Publicador de contenidos

4 junio 200916:43

Intervención del Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la 15Є Sesión Ministerial del Consejo de Estados del Mar Báltico, Helsingor, Dinamarca, 4 de junio de 2009

899-04-06-2009

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimados colegas,

Señoras y señores,

Ante todo, quisiera agradecer al señor Per Stig Moller su hospitalidad.

A Dinamarca, en su calidad de Presidente del Consejo de Estados del Mar Báltico (CEMB), le toco la misión importante de encabezar el inicio de la realización de la "Declaración de Reformas del CEMB" de Riga. Fueron renovados los documentos básicos estatutarios del CEMB los cuales en su versión actual están llamados a comunicar a la interacción en el marco de nuestro organismo un carácter más pragmático y concreto. Para desarrollar las resoluciones de la cumbre del CEMB del año pasado hoy tenemos por delante la aprobación de la Declaración en la cual están formulados los objetivos de profundizar la reforma estructural del Consejo y están descritos plenamente los eventos realizados y a realizar en todos los cinco derroteros prioritarios de la colaboración en la región del mar Báltico.

El trabajo realizado por la presidencia danesa, sin duda, merece una evaluación positiva. Al mismo tiempo, la situación en la economía mundial, que afecta asimismo la región báltica, dicta la necesidad de un ritmo más enérgico de la reforma. También es más aguda la necesidad de ideas innovadoras que elevarían el rendimiento de las actividades del CEMB y acelerarían el proceso de su adaptación a las realidades nuevas. Lamentablemente, a veces oímos que el CEMB no es capaz, dicen, garantizar plenamente la colaboración internacional en la región. Vemos, asimismo, las tentativas de someter las actividades del Consejo a otros formatos multilaterales de interacción.

Estoy convencido profundamente de que el Consejo de Estados del Mar Báltico sigue siendo un mecanismo eficaz y autosuficiente de la colaboración constructiva en la región con un alto valor agregado. Otra cosa es, y hablamos de ello desde hace mucho, la importancia de acordar cuanto antes el modelo óptimo de unificación de los esfuerzos de todos los organismos regionales que actúan en el Norte de Europa. No cabe duda de la necesidad de una distribución racional de labores basándose en la consideración de las ventajas comparativas de cada uno de éstos y la eliminación del paralelismo y duplicación. Es obvio que aún tenemos por delante un diálogo serio sobre cómo la futura Estrategia Báltica de la Unión Europea, en caso de ser aprobada, pueda ser adoptada a las necesidades actuales del CEMB.

Para discutir concretamente todos esos problemas propongo pensar en la celebración este año del encuentro al nivel de Viceministros de los países presidentes del Consejo de Ministros de los Países del Norte, el Consejo del Mar Barents/Región Ártica Europea, Consejo de Estados del Mar Báltico, Consejo Ártico, así como la "Dimensión Norte". Estaríamos dispuestos a organizar ese encuentro en nuestra calidad del país presidente del CMBRAE.

El proceso de renovación del CEMB, que actúa en una de las regiones de Europa que se desarrollan con más dinamismo, atrae la atención del mundo exterior. Lo confirman las solicitudes  de España y Rumania de concederles el status de observadores en el CEMB, así como la aspiración de Francia y Bielorrusia a convertirse en miembros de pleno derecho de ese organismo. Es importante que al examinar estas solicitudes ahora nos guiamos por los criterios de disposición y capacidad de los países pretendientes de hacer un aporte concreto, incluido el de recursos, a la colaboración regional.

Merecen especial atención los temas de la interacción regional económica. Nos pronunciamos por el futuro desarrollo de las propuestas relativas a la institución de grupos de expertos en materia de economía marítima (Alemania), intercambio de tecnologías (Lituania), el mercado de trabajo único (Finlandia), el desarrollo económico de la Región Báltica (Rusia) y organización de pequeñas empresas familiares (Polonia). Desde el punto de vista del potencial de la Región Báltica, es prometedor, asimismo, el ámbito de desarrollo de innovación. Para coordinar las actividades de proyectos en este ámbito prioritario podríamos crear un mecanismo de trabajo adjunto al Comité de Dignatarios. Partimos de que la presidencia lituana dará un impulso necesario al trabajo de expertos en estos y otros derroteros.

El estado del medio ambiente de la región báltica, ante todo, del propio mar Báltico, es una prioridad rusa incondicional. Consideramos la Comisión para la Protección del Medio Marítimo del Mar Báltico (HELCOM) el mecanismo principal de la colaboración interestatal ecológica en la región. Siendo presidente actual de HELCOM, vemos nuestro papel en garantizar la participación más amplia de los países participantes en el cumplimiento del Plan de Acciones del Mar Báltico (PAMB) aprobado en 2007 en el transcurso de la Sesión Ministerial en Cracovia. El encuentro ministerial en Moscú en mayo del año que viene, en el cual serán presentados los Planes nacionales de saneamiento del mar Báltico en el marco del Plan de Cracovia, tiene que convertirse en una etapa importante del aumento de eficiencia de las actividades de HELCOM.

La ecología se entrelaza cada vez más estrechamente con la energética, otro campo de colaboración de gran escala cuya importancia rebasa el marco de la región. Estos dos ámbitos de la colaboración se encarnaron en el proyecto de construcción del gasoducto "Flujo del Norte" en beneficio de garantizar la seguridad energética de Europa. Precisamente tomando en consideración la vulnerabilidad de la región báltica la empresa administradora "Nord Stream" al determinar la ruta del gasoducto se guiaba por los criterios no solamente de racionalidad económica sino también por los requisitos ecológicos más estrictos. A este respecto sorprenden mucho las reclamaciones artificiales dirigidas a "Nord Stream" por algunos países miembros de la Unión Europea, aunque este proyecto fue considerado por la Comisión Europea uno de los prioritarios. Al mismo tiempo, los mismos países prefieren no hacer caso a los aspectos de protección de la naturaleza de otros proyectos de colocación de comunicaciones submarinas en el mar Báltico que necesitan exclusivamente ellos. Hace falta evitar la práctica de dobles estándares ecológicos y eliminar el uso de ecología con fines políticos.

Hablando del desarrollo estable de la región, no debemos olvidarnos de tales componentes importantes como son cultura y educación. Los proyectos regionales en estos ámbitos de colaboración contribuyen al desarrollo del potencial creativo de las personas y al enriquecimiento mutuo de las culturas nacionales. En el paquete de nuestras propuestas está el proyecto "Ruta de Ámbar". Su realización contribuiría a la propagación en la región de la industria del turismo cultural que ahora es popular y económicamente ventajosa. Parecen ser actuales, asimismo, los proyectos dedicados al estudio del patrimonio submarino y la cultura litoral.

Acogemos con entusiasmo el consenso formado en el CEMB respecto al apoyo de los proyectos de educación, tales como "Eurofacultad" que se está realizando actualmente con los esfuerzos comunes en Pskov sobre la base de cofinanciación por todos los países participantes. "Eurofacultad" ayuda no solamente a modernizar la metodología de enseñanza sino también a incentivar el desarrollo de la colaboración interuniversitaria de red en la región.

Una de las cinco prioridades del CEMB es la seguridad civil y dimensión humana. Tenemos que esforzarnos para crear con los esfuerzos comunes las condiciones confortables al máximo para el desarrollo de personalidad y eliminar las barreras que obstaculizan   la comunicación libre entre las personas y la integración económica exitosa en la región.

La futura presidencia lituana declaró que la cooperación transfronteriza es una de sus prioridades. Saludamos tal disposición y esperamos que el CEMB contribuya a la futura facilitación del régimen de visados, ante todo, para la población de las regiones fronterizas. La ampliación de la libertad de tránsito de personas en la Región Báltica y la supresión de visados en perspectiva (nos gustaría pensar que en un futuro próximo) responderían a las necesidades humanitarias y culturales, ampliarían sustancialmente las posibilidades para la cooperación en el marco de tales regiones europeas como la Báltica y la de Saule y tendrían un resultado económico notable.

No es ningún secreto que en el espacio del CEMB se mantiene todavía la situación de falta masiva de ciudadanía que no tiene analogías en Europa y varios otros problemas relacionados con la situación de las minorías étnicas. Todos esos temas deben mantenerse en el campo de nuestra atención de acuerdo con las recomendaciones de la ONU, la OSCE y el Consejo de Europa cuyos miembros somos todos nosotros.

Aparte me gustaría exponer el tema de educación de la tolerancia. Proponiendo la iniciativa de instituir un grupo de expertos correspondiente nos guiábamos por lo actual del objetivo de contrarrestar las manifestaciones de xenofobia, la tensión y la intolerancia interétnicas. Estamos convencidos de que un diálogo concreto y no politizado de los expertos de los países del CEMB sería útil para un estudio aplicado de la mejor práctica existente en la región en este ámbito. Saludamos la resolución contenida en el proyecto de Declaración Final del nuestro encuentro de continuar con las discusiones a este respecto en el CEMB y esperamos que serán eficientes.

En conclusión, permítanme volver a agradecer la presidencia danesa por su buen trabajo y la hospitalidad tradicional y desear muchos éxitos a nuestros colegas lituanos en esta liza responsable que tienen por delante continuar con los esfuerzos para el perfeccionamiento sucesivo del mecanismo de colaboración báltica que se está renovando.

4 de junio de 2009

Documentos adicionales

Fotografías

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)


x
x
Criterios adicionales de búsqueda