8 octubre 202119:04

Discurso introductorio y respuestas a las preguntas ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante el encuentro con miembros de la Asociación de Empresarios Europeos en Rusia, Moscú, 8 de octubre de 2021

2011-08-10-2021

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimadas damas y caballeros:

Estoy encantado de celebrar un nuevo encuentro con miembros de la Asociación de Empresarios Europeos en Rusia. Es una tradición anual. Nos reunimos hace casi un año, el 5 de octubre de 2020. Pese a la pandemia, sostuvimos el encuentro en régimen presencial y on-line. Esta regularidad refleja nuestro interés recíproco en que los empresarios europeos se sientan cómodamente en la Federación de Rusia y contribuyan a fomentar nuestras relaciones que dejan mucho que desear. La degradación ha adquirido un carácter crónico. Los últimos siete años se convirtieron en un periodo de oportunidades perdidas, si tomamos en su conjunto las relaciones entre Rusia y la Unión Europea.

La única propuesta constructiva adelantada en los últimos meses es la iniciativa promovida por la Canciller de la RFA, Ángela Merkel, y el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, de convocar urgentemente la cumbre Rusia-UE, iniciativa que constituye un imperativo de la vida. Esta iniciativa se enmarañó en una lógica absurda al afirmar algunos miembros de la UE que semejante cumbre sería poco menos que un “regalo” a la Federación de Rusia. No necesitamos tales regalos, no los esperamos de nadie. En es la finalidad en aras de la que existimos y trabajamos.

No alimentamos demasiadas esperanzas, pues comprendemos que la situación actual se ha degradado demasiado. Nadie podrá invertirla en un santiamén. La confianza resultó ser demasiado socavada a raíz de varias medidas unilaterales adoptadas por Bruselas. Consideramos importante no agravar esta situación, ya de por sí seria, abstenernos de introducir nuevos factores irritantes y destructivos que no harían sino nutrir la inercia negativa de los últimos años. Lo ideal sería hallar los puntos de convergencia en los ámbitos donde nuestros intereses coinciden. La cooperación empresarial, los proyectos conjuntos en el ámbito de los negocios, las inversiones recíprocas, el comercio, estas son las áreas en evidentemente existen tales posibilidades.

A pesar de toda clase de sanciones que espolean nuestros colegas en Bruselas, somos vecinos cercanos. La geografía no deja de ser geografía. Seguimos siedo importantes socios económicos. Se ha producido cierta recesión provocada por la pandemia, pero, según los datos que obran en mi poder, en los primeros siete meses de este año, los intercambios comerciales superaron los 150 mil millones de dólares USA y, en comparación con el periodo análogo del año pasado, aumentaron casi en el 40%. En Buena medida esto se debe a los indicadores bajos del año pasado provocados por las restricciones que supuso el coronavirus. Ello no obstante, estamos avanzando y deseamos mantener esta tendencia. En aras de ello importa no sólo mantener los contactos y diseñar los  correspondientes proyectos, sino que evitar las barreras adicionales, la politización de los vínculos comerciales e inversionistas, la competencia desleal.

Lamentablemente, esta finalidad no siempre se logra. Todo lo contrario, la recesión económica provocada por la pandemia que, al parecer, objetivamente requería aunar los esfuerzos para salir cuanto antes de la crisis, es aprovechado por algunos para recrudecer la postura de la Unión Europea hacia las relaciones con terceros países en el comercio, la economía, diversos sectores clave. Se recurre cada vez más a las medidas restrictivas. Nadie disimula que se están elaborando nuevos instrumentos proteccionistas.

Estamos convencidos de que es una postura errónea. Es importante que busquemos juntos nuevos referentes de crecimiento que contribuyan al retorno de nuestras economías a una  senda de desarrollo sostenible en la época postcovid. Nos pronunciamos por una cooperación pragmática teniendo en cuenta las necesidades reales derivadas de las tareas del desarrollo socioeconómico de Rusia y los países europeos cuyos empresarios están presentes en esta sala.

Tenemos intereses comunes en los ámbitos clave de los que va a depender la futura evolución de nuestra civilización, tales como el cambio climático y, en general, el uso de fuentes de energía renovables en la economía, la sanidad, la digitalización, las altas tecnologías. Se ha atesorado determinada experiencia positiva en estas áreas. A nivel político, se confirmó la comunidad de nuestros intereses en estos ámbitos, incluyendo después de la visita realizada en febrero pasado a Moscú por el Alto Representante de la Unión Europesa Para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell. Hemos de avanzar más concretamente en estos derroteros dando muestras de respeto recíproco sin tratar de imponer su punto de vista, pero buscar un estable equilibrio de intereses. Tenemos esta voluntad política. Estamos interesados en restablecer contactos regulares, sistémicos en todos estos derroteros.

En la sanidad cooperamos con la Agencia Europea de Medicamentos para registrar “Sputnik V”. Hemos avanzado bastante en esta labor. Ahora nos encontramos en la etapa del denominado ‘examen pericial gradual’. Importa resolver todas las cuestiones relacionados con el registro, el reconocimiento recíproco de las vacunas a base de un diálogo profesional entre los  especialistas en los ámbitos de la sanidad, la sanitaría y la epidemiologia. Los políticos no deben poner trabas sino prestar toda clase de concurso a nuestro diálogo profesional.

Mantenemos contactos regulares en relación con el tema del cambio climático, incluyendo en el contexto de los preparativos para el encuentro en Glasgow en la 26 sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Nos preocupa el mecanismo de ajuste del carbono en los límites anunciado por la Unión Europea que se está desarrollando intensamente. La Comisión Europea publicó el proyecto de su reglamento hace tres meses. Según expertos, tanto nuestros como los de otros países, el uso de este instrumento podría suponer gastos adicionales entre los operadores económicos, y no sólo entre los socios de la Unión Europea, sino también dentro de la propia UE. De este modo, quedarían limitadas las capacidades financieras de los operadores económicos para una activa aplicación de fuentes de energía renovables.

Es menester sopesarlo todo minuciosamente para que luego este instrumento no sea utilizado para el proteccionismo climático. He leído  una extensa entrevista concedida por el Embajador de la Unión Europea en la Federación de Rusia, Markus Ederer. Pensé que participaría en el encuentro de hoy, pero, por lo visto, no tuvo tiempo. Ha ofrecido una amplia entrevista abundante en cuestiones y tesis interesantes que caracterizan la mentalidad de Bruselas en relación con etapa actual de nuestros vínculos y las formas de restablecerlos. Es un serio tema aparte. Algunas afirmaciones me han provocado extrañeza. Con respecto al mecanismo de ajuste del carbono en los límites Markus Ederer manifestó con toda claridad que, cuando se ponga a funcionar, corresponderá a los requisitos del Acuerdo de Paris y a los compromisos asumidos por la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio. Son palabras acertadas, pero queremos que se traduzcan en hechos. Y para que se haga realidad lo que promete Markus Ederer, hace falta dialogar. Si nos dicen que lo saben todo, que lo decidirán todo para que todo salga bien, no es el método apropiado para resolver semejantes problemas cruciales.

El sector energético guarda una estrecha relación con la agenda climática. En 2014, Bruselas congeló todos los diálogos sectoriales, incluido el energético. Pero nuestros contactos ad hoc en esta área  no cesan. En todo caso, la Unión Europea sigue siendo el mayor consumidor de hidrocarburos rusos.

No voy a explayarme mucho sobre el Nord Stream 2. Estos días, el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin,  convocó una amplia reunión en la que expuso con el lujo de detalle nuestras apreciaciones del significado de este gasoducto, así como de la situación actual con los precios de hidrocarburos. Tanto el Nord Stream 2 como el Turkish Stream transportan gas a los países de la Europa Central y del Sudeste. Son proyectos inicialmente concebidos, conciliados, aprobados y ejecutados para diversificar las fuentes de suministro de energía, aumentar la seguridad energética del continente europeo.

Promovemos con algunos países comunitarios la cooperación en materia de uso de la energía atómica con fines civiles. En general, a nivel político, en la Comisión Europea, en Bruselas la cooperación energética con países concretos miembros de la UE no se estimula no se apoya, suavemente dicho. Lo lamentamos. En la situación actual caracterizada por una drástica alza de precios de hidrocarburos, sobre todo de gas natural y la electricidad en los países de la UE, resulta evidente que en esta esfera hemos de mantener una cooperación más estrecha y sistémica.

Algunos políticos y medios en Europa, siguiendo los pasos de nuestros colegas estadounidenses, pretenden responsabilizar a Rusia por todo lo ocurrido. Quiero volver a llamar la atención de ustedes a la alocución del el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, donde se explica muy detalladamente. Quisiera recordar por enésima vez que Gazprom sigue suministrando gas a Europa a tenor del contrato a largo plazo. Gazprom cumple todos los compromisos estipulados e incluso los supera. Estamos dispuestos a ayudar a Europa a superar esta crisis. Pero Europa también ha de dar los pasos correspondientes. Cuando el Embajador de la UE en Moscú, Markus Ederer, sugiere categóricamente que Gazprom debe pensar en su reputación en la tesitura actual, a mi modo de ver, sería importante que piensen en su reputación aquellos que contribuyeron a generar esta situación. No tomaron en consideración ni las condiciones meteorológicas, ni las capacidades de las fuentes de energía renovables ni las perspectivas de ponerlas en explotación en determinado lapso de tiempo. No olvidemos que cuando se tendieron el Nord Stream 1 y el Nord Stream 2, la Comisión Europea hizo todo lo posible por extender a posteriori los requisitos del Tercer Paquete Energético de la UE a estos gasoductos a despecho de la opinión oficial de los juristas de la UE quienes insistían en retirarlos del Paquete, ya que todas las inversiones se habían hecho antes de que hubiera sido aprobado. Fue una de las causas de que la capacidad del Nord Stream 1 se utiliza sólo al 50%. Según entiendo, lo mismo pasará con las capacidades del Nord Stream 2, si su registro y extensión de autorizaciones concluyen felizmente.

No olvidemos una causa de la situación actual como las fortísimas presiones ejercidas estos años últimos, sobre todo durante la Administración de Donald Trump, también sobre la RFA, a la que obligaban a renunciar a las compras del gas ruso suministrado por gasoductos y en vez de ello construir terminales para el gas natural licuado estadounidense. Sé a ciencia cierta que cuando los alemanes le dijeron a Washington que esto haría crecer el precio de gas para el consumidor final, los estadounidenses contestaron: sí, el precio será más alto, porque los gastos son mayores. Pero Alemania es un país rico y a costa del presupuesto federal podrá compensar a sus consumidores en los sectores doméstico e industrial los gastos en que incurran. Después de que persuadieran a muchos países para construir estos terminales, ahora, en plena crisis, todo el gas licuado estadounidense se suministró a Asia y América Latina. ¿Acaso no es un factor que influyó en la  situación actual? ¿Por qué nadie lo dice franca y honestamente?

Nos pronunciamos por la seguridad energética colectiva. Para lograrla es preciso “poner sobre la mesa” todas las preocupaciones, los factores que agravan la situación y generan tensiones, buscar el equilibrio de intereses. De otro modo no conseguiremos nada.

EEUU no disimula y dice expresamente que la cooperación con Rusia contradice los intereses de seguridad energética de Europa. Washington quiere indisponernos en este ámbito, reducir nuestra interdependencia. Europa depende en el 35% del gas ruso, pero también nosotros dependemos considerablemente de los compradores del gas. Se trata de tuberías que no se pueden invertir o transformar en algo distinto,

Para incrementar rápidamente los suministros del gas (por cierto, también es un factor que ha de tomarse en consideración al contestar a la pregunta de por qué los rusos no suministran inmediatamente al mercado volúmenes adicionales del gas), primero hay que suscribir los correspondientes contratos (pues no se trata del precio para entrega inmediata), luego extraerlo (el gas no se extrae, si no hay compradores y ruta), reservar las rutas. Hemos de evitar la politización y pensar en que nuestros ciudadanos pueden realmente resultar afectados debido a los fallos cometidos por los gobiernos y las correspondientes empresas en materia de suministro de energía y, en general, de seguridad energética.

Tenemos buenas perspectivas para entablar la cooperación en el área del combustible de hidrógeno. Existen promisorios proyectos climáticos a los que podrían adherirse entidades rusas y extranjeras. Los operadores económicos que planean invertir en los proyectos climáticos y en el desarrollo de fuentes de energía renovable en general, o sea, en los dominios que todos, incluidos nuestros socios occidentales, consideran prioritarios, deben tener un libre acceso a los instrumentos financieros internacionales y no ser objeto de ilegitimas restricciones unilaterales. De lo contrario, socavamos las capacidades de los que están dispuestos a invertir en el futuro de la economía mundial.

Las potencialidades de Rusia y la Unión Europea en las esferas energética y climáticas son realmente grandes. Importa aprovecharlas debidamente. Si nos guiamos por los principios de igualdad en derechos, pragmatismo, toma en cuenta de los objetivos rasgos específicos de cada cual y buscar el equilibrio de intereses, entonces avanzamos por una senda acertada. Confío en que vuestra Asociación irá contribuyendo a ello.

Evidentemente, la geografía no es susceptible de cambiar. La interdependencia económica de Rusia y la Unión Europea está a la vista. Rusia es parte de la gran Europa, al tiempo que la Unión Europea no incluye toda Europa. En reiteradas ocasiones planteamos y quisiéramos volver a confirmar que estamos dispuestos a mantener un diálogo constructivo sobre todos los temas sin excepción, pero un diálogo equitativo y no basado en el principio “discípulo – maestro” o “guía – guiado”. Lamentablemente, precisamente así hasta ahora tratan de hablar con nosotros los colegas de Bruselas. Cualquier interacción tiene que ser necesariamente una “calle de doble sentido”. Si en todos nosotros prevalece el sentido común (me refiero a nosotros y a los Estados comunitarios), entonces podremos diseñar un nuevo modelo de las relaciones, eficaz, equilibrado que responda a las realidades de la época contemporánea. Esto no hará sino reforzar las ventajas conjuntas en un mundo altamente competitivo, ventajas que tienen gran valor.

Cuando realmente se forma una multipolaridad global, el centro de desarrollo mundial se desplaza del Euroatlántico a Eurasia (les recuerdo que es Europa y Asia, y geográficamente, la Unión Europea es parte de Eurasia), estamos interesados en que todos los países y organizaciones ubicados en este enorme continente pasen a ser parte de Eurasia también en el plano geoeconómico. Este es el objetivo que persigue la propuesta del Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin: contribuir a la formación de la Gran Asociación Eurasiática no mediante unas iniciativas  artificialmente impuestas sino conjugando los esfuerzos naturales que ya se están emprendiendo, aprovechando los procesos integracionistas que se están desarrollando en el seno de la Unión Económica Eurasiática (UEEA), la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que establece vínculos cada vez más estrechos con la UEEA y la OCS, tomando en consideración proyectos como la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Dicho proyecto lo promueve la RPC y en relación con el mismo ya se conciertan convenios especiales entre la UEEA y Pekín. Cuando promovemos, anunciamos, esclarecemos esta iniciativa, siempre recalcamos que invitamos no sólo a estas organizaciones sino a todos los demás  países, incluyendo aquellos que no integran ninguna asociación, a participar en estos esfuerzos por conjugar los procesos integracionistas, generar las ventajas comparativas conjuntas para competir en los mercados mundiales. Estamos seguros de que la Unión Europea podría salir beneficiado al sumarse a estos esfuerzos sin perder su identidad, porque ni la UEEA ni la OCS ni menos aún la ASEAN quieren perder su identidad. Se podría unir los esfuerzos en las áreas donde los mandatos y tares de estas organizaciones coincidan. Y estas áreas son muy numerosas. Se podría empezar a pequeña escala. La Comisión Económica Eurasiática y la Comisión Europea establecieron contactos sobre temas de reglamentación técnica y otros asuntos corrientes.

La tarea consiste en entablar el diálogo también sobre cuestiones estratégicas de desarrollo de las asociaciones integracionistas, del fomento económico de nuestra enorme región de importancia clave para el desarrollo sucesivo del mundo. Cuanto más concretos sean nuestros esfuerzos por crear unas condiciones favorables al máximo para hacer negocios en pie de reciprocidad, cuanto mejor aprovechemos estos proyectos potencialmente importantes y mutuamente ventajosos para el ascenso de nuestros países, también para mejorar el bienestar de la población, tanto mayor estrechas serán nuestros vínculos recíprocos, tanto mayores serán las oportunidades de lograr los objetivos anunciados hace tiempo sobre la formación del espacio común de prosperidad y seguridad desde Lisboa hasta Vladivostok y, tal vez, hasta Jakarta. En el plano histórico, las perspectivas son muy serias.

***

Nos vemos obligados a dedicarnos al desarrollo local de la industria, a la sustitución de las importaciones, pero al fin de cuentas es una actividad útil.

Teníamos la esperanza de que se habían formado entre Rusia y la Unión Europea cuatro espacios comunes cuya creación se había basado en cuatro Hojas de Ruta. El control y las directrices políticas eran abordados en las Cumbres Rusia-UE celebradas dos veces al año. Se estaba poniendo en práctica un proyecto muy importante, asociación en aras de la modernización. Al contarse con una desarrollada red de interacción, de desarrollo económico compartido, de planificación de las actividades inversoras, se ejerce periódico control político, al contarse con la anunciada asociación estratégica que se plasma en los mencionados campos, por supuesto nuestra economía, política y proyectos científicos estaban orientados a la unión, más que a actividades realizadas por separado. Todo ello se vino abajo en un instante. Permita que vuelva a recordar que no ocurrió porque “hubiéramos hecho alguna gamberrada, como si de colegiales se tratara”, sino porque la UE fracasó en febrero de 2014 en su calidad de garante de la salida de la crisis ucraniana. La oposición demostró una actitud al máximo despectiva hacia las garantías de la UE, las pisoteó de hecho y se quedó con el poder. Lo comentó el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin.

Se hizo, por supuesto, con el beneplácito de Washington y con el tácito consentimiento y más tarde, apoyo, de la Unión Europea. Y a Rusia la UE la “castigó” por defender los derechos de los habitantes de Crimea que estaban a punto de ser cazados, puesto que se habían enviado a la región escuadrones de neonazis que procedieron al asalto del edificio del Consejo Supremo de Crimea. Conocen los hechos. Sin embargo, Rusia quedó “castigada” precisamente por eso, es decir, por su propia impotencia ante el golpe de Estado perpetrado en Ucrania, en el mejor de los casos. Y, en el peor de los casos, se nos “castigó” porque la Unión Europea consideró más beneficioso aceptar a las nuevas autoridades ucranianas como socios y amigos. Es una actitud que seguimos presenciando hasta hoy.

Lamentamos profundamente tener que decir adiós a las ventajas que suponía en todos los sentidos nuestra asociación estratégica con la UE, se veían beneficiadas por la misma la industria, la agricultura, las finanzas, los contactos entre la gente. Se estaba acercando a la introducción del régimen de exención de visado. Dicho sea de paso, la Unión Europea rechazó la introducción del régimen de exención de visado e incluso del régimen de exención parcial de visado, haciendo caso a nuestros vecinos, los Países Bálticos, Polonia que subrayaban que sería otro regalo para la Federación de Rusia que no se lo merecía. Por lo tanto, había que introducir tal régimen primero para Georgia, Ucrania y Moldavia. Lo recordamos bien, fue antes de que tuvieran lugar los acontecimientos en Ucrania.

Nos dimos cuenta de que una potencia como la Federación de Rusia no podía permitirse el lujo de confiar en los campos estratégicos de la economía, del complejo industrial militar y de la seguridad en los suministros de tecnologías y componentes por países que de un día para otro podían introducir sanciones contra nosotros. Hasta aquel momento habíamos fabricado junto con Ucrania y muchos países de la UE diferentes productos, también de uso militar. Había existido este tipo de cooperación productiva. Ahora todo está pasando a formar parte de la Historia. Estaríamos dispuestos a recuperar la antigua cooperación, pero no tenemos garantías algunas de que en un momento dado, al desear los rusófobos de la UE imponernos otro castigo, no recurran al principio de la solidaridad y el consenso dentro de la UE, para introducir nuevas sanciones contra nuestro país. Incluso ahora, cuando no ocurre nada, se ha procedido a imponer sanciones por no ser devuelta Crimea. Hay que ser un político completamente “vacío de contenido” para ni siquiera declarar que es necesario “poner fin a la anexión de Crimea”. Ya se lo he explicado a nuestros interlocutores y el Presidente de Rusia comentó la situación en numerosas ocasiones. Si tuvo lugar la anexión, ¿por qué la UE castigó a los habitantes de Crimea? En caso de “anexión” a la población no se le suele preguntar: son introducidas las tropas que se hacen con el control del territorio. La UE, sin embargo, castiga a los habitantes de Crimea: no les es expedido el visado Schengen. Y, si nosotros tenemos razón que la tenemos, y no fue ninguna anexión, sino libre voluntad de los habitantes de Crimea, están todavía peor las cosas, porque en este caso los habitantes de la península son castigados con la no expedición de visados Schengen por sus creencias políticas. Es una actitud prohibida por todos los convenios firmados con “sangre” por los países miembros de la UE y muchos otros países. No se ofendan, pero incluso de tener nosotros vínculos seguros con empresas concretas, no hay garantía alguna de que vuestros Gobiernos siempre les permitan cooperar con Rusia.

La Vez pasada cité el ejemplo de la cooperación del Grupo de construcción de automóviles GAZ con la empresa sueca Quintus Technologies AB. Desde el año 2009 la parte rusa compraba piezas de repuesto para las prensas utilizadas para fabricar las carrocerías. Y en 2020 el regulador sueco manifestó que retiraba el permiso de exportaciones, porque las prensas que compraba el Grupo GAZ eran de doble uso. Yo lo comento a ustedes y espero que puedan captar el mensaje. Comenté el asunto en dos ocasiones a mi homóloga sueca, Ann Linde, que acudió con una visita a Moscú en febrero de 2021. Más tarde nos reunimos en Islandia. No hubo ninguna reacción. El Grupo GAZ le propuso a Quintus Technologies AB firmar otro contrato que estipulara medidas de verificación. Es decir, los inspectores podrían venir directamente a las fábricas de automóviles, para cerciorarse de que las prensas en cuestión únicamente eran utilizadas para la fabricación de carrocerías. La parte sueca lo rechazó. El regulador nacional no le expidió el permiso de exportaciones y no creo que llegue a ocurrir, según todo parece indicar. Es un ejemplo de como un detalle minúsculo se convierte en motivo de juegos políticos: durante 11 años se cooperó sin que hubiera ninguna sospecha de que las prensas hidráulicas se usaban para fabricar “submarinos hipersónicos” y de repente se llegó a sospechar.

En cuanto a las vacunas, sé que en estos momentos por encargo del Presidente de la Federación de Rusia el Ministerio del Interior está elaborando un concepto transparente y abarcador sobre cómo organizar la entrada en el país y la salida del mismo. Queremos que los procedimientos sean transparentes. El proceso está en marcha y se tardará un par de meses seguro. Sin falta haremos llegar sus preocupaciones al grupo interministerial encargado del asunto. Estamos interesados en que los representantes de los círculos empresariales se sientan cómodos. De modo que el apoyo en la esfera de visados debe formar parte del atractivo inversor de la Federación de Rusia. Lo entendemos de sobra. Se llegó a temer que sería limitada la entrada en Rusia. No será así, mantendremos los 90 días de estancia a lo largo de cada 6 meses durante 1 año. Rusia asumió el pertinente compromiso en función del Acuerdo con la UE firmado en 2006.

En cuanto a los requisitos relacionados con el confinamiento de 14 días de duración y la necesidad de presentar el PCR, el certificado de vacunación o de haber pasado el COVID, todo está cambiando permanentemente, al igual que los requisitos elaborados para personal de alta calificación. Se ha formulado la propuesta, por ejemplo, de que ciudadanos de los países con los cuales el Gobierno ruso reanuda la circulación aérea gocen de un régimen más ventajoso que una cuarentena de 4 días de duración. Les aseguro de que la situación es muy cambiante. En estos momentos estamos presenciando un brote considerable de casos de coronavirus COVID19. El Centro coordinador de la lucha contra el coronavirus dispone de potestades para encargarse de que la situación sanitaria y epidemiológica se caracterice por la mayor seguridad posible. Nosotros, al representar al Ministerio de Asuntos Exteriores, haremos cuanto está a nuestro alcance para facilitar los contactos entre los círculos empresariales.

Pregunta: En nombre de la Asociación de empresas europeas y en mi propio nombre me gustaría decir que tenemos claras las dificultades del momento. Sin embargo, la posibilidad de mantener diálogo directo con usted tiene para nuestros miembros y para nosotros un valor difícil de subestimar.

Entendemos perfectamente que la seguridad epidemiológica representa la prioridad absoluta no solo para Rusia, sino para todos los países del mundo. Hay numerosos empresarios extranjeros, profesionales de alta calificación que se vacunaron en Rusia con Sputnik V y otra vacuna registrada en la Federación de Rusia. Creemos que, al volver de Alemania, Italia o cualquier otro país, aportando los resultados de la prueba PCR y el certificado de vacunación con Sputnik V, los ciudadanos de los países europeos no presentan para la seguridad epidemiológica de los países de la UE un peligro mayor que el presentado por cualquier ciudadano ruso que también se haya vacunado con Sputnik V y esté entrando en uno de los países de la Unión Europea. El reconocimiento mutuo de las vacunas representaría un importante paso y podría estimular la vacunación. Es que de momento el nivel de inmunidad de grupo no es suficiente todavía. Sería de gran utilidad que quedara de manifiesto que la vacunación tiene sus ventajas y que los extranjeros también apoyan la vacuna rusa.

Continuando con el tema de la migración, estamos un poco preocupados por una novedad, por un proyecto de Ley relacionado con la futura Estrategia de la Federación de Rusia en la esfera de la migración. En su primera redacción no se hacía mención alguna de los profesionales de alta calificación. Sabemos que hoy se está considerando otra redacción y que se han introducido cambios.

Mantenemos un estrecho contacto con el Ministerio del Interior, puesto que este proyecto es un asunto de su incumbencia. Sin embargo, creemos que el sistema que engloba a profesionales de alto nivel es historia de éxito total y un importante componente del atractivo inversor de Rusia. Permite hacer que los procedimientos en la esfera migratoria sean cómodos para los inversores extranjeros, también desde la perspectiva internacional. Si se desea simplificar la entrada en la Federación de Rusia para otras categorías de extranjeros, no tenemos nada en contra. Lo que nos gustaría es que no hubiera “retroceso” en dicho campo, ni en el control médico ni en los posibles registros de empresas extranjeras que quieran aprovechar los recursos laborales.

Entendemos que hubo casos de abusos, pero sería algo completamente de otro campo. Nuestra postura consiste en que la lucha contra estos problemas no debe afectar a aquellos inversores extranjeros concienzudos que usaron de buena voluntad dichas ventajas, de gran valor para nosotros.

Respuesta: Estoy completamente de acuerdo con usted. Estamos trabajando para mantener el instituto de personal de alta calificación. Sabemos que se han formulado propuestas de no empeorar las cosas, de mantener la posibilidad de entrar para el plazo de 3 años acompañados por los familiares. Creo que esa opción debe conservarse. Estamos abordando con el Ministerio del Interior la posible introducción de una prueba de 3 meses de duración, pero podría ser exagerado, por otra parte.

Estoy de acuerdo con usted: siempre habrá abusos, en cualquier país y en cualquier esfera. El ser humano es así. Hay personas que siempre buscarán aprovecharse de la situación, pero para combatirlo habría que tomar las medidas necesarias de mantenimiento de orden público y estar pendientes de las infracciones, evitando prohibiciones totales. Estoy con usted en eso.

En cuanto a los comentarios concretos, tomamos nota de todos ellos. Al término de esta reunión hablaré con el Presidente de Gobierno de la Federación de Rusia, Mijaíl Mishustin, y con la Jefa del Centro Coordinador para la lucha contra la propagación del coronavirus COVID19, Tatiana Gólikova.

Se dan casos graciosos también. Así, por ejemplo, los diplomáticos franceses que trabajan en Rusia están vacunados con Sputnik V, por lo que pueden viajar a la mayoría de los países. Mientras que nuestros diplomáticos que trabajan en París y están vacunados con Sputnik V no pueden ir a ninguna parte, ni en un restaurante pueden entrar. San Marino es un pequeño país que se vacunó entero con Sputnik V. Incluso reciben a turistas italianos que vienen a vacunarse. Los ciudadanos de San Marino pueden entrar sin problemas en Italia aportando su certificado de vacunación, y desde Italia pueden dirigirse tranquilamente a otros países. En agosto estuve en Roma y le pregunté sobre eso a mi homólogo Luigi Di Maio. Me dijo que se lo habían pensado y lo más probable era que prohibirían en próximo noviembre la entrada a los habitantes de San Marino. Otra vez estamos ante la lógica al revés.

Pregunta: Su apoyo en este sentido es muy importante para nosotros. Volviendo a asuntos más globales, ha comentado ya todos los problemas que existen en este momento en las relaciones entre Rusia y los países de la Unión Europea. Muchos comentarios están dejando claro que estamos retrocediendo en el tiempo hasta alcanzar el nivel de la Guerra Fría. ¿Es posible que nuestro objetivo principal de la actualidad sea evitar el peor de los guiones, es decir, los conflictos armados? Porque si enfocáramos este tema a través de la perspectiva del siglo XIX, recordaríamos que entre los intelectuales rusos del momento se planteaban dos preguntas. Eran ¿De quién es la culpa? y ¿Qué hacemos? Recordará que el año pasado hicimos esta misma pregunta de ¿Quién podría ser el primero en dar el paso? La hicimos también a los representantes de la Unión Europea. Se la volvemos a hacer a usted, ¿qué forma podría tener este primer paso?

Respuesta: Desde 2014, momento en el cual la Unión Europea anunció que interrumpía todas las actividades conjuntas, es decir, canceló las Cumbres y las reuniones planificadas para después de las mismas, en cerca de 30 ocasiones hicimos llegar a Bruselas propuestas concretas sobre cómo salir del atolladero. Estaban relacionadas tanto con sectores concretos como con el panorama general de las relaciones bilaterales. En varias ocasiones lo hicimos a otros niveles, aprovechando, entre otros factores, mis reuniones con Josep Borrell. No sale nada. Si no me equivoco, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ocupe quien ocupe este cargo, sea Federica Mogherini o Josep Borrell, no dispone de mucha libertad de acción. Cada vez que se reunían o se reúnen conmigo, sacan de una carpeta un texto escrito y, salvo para añadir algún adjetivo, no se apartan de él. No soy crítico al respecto, es un hecho, la realidad que se vive en la UE. Y hemos de gestionar de alguna forma la situación. No es de nuestro agrado, puesto que hay demasiados proyectos prometedores y de mutuo beneficio que se quedan al margen de nuestra interacción, hay demasiadas cosas útiles sacrificadas en este juego geopolítico por los rusófobos que lo único que buscan es crearle problemas a la Federación de Rusia. Se convierten en una herramienta de la competencia desleal, porque recurriendo al argumento de la lucha contra regímenes autoritarios y contra las manifestaciones del expansionismo ruso se puede aspirar a debilitar al rival. Lo tenemos muy claro.

Sin embargo, al preguntar usted de quién debe ser la iniciativa, le insisto en que, como ya he dicho, la parte rusa formuló cerca de 30 propuestas. Casi todas ellas quedaron sin respuesta y las que recibimos parecían más una “respuesta protocolaria”. A modo de respuesta la Unión Europea propone que Rusia cambie su comportamiento, confiese sus pecados, “cumplir” los Acuerdos de Minsk. Este último requisito es uno de los cinco principios formulados por Federica Mogherini, cesar la anexión de Crimea. Si son políticos que se precian, deberían estudiar con mayor profundidad la Historia de Rusia y el Derecho Internacional en general, de demostrar sus experiencias políticas. Entiendo que la Comisión Europea tenga un procedimiento bastante especial de selección de candidatos, pero todos vienen del mundo de la política. Descarto que puedan fallar en entender lo absurda que es la situación.

En pasado febrero estuvo en Moscú el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell. Dijo honestamente que la UE tenía su propia postura con respecto a Alexei Navalny, Crimea, Donbás que él no podía cambiar. Le indiqué que nosotros también teníamos nuestra postura al respecto y, en caso de formular él, la postura de la UE, me vería obligado a formular la postura de la parte rusa, a pesar de que sería un intercambio de opiniones inútil, porque no daría ningún resultado, sobre todo, hecho en público. La postura de la UE que debe hacer pública Josep Borrell y demás políticos consiste en llamarle a Rusia la atención de manera pública para que todos estén contentos. Les parece que ello les dará la razón a los pequeños, pero muy agresivos miembros de la UE que hicieron la rusofobia parte de la política de sus Estados. Pese a todo, llegamos con Josep Borrell a fórmulas de compromiso sobre el clima, la “economía verde”, los proyectos científicos y tecnológicos y la sanidad. En la rueda de prensa manifestamos estar dispuestos a cooperar en los mencionados campos. Hay algunos contactos en la esfera de sanidad, en lo tocante al clima se está conversando en el marco de negociaciones universales. Podrían añadirse para el beneficio de las partes las consultas bilaterales entre Rusia y la UE, por nuestra parte estamos dispuestos a recuperarlas.

Podría citar un buen ejemplo, ya lo he comentado en público. Nos reunimos con el señor Borrell en Nueva York, en los márgenes de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Dijo que era necesario hacer una señal de que Rusia tenía en cuenta los intereses de la Unión Europea. Le pregunté ¿Y por qué no al revés? Porque cuando el señor Borrell visitó Rusia, estábamos orientados a que su visita tuviera resultados positivos. Es que la UE nos consulta de buena gana en asuntos relativos a la política exterior y en temas de su interés. Formulamos una iniciativa que a nuestro modo de ver era impecable: hacer una declaración sobre el arreglo en Oriente Próximo. La UE y Rusia forman parte del “cuarteto de mediadores internacionales”, junto con EEUU y la ONU. Las posturas de Rusia y la UE son las que más parecido tienen: creemos que debe haber dos Estados y que hace falta cumplir las decisiones tomadas. Redactamos un par de paginitas, la declaración conjunta de Josep Borrell y de Serguéi Lavrov. Creíamos que iba a ser una buena señal de que podíamos llegar a una fórmula de compromiso. Antes de la llegada de la delegación del señor Borrell se nos dijo que no saldría aprobar la declaración en cuestión. Al sentarnos a la mesa de las negociaciones, pregunté cuál era el problema. Resultó que nadie quienes trabajan con Borrell le había enseñado el documento ni comentado nuestra propuesta. No me inclino por señalar que se había hecho a propósito, pero estamos ante un trabajo irresponsable y falto de profesionalidad. Un proyecto es presentado para la aprobación a nivel de Ministros y no se le informa al señor Borrell.

En Nueva York el señor Borrell habló de dar una señal. Los franceses, por ejemplo, están preocupados por la decisión de Rusia de enviar militares a Mali. Yo expliqué que se trataba de una empresa de seguridad privada contactada por las autoridades malienses, en concreto, por el Presidente y el Primer ministro del Gobierno interino. Se debe a que los franceses están retirando o reduciendo su contingente en el país. Son cosas suyas, no les pagamos nosotros a estos militares. Es una empresa privada que tiene sus proyectos comerciales y sus principios. Sin embargo, el señor Borrell dijo que África está lejos y que Europa “se plantó allí primero”. Europa quiere llevar la voz cantante en África y Rusia no será bienvenida allí. Al mismo tiempo, Europa está presente en Asia Central, en Cáucaso Sur, en el Ártico, en todos estos sitios esta sin falta Europa. Ni falta que hace mencionar su presencia en las repúblicas europeas que son vecinas de Rusia. Aplicar el principio “estáis lejos y eso es nuestro” es propio de la Edad Media, pero se nos fuerza a hacerlo. Siempre nos hemos pronunciado por buscar posturas comunes con respecto a terceros países.

Cuando los europeos inventaron la Asociación Oriental en 2009 dijimos que era su proyecto y su derecho. No podemos prohibir a nadie mantener amistad con quien quiera. Pero como se trata de nuestros vecinos más cercanos, las antiguas repúblicas de un gran Estado desde los tiempos del Imperio Ruso, tenemos muchos vínculos económicos, interconexiones, contactos culturales, familiares y humanos, por favor, manifiesten respeto hacia estas cosas. Propusimos coordinar las posturas respecto a las relaciones con estos países. Dijeron que podían aceptarnos como observadores. Pero no necesitábamos el estatus de observador ni de socio. La esencia del asunto fue importante para nosotros. Cuando esta esencia se manifestó en la filosofía principal de la Asociación Oriental, todo se hizo claro. Consistía en el lema "tienen que elegir con quién mantener amistad, con la UE o con Rusia". Luego sonó muchas veces "lo uno o lo otro", incluso durante las primeras manifestaciones de protesta en Ucrania en 2004 y los acontecimientos en Moldavia (a principios de 2021 y antes de las elecciones).

Por cierto, el canal de televisión más "equilibrado" (como se caracteriza a sí mismo) Euronews escribe en todas partes: "en el mundo de la desinformación es importante tener acceso a los hechos reales, solo la diversidad de opiniones es la clave". Y se anuncia que se hará la cobertura de lo que está sucediendo en Moldavia. Se muestra la inscripción a toda pantalla: «Moldavia elige: mantener amistad con la UE o con Rusia». Esto se inserta en las cabezas de los oyentes y espectadores en el nivel del subconsciente.

Es un poco emocional y largo, pero creo que es importante.

Pregunta: Alemania siempre ha desempeñado un papel protagónico en la formación de la política de la UE respecto a Rusia. ¿Qué opina usted sobre los procesos y las perspectivas que nos esperan después de las elecciones en Alemania?

Respuesta: Mi respuesta será trivial, pero honesta. Aceptaremos cualquier elección del pueblo alemán. No intentaremos pretender que tenemos derecho a decidir por los ciudadanos de Alemania qué Gobierno quieren. Estamos observando la formación de coaliciones posibles en diferentes formatos. Para nosotros es importante interaccionar con el Gobierno alemán, independientemente de cómo sea.

Tenemos mucho en común, no solo en el ámbito de economía, cultura, vínculos humanitarios, científicos y educativos, sino también en términos de historia compartida. Es el componente psicológico más importante de nuestras relaciones con Alemania también. Así como la reconciliación franco-alemana tiene una gran importancia histórica para Europa, es igualmente importante mantener la reconciliación histórica entre el pueblo ruso y el alemán. Durante la presidencia de Vladímir Putin, ha adquirido un tono especial. No lo subestimaría.

Quisiéramos que el Gobierno se formase lo antes posible. La última vez este proceso llevó unos cuatro meses. Alemania tiene un sistema que funciona bien: incluso cuando se negocia la formación de una coalición, el Estado funciona. Sé que la canciller Angela Merkel sigue ocupándose enérgicamente de las actividades internacionales. En el caso ideal, en relación con cualquier país quisiéramos que la continuidad contribuyese a avanzar.

Pregunta: Usted dijo en su discurso que «Esto es mío. Está muy lejos de vosotros, por eso no tenéis que ir allí. Es la Edad Media». ¿En vista de  la coyuntura actual en Afganistán, surgen en Asia Central nuevas oportunidades de cooperación entre Rusia y la UE?

Respuesta: En caso de aplicar las posturas que he mencionado, no se debe obligar a nadie a elegir "lo uno o lo otro", no se debe intentar sustituir la esencia del problema y las tareas para resolverlo por ambiciones geopolíticas. Estamos dispuestos a cooperar con EEUU, la UE y la OTAN. Creo que los países de la OTAN deben asumir la responsabilidad principal por el restablecimiento de Afganistán. Estuvieron allí durante veinte años construyendo un Estado que no existe. Los talibán nombraron a un Gobierno provisional. Es insuficiente. Nuestras posturas en relación con el actual Gobierno talibán son casi las mismas que las de la UE: es necesario garantizar la estabilidad, luchar contra el terrorismo, observar los derechos humanos, garantizar el carácter inclusivo del Gobierno, la libre circulación de los extranjeros, especialmente de aquellos que quieren irse, de los ciudadanos afganos, etc. Ahora vamos a celebrar en Moscú una conferencia sobre Afganistán. Este foro contará con la participación de todos los países de Asia Central, Irán, China, Pakistán, India, Estados Unidos, Rusia y los propios afganos. Es un paso hacia los preparativos de una conferencia internacional que ya se anuncia. Durante este evento, se debe abordar la cuestión de restablecimiento de Afganistán. Existe un campo donde cooperar.

La filosofía de la que hablé, «esto es mío, no vayas aquí», tal vez estas palabras se le hayan escapado por casualidad a Josep Borrell. Inmediatamente después de que los estadounidenses y sus aliados se retiraron apresurada e inesperadamente de Afganistán, dijo que la UE debería encontrar su nicho en los asuntos afganos para no dejar Afganistán a China y Rusia. Así es la diferencia en las posturas.

En general, estamos dispuestos. Para nosotros es importante la estabilidad de nuestros vecinos de Asia Central. Son nuestros aliados, amigos cercanos. No tenemos fronteras con ellos, por eso si algún factor negativo fluye de Afganistán a su territorio, no solo ellos estarán bajo amenaza, sino también nosotros. El Presidente ruso, Vladímir Putin, dijo al Presidente estadounidense, Joe Biden, en Ginebra en junio, y seguimos recordando a nuestros colegas occidentales que estamos en contra de un posible traslado de la infraestructura militar de Afganistán o del despliegue de una nueva infraestructura militar en las repúblicas de Asia Central para tener la posibilidad de asestar golpes contra Afganistán "desde más allá del horizonte" si es necesario, como dicen los estadounidenses. Esto convierte inmediatamente a los países que podrían prestar tales servicios en objetivos para los terroristas. Es necesario luchar aplicando otros métodos. Los que han colaborado con estas personas concretas deben estar responsables por flujos de refugiados. Muchos persuaden ahora a Uzbekistán, Tayikistán y Kazajstán que acojan a los refugiados por un plazo de unos dos meses, permitiendo que luego se los llevarán porque es necesario formalizar los respectivos documentos. Pero si cooperaron con estos países occidentales (EEUU y otros) durante muchos años, ¿es realmente necesario formalizar los documentos durante dos meses? No es correcto. A propósito, el grupo Cascos Blancos (hubo varias centenas de personas), que trabajaba en Siria exclusivamente en el territorio controlado por los extremistas y escenificaba historias sobre un supuesto uso de armas químicas por las autoridades sirias se desplegó también en el territorio de Jordania por un plazo de unos dos meses, por solicitud de los países occidentales, cuando el Ejército sirio, con nuestro apoyo, liberaba los respectivos territorios. Los estadounidenses, los británicos, los europeos prometían que se los llevarían después. Recientemente se informó que los canadienses, los británicos, les habían dicho a los jordanos que los cincuenta hombres restantes representaban una amenaza extremista y que no se los llevarían, y Jordania podría hacer lo que quería con ellos. Es un ejemplo de cómo actúan a veces nuestros colegas occidentales, pensando únicamente en sí mismos y sin preocuparse en absoluto por los problemas que plantean ante sus socios dispuestos a interaccionar con ellos.

Pregunta: Hoy se han discutido temas interesantes: el clima, temas verdes. Vemos grandes oportunidades para desarrollar las relaciones entre Europa, empresas europeas y rusas concretas. No solo en este campo, sino también en economía, finanzas y, sobre todo, tecnología. Entendemos que un 40% de las tecnologías necesarias para lograr la neutralidad de carbono para 2050 no existen. Vemos que aquí hay enormes oportunidades, una plataforma para el desarrollo. Puede ser un visión común, una localización. El 26 período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-26) se celebrará próximamente en Glasgow. Es un evento importante. Nos interesa saber cuál es su visión, postura y propuestas en relación con este evento.

Respuesta: En los próximos días publicaremos la respectiva agenda e informaremos de nuestra postura. Estará en consonancia con las tendencias generales. Como tendencia general, veo un concepto de acuerdo sobre el clima firmado en París y ratificado, incluso por nosotros. Esta tendencia consiste en la responsabilidad solidaria y diferenciada. Países que no pertenecen a los más ricos del mundo, al Occidente histórico (que ha logrado avanzar mucho en el desarrollo tecnológico, incluso en gran medida a expensas de los territorios de los países en vía de desarrollo) tienen su visión de cómo luchar por un medio ambiente limpio y la conservación del clima para no causar daño a su desarrollo económico. Temen seriamente (hay estudios científicos al respecto) que si aplican las mismas medidas y restricciones que los países occidentales  queden retrasados irremediablemente en su desarrollo. El equilibrio entre la protección del medio ambiente, la preservación del clima y el desarrollo económico y la elevación del nivel de vida de la población de los países no tan ricos debe constituir la base del acuerdo. Ya hemos hecho nuestras propuestas.

Estamos entre los líderes en emisiones absolutas y relativas en relación con los objetivos de la Convención Marco sobre el Cambio Climático. Insistiremos en que se tome en consideración el efecto absorbente de los bosques. Hay documentos relevantes al respecto en la ONU. Los bosques se consideraron aparte en este documento, pero es necesario incorporarles en el análisis general de todos los factores que contribuyen al calentamiento, por un lado, y por otro, que permiten absorber los gases de efecto invernadero.

Pregunta: La semana que viene se celebrará una reunión de la Semana de la Energía de Rusia en que participarán los máximos dirigentes de Rusia y estarán presentes jefes de las principales empresas energéticas. Creo que, en el marco de este evento, habrá una discusión substancial sobre muchos de los temas que hemos abordado hoy. Por favor, diga cuáles son, según usted, los principales vectores de la diplomacia energética que la Federación de Rusia seguirá próximamente.

Respuesta: No quiero relatar lo que dijo el Presidente ruso, Vladímir Putin, en su reciente discurso pronunciado en una reunión sobre la transición energética. No quiero repetir lo que he dicho aquí. Quizás los principios sean siguientes: concertar acuerdos con los socios interesados en la cooperación energética con nosotros manteniendo un equilibrio de intereses y observar estrictamente los acuerdos alcanzados respecto a todos los tipos de portadores de energía, el desarrollo de nuevas fuentes de energía, proyectos de hidrógeno. Tal vez, si hablamos de la estabilidad y, en vista de la crisis actual y lo que ha ocurrido antes, sería necesario acordar mecanismos a aplicar en situaciones de emergencia, en caso de que todos actúen de forma honesta y mutuamente beneficiosa. En este caso, las opciones se acordarán en relación con una posible situación si la temperatura cae drásticamente o, al contrario, si se necesita el aire acondicionado mucho más potente que en el pasado. Para nosotros, el cumplimiento de los acuerdos es sagrado. Se recuerdan ahora los acontecimientos de 2009, 2011 y 2015, cuando Gazprom supuestamente cortó el suministro de gas por razones políticas. No es muy honesto, porque se empieza a justificar a los ucranianos quienes, sin pagar a Gazprom, y en las condiciones cuando Gazprom no les suministraba el gas gratuitamente, tomaban el gas de tránsito del gasoducto, robando así a Europa. Pero se echó la culpa a Gazprom por lo que Europa tenía frío. Así las cosas, es necesario ser más exigentes (me refiero a los Gobiernos occidentales) a las autoridades ucranianas y, en general, a todos aquellos que son patrocinados por Occidente, ante todo, por consideraciones ideológicas en que el deseo de ejercer presión a Rusia desempeña un papel importante.

Pregunta: ¿Cómo podría usted caracterizar las relaciones con Francia? ¿Cuál es su opinión al respecto?

Respuesta: Tenemos las relaciones ramificadas a todos los niveles. Nuestros Presidentes mantienen un contacto muy estrecho. Ahora se discute el momento más apropiado para un nuevo contacto a nivel cumbre. Esto siempre ayuda. Hay un mecanismo «2+2»: los Ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa. El año pasado no pudo celebrarse, pero ahora restablecemos estas reuniones. Hay un gran bloque de nuestra interacción económica. Es nuestro socio estratégico antiguo las relaciones con que son importantes, en general, para mantener el equilibrio en Europa y para nuestra cooperación con la UE. Al inicio de nuestra reunión mencioné que, lamentablemente, la iniciativa de los dos políticos responsables — la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, de celebrar una cumbre no recibió apoyo debido a los ánimos rusófóbos y antirrusos.  Aunque no hay otra posibilidad que hablar y buscar un equilibrio de los intereses, de los puntos de vista, simplemente no existe. Además, Francia y Alemania son nuestros socios en materia de arreglo del conflicto en el este de Ucrania. Hay muchos otros formatos de diálogo dirigídos a mantener el ángulo europeo de estabilidad estratégica. Seguimos con interés la iniciativa de París en relación con la autonomía estratégica de Europa tras los acontecimientos que tuvieron lugar en Afganistán y el caso con los submarinos para Australia. El diálogo más cercano, sincero, franco y honesto. Igual que en el caso de Alemania, los líderes dan el tono.

Pregunta: Usted nos ha hablado detalladamente acerca del Nord Stream, de la situación de los mercados y del discurso del Presidente de Rusia. Me gustaría comentar que después del discurso del Presidente de Rusia los mercados reaccionaron positivamente.

Respuesta: Qué escuchen más a menudo.

Pregunta: Los precios cayeron en un 30%. Esto es muy positivo. También ha mencionado que la UE dice a menudo que Rusia debería apoyar... Así son los discursos en este momento, cuando los precios han subido muy bruscamente y la imagen del gas en general empieza a jugar un papel.

Respuesta: Entre otras cosas el Presidente de Rusia dijo que no había que ofender a Ucrania.

Pregunta: Esperamos que no solo los actores del mercado energético, sino también las élites políticas en general lo perciban de manera positiva.

Respuesta: Permítame recordarle que ninguno de los otros líderes hizo tal declaración, cuando los precios estaban por debajo del cero. Nadie estaba particularmente preocupado entonces.

Pregunta: Me interesaría mucho su evaluación, y la visión rusa en general, sobre el estado y las principales prioridades de una mayor cooperación dentro de la UEEA. Mi interés no es casual, también tenemos negocios en Kazajstán y, en consecuencia, nos enfrentamos cada vez más al hecho de que el mercado ya esté regulado a nivel supranacional por la UEEA. Rusia es uno de los principales actores de este proceso de integración, por lo que sería muy interesante conocer su opinión.

¿Cuál es el estado actual del diálogo con Lituania sobre la facilitación del tránsito a la región de Kaliningrado? Sé que hay intentos de ampliar las oportunidades de tránsito, pero hay ciertas resistencias de Lituania.

Respuesta: Se está preparando la próxima cumbre de la UEEA. Creo que en el contexto de la preparación, durante la cumbre y después de ella, se anunciarán decisiones adicionales. Este es un proyecto de integración clave para nosotros. Pero quiero enfatizar una vez más: mientras promovemos la creación de mercados, bienes, capital, servicios y mano de obra comunes, avanzando hacia mercados energéticos comunes (que es de particular interés para nuestros socios), necesitamos soluciones equilibradas en otros aspectos de nuestra posible integración. Siempre no solo dejamos la puerta abierta, sino que también promovemos la interacción más amplia posible en todo el continente euroasiático. Está aumentando el número de países que ya han celebrado acuerdos de libre comercio con la UEEA. Si tomamos la ASEAN, son Vietnam y Singapur. Ahora estamos iniciando un diálogo apropiado con la ASEAN, como organización, en su conjunto a través de la UEEA. Serbia, Israel, Egipto, Irán: hay una cola de países de todos los continentes que quieren concluir un acuerdo inmediato sobre una zona de libre comercio con la UEEA (pero no es fácil, porque para eso es necesario crear un grupo de investigación; el proceso no es fácil ni rápido), o simplemente concluyen un acuerdo sobre algún tipo de contacto para comprender mejor, para penetrar en la esencia de esta cooperación. Pero además de la colaboración con los socios de la propia UEEA, la Unión firmó un memorando de la cooperación, el intercambio de información, y la posibilidad de encontrar áreas comunes de aplicación de esfuerzos con la OCS, con la ASEAN. Como he dicho, estamos abiertos a la interacción continental más amplia en cualquier forma que sea aceptable. Pero cuanto más avanzadas sean estas formas, más personas se comuniquen y vean las oportunidades que se abren, más realista será la ejecución de estas oportunidades.

No he oído que se esté discutiendo algún tipo de alivio de la situación con Lituania. Hace algún tiempo, los colegas lituanos aclararon las reglas para el tránsito, que nuestros respectivos organismos fronterizos ferroviarios consideraron como una complicación del procedimiento. Me parece que allí se trataba de pedir a quienes quisieran realizar el tránsito que formalizaran un visado electrónico antes de subir al tren, en lugar de los trámites que se habían realizado antes directamente a bordo. En mi opinión, hemos resuelto todo esto con nuestros vecinos lituanos. Voy a verificarlo. Últimamente no he escuchado ninguna queja.

Pregunta: No me refería tanto al tráfico de pasajeros como de cargas, porque sé que, por nuestra parte, nos comunicamos con el gobernador y su equipo. Ya están creadas todas las capacidades para el paso fronterizo con Lituania.

Respuesta: Si se trata de tráfico de carga, sí. Básicamente se tratará del aumento físico de posibilidades.

Pregunta: Muchas gracias por encontrar el tiempo para comunicarse con representantes de empresas europeas, dada su apretada agenda. Tengo una breve pregunta que ha surgido en el contexto de sus comentarios de apertura. Ha dicho que, a pesar de que la situación general de las relaciones entre UE y Rusia deja mucho que desear, Rusia está considerando qué intereses comunes puede haber para el desarrollo de las relaciones comerciales y, en particular, ha mencionado los proyectos climáticos.

¿Qué proyectos climáticos, desde su punto de vista, pueden convertirse en objeto de cooperación e inversiones con empresas extranjeras y sobre qué base?

Respuesta: Primero, el clima es algo que no se puede cerrar en las fronteras nacionales. Por lo tanto, aquí se necesita una cooperación transnacional. Pero en el marco de estos formatos internacionales y universales, como la 26ª Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático en Glasgow, los vecinos pueden comprender más fácilmente los problemas comunes que surgen en esta área geográfica específica. Creo que también se trata de una producción más limpia, incluso del combustible. Gazprom y Rosneft tienen tecnologías para la producción de gasolina y productos derivados del petróleo que reducen drásticamente las emisiones a la atmósfera. El mismo Nord Stream-2 no solo es más corto que la tubería actual que atraviesa Ucrania, sino que también tiene un diseño y ejecución más modernos. Debido a la mayor presión, hay muchas menos estaciones de compresión, y las estaciones de compresión producen emisiones adicionales, etc. Y hay que pensar en todo esto, dado que muchas empresas europeas están involucradas activamente en la explotación de yacimientos rusos. En el Ártico, hay que tener en cuenta los procesos climáticos. Aquí se mencionó la congelación perpetua. Trabajaremos con interés en proyectos conjuntos sobre tecnologías que resuelvan problemas de construcción de una gran cantidad de edificios en las condiciones de la congelación perpetua. Si a todos nos preocupa el clima, en el marco de los formatos universales en la misma conferencia de Glasgow, cuando se tomen decisiones, es necesario comprender, no tanto en relación con Rusia, sino en general, que, si estos proyectos (y muchos de ellos son de muy alta tecnología) se convierten en objeto de restricciones unilaterales e ilegítimas, entonces quienes impongan tales restricciones tendrán que asumir adicionalmente la responsabilidad del estado del clima. No tengo ninguna duda de que, si los profesionales del clima y la industria se encuentran, encontrarán áreas conjuntas de trabajo muy pronto y en gran número.

Pregunta: ¿En qué medida, en su opinión, en la política se logra distinguir los intereses fundamentales y estratégicos de los países de sus acciones y gestos, dictados por su situación financiera, su dependencia de la flexibilización monetaria, sus riesgos de estanflación y todo lo que presiona sus políticas internas?

Respuesta: En el caso de la Federación de Rusia, nosotros estamos intentando, y hemos dedicado un gran esfuerzo a ello, ser financieramente independientes. En varios casos, la dependencia financiera jugó un papel importante en las posturas políticas y geopolíticas de algunos países. Cuando desapareció la Unión Soviética, Rusia se vio en la posición en la que estaba: completamente dependiente no solo de las inyecciones financieras, que no estaban muy disponibles, sino incluso de la ayuda humanitaria y alimentaria. Por supuesto, no fue muy agradable desde un punto de vista humano y civil.

Los países que necesitan inversiones y que dependen de la ayuda exterior (bien sabemos que los hay bastantes en la UE), estarán más inclinados a seguir el curso político ajeno. Por ejemplo, ahora los Balcanes están siendo invitados a la UE, aunque la última Cumbre mostró que los países balcánicos están decepcionados con el ritmo, y quizás no solo con el ritmo, sino también con los resultados finales de todos estos procesos. Hay países que quieren convertirse en un estado asociado, y solo después "saltar" a ser Estados miembros. Los ucranianos, georgianos y moldavos están creando una “troika” asociada en el marco de la Asociación Oriental. Pero cuando la UE negocia capítulos concretos, entonces, junto con las obligaciones económicas del país candidato y las promesas económicas y financieras ante la Unión Europea, apunta: "Estará obligado a “seguir todas nuestras huellas” en la política exterior y las acciones en el campo de la seguridad y las sanciones". Esto es algo obvio, todo el mundo sabe que en la práctica es así. Así es la vida. Está lejos de las relaciones ideales entre Estados, pero así es la vida. Por lo tanto, algunos programas para brindar asistencia universal y multilateral a los países emergentes con el fin de elevar su nivel de vida, alimentar a los hambrientos y tratar de reducir la pobreza son muy importantes. Participamos en ellos tanto a través del Banco Mundial y de numerosos organismos especiales de la ONU: Programa Mundial de Alimentos, Fondo de Población (UNFPA), UNESCO, entre otros. El Grupo de los Veinte es también uno de los escenarios más significativos para el trabajo conjunto.

 

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda