24 abril 201810:25

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, al término de la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OCS, Pekín, 24 de abril de 2018

778-24-04-2018

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1
                                                                                      

Ha finalizado la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Organización de Cooperación de Shanghái (CMAE OCS). La cuestión prioritaria que ha centrado la atención de los participantes, ha sido la preparación de la cumbre de la OCS que tendrá lugar en la ciudad china de Qingdao en los próximos días 9 y 10 de junio. Será la primera cumbre en la que participarán los 8 miembros tras la adherencia de Pakistán y la India. Fueron admitidos como miembros de la OCS en la cumbre del año pasado en Astaná, y en Qingdao, por primera vez, estarán es esta calidad.

Hemos constatado que el proceso de la ampliación de la OCS y de la integración de nuestros colegas indios y paquistaníes en el trabajo conjunto avanza con éxito. Queda mucho por hacer aún pero vemos que nuestros colegas van adaptándose bastante bien.

La segunda cuestión que hemos discutido es el orden del día de la cumbre en Qingdao. Hemos aprobado los principales documentos, en primer lugar. La declaración de la cumbre de la OCS que abarcará todas las principales líneas de cooperación dentro de la Organización y las cuestiones internacionales clave. Hemos hecho hincapié – tanto en la declaración como en la discusión de hoy – en las actividades internacionales de la Organización para promover los principios del respeto de la soberanía y la integridad territorial, de la no intervención en los asuntos internos de otros Estados, del arreglo pacífico de las crisis y los conflictos. Esta labor cobra un especial significado ante los intentos de socavar los procesos de consolidación de un orden mundial policéntrico y democrático que provienen de EEUU y sus aliados. El ejemplo más reciente es el acto de agresión contra la República Árabe Siria. El comunicado aprobado al término de la reunión ministerial contiene una evaluación del acto mencionado.

Hemos analizado también los esfuerzos a emprender por la OCS para luchar contra los nuevos retos y amenazas. Hemos preparado para que lo estudien los líderes de Estados en Qingdao el Programa de Acción para luchar contra el terrorismo, separatismo y extremismo para los años 2019-2021. Se está llegando a su fin el trabajo de preparación de la estrategia antidrogas de la OCS. Hoy nos hemos pronunciado a favor de intensificar la actividad del organismo regional antiterrorista de la OCS cuyo trabajo resulta muy útil.

En el contexto de la lucha contra el extremismo y el tráfico de drogas hemos prestado una atención especial a la situación en Afganistán y en torno a él. No deja de alarmarnos a todos el fortalecimiento de los extremistas, sobre todo pertenecientes al llamado Estado Islámico, que penetran en el país desde Irak y Siria y buscan hacerse fuertes en las regiones del norte de Afganistán, es decir, en la frontera con nuestros aliados de la OTSC. Esto requiere, sin duda, un trabajo nuestro más activo para impedir las manifestaciones conflictivas desde el territorio de Afganistán y para contribuir al arreglo político de la crisis afgana.

Hemos respaldado los resultados de la Conferencia de Taskent sobre Afganistán que se celebró a finales de marzo en la capital uzbeka y en la que sus participantes se unieron al llamamiento a iniciar las negociaciones directas entre el gobierno afgano y el Movimiento Talibán sin permitir, a la vez, que el Estado Islámico atraiga a sus filas a los talibanes.

Hemos confirmado la necesidad de que todos los vecinos de Afganistán tomen parte activa en estos esfuerzos. Un enfoque propuesto por nosotros durante las «reuniones en Moscú». La OCS representa una plataforma natural y muy cómoda para respaldar los procesos del arreglo afgano, ya que la integran tanto el propio Afganistán como todos sus vecinos. En este contexto los participantes de las discusiones actuales han celebrado la reanudación del trabajo del Grupo de Contacto OCS-Afganistán. Su reunión anterior se celebró en Moscú en otoño del año pasado y la próxima se tendrá lugar en Pekín, a mediados de mayo.

En esta etapa prestamos una atención especial a los procesos de interacción económica. Próximamente firmaremos el acuerdo de cooperación entre la UEEA y sus Estados miembros, por una parte, y la República Popular de China, por la otra. Esta firma se enmarca en la promoción de la idea de compaginar los procesos de la integración euroasiática y la iniciativa china «Un cinturón, una ruta». En un plan más amplio se trata, desde luego, de la consolidación del proyecto de la Gran Eurasia, un ambicioso proyecto euroasiático del que habló el Presidente de Rusia, Vladimir Putin en 2016 en la cumbre Rusia-ASEAN.

Las relaciones internacionales de la OCS van desarrollándose y ampliándose. La Secretaría de la Organización estableció contactos de trabajo firmando los correspondientes documentos con la ONU, la ASEAN, la OTSC, la CEI. Próximamente se espera la firma del memorando de cooperación con la UNESCO y de la hoja de ruta del desarrollo de la asociación entre la OCS y la ASEAN.

Los principales resultados de nuestra reunión de hoy están recogidos en el comunicados que ya se está difundiendo.

Pregunta: ¿Ejerce la OCS el papel de un factor de contención económica o política, con respecto a Occidente? ¿Es probable que los países miembros  amplíen la cooperación al sector militar?

Respuesta: No nos dedicamos a contener sino a proteger los principios del Derecho Internacional en el ámbito político, político-militar y económico. Como ya he dicho, estos principios exigen un respeto incondicional de la soberanía, integridad territorial de todos los Estados, exigen renunciar a los intentos de intervenir en sus asuntos internos desde fuera y concentrarse en las posibilidades pacíficas de arreglar cualesquiera disputas y conflictos.

La OCS realiza cooperación en el sector militar. Como ustedes sabrán, paralelamente a la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores, en el he participado yo, se ha celebrado aquí la reunión del Consejo de Ministros de Defensa de la OCS, en la que ha participado el titular de Defensa ruso, Serguéi Shoigú. Los principales esfuerzos de nuestros colegas militares están destinados a aumentar, en una estrecha coordinación con nosotros y bajo la dirección de los líderes de los Estados miembros, la capacidad de la OCS y de todos sus miembros de contrarrestar amenazas terroristas, extremistas y demás, que ponen en riesgo la integridad territorial, soberanías e intereses legales de nuestros países. Se hace todo para que este trabajo sea eficaz al máximo. Esto seguro que se emprenderán los esfuerzos complementarios.

Pregunta: ¿Se ha discutido la cuestión relativa a la reconstrucción de posguerra en Siria desde la perspectiva de la coordinación de los esfuerzos de los países de la OCS en este sentido? Se ha propuesto, por ejemplo, involucrar en estos procesos el nuevo banco de desarrollo de BRICS.

Respuesta: No he oído que el nuevo banco de desarrollo de BRICS acepte a valorar semejantes proyectos. Sabemos que recientemente se celebró en Yalta el foro económico internacional, en el que participó la delegación de Siria. Los participantes sirios presentaron una lista de las necesidades del país, en plan de reconstrucción,  que podrían ser satisfechas con la ayuda externa. Pero, según entiendo, aún no han madurado las condiciones para estudiar las tareas prácticas en este campo. Tenemos que, en primer lugar, llevar a su término el trabajo antiterrorista en apoyo al gobierno de Siria y en su territorio, solucionar los urgentes problemas humanitarios y reconstruir la infraestructura básica que cubra las necesidades inmediatas de la población.

En cuanto a la reconstrucción económica, tardará un tiempo. Estoy convencido de que todos debemos actuar a partir de los intereses del pueblo sirio y respetando la soberanía e integridad territorial de su país. Lo digo porque "Un grupo de países se propone como objetivo la desintegración de Siria. EEUU, y ya he hablado muchas veces de ello, había jurado que su objetivo único era expulsar a los terroristas de Siria y derrotar al llamado Estado Islámico, pero en la práctica, contrariamente a las declaraciones del presidente Donald Trump, se está afianzando en la ribera oriental del Éufrates, no planea retirarse y crea allí organismos del poder locales. A ello les impulsa enérgicamente, por cierto, el presidente de Francia, quien declaró recientemente que EEUU no debían retirarse de Siria y que la coalición estadounidense tenía que permanecer allí hasta establecer un orden cómodo para los países occidentales. Es, desde luego, una clara injerencia en los asuntos internos la infracción de todas las normas imaginables del Derecho Internacional y de urbanismo. Confío en que nuestros contactos con los colegas galos consigamos aclarar de alguna manera cómo vamos a interactuar en el arreglo sirio observando las reglas del Derecho Internacional y la Carta de la ONU.

Ayer, como ustedes sabrán, los líderes de Rusia y Francia mantuvieron una conversación telefónica en la cual el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, expuso nuestra postura y confirmó la disposición de coordinarla con los socios franceses. Estamos abiertos a ello.

Hablando de la reconstrucción de Siria, desde luego, nos alarma la altamente declarada postura de Occidente de que no prestarán ayuda de ningún tipo en las zonas controladas por el gobierno sirio. Servirá de un «papel tornasol» la conferencia sobre ayuda a Siria que se convoca esta semana en Bruselas. Vamos a ver cómo los organizadores del evento, en primer lugar, la Unión Europea, otros países occidentales, los participantes se posicionarán ante las futuras tareas de reconstrucción de la economía siria.

Pregunta: En Toronto se celebró la cumbre de los ministros de Exteriores del G7 que anunció las posibles sanciones contra Rusia y que se está creando un grupo especial que estudiará la conducta de Rusia. Coméntelo, por favor.

Respuesta: Por lo visto, no les quedan problemas serios que discutir. Las cuestiones trascedentes para la economía internacional y la comunidad internacional, en general, se discuten en otros foros. Las políticas y político-militares, en el Consejo de Seguridad y otras instituciones de la ONU. Las económicas, dentro del Grupo de los Veinte integrado, además de por los miembros del G7, por todos los países BRICS y muchos otros partidarios nuestros.

En cuanto a los resultados de la reunión de los ministros de Exteriores del G7 en Toronto, tuvo un obvio contexto rusófobo. Lamentablemente, siguieron esta línea rusófoba muy resbaladiza los países del G7 que nos aseguran que están en contra de los intentos de aislar a Rusia.

Vamos a defender nuestra postura a la espera de que los colegas entiendan que semejante política no tiene futuro y lleva a un callejón sin salida.

Documentos adicionales

Fotografías

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda