8 julio 202015:27

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el curso de una rueda de prensa al término de las consultas políticas de los Ministros de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y el trío de la Unión Africana (Sudáfrica, Egipto, Congo) por videoconferencia, Moscú, 8 de julio de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimados colegas,

Hemos sostenido hoy las primeras consultas políticas a nivel de los Ministros de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia y el trío de la Unión Africana (UA). Este mecanismo fue formado de conformidad con las decisiones tomadas en la primera en la historia cumbre Rusia-África celebrada en Sochi en octubre de 2019 en que fueron representados tres países africanos. Se trata de Egipto, Sudáfrica y la República Democrática del Congo, es decir, países que ostentaron, ostentan ahora y ostentarán en un futuro la presidencia de turno en la Unión Africana.

Rusia y África están unidas por las relaciones tradicionalmente amistosas y un intenso diálogo político, amplios vínculos económicos, comerciales y en el ámbito de inversión, así como tienen planes aún más ambiciosos en todas estas direcciones. Hoy se ha manifestado plenamente el interés mutuo en profundizar la cooperación en todas las áreas, inclusive el sector económico, los lazos humanitarios, las consultas políticas.

Hemos abordado con mis colegas las tareas en materia de establecimiento de la cooperación en el marco de la Secretaría del Foro de Asociación Rusia-África dependiente del MAE de Rusia. Se creó para establecer contactos regulares con los Ministerios de Asuntos Exteriores de varios Estados africanos y mecanismos de la Unión Africana y otros organismos de integración que actúan en el continente africano. La Secretaría estará responsable por la organización y la preparación sustancial de nuevas iniciativas para la nueva cumbre Rusia-África programada para 2022, a tenor de los acuerdos de Sochi. Al reunirse en Sochi, los jefes de Estado decidieron que sería oportuno celebrar tales cumbres cada tres años.

Hemos abordado también las demandas energéticas de los países africanos. Estas demandas crecen rápidamente en vista del ritmo del desarrollo de los países del continente. Hemos discutido las posibilidades de reforzar la seguridad energética de los africanos, inclusive a través de la cooperación con Rusia en el ámbito de hidrocarburos y especialmente en materia de energía nuclear. El Director General de Rosatom, Alexéi Lijachov, hizo la respectiva presentación. En nuestra videoconferencia, el Viceministro de Industria y Comercio de Rusia, Alexéi Grúzdev, pronunció un discurso dedicado a la cooperación industrial. Las cuestiones formuladas hoy por nuestros interlocutores africanos, las iniciativas en relación con un desarrollo más eficaz de nuestros vínculos inversionistas, económicos y comerciales se abordarán en el marco de la Asociación de Cooperación Económica y Comercial con los países africanos. Se creó el mes pasado en el marco de la Secretaría del Foro de Asociación Rusia-África. Grandes empresas rusas forman parte de esta asociación. Manifiestan interés hacia el desarrollo de la cooperación con el continente africano. Además de Rosatom, es la empresa ALROSA, el banco Gazprombank, la empresa Transmashholding, el instituto de desarrollo Innopráctica, etc. Como ya he dicho, la Asociación se usará como una plataforma para prestar apoyo a las empresas rusas que quieren trabajar en unos países africanos o en el marco de sus vínculos con las asociaciones de integración en el continente africano.

Hemos prestado hoy una atención especial a los asuntos humanitarios haciendo hincapié en la propagación del coronavirus. La pandemia ejerció mucha influencia en muchos aspectos de las relaciones interestatales, afectó la economía. Esto se siente en África también. Nuestros colegas africanos esperan que el daño causado sea más grave que se sienta ahora.

Se agradeció a la Federación de Rusia por la ayuda que nuestros respectivos departamentos han prestado ya a los países africanos. Las solicitudes de la ayuda adicional continúan llegando. Ya más de 30 países nos enviaron tales solicitudes. Las estudiamos con la máxima atención. El vicejefe de la Agencia Federal de Protección del Consumidor (Rospotrebnadzor), Antón Simanovski, ha pronunciado hoy un discurso sobre el tema.

Hemos convenido en continuar aplicando esfuerzos para prestar apoyo en la lucha contra el coronavirus, inclusive en el marco de las organizaciones africanas y organismos multilaterales globales. Contribuiremos a la toma de decisiones en que están interesados los países africanos en el marco de la ONU, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Se ha subrayado el interés mutuo en continuar cooperando en la elaboración de vacunas contra tales amenazas pandémicas, en particular, aprovechando la experiencia muy útil y eficaz de nuestra cooperación (hace varios años) en la lucha contra el ébola.

En el marco de nuestro diálogo político, hemos prestado una atención especial al 60º aniversario de la aprobación de la Declaración de la ONU "Sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales". Este aniversario se celebra este año. Es un documento de importancia histórica que desempeñó el papel clave en quebrantar la estructura del colonialismo mundial. La Unión Soviética desempeñó el papel principal para que esta Declaración se aprobase. Hemos subrayado la necesidad de mantener la verdad histórica sobre los tiempos coloniales. Ahora muchos nuestros colegas occidentales que estuvieron vinculados en el pasado con el continente africano prefieren olvidar lo que constituyen en gran medida la causa principal de los problemas de la África actual. Consideramos que es inadmisible olvidar de aquel período, igual que es inadmisible hacer la vista gorda ante la actividad neocolonial que continúa en el continente africano y de lo nocivo de que han hablado hoy nuestros interlocutores.

Nos hemos manifestado nuestro acuerdo con que la creación de la ONU desempeñó el papel decisivo en la preparación para el proceso de descolonización y esta Organización internacional se fundó tras la derrota del nazismo y la Victoria en la Segunda Guerra Mundial. Se destaca una relación curiosa: los países que intentan revisar la historia de la Segunda Guerra Mundial aspiran al mismo tiempo a olvidar las consecuencias del pasado colonial en el continente africano.

Hemos coincidido en que no se puede considerar finalizado el proceso de descolonización y Rusia lo subrayó especialmente. Las resoluciones de la Asamblea General de la ONU y las decisiones de la Corte Internacional exigen poner fin a este proceso, en particular, en relación con el archipiélago de Chagos sobre que tiene que restablecerse la soberanía de Mauricio. Además, tiene que restablecerse la soberanía de Madagascar sobre las islas Dispersas del Océano Índico, de las islas Comoras sobre Mayotte. Es un territorio de Francia cuyo estatus se mantiene, a pesar de las numerosas resoluciones de la Asamblea General de la ONU.

Consideramos importante continuar las respectivas discusiones en la ONU donde hay un Comité especial de Descolonización. Junto con nuestros socios africanos y de otras regiones promoveremos las tareas de cumplir las decisiones aprobadas de la comunidad internacional.

En general, las negociaciones han sido exitosas. Hemos convenido en preparar las respectivas propuestas que permiten empezar a trabajar en la agenda de la cumbre siguiente programada para 2022, como ya he dicho, de conformidad con los acuerdos conseguidos en octubre del año pasado en Sochi. Se planea celebrar la cumbre siguiente en el continente africano.

Al término de nuestro trabajo, se aprobó una Declaración Conjunta que se propaga entre los medios de comunicación. Les invito a leer este documento.

Pregunta: Me gustaría preguntarle sobre la situación en Libia. Debido a las contradicciones que existen entre las partes enfrentadas en el conflicto libio y a las contradicciones con los países que apoyan a las mismas, la situación en el país no deja de preocupar a la comunidad internacional. En Moscú se insiste en la necesidad de mantener diálogo directo basado en los resultados de la Conferencia de Berlín. Rusia ha apoyado también la iniciativa del Cairo y desde hace poco el MAE ruso habla de la necesidad de reforzar el papel de la ONU en el arreglo de la situación en Libia. ¿Cómo se podría llevar a cabo todas estas iniciativas, si desde el punto de vista práctico no cambia nada?

Respuesta: Desde el punto de vista práctico, estas iniciativas pueden llevarse a cabo de una única manera: es necesario poner fin urgentemente a las acciones bélicas y a los intentos de ambas partes de hacer avanzar sus unidades armadas hacia el oeste y el este, es decir, en cualquier dirección. Por desgracia, el hecho de que todos nuestros interlocutores coincidan en la falta de solución militar del conflicto libio no hace que se den pasos concretos. En una determinada etapa, en pasado enero, antes de que se celebrara la Conferencia de Berlín, invitamos a Moscú a los principales protagonistas, al Comandante del Ejército Nacional Libio, Khalifa Haftar, al Presidente del Consejo Presidencial y del Gobierno de unión nacional, Fayez al-Sarraj, y al Presidente del Parlamento de Tobruk, Aguila Saleh. En aquel momento el Ejército Nacional Libio consideró que contaba con una posición más ventajosa “sobre el terreno”, por lo cual no estaba dispuesto a firmar el pertinente documento que le parecía admisible a Fayez al-Sarraj. En estos momentos el Ejército Nacional Libio, de acuerdo con nuestras estimaciones, se muestra más propenso a firmar tal documento que estipula un cese inmediato de las hostilidades. Sin embargo, ahora es el Gobierno de Trípoli la parte que no desea hacerlo, puesto que sigue apostando por la solución militar del conflicto. Esta es la principal razón de la situación actual.

En el marco del diálogo autorizado al más alto nivel por los Presidentes de Rusia y de Turquía nos dedicamos junto con nuestros interlocutores turcos a acordar las posturas que permitan anunciar con urgencia el alto el fuego y proceder inmediatamente a solucionar otros problemas mencionados en la Conferencia de Berlín y confirmados de nuevo en la reunión de El Cairo en la llamada Declaración de El Cairo. Éste es el problema principal en la actualidad.

Recientemente nos hemos entrevistado en Moscú con Aguila Saleh, Presidente del Parlamento libio situado en Tobruk. También estamos en contacto con Fayez al-Sarraj que preside el Gobierno de la unión nacional en Trípoli y, por supuesto, con el Mariscal Khalifa Haftar, Comandante del Ejército Nacional Libio. Lanzamos una señal inequívoca, dando a entender que el primer y único posible de todos los pasos, uno que no tiene alternativa, es el anuncio de un completo cese de las hostilidades. Nuestros interlocutores turcos trabajan en dicho campo con el Gobierno de la unión nacional. Espero que les salga alcanzar la única posible en las condiciones actuales solución.

En cuanto al papel de la ONU y de la necesidad de reforzarlo, por supuesto que nos gustaría que el papel de dicho organismo fuera más significativo. Por desgracia en breve se cumplirán 6 meses desde que el Enviado Especial del Secretario General de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, dimitió enseguida después de la Conferencia de Berlín. Hasta hoy el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, no ha nombrado a su sucesor. La primera candidatura que presentó, la del Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, fue apoyada casi por todos, a excepción de los representantes de EEUU. Se negaron a apoyarla. Tras ello, fue presentada una nueva candidatura, la de la Ministra de Asuntos Exteriores de Ghana, Hannah Serwaa Tetteh. Ocurrió hace casi dos meses, pero por algunos motivos el Secretario General de la ONU no puede aprobar dicha candidatura. Da la sensación de que representantes de Washington intentan ponerle toda clase de trabas.

En estos momentos la situación es la siguiente: después de que dimitiera Ghassan Salamé, la Misión de la ONU es dirigida por un Enviado Especial en funciones. Dada la casualidad que es una ciudadana estadounidense. No nos gustaría que EEUU “ate de pies y manos” a la Secretaría de la ONU, impidiendo el nombramiento de un Enviado Especial en toda regla y esperando que su compatriota solucione algunos asuntos que no quedan muy claros.

Lo comento tan abiertamente, porque es un secreto a voces. Espero que la acabe prevaleciendo la adhesión a los principios de la multilateralidad y que el Secretario General de la ONU pueda responsabilizarse plenamente por el funcionamiento del mencionado organismo. Estoy convencido de que para dicho cargo debería ser nombrado un representante de la Unión Africana.

Pregunta: Comente el informe de la comisión de la ONU, en el cual los ataques de los aviones rusos y sirios lanzados contra instalaciones de la infraestructura civil en Idlib fueron catalogados como crímenes de guerra.

Respuesta: Seguramente se refiere a la Comisión de investigación para la República Árabe de Siria que se autodenomina “independiente”. Fue creada vía consenso, suscitando su mandato y métodos de trabajo numerosas preguntas. La decisión de su creación fue fruto de presión, en primer lugar, de países occidentales que se propusieron cambiar el régimen sirio. Ni siquiera lo escondían.  A través de la votación en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas fue formado un mecanismo, cuyo objetivo es encontrar información que desacredite a Damasco y a quienes denominan “aliados de Damasco”. Los miembros de la Comisión en ningún momento visitaron Idlib, tampoco lo hicieron las numerosas organizaciones no gubernamentales a las que recurren los países occidentales para reunir información que pueda desacreditar al legítimo poder sirio. Dicha comisión autodenominada “independiente” usa datos sacados de las redes sociales y de unas tales fuentes, cuyo anonimato solicitan mantener por razones de seguridad. Usan los mismos métodos que son usados en la actualidad por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Esos días nuestros interlocutores occidentales intentan pedalear la aprobación de una Resolución basada en un informe redactado con burdas violaciones de la Convención sobre las Armas Químicas, en datos sacados de las redes sociales y de ciertos colaboradores de la sociedad civil, cuyos nombres y direcciones no serán revelados, supuestamente, para no someter a peligro y riesgo su seguridad. Es por ello porque partimos de la necesidad exclusiva de solucionar y considerar cualquier problema relativo al conflicto sirio o cualquier otro únicamente en base a datos concretos e información, por la cual se responsabilice el pertinente organismo. Dicha Comisión “independiente” no se responsabiliza, como bien se ha demostrado, por sus declaraciones.

Pregunta: El Jefe del Pentágono, Mark Esper, manifestó que durante el año que lleva ocupando su puesto, la Secretaría de Defensa de EEUU logró “disuadir con éxito” a los rivales de Washington que son Moscú y Pekín. Comente sus palabras.

Respuesta: No le sabría decir si tengo algo que comentar. Si considera que el principal objetivo de la Secretaría de Defensa de EEUU es la “disuasión” de Rusia y China, es ésta la filosofía de la actual Administración estadounidense. Siente la imperante necesidad de “disuadir” a los demás menos a sí misma, para que sea liquidado todo lo capaz de limitar en la arena internacional la libertad de acción e incluso la impunidad de la Administración de EEUU. Fueron echados por tierra los Tratados INF, de Cielos Abiertos, de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, así como las actividades de la UNESCO, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud. De ser así, es de lamentar. Se suele creer que los militares tienden a mostrarse más cautelosos que los políticos en las situaciones capaces de provocar conflictos y, sobre todo, avivar conflictos latentes.

Esta postura, esta filosofía del Jefe del Pentágono, por supuesto, es de lamentar, puesto que estamos interesados en desarrollar un diálogo normal con todos los países, EEUU inclusive. Los contactos entre Mark Esper y el Ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, mantenidos por teléfono pueden calificarse como de alto nivel profesional y respeto mutuo. Nos gustaría que cualquier país actuando en la arena internacional no se planteara la necesidad de “disuadir” a alguien, sino de garantizar la seguridad estratégica en base al equilibrio de intereses de todos los Estados y, por supuesto, de las principales potencias mundiales. Incluso ahora en nuestro diálogo con la parte estadounidense se intenta que el propio término “estabilidad estratégica” caiga en desuso, para ser sustituido con el término “rivalidad estratégica”. Es decir, la propia filosofía indica que Washington se prepara para conflictos con cualquier país que desee defender sus intereses.

Es malo para EEUU. Pueda que hipertrofiando las amenazas por parte de Rusia y China intenten desviar la atención de su población de los sorprendentes problemas que estamos observando en estos momentos en el país. Pueda que haya entrado en juego elfactor de la campaña electoral y la necesidad de ganar puntos y votos adicionales. Es de lamentar que ello se consiga a costa de la eliminación en la arena internacional del sistema de controles y equilibrios y gracias a todo tipo de aventuras para poder actuar a sus anchas. Estamos a favor del diálogo y la estabilidad estratégica, tal y como propuso el Presidente de Rusia Vladimir Putin, también en el marco de su iniciativa de convocar una Cumbre de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pregunta:  Según se ha sabido hoy, Ucrania se propone retirarse del Memorando de Cooperación  con Rusia en la lucha contra el terrorismo suscrito en 2012. En la nota aclaratoria se dice que “esta solución permitirá sentar fundamentos legales y políticos adicionales para proteger  los intereses nacionales de Ucrania frente a la continua agresión de Rusia, así como elevar el prestigio de Ucrania”. ¿Quiere comentarlo?

Respuesta:  No he oído nada sobre la retirada de nuestros vecinos ucranianos del Memorando de Cooperación en la lucha contra el terrorismo. Se retiran de muchos documentos, es su derecho. También es su derecho argumentar sus decisiones sobre el cese de la cooperación en unos u otros dominios. Si consideran que de esta manera defenderán con mayor eficacia sus intereses nacionales, allá ellos. Nosotros sostenemos que la lucha contra el terrorismo no debe caer víctima o ser convertirse en rehén de ciertos juegos geopolíticos. El que los dirigentes ucranianos practiquen juegos geopolíticos es evidente para todo analista lego en la materia. Valga como botón de muestra la declaración del Presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, quien dijo que el único objetivo de los Acuerdos de Minsk es garantizar la prórroga de las sanciones occidentales contra Rusia. Los comentarios sobran. La responsabilidad por tales planteamientos recae sobre la cúpula dirigente de Ucrania.

Continuamos los contactos en el marco del cuarteto de Normandía. Hace poco, se reunieron  los consejeros y asesores políticos de los primeros mandatarios del cuarteto de Normandía. Esta reunión volvió a corroborar que la parte ucraniana rehúsa categóricamente cumplir los Acuerdos de Minsk, aprobados por el CS de la ONU. Nuestros representantes hicieron una pregunta directa sin recibir respuesta. Esperamos que Alemania y Francia, en tanto copartícipes del cuarteto de Normandía, asuman su parte de responsabilidad por la postura que debe mantener Kiev respecto al importantísimo documento denominado el Paquete de Medidas de Minsk.

Pregunta: ¿Hay oportunidad de cese del fuego en Libia y de que las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional no crucen la línea Sirte y Al Jufrah, tomando en consideración las noticias de ayer sobre los golpes en Al Jufrah, no confirmadas, por cierto, por ninguna de las partes del conflicto?

Respuesta: No voy a hacer conjeturas sobre el cese del fuego. La oportunidad siempre existe, pero es difícil presagiar en qué grado se aproveche. Hace dos, tres y cuatro años también había oportunidades cuando se reunieron las correspondientes conferencias sobre Libia en Paris, Palermo y Abu Dabi. Hace medio año, se celebró  la Conferencia de Berlín. Previamente, se sostuvo un encuentro en Moscú. Se aprobó un documento, muy sencillo, explícito, de una página y media, en que primaba el acuerdo de las partes sobre el cese del fuego. Aquella oportunidad fue desaprovechada por una de las partes invitadas a Moscú y Berlín. Ahora otra parte no quiere aprovechar esta misma oportunidad que se mantiene hasta el día de hoy. Esta oportunidad, como ya he dicho, no es sólo una oportunidad, es un imperativo que ha de ser cumplido, si queremos proceder a arreglar la situación en Libia.

Respecto a la situación militar “en tierra” y las fuerzas que se preparan para cruzar una u otra línea, son cosas de segundo orden. Si estamos conformes (parece que todos están conformes) con que no hay solución  militar, simplemente hay que cesar las hostilidades. Luego recurrir a los mecanismos bien engrasados: el Comité Militar Conjunto «5+5», las propuestas contenidas en la Declaración de El Cairo, incluyendo la adelantada el Presidente de la Cámara de Representantes de Libia en Tobruk, Aguilah Salah, quien no hace mucho visitó Moscú. Me refiero a la constitución de órganos de poder estatal verdaderamente colectivos, equitativos, en los que, respetando el equilibrio de intereses, estén representadas las tres regiones históricas de Libia. Creo que es una propuesta absolutamente razonable.

Pregunta: ¿Está dispuesta Rusia a actuar como mediadora en la solución del conflicto en torno a la represa Renacimiento (Hidāsē) en Etiopia?

Respuesta: Ofrecimos nuestro concurso, incluido el técnico, a las partes del conflicto. Hay cosas que pueden ser útiles, y ellos lo saben. También ofreció sus servicios EEUU. En EEUU se celebraron. Aplaudimos los avances registrados.

Ahora infunde esperanza el que las partes hace algún tiempo hayan vuelto a acordar impulsar los contactos entre los ministros de referencia. A iniciativa de Egipto, la cuestión se elevó al Consejo de Seguridad de la ONU. Nosotros, en el marco de la discusión sostenida en el CS de la ONU, exhortamos a concluir cuanto antes la conciliación de criterios aceptables para todos a tenor de las correspondientes normas del Derecho Internacional y respetar los intereses de cada una de las partes involucradas en este litigio.

 

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda