21 julio 202019:28

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el curso de una rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Mohamad Yavad Zarif, Moscú, 21 de julio de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Mohamad Yavad Zarif. Apreciamos que haya llegado a Moscú por segunda vez durante el último mes, a pesar de los conocidos obstáculos que el coronavirus pone ante la diplomacia.

En la antesala de nuestras negociaciones, el Ministro entregó un mensaje del Presidente de la República Islámica de Irán, Hasan Rohani, enviado al Presidente de Rusia, Vladímir Putin. El mensaje se transmitió en el curso de una conversación telefónica y posteriormente sostuvimos las negociaciones en la Mansión del MAE de Rusia.

Hemos destacado con satisfacción que el diálogo político bilateral tiene un carácter intenso, inclusive al nivel más alto. Como se sabe, el pasado 16 de julio, se celebró una conversación telefónica de los dos presidentes.

Se desarrollan paulatinamente los vínculos directos interdepartamentales, incluidos los contactos entre los Ministerios de Salud que intercambian la experiencia en el ámbito de lucha contra la propagación del COVID-19. Coincidimos con nuestros amigos iraníes en que es más fácil y eficaz superar el virus aplicando los esfuerzos conjuntos.

Hemos destacado los éxitos conseguidos en la promoción de la cooperación comercial e inversionista a que contribuyó el cumplimiento consecuente de los acuerdos de nuestros líderes. Hemos centrado la atención en lo inadmisible e ilegítimo de las medidas restrictivas dirigidas a bloquear los vínculos económicos externos de Irán. Hemos confirmado los planes para seguir realizando proyectos bilaterales prometedores en el sector energético, agrícola y de transporte. Hemos valorado altamente la actividad de la Comisión Intergubernamental para la Cooperación Económica y Comercial. En vista de la situación con el coronavirus, intentaremos celebrar su nueva reunión en Rusia en otoño.

Hemos aplaudido el interés de las entidades federadas de Rusia y las provincias de Irán hacia la ampliación de la cooperación que continuaremos estimulando.

Hemos confrontado las posturas en relación con los problemas globales y regionales. Nuestras posturas coinciden o son afines. Hemos abordado varios aspectos del cumplimiento del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) sobre el programa nuclear iraní. El pasado 14 de julio, este acuerdo importante cumplió cinco años. Este acuerdo contribuyó realmente a garantizar la estabilidad y la seguridad global. Coincidimos en que es necesario aplicar todos los esfuerzos para mantenerlo. Estamos convencidos de que sólo una interacción equitativa y constructiva de todas sus partes y en el marco del OIEA contribuirá a mantener las fórmulas de compromiso estipuladas en la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hemos intercambiado las opiniones sobre la situación en Siria, tomando en consideración los resultados de la videoconferencia tripartita de los líderes de los Estados garantes del proceso de Astaná (Rusia, Irán y Turquía) organizada el pasado 1 de julio por iniciativa de la parte iraní. Hemos convenido en seguir coordinando nuestras acciones para conseguir una paz duradera y mejorar la situación humanitaria en este país atormentado.

Hemos intercambiado las opiniones sobre la situación en Afganistán y en torno a este país, en relación con la crisis en Yemen y el arreglo en Oriente Próximo, la solución de problemas vinculados con el conflicto palestino-israelí.

Consideramos que los resultados de las negociaciones son satisfactorios. Hemos convenido en mantener contactos estrechos en relación con todos estos asuntos.

Pregunta (traducida del persa): En su alocución Usted ha mencionado el Tratado sobre las bases de las relaciones reciprocas y principios de la cooperación entre la Federación de Rusia y la República Islámica de Irán. Dentro de ocho meses cumplirá 20 años. ¿Desea Rusia prorrogar la vigencia del Tratado o, tal vez, ampliarlo y conferirle un carácter integral?

Respuesta: Hoy hemos hablado de esto. Sin lugar a dudas, el Tratado es un documento muy importante en nuestras relaciones bilaterales. No en vano se titula el Tratado sobre las bases de las relaciones reciprocas y principios de la cooperación entre la Federación de Rusia y la República Islámica de Irán. Abarca los derroteros clave de nuestra cooperación y contiene la cláusula sobre la posibilidad de prorrogarlo automáticamente el próximo  año por otros cinco años. Siempre se puede hacerlo, pero hoy hemos coincidido en que 20 años es un plazo largo, sobre todo los últimos 20 años, en los que se operaron importantísimos, profundos cambios en la palestra internacional en lo relativo a la evolución del ordenamiento mundial desde el punto de vista de la economía, de la política y las amenazas que encara toda la Humanidad. Son el terrorismo, otros tipos del crimen organizado, el cambio climático, virus que están en boca de todo el mundo. Sobre estas cuestiones mantenemos una postura común de la que informaremos a los dirigentes de nuestros países. Esta postura concierne a la redacción de un nuevo documento que refleje  los profundos cambios operados en el mundo y a la exposición de nuestros enfoques conjuntos en estas nuevas condiciones.

Pregunta: ¿Qué papel podría desempeñar  la Federación de Rusia en el arreglo de la situación en la zona del golfo Pérsico, en el diálogo entre Irán  y los países árabes?  Sigue vigente, en opinión de Ud., la iniciativa de Rusia sobre la seguridad colectiva en una situación en que los estadounidenses y europeos intentas reducirla a cero?

Respuesta: Siempre abogamos porque los problemas de cualquier región, y Oriente Próximo y Norte de África es una de las regiones clave del mundo, se solucionen mediante el diálogo con la participación de los respectivos Estados con el fin de encontrar un equilibrio de intereses. Cada país tiene sus intereses legales en las regiones donde se encuentran los respectivos Estados. Debemos respetarlos. Los actores externos, según estamos absolutamente convencidos, deben contribuir a crear las condiciones para un diálogo inclusivo y evitar a toda costa los intentos de «meter una cuña» entre los países vecinos, sembrar confrontación para obtener las ventajas geopolíticas unilaterales. Lamentablemente, observamos estos intentos. Es triste que semejante táctica de algunos de nuestros colegas occidentales se extienda también a los países musulmanes, cuando se intenta generar contradicciones, en muchos casos artificiales, innecesarias y contraproducentes.

Estamos convencidos de que los principios proclamados por la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) deben respetarse e implementarse. Estos principios prevén que el mundo islámico formule unos planteamientos comunes sobre los problemas actuales clave y que todos los países islámicos interactúen entre ellos, lo que se deduce del propio nombre de la OCI. Rusia, en calidad de observador en la OCI, busca por todos los medios contribuir a crear este ambiente positivo y de unión.

La experiencia de interacción entre Rusia, Irán y Turquía en el arreglo de la crisis siria demuestra que es un camino muy correcto y positivo. Cabe mencionar que el en el Proceso de Astaná participan, junto con Rusia, Irán y Turquía, los países árabes como Jordania e Irak. Es un ejemplo de cómo los musulmanes, sean los árabes u otros grupos étnicos, pueden aunar sus esfuerzos en aras de conseguir un resultado. Esta unión de los esfuerzos de todos los musulmanes y los actores externos interesados no sólo con respecto a la crisis siria, sino también de Yemen, Irak, Libia y, desde luego, el estancado arreglo palestino-israelí, cuya urgencia afecta gravemente la situación en toda la región.

En cuanto a la situación en el golfo Pérsico, abordamos su solución desde la postura que acabo de esgrimir. El único camino es evitar crear las coaliciones del tipo de «la OTAN de Oriente Próximo» que están planteando nuestros colegas estadounidenses. Es un enfoque confrontacionista basado en el deseo de aislar a alguien y continuar imponiendo una agenda de confrontación en esta región clave, como ya he dicho.

Promovemos nuestra iniciativa de garantizar la seguridad, paz y cooperación en el golfo Pérsico a base de la cooperación de todos los países costeros que puedan contribuir a este proceso. Proponemos que participen en el proceso los actores externos como los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, la UE, la LEA, la OCI. Creo que este planteamiento terminará triunfando porque es imposible asegurar de otro modo el desarrollo estable de la región en interés de todos los pueblos que la habitan. Los mismos objetivos persigue la iniciativa iraní en el estrecho de Ormuz, que acaba de mencionar mi colega y amigo.

Francamente hablando, no puedo decir que la iniciativa relativa a la construcción del sistema de seguridad colectiva en el golfo Pérsico reciba rechazo por parte de los países de esta región. Será que las fobias antiguas, enfados y problemas del pasado que se trasladan al día de hoy, son los que impiden un acuerdo común. Pero no me cabe la menor duda de que este camino es el correcto y que seguiremos consiguiendo el consenso.

Pregunta (traducida del farsi): EEUU habla de los pasos “máximos” y “mínimos” de prórroga de embargo para el suministro de armas a Irán. En otras palabras, quieren prorrogan para un plazo indefinido las sanciones que, de acuerdo con el PAIC, deberían ser levantadas en varios meses. ¿Cuál es la postura de Rusia, en su calidad de uno de los participantes del pacto nuclear, un país con postura positiva?

Respuesta: El Consejo de Seguridad de la ONU no introdujo lo que se dice un embargo contra la República Islámica de Irán. Lo que hizo fue introducir régimen de permisos para los suministros a Irán de determinados tipos de armamentos. Dicho régimen habría de aplicarse durante un período limitado que expira en próximo octubre. Cualquier intento de aprovecharse de alguna manera de la situación actual, para prorrogarlo o para introducir el embargo para un período indefinido carece de fundamentos legales, políticos y éticos.

Me gustaría señalar que la pertinente cláusula de la Resolución 2231 no sólo tuvo carácter temporal, sino que fue incorporado como gesto de buena voluntad por parte de Irán al paquete de medidas y que no tenía relación directa con el programa nuclear iraní. Es por ello porque la postura de Rusia es concreta al máximo: estamos en contra de este tipo de intentos, puesto que no vemos motivo alguno para que resulten exitosos. Hemos difundido en Nueva York nuestra postura en el marco del pertinente documento, donde figuran todos los fundamentos en los que se basa.

Pregunta: Irán ha presentado la solicitud de integración a la OCS en 2008. La India y Pakistán sí que se incorporaron a la misma en 2017, pero Irán sigue con su condición de país observador. ¿Qué obstaculiza su integración a dicho organismo y cuándo se podría esperar su participación de pleno derecho en las labores de la organización?

Respuesta: No vemos nada que impida la integración de Irán en calidad de miembro de pleno derecho a la Organización de Cooperación de Shanghái. Consideramos que Irán reúne todos los requisitos para lograr este objetivo, por lo cual Rusia desde el principio apoyó la solicitud de Teherán. Para que sea tomada una decisión positiva, es necesario el consenso y en estos momentos estamos trabajando para conseguirlo.

Pregunta: ¿Habrá tenido el ex Asesor de Seguridad Nacional del Presidente de EEUU, John Bolton, razones suficientes para citar en sus memorias las palabras dichas supuestamente por el Presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, quien había dicho lo siguiente: “los rusos no necesitan a iraníes en Siria”.

Respuesta: Creo que el señor Bolton no tuvo ningunos motivos para citar, como acaba de decir, al Presidente de Rusia, Vladimir Putin, aunque sea por la mera razón de no haber dicho el Presidente Putin nada parecido. En general no tenemos la costumbre de hacer este tipo de maniobras a espaldas de nuestros socios, ni tampoco suele hacerlo el Presidente Putin.

Estamos interaccionando de una manera muy activa con Irán y la República de Turquía en la República Árabe Siria. Me gustaría recordarles que precisamente el surgimiento de este trío como garante del Proceso de Astaná permitió lograr que avanzara el proceso de Ginebra que se había encontrado en un punto muerto. Precisamente después de haber decidido Irán, Turquía y Rusia ayudar a los sirios a avanzar hacia el arreglo y a solucionar los problemas existentes en las esferas política y humanitaria, empezó a notarse cierta actividad de la ONU. En estos momentos nuestro trío asume el papel de catalizador de todos los procesos que la comunidad internacional busca promover, en función de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

En general no me gustaría comentar el deseo ni la costumbre de los políticos estadounidenses retirados de escribir sus memorias ni tampoco de hacerlo, acompañando el proceso de ajustes de cuentas en los tribunales. Será parte de lo que podríamos calificar como cultura política especial, de no tratarse de un fenómeno bien distinto al que entendemos bajo el término “cultura”.

 

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda