En este sentido, no puedo dejar de mencionar que el cargo del Enviado Especial del Secretario General de la ONU para el arreglo libio lleva meses vacante. Ghasán Salamé emprendió muchos esfuerzos para cumplir con su mandato pero no se coronaron con el éxito, y dimitió. Creo que es el momento justo para que el Secretario General de la ONU, António Guterres, nombre a un nuevo Enviado Especial. Por convicción general, debería ser representante de la región africana. Hay muchos candidatos, los conocemos. Son personas experimentadas y respetadas. Exhortamos al Secretario General de la ONU a ocupar cuanto antes la vacante y nombrar al Enviado Especial para no frenar el proceso.

 

 

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Дополнительные инструменты поиска