Intervenciones del Ministro

5 diciembre 201914:58

Discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la 26a reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE, Bratislava, 5 de diciembre de 2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimado señor Presidente en ejercicio,

Estimado señor Secretario General,

Damas y caballeros:

Ante todo, quisiera agradecer a la Presidencia eslovaca su hospitalidad. Aquí, en Bratislava, en la intersección de Europa Occidental y Europa del Este, merece la pena recordar que la misión de nuestra Organización es contribuir a la seguridad común basada en la cooperación, borrar líneas divisorias, mantener y fortalecer la confianza mutua. La prioridad incondicional deber ser la aspiración a conseguir el objetivo planteado en la cumbre de Astaná de 2010: formar una comunidad de seguridad igual, integral e indivisible. Los Ministros de Asuntos Exteriores de la OTSC han aprobado hoy la respectiva declaración en que confirmaron la fidelidad a este objetivo.

Lamentablemente, no todos siguen este ejemplo. A diferencia del avance hacia la seguridad igual, observamos un avance en la dirección contraria. Se destruye la arquitectura de estabilidad estratégica. Continúa la fragmentación del espacio de seguridad. Se emprenden intentos de sustituir el sistema de Derecho Internacional con un 'orden basado en las normas' – una lista de reglamentos en el ámbito de política exterior de un pequeño grupo de Estados occidentales. Varias oleadas de expansión de la Alianza Atlántica que intentan tenazmente convertir en una 'fuente de legitimidad', el acercamiento de su infraestructura militar a las fronteras de Rusia, un incremento rápido de las capacidades militares en Europa del Este, un aumento récord de gastos de defensa acompañado con la promoción de la 'imagen del enemigo' conllevaron un crecimiento de la tensión que no recordamos desde la época de la Guerra Fría.

Es importante invertir esta tendencia peligrosa, frenar el deslizamiento hacia la confrontación. Es demandada la positiva agenda paneuropea sobre toda una gama de asuntos acuciantes – desde la lucha contra los numerosos desafíos y amenazas hasta la compaginación de los procesos de integración en Eurasia. Debido a su amplio alcance geográfico, la postura integral en relación con la seguridad, el principio de consenso y la cultura de diálogo, la OSCE puede y debe desempeñar un papel importante en la solución de estas tareas. A propósito, en el llamamiento del Presidente en ejercicio se trata de esto, lo respaldamos firmemente. 

Guiándonos por las consideraciones similares, preparamos varias iniciativas para esta reunión. Sería importante aprobar una Declaración con motivo del 75º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial y una Declaración conmemorativa propuesta por nosotros con motivo del 20º aniversario de la Carta Europea de la Seguridad dirigida a reconfirmar los principios estipulados hace 20 años promovidos, ante todo, por nuestros colegas occidentales. Ahora por una u otra razón sienten un menor respeto hacia estos principios.

Respaldamos la continuación de un diálogo estructurado con la participación de expertos militares y sin politizar el proceso. Consideramos que el diálogo es una medida importante de fortalecimiento de la confianza, especialmente en las condiciones cuando se rompieron los contactos entre los militares de Rusia y la OTAN. Quedan sin respuesta las propuestas rusas en relación con la reducción de la tensión en la línea divisoria entre Rusia y la Alianza Atlántica. No hay reacción tampoco a un mensaje abierto de los Ministros de Asuntos Exteriores de la OTSC dirigido a sus colegas de la OTAN. En la situación cuando, en vez del diálogo, afrontamos una 'disuasión' agresiva de nuestro país no vemos algún sentido de discutir la modernización del Documento de Viena de 2011.

La OSCE debe desempeñar un papel más importante en la lucha contra el terrorismo y la amenaza de drogas. Hemos preparado borradores de las respectivas decisiones. Esperamos que sean estudiados de forma constructiva.

Destacamos que la Presidencia y los Estados partes estudiaron bien los proyectos en el ámbito de cooperación energética e innovación digital. Es necesario prestar más atención a la segunda 'cesta'.

Las capacidades de la OSCE gozan de una demanda especial para resolver problemas humanitarios agudos. Recuerdo que en Letonia y en Estonia se conserva un fenómeno vergonzoso de 'no ciudadanía'. En Ucrania el idioma ruso en que habla la mayor parte de la población se somete a una burda discriminación. Continúa la persecución de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana canónica.

Varios países violan burdamente los compromisos asumidos de garantizar la libertad de medios de comunicación y el acceso igual a la información. Muestran la intolerancia a las posturas alternativas.

La agenda incluye el cumplimiento de nuestras decisiones tomadas hace cinco años de aprobar declaraciones en defensa de los cristianos y los musulmanes.

Son acuciantes los esfuerzos anticrisis de la OSCE. Respaldamos la actividad de la Misión de Observación Especial de la OSCE en Ucrania. Esperamos la publicación de informes sinceros de la Misión sobre las víctimas y destrucciones de la infraestructura civil en Donbás. Esperamos que la cumbre del Cuarteto de Normandía a celebrarse en París dé impulso al cumplimiento del Paquete de Medidas de Minsk. El elemento principal de arreglo sigue siendo el diálogo directo de Kiev con Donetsk y Lugansk, no se puede evitarlo.

La situación complicada en los Balcanes exige una elevada atención. La presencia de los representantes de la OSCE in situ no debe usarse para resolver las tareas de integración euroatlántica de los países de la región. Son inadmisibles cualesquiera acciones en nuestra Organización que violen la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Es importante recordar que la actividad de los órganos ejecutivos de la OSCE, incluidas sus instituciones, debe llevarse a cabo para el bien de todos sus países participantes. Se puede descubrir las capacidades creativas a gran escala que tiene la OSCE sólo en caso de manifestar la fidelidad a los principios de respeto mutuo y equilibrio de intereses.

En conclusión, quisiera desear éxitos a Albania que asume la presidencia rotatoria de la OSCE.

 

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda