13 mayo 202019:02

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, en la rueda de prensa al término de la reunión por videoconferencia de los Ministros de Exteriores de los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái, Moscú, 13 de mayo de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Hemos concluido la videoconferencia de los ministros de Asuntos Exteriores de los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). Hemos discutido la situación general en la región y en el mundo, los objetivos prioritarios de la OCS a raíz de la propagación del coronavirus y sus consecuencias. Hemos expresado nuestro reconocimiento a nuestros colegas por haber apoyado la propuesta de la presidencia rusa de convocar la reunión extraordinaria de los titulares de Exteriores de los países de la OCS dedicada a este tema candente.

En la reunión, hemos constatado que la pandemia cambió radicalmente la vida cotidiana y ejerce una influencia notable en todo el sistema de las relaciones internacionales. La situación actual es, desde luego, un serio reto para cada Estado, las organizaciones y relaciones intergubernamentales, incluida la OCS.

Los países miembros de la Organización han confirmado su voluntad de buscar las respuestas colectivas a este reto, de actuar conjuntamente en la lucha contra el COVID-19. Se trata de las acciones universales coordinadas, bajo los auspicios de la ONU, tomando en consideración las decisiones y recomendaciones de la OMS, el Grupo de los Veinte y otras organizaciones. Hemos prestado especial atención a las tareas de superar las consecuencias negativas socioeconómicas y sociales de la pandemia. Hemos constatado la importancia de  que las medidas destinadas a proteger las vidas humanas, recuperar la estabilidad de la economía global, estimular su desarrollo sostenible, sean respaldadas con las normas y los principios del Derecho Internacional y acompañadas con el rechazo de la competencia desleal y las sanciones unilaterales económicas y financieras, impuestas en contra de la Carta de la ONU y las prerrogativas del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hemos estudiado los pasos urgentes para impulsar la cooperación bilateral y multilateral dentro de la OCS. Hemos celebrado el papel activo de la Reunión de los jefes de las instituciones de los países miembros de la OCS, responsables de la seguridad sanitaria. Este mecanismo está desarrollando el sistema regional de aviso de infecciones a base de los algoritmos y enfoques acordados. Todos los participantes de la videoconferencia de hoy se han pronunciado a favor de elaborar y adoptar en la próxima cumbre de la OCS en San Petersburgo, el plan de acción para promover y profundizar la cooperación en este ámbito. Las posturas comunes de los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Organización se han plasmado en la Declaración aprobada hoy, sobre la propagación del coronavirus.

También hemos discutido la situación general en la región correspondiente  a la OCS desde el punto de vista de la seguridad y estabilidad. Hemos confirmado la voluntad de contribuir al máximo al arreglo afgano a través de las posibilidades del Grupo de Contacto OCS-Afganistán, que funciona con éxito.

Los Estados miembros están dispuestos a seguir fomentando la coordinación en la ONU y otros foros multilaterales, luchar por fortalecer las posiciones y el papel de la OCS en los asuntos globales y regionales. Hemos decidido atender especialmente, durante este año, la celebración de eventos relacionados con el 75º aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial y el 75º aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas. Hemos discutido también la promoción en la ONU del proyecto de resolución sobre el 75º aniversario de la fundación de la Organización, y las cuestiones relativas a la preparación de la reunión solemne de la Asamblea General, prevista para el otoño de 2020 con motivo del aniversario.

Hemos informado a nuestros colegas del estado de cosas en cuanto a la implementación del plan de eventos para la presidencia rusa en la OCS en la situación de la pandemia. Confiamos en poder celebrar todos los eventos planeados, parte de ellos, inevitablemente, por videoconferencia. Esperamos poder organizar los eventos clave de forma presencial, incluidos el Consejo de Ministros de Exteriores y, desde luego, de la cumbre de la OSC.

Pregunta: El secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, Nikolái Pátrushev, señaló que EEUU había puesto en marcha más de doscientos laboratorios biológicos por todo el mundo, incluidos los países de la OCS. ¿Cómo evalúa esta situación? ¿Qué medidas se tomarán para garantizar la seguridad biológica en la región?

Respuesta: En reiteradas ocasiones hemos llamado la atención a la creación y funcionamiento de los laboratorios biológicos, muchos de ellos bajo los auspicios del Pentágono. EEUU los funda en todo el mundo, incluido los países de la OCS y ex repúblicas de la URSS. Estos laboratorios están localizadas con bastante densidad a los largo de las fronteras de la Federación de Rusia y China.

Creemos que en el ámbito de la seguridad biológica siempre han sido necesarios la transparencia y el control de semejantes investigaciones científicas, Llevamos mucho tiempo abogando por que la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas y Toxínicas y sobre su Destrucción se complete con el mecanismo de verificación, que permita controlar y garantizar la transparencia de las actividades de todos los países, destinadas a impedir la creación de las armas biológicas y toxínicas.

Desde 2001 (casi 20 años) Rusia, junto con la mayoría de otros países, incluida China, aboga por acordar la elaboración del correspondiente protocolo de la Convención sobre la creación del mecanismo de verificación y control del cumplimiento por los países partes de la Convención de su compromiso de no desarrollar las armas biológicas. EEUU es prácticamente el único país que rechaza rotundamente esta propuesta. Ahora este problema se ha agravado. La negativa de Washington de garantizar la transparencia de sus actividades biológicas con fines militares en diferentes regiones del mundo, desde luego, provoca preguntas sobre qué ocurre en realidad y qué objetivos se persiguen. Dialogamos sobre el tema con todos nuestros socios, incluidos los de la CEI y la OCS.

Tenemos también ejemplos positivos. Hemos firmado el Memorando de Entendimiento Mutuo entre el Gobierno de la Federación de Rusia y el Gobierno de la República de Tayikistán sobre las garantías de la seguridad biológica. Estamos preparando un documento similar con nuestros colegas de Uzbekistán. Celebramos las consultas al respecto con Kazajstán, Armenia y otros vecinos en el espacio postsoviético. Considero muy útil este trabajo, ya que disipa las preocupaciones que puedan surgir con respecto a la aparición de semejantes enfermedades infecciosas.

Estoy convencido de que todos los países deberían abordar este problema desde una perspectiva universal. Volviendo a lo dicho, la mejor opción para todos los miembros de la comunidad internacional sería el acuerdo sobre la creación del mecanismo de verificación dentro de la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas y Toxínicas y sobre su Destrucción. Continuaremos trabajando en este ámbito.

En cuanto a la OCS, estamos preparando para la cumbre de este año en Sn Petersburgo, un paquete especial de documentos dedicado al plan de acción para garantizar la seguridad sanitaria. Plantearemos en un apartado especial las cuestiones de la seguridad biológica. Espero que nuestros expertos trabajen bien y ayuden a los líderes de la OCS en la cumbre a adoptar las decisiones que contribuyan a una mayor transparencia en materia de seguridad biológica a escala universal.

Pregunta: Últimamente, se han oído numerosas acusaciones contra China de que hubo una fuga del coronavirus del laboratorio de Wuhan o de que el coronavirus era beneficioso para Pekín. ¿Se han discutido estas cuestiones en la OCS?

Respuesta: En la OCS discutimos la situación objetiva y los hechos. La Organización no tiene competencias para realizar ninguna investigación. Su misión es garantizar la cooperación abierta, honesta y eficaz en las áreas problemáticas a raíz de las consecuencias de la pandemia del coronavirus. Es lo que hemos estado haciendo.

La OCS organizó numerosos eventos. Ya he mencionado el mecanismo de reunión de los jefes de las instituciones, responsables de la seguridad sanitaria. El Servicio Federal Ruso de Protección del Consumidor (Rospotrebnadzor)  preparó el proyecto de plan de acción para luchar contra las pandemias, a partir de la declaración de los líderes de la OCS aprobada hace dos años en la cumbre de Qingdao, sobre la necesidad de intensificar la interacción en este ámbito. Este plan de acción se presentara en la próxima cumbre de la OCS de este año.

Es más, el pasado 1 de abril, los expertos médicos de los países miembros de la OCS celebraron una videoconferencia. Acordaron elaborar el documento que acumulará la experiencia de nuestros países en la lucha contra el COVID-19. No me cabe ninguna duda de que nuestros colegas chinos colaborarán activamente en este  proyecto facilitando la información acopiada al superar el brote de la infección por coronavirus en su territorio.

El próximo 28 de mayo tendrá lugar la videoconferencia de los ministros de Sanidad de los países miembros de la OCS. Discutirán cuestiones concretas  base de las conclusiones peritales mencionadas. La Secretaría de la OCS propuso crear un consejo de coordinación para coordinar el trabajo relativo al coronavirus.

Cuando hablamos de la necesidad de investigar las causas de la aparición del coronavirus, me parece un planteamiento completamente justificado. Pero debemos abordar esta cuestión desde el punto de vista de la necesidad de salvar más vidas y comprender cómo controlar la pandemia en el futuro. Los médicos pronostican que podrá permanecer entre nosotros durante mucho tiempo, o incluso quedarse para siempre, como otras enfermedades infecciosas (por ejemplo, la gripe). Es por eso que importa conocer las causas de su aparición. Según me consta, los portavoces chinos expresaron su disposición de cooperar con la OCS para realizar este trabajo. Estoy convencido de que todos los países del mundo están interesados en ello. Estamos en contra de que este enfoque científico y humanitario, orientado a la protección y seguridad de la Humanidad en el futuro, se politice y se use como herramienta de la competencia desleal.

Pregunta: Usted ha dicho que la situación en el arreglo afgano está degradando y, según comprendemos, está estancada la implementación del acuerdo entre EEUU y el Movimiento Talibán. ¿Qué salida ve Rusia de esta situación? ¿No cree usted que los esfuerzos de EEUU son insuficientes y convendría hacer los esfuerzos colectivos para impulsar el proceso? ¿Planea Rusia algunos contactos con los países de la región para discutir la situación en Afganistán?

Respuesta: No tenemos ninguna duda de que el arreglo afgano sólo es posible respetando los intereses de los propios afganos y sus vecinos. Sólo este formato es válido para encontrar las formas más eficaces de avanzar hacia el arreglo. Con este objetivo, creamos hace unos años el grupo de países, invitamos a sus representantes a Moscú para las consultas sobre Afganistán, constituyendo así un nuevo mecanismo. Forman parte de él los países vecinos de Afganistán  y todos los países capaces de influir en las posturas de las partes afganas, incluyendo EEUU.

Las consultas de Moscú se convocaron en varias ocasiones. Todos sus participantes confirmaron la necesidad de avanzar de esta manera para elaborar los enfoques estables del arreglo. No significa esto que hayamos rechazado otros canales de promoción de los acuerdos justos entre todos los grupos principales de la sociedad afgana. Para contribuir a encontrar las soluciones admisibles para todos, colaboramos a tres bandos con EEUU y China, y con la participación incidente de Pakistán. No fue un mecanismo único de arreglo. Siempre hemos destacado que avanzaremos sólo en las direcciones que resulten admisibles para Afganistán y sus vecinos.

Todos estos esfuerzos diversificados permitieron palpar las vías para avanzar. En cierta etapa, no obstante, EEUU decidió centrarse completamente en sus negociaciones bilaterales con los talibanes. No tenemos nada en contra bajo la condición de que estas negociaciones respeten los criterios mencionados y no contengan acuerdos secretos que contradigan los intereses de todos los afganos y sus vecinos.

Aplaudimos el acuerdo conseguido entre EEUU y el Movimiento Talibán, aunque advertimos que era importante involucrar a los vecinos para que pudieran garantizar sus intereses también.

No experimentamos alegría porque los acuerdos entre EEUU y los talibanes estén estancados. Vemos las causas de ello y estamos dispuestos a contribuir a superarlo. Pero para ello hace falta volver a los planteamientos iniciales formuladas en Moscú y en el grupo Rusia-EEUU-China, que consisten en garantizar lo que llamamos «la inclusividad del diálogo afgano».

El Grupo de Contacto OCS-Afganistán empezó a actuar hace tiempo. El año pasado, en la cumbre de Biskek se elaboró una Hoja de Ruta en el marco de que la OCS puede promover enérgicamente los intereses de arreglo en el país que tiene una frontera común con nosotros. Hemos convenido hoy en adaptar esta Hoja de Ruta a las condiciones actuales, inclusive a la situación que se observa después de que EEUU y los talibán alcanzaron acuerdos que no se cumplen todavía. Espero que la OCS sea capaz de hacer un aporte constructivo para salir del actual punto muerto. Para que esto se haga realidad es necesario que nuestros colegas estadounidenses se adhieran de nuevo a los esfuerzos conjuntos.

Pregunta: Se sabe que los países europeos ya han elaborado y aplican el mecanismo de migración laboral durante la pandemia del coronavirus. Vuelos chárter transportan a los trabajadores temporeros de Ucrania y Rumanía a Alemania, Finlandia, Austria y otros países europeos más prósperos. ¿Se espera que el mecanismo de migración laboral se desbloquee en la OCS, en particular, entre Rusia y China, los países de Asia Central donde el tráfico aéreo está suspendido actualmente por lo que los trabajadores no pueden salir de sus países? ¿Puede afectar esto las ramas más importantes de la economía?

Respuesta: No hemos introducido algunas restricciones para la migración laboral en el marco de la OCS ni otras organizaciones. Las únicas personas a que quisiéramos deportar son inmigrantes que violaron burdamente el régimen de su estancia en Rusia. No es un grupo numeroso. Les deportamos paulatinamente a sus casas, a los países vecinos. Nadie pide a la mayoría de inmigrantes a abandonar Rusia. Además, el Gobierno ruso aprobó las decisiones que les permiten posponer la formalización de permisos de trabajo, la prórroga de permisos de trabajo y la solución de otros asuntos burocráticos que las restricciones introducidas y el confinamiento hacen difícil resolver.

Nuestra postura en relación con el uso de trabajadores inmigrantes no ha cambiado. No he oído de algunos cambios en la legislación ni en posturas de nuestros socios en el marco de la OCS.

Pregunta: En vista de que las posturas de los Estados que forman parte de la OCS en relación con los resultados de la Segunda Guerra Mundial coinciden en esencia, ¿sería oportuno aplicar esfuerzos conjuntos para impedir que se tergiverse la historia mediante la glorificación del nazismo? ¿En qué formas puede realizarse esto? ¿Qué eventos en el marco de la celebración del 75º aniversario de la Victoria pueden llevarse a cabo en el marco de la OCS?

Respuesta: Tenemos las posturas afines en relación con los sucesos de aquella guerra. Los dirigentes de Estados partes de la OCS, los Ministros de Asuntos Exteriores manifestaron en reiteradas ocasiones estas posturas en sus declaraciones conjuntas.

El 75º aniversario es un nuevo motivo para recordar los sucesos de aquella época. Esta tarea se hace aún más acuciante en el contexto de una drástica intensificación de intentos de tergiversar los resultados de la Segunda Guerra Mundial y sus causas generalmente conocidas. Naturalmente, esta actividad adquiere una importancia adicional.

En el marco de la OCS existen mecanismos intergubernamentales y no gubernamentales para abordar asuntos relacionados con la valoración, el análisis de los sucesos históricos de la Segunda Guerra Mundial. No existe un mecanismo conjunto en el marco de que se podría discutir estos temas. Se manifiesta cada vez un mayor interés hacia la creación de tales mecanismos.

Por ejemplo, celebramos ayer una reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la CEI por videoconferencia. En el marco de la Comunidad ya hemos convenido en celebrar reuniones informales, talleres, conferencias de los historiadores. Creo que se podría realizarlo también en el marco de la OCS. Al menos, es evidente un interés hacia este tema por parte de la comunidad científica. Me parece que sería útil promover tal iniciativa. Les informaremos de los avances en este ámbito.

Ya he mencionado varios eventos concretos en el marco de la OCS. Los líderes de los respectivos países emitirán la respectiva declaración durante la cumbre a celebrarse este año en San Petersburgo. Nuestros países son coautores de la resolución dedicada al 75º aniversario de la fundación de la ONU. Esto se hizo posible, ante todo, gracias a la victoria de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Se celebrarán los respectivos eventos en cada país y varios ya se llevan a cabo. En la mayoría de los Estados partes de la OCS, ante todo, en la CEI se celebraron eventos dedicados al 9 de mayo – el Día de la Victoria. Hemos intercambiado impresiones hoy en relación con la participación enérgica y sincera de nuestros ciudadanos en éstos. Se celebrarán también eventos conjuntos, inclusive en el marco de la fecha del fin de la Segunda Guerra Mundial en septiembre próximo.

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda