6 septiembre 202107:00

Videomensaje del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dirigido a los participantes del foro científico y práctico 'Proceso judicial de Jabárovsk: lecciones históricas y desafíos contemporáneos', 6 de septiembre de 2021

1735-06-09-2021

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimados colegas,

Estoy encantado de saludar a los organizadores, participantes y huéspedes del foro científico 'Proceso judicial de Jabárovsk: lecciones históricas y desafíos contemporáneos'.

La Segunda Guerra Mundial que llevó decenas de millones de vidas fue la mayor tragedia en la historia de la humanidad. Nuestro deber sagrado es preservar la memoria de esta guerra. El estudio de nuevos documentos y fuentes contribuye a mantener la verdad histórica.

Su foro está dedicado al juicio sobre un grupo de militares japoneses responsables de desarrollar armas químicas y bacteriológicas y ensayarlas en seres humanos que tuvo lugar en Jabárovsk en diciembre de 1949. Los materiales de archivo presentados en la exposición ponen en evidencia qué papel desempeñó el Ministerio de Asuntos Exteriores de nuestro país en la organización del Proceso judicial de Jabárovsk. Los diplomáticos de nuestro país explicaron de una forma convincente a los países aliados por qué aquel juicio era necesario. La causa principal consistía en que los crímenes del "destacamento 731" y otras unidades del Ejército japonés que realizaron ensayos en los prisioneros de guerra no fueron reflejados de forma suficiente en los materiales de los Juicios de Tokio de 1946-1948.

En este contexto, el Proceso judicial de Jabárovsk fue el complemento más importante de los Juicios de Tokio porque homologó por primera vez los horrores del empleo de armas biológicas, informó al mundo de este 'reverso' horrible del Japón militarista. La sentencia dictada por el tribunal dio una valoración objetiva a los crímenes cometidos. Es importante que la generación actual y las futuras recuerden de las atrocidades de los militaristas japoneses que dejaron una huella sangrienta en la historia de la humanidad. No tenemos derecho moral a olvidarlo.

Próximamente, en Nueva York se inaugurará el 76 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU. En vista de eso, merece la pena recordar que los resultados comúnmente reconocidos de la Segunda Guerra Mundial estipulados en la Carta de la ONU son inquebrantables. La diplomacia rusa seguirá impidiendo los intentos de tergiversarlos, independientemente de quién los emprenda. Los científicos y expertos, la amplia opinión pública hacen un aporte importante a estos esfuerzos, inclusive mediante la celebración de tales eventos como este foro.

Les deseo un trabajo exitoso y todo lo mejor.

¡Gracias por su atención!

x
x
Criterios adicionales de búsqueda