Publicador de contenidos

16 octubre 201914:14

Respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, al término del discurso pronunciado en la XVIII Conferencia de los dirigentes de los servicios de inteligencia, de seguridad y del orden público de Estados extranjeros, Sochi, 16 de octubre de 2019

2102-16-10-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: En su discurso introductorio usted ha dicho que es necesario cooperar en el ámbito de lucha contra el terrorismo y que esta cooperación no tiene fronteras. ¿Podría explicar con más detalle en qué consiste tal cooperación con sus socios occidentales? ¿Qué es lo más importante?

Respuesta: Todos los que han pronunciado discursos hoy en la ceremonia de inauguración de la Conferencia organizada por el Servicio Federal de Seguridad de Rusia han hablado de esto. Tales reuniones hacen posible determinar las vías para mejorar nuestra coordinación que deja mucho que desear todavía. Lamentablemente, como he dicho en mi discurso, varios países intentan dividir a los terroristas en 'malos' y 'no muy malos', incluidos los con que sería posible interaccionar en caso necesario, esperando conseguir de esa manera algunas ventajas geopolíticas y mantener bajo control a los terroristas con que se desarrolla la cooperación de ese tipo. Mientras, tales esperanzas suelen fracasar.

¿Recuerdan ustedes como en 2011 nuestros colegas occidentales organizaron bombardeos de Libia, al violar burdamente la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, y, de hecho, combatieron al lado de la oposición cuya unidad más potente estuvo formada por los terroristas y extremistas. El régimen de Muamar Gadafi fue derribado de esa forma arbitraria. El país se sumergió en el vacío del poder, después de que los terroristas empezaron a trasladarse hacia el sur, inclusive a Malí, a través de Libia. En Malí los mismos países occidentales que respaldaron y financiaron a los extremistas que se pronunciaron contra el régimen de Muamar Gadafi llamaron a la comunidad internacional a unirse de forma solidaria contra estas personas, luchar y reprimir sus ataques. Hablé en aquella época con nuestros colegas franceses asegurándoles que estamos dispuestos a prestarles apoyo en la lucha contra los terroristas en Malí, pero recordó que aquellos terroristas se consideraban como socios probables para cambiar el régimen en Libia. Se puede citar muchos ejemplos de este tipo. Queremos que el doble rasero se excluya de la cooperación en el ámbito de lucha contra el terrorismo.

Hoy están aquí casi todos los países miembros de la OTAN, de la UE, están representados los servicios principales de todo el mundo que se ocupan de la lucha contra el terrorismo, del mantenimiento del orden público. Se celebrarán discusiones públicas, mesas redondas en que se podrá discutir abiertamente los problemas concretos en esta área. Creo que tales eventos ayudan a formar un entendimiento común de que estas amenazas son comunes para todos nosotros y no se puede intentar huir de éstas al interaccionar con los que ya están reconocidos como terroristas y promueven su ideología extremistas en todo el mundo.

No hay fronteras y no debe haber vacíos entre nosotros en esta cooperación. Existe un buen marco legal internacional de que se ha hablado hoy: 19 convenciones y protocolos antiterroristas, muchas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Estos documentos contienes los principios clave en que se basa la estructura creada en la ONU, las respectivas comisiones, departamentos que se ocupan de la lucha contra el terrorismo y mecanismos que realizan la estrategia global antiterrorista de la ONU. Lo más importante es evitar intentos de ocuparse en esta área de la politización y la geopolitización. No hay que intentar conseguir los objetivos geopolíticos a través de la lucha contra el terrorismo. Es un proceso complicad, entiendo que cada uno tiene sus cálculos en varias regiones, pero crece el entendimiento de que no deben haber omisiones ni el doble rasero, que tenemos que unirnos en una común frente antiterrorista universal. El Presidente de Rusia, Vladímir Putin, exhortó a eso hace varios años en la Asamblea General de la ONU. Estoy seguro de que tal frente universal es una forma oportuna de movilizar a toda la comunidad internacional contra la amenaza terrorista.

Pregunta: Se sabe ya la fecha concreta de la visita del Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a Rusia? ¿Se han determinado la agenda?

Respuesta: Se les contará de eso en detalle cuando las fechas sean acordadas definitivamente. Creo que la Administración presidencial de Rusia lo anunciará. Ayer en un comunicado publicado al término de la conversación telefónica del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, con el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se esbozaron los temas. Claro está, ante todo, es la situación en Siria, las tareas de garantizar su soberanía y la integridad territorial con una lucha intransigente contra los restos de grupo terroristas. Y naturalmente, al mismo tiempo es necesario promover el proceso político en forma de organización de la primera reunión del Comité Constitucional.

Pregunta: ¿Quién garantizará que el Ejército turco no pase de la línea estipulada en el Pacto de Adana?

Respuesta: Hemos ya señalado que nos pronunciamos por arreglar esta situación a través del diálogo entre el Gobierno y los grupos kurdos. Tal diálogo se inició y ya da resultados concretos. Al mismo tiempo siempre decimos que reconocemos los intereses legítimos de Turquía en garantizar la seguridad de sus fronteras, nos pronunciamos por desarrollar una cooperación práctica entre Damasco y Ankara a tenor del Pacto de Adana de 1998. Los militares de los dos países deben determinar los parámetros concretos de tal cooperación. Estamos dispuestos a prestar apoyo en este diálogo.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda