Intervenciones del ministro

19 enero 202023:58

La declaración para los medios ofrecida por el Ministro de Asuntos Exteriores en funciones de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, después de la Conferencia Internacional sobre Libia, Berlín, el 19 de enero de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

La Conferencia de Berlín sobre el arreglo en Libia, de casi cinco horas, ha concluido. La preparamos durante mucho tiempo, alrededor de cuatro meses. Se celebraron cinco rondas de consultas preparatorias en las que participaron los altos funcionarios. Como resultado, hemos concordado un documento bastante detallado que contiene recomendaciones y propuestas sobre la forma de superar la actual crisis en Libia. El documento se divide en capítulos. Contiene un párrafo dedicado a los esfuerzos en el ámbito de seguridad, incluida la necesidad de intentar lograr un alto el fuego sostenible. Hay un párrafo sobre el proceso político, sobre la manera de resolver problemas económicos de Libia, teniendo en cuenta que todas las partes libias, todos los grupos confesionales, étnicos y políticos deben tener acceso a los recursos naturales. Hay un párrafo sobre la solución de problemas humanitarios, el respeto de los Derechos Humanos y un párrafo dedicado al apoyo de estos procesos en todos los ámbitos por parte de la comunidad internacional bajo los auspicios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Rusia participó en la redacción desde el principio. Participamos en las cinco rondas preparatorias. Fue por nuestra insistencia que los organizadores renunciaran a su idea original de reunirse sin las partes libias. Los líderes libios fueron invitados a la Conferencia, me refiero al Presidente del Gobierno de Acuerdo Nacional, Fayez al Sarraj, y al Comandante del Ejército Nacional Libio, mariscal Jalifa Hafter. También por nuestra iniciativa ampliamos el número de los participantes de los países vecinos de Libia, porque es sumamente importante asegurar sus intereses y tener en cuenta sus opiniones para que cualquier acuerdo sea sostenible.

El tercer punto, en el que insistimos también, es la necesidad de reproducir de manera clara y explícita en los documentos de la Conferencia las disposiciones clave de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia, sobre todo, en lo que respecta a la tesis de que no hay solución militar y a la necesidad de garantizar el arreglo en Libia por los propios libios, sin injerencia externa.

Se ha logrado redactar el documento final de la sesión de manera que todas las recomendaciones y propuestas concretas hayan sido aceptadas por las partes libias.

Por supuesto, se ha hecho resaltar el papel del Consejo de Seguridad de la ONU a cuyo examen este documento será sometido para que exprese su opinión.

El Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, ha expuesto nuestra postura y subrayado que a la hora de examinar en el Consejo de Seguridad de la ONU estas recomendaciones aprobadas en Berlín, nosotros, desde luego, atenderemos a la opinión de los libios. Antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU se ponga a trabajar en este documento, esta opinión de ser expuesta con toda precisión. 

La situación es nada fácil. Las partes libias han dado un pequeño paso en comparación con el encuentro celebrado el pasado 13 de enero en Moscú. Han acordado delegar a cinco representantes cada una al comité militar que se está constituyendo por iniciativa de la ONU y se encargara de todas las cuestiones relacionadas con el mantenimiento del armisticio. Como ustedes saben, el cese del fuego promovido por Rusia y Turquía, entró en vigor en la madrugada del 12 de enero pasado. Hoy, se ha hecho constar que a rasgos generales se observa, aunque se registran determinadas violaciones por ambas partes. Los países que tienen alguna influencia “en tierra” en Libia, hoy también se han comprometido a no dar pasos que muevan a las partes libias a reanudar las hostilidades a gran escala y a estimular el mantenimiento y la consolidación de la confianza. El comité militar en proceso de creación integrado por cinco delegados de Fayez al Sarraj y cinco de Jalifa Hafter, correspondientemente, se encargará de trazar medidas concretas de confianza que permitirán hacer estable el cese del fuego.

En general, consideramos que la Conferencia ha sido muy útil. Claro que la decisión definitiva les toca a los propios libios. Evidentemente, de momento, no se logra entablar entre ellos un diálogo estable y serio: las diferencias en las posturas son demasiado acentuadas. Ello no obstante, las recomendaciones y propuestas contenidas en el documento final de la Conferencia de Berlín, completan el ideario adelantado por la comunidad internacional para que las partes libias puedan concordar las condiciones que les permitan sentarse a la mesa de negociaciones y empezar a ponerse de acuerdo.

Gracias.

Календарь

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda

Recientemente añadidos

Recientemente añadidos