Publicador de contenidos

20 octubre 201912:30

Entrevista del Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, a la cadena de TV Rossiya 1 con motivo del 75º aniversario de la Universidad MGIMO del MAE de Rusia, Moscú, el 20 de octubre de 2019

2131-20-10-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Pregunta: ¿Cuáles son las tres cualidades principales que le dieron sus estudios en la MGIMO?

Respuesta: Creo que obtuve muchas más cualidades. Lo primero que se me ocurre es la capacidad de trabajar independientemente y comunicarme con la gente. Pero esto es un don de Dios, poder ser amigo y ser fiel. A veces tenemos que contactarnos con las personas que no nos interesan mucho, pero estos son nuestras responsabilidades profesionales. En la MGIMO tales hábitos se adquieren muy bien.

Lo más importante es la amistad. Ya después de jardines de infancia, escuelas primarias y secundarias, aprendimos que existe la amistad de otra calidad. Después de aprobar los exámenes de ingreso, toda la matrícula fue destinada a la obra de construcción del centro de TV. Cavamos hondonada para los estudios de TV al lado de la torre televisiva de Ostánkino en proceso de construcción. Aquellas dos semanas fueron para mí un periodo maravilloso que invoco a menudo.

Pregunta: El rector de la MGIMO, Anatoli Torkunov, recordaba también con mucho afecto sus aventuras en brigadas estudiantiles de construcción. Supongo que estas actividades eran las más agradables durante los estudios. ¿Qué fue lo más difícil?

Respuesta: Lo más complicado, quizás, era obligar a sí mismo a prepararse para los exámenes durante la temporada de pruebas. Lo más agradable era integrar grupos voluntarios que trabajaban en obras de construcción durante las vacaciones veraniegas y, desde luego, asistir a nuestras famosas veladas. La matrícula la constituían, fundamentalmente, los jóvenes. Nuestras veladas se celebraban con regularidad y gozaban de popularidad. Venían a participar en ellas las jóvenes del Instituto de Lenguas Extranjeras Maurice Thorez. Las dos universidades manteníamos amistad.

Pregunta: Cuando venían las chicas, el estado de ánimo cambiaba por completo…

Respuesta: También teníamos chicas en la universidad, todavía las apreciamos y queremos micho. Seguimos reuniéndonos con nuestra matrícula. No muy a menudo, pero una vez al año al menos. En aquellos tiempos además invitábamos a las jóvenes de otras universidades.

Pregunta: Usted es el autor del himno de la MGIMO que contiene las siguientes estrofas: «Nos enseñó a amar la Patria y a compartir con ella tanto el orgullo, como la vergüenza». Compartir el orgullo con la Patria es muy fácil y agradable. ¿Alguna vez ha tenido Usted que compartir la vergüenza?

Respuesta: Cada persona que posee tales cualidades como probidad u honestidad, se encuentra a veces en situaciones cuando se siente muy incómoda por lo que está pasando en su país. Esto depende de cada persona. Algunas veces estuve en situaciones parecidas. Todas ellas están relacionadas con la época de la desintegración de la Unión Soviética. No me gustaría enjuiciar a nadie ahora, pero estoy hablando del comportamiento de muchas personas famosas en aquellas condiciones.

Pregunta: En una de las entrevistas Usted señaló que una de las cualidades principales de un diplomático es la capacidad de expresar su opinión libremente y mantener unas relaciones cordiales y amistosas con sus homólogos extranjeros. Me recuerda esto sus relaciones con John Kerry. Ante las cámaras cada uno adoptaba una posición muy estricta, pero en privado se comunicaban de manera cordial y amistosa. ¿Cómo logra Usted pasar tan rápido de un modo de comportamiento a otro? ¿Tiene las mismas relaciones con todos sus homólogos?

Respuesta: No diría que peleábamos ante las cámaras. Cada uno enunciaba su opinión, pero además escuchábamos uno a otro. Esto no es muy común.

En cuanto a la cuestión como se puede ser compañeros con una persona que tiene una visión política opuesta o profundamente diferente… Cuando trabajaba en Nueva York, en enero de 1996 asistí a un evento donde también estuve el entonces Secretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger. Acababa de aparecer la noticia de que Yevgueni Primakov fue nombrado el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia. Le preguntaron a Henry Kissinger que opinaba, pensando que la designación de Primakov podría endurecer la política de la Federación de Rusia porque él era famoso por su actitud muy estricta. Entonces Kissinger respondió con su voz incomparable que siempre prefería negociar con la gente que comprende y expresa claramente los intereses nacionales de su Estado. Eran compañeros y se respetaban. No hace mucho tiempo tuve una reunión con Henry Kissinger en Nueva York. Me dijo que le gustaría mucho asistir a los eventos dedicados al 90º aniversario de Yevgueni Primakov. Debido a otros compromisos no podrá participar en la celebración de este año, pero sin duda alguna llegará el siguiente. Lo esperamos mucho.

Pregunta: ¿Todavía está viva la «diplomacia del Bien pregonada por León Tolstói»?

Respuesta: No diría que «la diplomacia de Tolstói» es un término apropiado. Por ejemplo, existe la frase «golpear la mejilla» que es una forma de decir. No debemos siempre responder de inmediato a algunas medidas negativas contra nosotros. A veces se necesita analizar la situación. Tal vez detrás de estos pasos esté la intención de provocar una reacción y después usarla para incitar a varios Estados contra nosotros. Estos Estados creerán muy rápido, perdóneme por la jerga, en ese tipo de martingala.

Cuando alguien asalta sus intereses nacionales, que son de fundamental importancia para Usted, por supuesto, hay que responder. Por ejemplo, cuando Barack Obama dejaba su puesto del Presidente, cuando su administración ya estaba en la agonía, por despecho, tratando de vengar la derrota de los demócratas en las elecciones presidenciales, nos privó de nuestra propiedad y expulsó a nuestros diplomáticos. Entonces no reaccionamos de inmediato, porque entendimos que este era principalmente un paso destinado a socavar la posición de Donald Trump para empeorar las relaciones de EEUU con la Federación de Rusia en del comienzo de su presidencia. Como recuerdan, hicimos una pausa. Luego, Donald Trump muchas veces declaró su deseo de desarrollar relaciones normales con Rusia, conducirlas por un camino correcto, pero a pesar de esto el Congreso simplemente no le permitió hacerlo. Cuando nos dimos cuenta de que EEUU no solo no estaban suspendiendo o levantando las sanciones, sino que las estaban expandiendo y profundizando, también respondimos e insistimos en que el número de diplomáticos estadounidenses en Rusia y diplomáticos rusos en EEUU fuera igual. Lógicamente decidimos cerrar el Consulado General de EEUU en San Petersburgo después de las medidas similares de EEUU.

Repito, estamos dispuestos en cualquier momento a elegir la opción cero para resolver estos problemas y restablecer el funcionamiento normal de nuestras instituciones diplomáticas. Lo discutí con el Secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. El otro día también hablé con el embajador de EEUU en Rusia, Jon Huntsman, quien ya había completado su misión. Creo que ellos entienden que en algún momento debemos volver a este tipo de relaciones. Cuanto antes, mejor.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda