21 noviembre 201917:26

Discurso ofrecido por el Viceministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Ígor Morgúlov, en el evento del alto nivel ONU-OCS, Nueva York, 19 de noviembre de 2019

2401-21-11-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimados señor Guterres,

Estimado señor Norov,

Damas y caballeros:

Las reuniones del formato Organización de las Naciones Unidas - Organización de Cooperación de Shanghái se han convertido en una buena tradición que encuentra una alta demanda en el mundo. Propician el fomento de la cooperación bilateral en aras de refuerzo de la paz, la seguridad y la estabilidad, la cooperación que se viene desarrollando de manera paulatina desde que en 2004 a la OCS le fuera concedido el estatus de observador ante la ONU.

El evento conjunto que celebramos hoy está dedicado a los problemas derivados de la fusión del terrorismo y del crimen organizado, el financiamiento de las actividades terroristas con los ingresos del tráfico de drogas. Dado que una parte importante de los ingresos generados por el tráfico de drogas a nivel mundial se destina al financiamiento del terrorismo, el objetivo en cuestión se vuelve todavía más relevante.

Desde su creación en 2001 la Organización de Cooperación de Shanghái afianzó su condición de una asociación interestatal de carácter universal, cuyas actividades abarcan todas las esferas, incluida la política, la seguridad, la economía, la cultura y los vínculos humanitarios. Como ya se ha dicho, en la actualidad la OCS es un agente de renombre de las relaciones internacionales, reconocido en su calidad de un socio fiable. En el espacio de la Organización que engloba a 18 Estados miembros, observadores y partes participantes en el diálogo reside casi la mitad de la población de la Tierra, produciéndose en el mismo el 25% del PIB mundial.

Unas extensas potencialidades en el campo de la política, la defensa, la economía, la cultura y la civilización, a la par con una impresionante extensión geográfica del espacio de la OCS, desde el sudeste asiático hasta Europa abren unas amplias perspectivas para la futura fructífera cooperación entre la ONU y la OCS. Este modo de percibirlo fue confirmado en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU celebrado en pasado septiembre bajo la presidencia de Rusia y dedicado a la cooperación de la Organización de las Naciones Unidas con las organizaciones regionales. Participó en la misma el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Estimados colegas:

La convicción en la adhesión a los principios y normas fundamentales del derecho internacional recogidos en la Carta de la ONU sirven de fundamento para las actividades desplegadas por la OCS. El esfuerzo solidario de los Estados miembros va dirigido a formar una arquitectura global de una seguridad estable y un desarrollo sostenible.

Una promoción activa de esta línea política figura entre las prioridades de la presidencia rusa en la OCS en los años 2019-2020 definidas por el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin.

Prestamos especial atención a una mayor consolidación de las posturas de los Estados miembros de la OCS en el marco de la ONU y otras organizaciones internacionales. El evento de hoy es una muestra de ello. Consideramos importante conseguir la ampliación de un diálogo político constructivo y de una eficaz solución de las siguientes tareas: la no proliferación de las armas de destrucción masiva y el control de armamentos, la lucha contra el terrorismo y el extremismo, los Objetivos de desarrollo sostenible marcados hasta 2030, el refuerzo de la confianza mutua y la cooperación entre los pueblos.

Durante la presidencia de Rusia en la OCS está prevista la celebración de más de 90 eventos, algunos de los cuales ya se han celebrado. En septiembre se celebró en Moscú la reunión dedicada a la prevención de la carrera armamentista en el espacio, al término de la cual se tomó la decisión de redactar la pertinente Declaración de los líderes de los Estados miembros de la OCS. En las consultas celebradas este mes de noviembre y dedicada a la seguridad informática encontró apoyo la iniciativa rusa de promover en el marco de la ONU las Resoluciones que se refieran, entre otros asuntos, a la lucha contra el uso de las tecnologías de la información y la comunicación con fines delictivos.

Mañana se reunirán en Moscú los expertos de los Estados miembros de la OCS para abordar la interacción en la esfera de la seguridad biológica.

La esfera clave de las actividades de la OCS es una reacción eficaz a los retos y las amenazas del mundo actual, cuyo número está creciendo. Estas labores se están basando en una considerable base legal, importantes elementos de la cual son Convenios, acuerdos, estrategias y programas encaminados al logro de estos objetivos. Me gustaría llamar su atención a los Estados interesados se les invita a unirse a dichos documentos. Sería el caso, entre otros, de la Convención para la lucha contra el extremismo. Les invitamos a estudiar los mencionados documentos en detalle.

Funciona de manera satisfactoria la Estructura Antiterrorista Regional de la OCS creada en 2002 en Taskent. De esta manera es garantizada una interacción eficaz en la lucha contra el terrorismo y el extremismo, incluida la coordinación de las labores de los organismos competentes de los Estados miembros del organismo.

La cada vez más potente simbiosis del terrorismo, extremismo, narcotráfico y crimen organizado transfronterizo, así como la importancia de garantizar la seguridad informática priorizan la necesidad de elaborar una actitud integral con respecto a la neutralización de dichas amenazas. Dada esta circunstancia, Rusia ha formulado la iniciativa de modernizar los existentes mecanismos de la interacción, transformando la Estructura Antiterrorista Regional en el Centro Universal de lucha contra los retos y las amenazas a la seguridad de los Estados miembros de la OCS. Esta iniciativa de Rusia está siendo abordada de manera activa en la Organización.

Concedemos especial importancia a la intensificación de la interacción con la ONU, en primer lugar, con el Comité Antiterrorista y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Un nuevo paso práctico en dicha esfera será la reunión del Grupo de trabajo para el control de precursores que se celebrará próximamente en Shanghái en el marco del Acuerdo de París.

La OCS sigue centrando su atención en la situación en Afganistán. Consideramos que el restablecimiento de la paz en dicho país representa un factor decisivo del refuerzo de la seguridad en todo el espacio de la Organización.

El reciente ataque lanzado por los terroristas del Estado Islámico contra un puesto de control fronterizo en Afganistán volvió a confirmar que la amenaza terrorista es real. Una de las fuentes con las que se mantienen los terroristas siguen siendo los ingresos por narcotráfico. Únicamente voy a citar una cifra. Según se indica en el informe del Inspector Especial para la reconstrucción de Afganistán, John Sopko, en 2018 en Afganistán fueron producidas 6.400 toneladas de opio, de las cuales se decomisó tan sólo un 8%. Las cifras son más que elocuentes.

Rusia, al igual que otros países miembros de la OCS, apoya plenamente el deseo del pueblo afgano de alcanzar la paz y el desarrollo económico. Por nuestra iniciativa y con una asistencia activa de todos los socios, se han reanudado las labores del Grupo de contacto OCS-Afganistán  a nivel de Viceministros de Asuntos Exteriores. Hemos celebrado dos reuniones y aprobado “la hoja de ruta” que prevé acciones conjuntas en aras del fomento de la cooperación en la esfera de la seguridad, el comercio, la economía y los vínculos culturales y humanitarios.

Se presta un intenso apoyo a la promoción de un proceso de paz inclusivo, en el que participen los propios afganos en aras del arreglo político, con el papel coordinador de la ONU. Dadas estas circunstancias, me gustaría señalar la celebración en Moscú en pasados febrero y mayo de las reuniones en el marco del Diálogo afgano, así como de las consultas tripartitas de los enviados especiales de Rusia, China y EEUU, la ronda de turno de las cuales se celebró en Moscú en pasado octubre.

Estimados colegas:

La OCS se pronuncia de manera consecutiva por el perfeccionamiento de la arquitectura de la gestión global, el refuerzo del sistema del comercio internacional basado en las normas de la Organización Mundial de Comercio, la consecuente puesta en práctica de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de 2030 y considera inadmisibles las medidas proteccionistas y las sanciones unilaterales.

Estamos convencidos de que la erradicación de la pobreza y la creación de las condiciones para una vida digna representan el factor determinante que ayudará a poner fin a las ideas extremistas y contener la propagación de la ideología terrorista. Es por esta razón, porque entre las prioridades de Rusia y los socios de la OCS figura la tarea de lograr la sinergia de las potencialidades que ofrecen las estrategias nacionales y los proyectos de integración multilaterales. Promoviendo con determinación la idea de la Gran Asociación Euroasiática, nos planteamos el objetivo de formar en Eurasia un extenso espacio de cooperación abierta, paritaria y de mutuo beneficio, en la que participen los países miembros de la OCS, la Unión Económica Euroasiática, la Asociación de los Naciones del Sudeste Asiático. Este proyecto estará abierto para nuestros colegas de la Unión Europea.

Durante la presidencia de Rusia estamos dispuestos a lograr que avance la cooperación tanto en las esferas tradicionales, el comercio, las inversiones, la industria, la agricultura, el transporte, la energía, como en las esferas nuevas, como las altas tecnologías, las innovaciones, la digitalización de la economía, incluido el desarrollo de los territorios alejados y rurales y los vínculos interregionales. Se promoverán pasos concretos para la puesta en práctica de la nueva redacción del Programa de cooperación económica y comercial multilateral de los países de la OCS.

Un lugar especial se concede al desarrollo de la cooperación en la esfera de las Humanidades. Se presta atención especializada a la puesta en práctica a través del Consejo juvenil de la OCS a los postulados de la Declaración Conjunta de los Jefes de Estados miembros de la OCS dirigida a los jóvenes, cuyo objetivo es prevenir su participación en las actividades extremistas.

El acontecimiento político más grande del próximo período será la celebración del 75º Aniversario de la Victoria contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Ello permite atraer la atención de la comunidad internacional, en primer lugar, de las jóvenes generaciones, a tales temas como una cuidadosa preservación de la memoria histórica, la inadmisibilidad de la falsificación de la Historia, la lucha contra las ideas extremistas y la ideología terrorista. Estamos convencidos de que corresponde con los intereses de toda la Humanidad.

Estimados colegas,

Es necesario avanzar, sin que haya confianza mutua, respeto y esfuerzo común. Estamos dispuestos a mantener una cooperación estrecha, abierta y paritaria con todos los países interesados y organizaciones internacionales, en primer lugar, la Organización de las Naciones Unidas. Seguiremos fomentando las labores en el marco de la Declaración Conjunta ONU-OCS de 2010 y de otros documentos firmados por la Secretaría de la OCS y las entidades especializadas de la ONU.

Gracias por su atención.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda