29 abril 202017:21

Entrevista concedida por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, a la Agencia de Información TASS, Moscú, 29 de abril de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Pregunta: Es la primera vez que nos reunimos on-line. ¿En qué medida se ha acostumbrado ya a este formato? Sé que celebra reuniones e incluso se reúne con sus homólogos de BRICS usando Internet. ¿Qué le parece, nos queda mucho?

Respuesta: Creo que nadie lo sabe. Es verdad que no es algo habitual, de modo que resulta hasta cierto grado interesante. Como ya hemos señalado en varias ocasiones, comunicación por Internet nunca reemplazará los contactos personales, sobre todo, aquellos que transcurren en un ambiente de confianza, cara a cara. Sin embargo, resulta cómodo usar las tecnologías modernas en la situación actual, puesto que no podríamos interrumpir los contactos del todo. Es verdad que, además de las conversaciones telefónicas, que siempre han formado parte de las actividades diplomáticas, en estos momentos usamos cada vez más las videoconferencias. Ayer nos reunimos por videconferencia los Ministros de Asuntos Exteriores de BRICS. Rusia asume en 2020 el puesto de país presidente de los mismos. Para mañana está prevista la videoconferencia de los Ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros del Cuarteto de Normandía, en la cual analizaremos quién cumple o no y en qué medida las recomendaciones aprobadas en diciembre del año pasado en la Cumbre del Cuarteto de Normandía celebrada en París. La semana que viene, después de las fiestas, tenemos previsto continuar usando este formato. No sabría decirle cuánto va a durar todo eso. La decisión se toma en primer lugar por las autoridades sanitarias que parten de las evaluaciones reales de la situación epidemiológica. En base a dichas evaluaciones son redactados los informes presentados a los líderes de diferentes países. Como seguramente sabe en estos momentos todos los Gobiernos se están planteando los plazos en los que se podría empezar a elaborar medidas de la salida de la crisis. El Presidente de Rusia, Vladímir Putin, formuló ayer el pertinente encargo, al reunirse con los Gobernadores de las provincias rusas. De modo que estamos en manos de la naturaleza y de aquellos esfuerzos que el hombre está haciendo para no verse demasiado damnificado por ella.

Pregunta: Por desgracia, la pandemia dejó su huella en todos los aspectos de nuestra vida. Entre otras cosas, nos empañó la alegría de la celebración del 75º Aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria, el 9 de mayo, fecha hasta la cual quedan unos 10 días. Dijo el Presidente que sin falta habría desfile aéreo y fuegos artificiales. Es verdad que la celebración será distinta. Esperábamos la llegada de numerosos invitados extranjeros. ¿Cuál podría ser, a su modo de ver, el formato internacional de la celebración del Día de la Victoria, esta gran fiesta que nada ni nadie nos arrebatará?

Respuesta: Estoy completamente de acuerdo con Usted, pero, antes que nada, ninguno de nuestros invitados extranjeros renunció a los planes de acudir a Moscú ni a presenciar el desfile, al ser fijadas las nuevas fechas del mismo. Todos los invitados extranjeros, Jefes de Estado o de Gobierno, así como un numeroso grupo de veteranos de la Gran Guerra Patria y de la Segunda Guerra Mundial mostraron su comprensión de la decisión anunciada a mediados de abril por el Presidente Vladímir Putin. Anunció la necesidad de posponer el desfile que se celebrará sin falta en todo su esplendor en lo que queda del año, se hizo hincapié en ello. Partimos de que todos los invitados que ya han confirmado su participación, al ser planificado el desfile para el 9 de mayo, por supuesto considerarán la posibilidad de acudir a Moscú en nuevas fechas.

Recordemos que cada 5 años, en la ONU es aprobada la pertinente Resolución. Hace 5 años, en honor del 70º Aniversario de la Victoria, fue aprobada por consenso una Resolución de la Asamblea General que subrayó el carácter imperecedero de esta hazaña, de este acontecimiento e hizo hincapié en que precisamente gracias a aquella Victoria fue creada la Organización de las Naciones Unidas, en la Carta de la cual se indica en calidad del objetivo principal la necesidad de preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra. Hace algunos días los Presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de EEUU, Donald Trump, celebraron un hito en el avance de los vencedores, el Día del Elba. Considero que ello representa una señal muy importante, con una potente carga emocional, para que todos nosotros concedamos mayor prioridad a los intereses de la seguridad, a los intereses de la salvación de las vidas humanas que a los cálculos geopolíticos. Sin embargo, además de los mencionados eventos y declaraciones, se está preparando un proyecto de Resolución de la Asamblea General de la ONU, dedicada esta vez al 75º Aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial. Son coautores de la misma los Estados miembros de la CEI, RPC y algunos otros países miembros de la ONU. Contamos con que la Resolución en cuestión sea aprobada con motivo del Día de la Victoria. Estaba prevista la celebración en la indicada fecha, tal y como ocurrió hace 5 años en el 70º Aniversario, de unos debates especiales en el marco de la reunión plenaria de la Asamblea General de la ONU. Al igual que otras instituciones de la ONU, la Asamblea General realiza en estos momentos sus actividades a distancia, de modo que no se prevén reuniones tan grandes. Bueno, tampoco pequeñas, a decir verdad. Hemos acordado con nuestros socios que son coautores de la Resolución intentar fijar los debates para el momento de la reanudación de las labores de la Asamblea. Estuvo planificada una serie de exposiciones, presentaciones de películas no solo en la sede de la ONU en Nueva York, sino también en las misiones diplomáticas rusas. El Día la Victoria, sea como sea, se celebrarán eventos conmemorativos en honor de quienes combatieron contra el nazismo. Hemos encargado a nuestras misiones diplomáticas, Embajadores y Cónsules Generales, siempre teniendo en cuenta los requisitos formulados por las autoridades sanitarias locales y la situación epidemiológica que acudan a los lugares de entierro de los combatientes rusos caídos en las batallas de la Segunda Guerra Mundial. Los lugares en cuestión se mantendrán en el debido estado, como siempre. Una serie de eventos, tales como exposiciones, entrevistas a los medios sí que serán celebrados, pero todo parece indicar que, dada la situación, la mayoría se llevará a cabo on-line. Les aseguro que de una u otra forma la fecha en cuestión se celebrará en nuestras misiones diplomáticas de una manera digna.

Pregunta: Cada vez más gente indica que esta situación global modificará el orden mundial y que el mundo cambiará. ¿Cuál podría ser el nuevo orden mundial, en opinión de un diplomático tan destacado como Usted?

Respuesta: Seguramente en estos momentos nadie podrá ofrecer una respuesta inequívoca. Percibo como mínimo dos tendencias, pero podría haber más. La primera consiste en que muchos países, líderes, politólogos, políticos y estadistas están convencidos de la necesidad de aunar los esfuerzos y de promover con intensidad las actitudes multilaterales a los problemas globales, señalando que el aislamiento y los intentos de esconderse de los problemas mundiales detrás de las “vallas” nacionales han resultado ser un fracaso. La segunda tendencia reza justo lo contrario: en condiciones de no poder fiarse uno de los actos de tal o cual Gobierno en tal o cual región donde no esté tan bien desarrollada la sanidad ni los organismos encargados de controlar la circulación de personas, es preferible fiarse de sus propias fuerzas. Si tengo un país que es más rico que los demás, mejor me encargo de mis problemas y el resto que salga adelante como medianamente pueda. Sin lugar a dudas, soy partidario de la postura que expresa la Federación de Rusia que siempre partió de la necesidad de unir los esfuerzos y de buscar soluciones colectivas a los problemas de todo tipo.

Diría que lo más peligroso sería que, al acabar esta pandemia, no coincidiéramos en cómo actuar a la espera de una nueva amenaza global. Es por ello, porque reviste de tanta importancia lo que está ocurriendo en la actualidad, también bajo los auspicios de la ONU, la OMS y los G-20. Todas estas estructuras representadas por sus dirigentes, el Secretario General de la ONU, António Guterres, el Director General de la OMS, Adhanom Ghebreyesus Tedros, y los líderes de G-20 presididos en la actualidad por Arabia Saudí, lanzaron el llamamiento de aunar los esfuerzos y poner en marcha un importante programa multilateral. Será dedicado, en primer lugar, a la búsqueda de antídotos contra este tipo de amenazas e infecciones. En segundo lugar, se encargará de prestar ayuda a los necesitados, siendo relevante la misma. En tercer lugar, se elaborarán las medidas organizativas que permitan movilizar con mayor rapidez a la comunidad internacional en caso de ocurrir algo por el estilo, Dios no lo quiera. El programa en cuestión ha sido lanzado y apoyado por la UE y por Arabia Saudí en su calidad de país Presidente de los G-20. La realización se efectuará durante varios años, habiéndose anunciado el monto de unos 7.500 millones de dólares. Todo ello será sometido a adicional consideración y estudio, para que se sepa de qué manera le será más cómodo a cada país participar en esta interacción multilateral. Sin embargo, es indudable su necesidad.

Puesto que estamos hablando del multilateralismo, me gustaría volver a subrayar lo que tuve que comentar hace poco. Es necesario que nos demos cuenta de que únicamente con el esfuerzo universal y compartido podremos ofrecer una respuesta que respete debidamente los intereses de todos. En el último par de años estamos presenciando los intentos de representar la postura multilateral de una manera algo distinta, es decir, como el derecho de un determinado grupo de países de formular la política en una determinada esfera global y obligar al resto a unirse a una postura que no fue elaborada de manera universal.

El año pasado, Alemania y Francia presentaron la iniciativa de crear una alianza en apoyo al multilateralismo. No lo hicieron en el marco de la ONU ni de sus estructuras. El posterior desarrollo de los acontecimientos puso de manifiesto que la iniciativa consistía en que en la política exterior se tomaría a la UE como punto de referencia e ideal del multilateralismo. Nos surge la pregunta de, si existe la ONU, ¿acaso podría haber en el mundo algo más multilateral? Los intentos de formular posturas que acabo de mencionar, de lograr que multilateralismo sea definido por potencias más avanzadas desde el punto de vista de la democracia, porque este matiz nadie se lo quita, únicamente puede significar una cosa. Al venir dichos Estados a la ONU con sus iniciativas y verse obligados a tener en cuenta la opinión de otros, de modificar sus posturas, buscar fórmulas de compromiso y lograr acuerdos, tienen la sensación de que carece de sentido. Optan por insistir precisamente en sus posturas unilaterales que no toman en consideración las opiniones de otros países. Es cuando surgen esas ideas de crear al margen de estructuras universales alianzas por intereses, cuyas decisiones puedan presentarse como verdad absoluta. Es una actitud que debatimos, diciendo a nuestros interlocutores occidentales, europeos también, que cualquier problema debe solucionarse con honestidad, sin miedo a la oposición. Lo queramos o no, la ONU tiene 193 países miembros. Si todos los años confirmamos nuestra adhesión a los ideales recogidos en la Carta de las Naciones Unidas, trabajemos en base a sus principios, uno de los cuales es la igualdad soberana de los Estados.

Pregunta: ¿No le parece que estos intentos de crear alianzas y de minar las instituciones ya existentes de la ONU, como, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud, declaraciones acerca de la falta de eficacia de la ONU en condiciones de pandemia esconden los intentos de crear un nuevo orden mundial que ya he comentado y, por consiguiente, de nuevas instituciones internacionales con el pretexto de la “reforma”? Recordemos que la necesidad de la reforma de la OMS fue anunciada por el Presidente de EEUU, Donald Trump, en su conversación telefónica con el Presidente de Francia, Emmanuel Macron. ¿En qué medida son el MAE de Rusia y el país en general partidarios del mantenimiento de las instituciones existentes, por supuesto, en condiciones de esta nueva realidad?

Respuesta: Siempre nos pronunciamos por demostrar una actitud cuidadosa con respecto al orden mundial orientado a la ONU que fue creado después de la Segunda Guerra Mundial. La Humanidad no ha inventado nada más sostenible ni seguro.

El sistema de la ONU posee una legitimidad única, en lo tocante a los problemas que abarcan tanto las actividades de la propia ONU, como sus entidades especializadas, fundaciones y programas. No tendría perdón si desperdiciáramos tanta abundancia de mecanismos que reflejan los intereses de todos los Estados miembros de este organismo internacional.

No cabe duda de que “nada es eterno” ni de que nadie es perfecto. Todos nos damos cuenta de ello, por lo tanto la necesidad de perfeccionar las actividades de la ONU y de todas sus estructuras se incluye invariablemente en la agenda, al reunirse los órganos intergubernamentales e interestatales que dirigen las mencionadas estructuras y determinan las actividades de las pertinentes secretarías. Sería aplicable también a la Organización Mundial de la Salud que acumula constantemente nuevas experiencias. Con cada nueva epidemia, cada nueva enfermedad infecciosa se forma un nuevo bloque de profesionales y conocimientos que enseguida son aprovechados. Se crean nuevas estructuras especializadas. Me estoy refiriendo a cualquier otra estructura internacional, incluyendo el Consejo de Seguridad de la ONU, donde, como saben ya, desde los puntos de vista geopolíticos son abordadas las posibilidades de su reforma, para que dicho órgano se vuelva más representativo. Para ello sería necesario concentrarse precisamente en lograr una representación más amplia de todos los países en vías de desarrollo en el Consejo de Seguridad de la ONU. Me estoy refiriendo a los países de Asia, África y América Latina.

La necesidad de perfeccionar las labores de organizaciones multilaterales está incluida de manera permanente en la agenda de las mismas. Cualquier reforma no es una medida única, sino un proceso continuo que se debe a que la vida no se para. Con cada día que pasa aumenta la cantidad de avances científicos y técnicos, de tecnologías y fenómenos nuevos de carácter transfronterizo. Sería insensato y equivocado estancarse en lo actual y no considerar la posibilidad de perfeccionar las respuestas que ofrecen la comunidad internacional.

En cuanto a la creación de nuevas organizaciones, no existen ningunas contraindicaciones para las iniciativas que se formulan. Sin embargo, si un organismo es creado en base al principio regional o de orientación política, como en caso de Alianzas que acaba de mencionar, que son formadas por europeos al margen de la ONU, suelen tener un número de miembros limitado. Son países considerados democráticos por los organizadores que pretenden dar solución a los problemas de toda la Humanidad y no lo podemos aceptar, por supuesto. Hablando de su profesión, hemos visto bastantes casos de la creación de alguna alianza “en apoyo de la seguridad informativa y la democracia” con el evidente mensaje de que “existen medios de comunicación y existen medios de la propaganda”. Entre estos últimos se catalogan Russia Today y Sputnik. Si esta proclamada alianza asume la responsabilidad de solucionar problemas y ofrecer evaluaciones con respecto a los demás, no lo aceptamos. Existe la UNESCO que se dedica también a este tipo de asuntos, existen diferentes estructuras en el marco de la OSCE. Por este motivo sí que tienen razón de ser las organizaciones creadas, si no atentan contra la exclusividad de las existentes estructuras universales basadas en la Carta de la ONU aprobada por todos.

Pregunta: En septiembre se cumplirán los 75 años desde la creación de la Organización de las Naciones Unidas. He hablado sobre este tema con el Secretario General de la ONU con el Secretario General del organismo, António Guterres. Estaba prevista una celebración bastante pomposa, con la tradicional Semana de Alto Nivel de la Asamblea General de la ONU, se esperaba la llegada de altos invitados. Como acaba de señalar con toda razón, en estos momentos es difícil hacer pronósticos. Si la situación no permite reunirse lo que se dice “cara a cara” en la sede de la ONU en Nueva York ni tampoco se puede celebrar una temporada de sesiones en toda regla, ¿se mantiene algún tipo de consultas acerca de la celebración del Aniversario, puesto que es importante para el mundo?

Respuesta: Partimos de que sería precipitado hacer este tipo de pronósticos. De momento, todos están orientados a poner en práctica todos los planes trazados, es decir, la celebrar en septiembre próximo en Nueva York de una reunión solemne en el marco de la Semana de nivel alto y más alto. Se está preparando una Declaración dedicada al 75º Aniversario de la formación de la Organización de las Naciones Unidas. Están previsto conciertos, exposiciones, presentaciones de películas. Está prevista la celebración del mismo tipo de eventos en Moscú. Participarán en los festejos el Centro de Información de las Naciones Unidas de Moscú y la Asociación rusa de Asistencia a la Cooperación con la ONU.

Volviendo al bloque de eventos que se están preparando en Nueva York, me gustaría subrayar que de momento contamos todos con que haya próximamente claridad con respecto a la posibilidad de celebrar en formato habitual las reuniones de la Asamblea General de la ONU, incluida la Semana de alto nivel.

Pregunta: Con su permiso me gustaría volver al tema que nos preocupa tanto a todos, a la pandemia. En la medida que avanza la lucha contra esta terrible epidemia, cada vez más gente desea encontrar a los culpables, investigar la procedencia de la infección. Fueron creadas distintas comisiones, también en el Senado de EEUU, e iniciadas numerosas investigaciones periodísticas. Cada vez mayor número de acusaciones va dirigido contra China. Algunos aficionados a las conspiraciones buscan a los culpables en EEUU y por poco empiezan a buscarlos en Rusia. ¿Habríamos de plantearnos ya la necesidad de estudiar e investigar dicha situación, acabada la pandemia? ¿De qué manera se podría lograr? ¿O sería más sensato zanjar el asunto y concentrarse en la lucha contra el coronavirus, dejando la investigación para un lejano “después”?

Respuesta: Antes que nada, me gustaría decir que nos apena la tendencia de buscar al culpable, indicando a uno u otro país. Ha señalado que EEUU culpa a China. En Europa también se oyen acusaciones contra la RPC, por lo menos, por parte de París y Berlín. Se declara que los países europeos supuestamente tienen la intención de exigir decenas si no cientos de millones de dólares a China, a modo de indemnización por no haber avisado a tiempo del peligro a la comunidad internacional. El Presidente de EEUU, Donald Trump, comentando recientemente este tema en uno de sus contactos con la prensa, dijo que posiblemente por parte de EEUU sería formulado el mismo tipo de demandas, solo que el monto sería considerablemente mayor a cientos de millones de dólares.

Lo estamos presenciando y es triste, por supuesto. Como acaba de decir, lo más importante en estos momentos es superar la pandemia y más tarde, por supuesto, sería necesario investigar sus causas, aunque sea para entender mejor, cómo elaborar un antídoto seguro. De acuerdo con algunos pronósticos de los científicos, el coronavirus podría regresar y pasar a formar parte de nuestra vida, al igual que la gripe y otras infecciones que aparecen en determinadas épocas del año. Es por ello, porque habrá aclarar, sin lugar a dudas, las razones de toda esta situación. Pero no aclarar des de la perspectiva de “Yo he tenido razón. Es éste quien tiene la culpa. Yo lo he hecho todo bien, votadme”, sino para entender cómo podríamos elaborar posturas óptimas para superar esta amenaza en el futuro.

Si nos fijamos en los pasos que están dando actualmente las instituciones de la ONU, a decir verdad, no veo ningún motivo para acusarlas de algo, puesto que todas las medidas se tomaron de manera operativa y en el momento necesario, a mi modo de ver. Siempre se puede decir “se podría haberlo hecho un día antes”. Es verdad. Las organizaciones del sistema de la ONU no representan algo separado de los Estados miembros, sino fueron creadas y son dirigidas por las mismas, existiendo los órganos ejecutivos y directivos. Las Secretarías de dichos organismos están formadas por ciudadanos de los países miembros. Cuanto más grande es el país, su PIB y las cuotas abonadas, más representantes en las Secretarías tiene. Es aplicable también a la Organización Mundial de la Salud. Si analizamos la cronología de las actividades emprendidas por la OMS a partir del pasado enero, nos podremos dar cuenta de que el organismo actuó en plena correspondencia con su Carta. Existe otro detalles relevante: la OMS no cuenta con la potestad de introducir tal o cual régimen en los países miembros, únicamente puede emitir recomendaciones. Es decir, la OMS no pudo decretar la introducción del estado de emergencia. Cada país, dependiendo de su percepción de la situación a nivel nacional tuvo o no tuvo en cuenta la pertinente recomendación. Es un detalle muy importante que hemos de recordar. En nombre de la ONU no solo la OMS participa en dicha labor: están también el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la UNICEF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial. Todos estos organismos han realizado programas de ayuda a los necesitados en los países en vías de desarrollo y lo siguen haciendo en la actualidad. Dichos programas ayudan mejorar en algo la situación económica y social de la población, sobre todo, de sus capas más pobres. Sin este apoyo el impacto en los países en vías de desarrollo que todavía logra frenar la influencia de la pandemia en su sociedad, habría sido mucho más devastador.

Pregunta: Ha dicho recientemente que quedó acordada en términos generales la Cumbre on-line sobre el coronavirus de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. ¿Se conoce ya la fecha en que los líderes de Rusia, China, EEUU, el Reino Unido y Francia podrán conectarse por Internet y consolidar sus esfuerzos en la lucha contra la pandemia?

Respuesta: Ya he comentado este tema: estamos dispuestos a mantener tal conversación y partimos de que será de importancia para los cinco líderes hacer una declaración conjunta que ofrezca evaluaciones y formule objetivos derivados de los intereses de la comunidad internacional, al ser unidos los esfuerzos para la lucha común contra el coronavirus. El proyecto de tal declaración está casi listo. Estuvimos preparados para reunirnos la semana pasada y lo estamos esta semana, sin embargo, algunos de los cinco líderes solicitaron más tiempo para acabar de formular sus posturas.

Pregunta: ¿Es decir, la fecha no se ha fijado todavía?

Respuesta: No, la fecha todavía no se ha fijado. Me gustaría volver a subrayar que esta videoconferencia de los cinco líderes estará dedicada exclusivamente a la lucha contra el coronavirus, siendo el planteamiento general desarrollar y reforzar las decisiones tomadas por la Asamblea General de la ONU, G 20 y la Organización Mundial de la Salud en base al consenso.

De manera paralela continuamos con los preparativos para la Cumbre de los Estados miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, cuya celebración fue propuesta en pasado enero por el Presidente de Rusia, Vladímir Putin. Su iniciativa fue apoyada por los líderes de los países miembros permanentes del CS de la ONU. En estos momentos estamos elaborando los contenidos de dicha Cumbre. Coincidimos en que deberá centrarse en los problemas clave del mundo actual, en la estabilidad estratégica, la seguridad global en todas sus dimensiones, es decir, la político-militar, la económica y la humanitaria. Serán abordados los objetivos que forman parte de la agenda actual de la comunidad internacional, así como las maneras de las que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU pueden ejercer la responsabilidad que les hace asumir la Carta de la ONU.

Pregunta: En condiciones de la pandemia, el Ministerio de Asuntos Exteriores tuvo que asumir una función bastante inusual que es asistir a la repatriación de nuestros compatriotas y coordinar dichas labores. En dicha esfera se llevó a cabo un trabajo enorme y se siguen aplicando unos esfuerzos intensísimos. El Ministerio trabaja las 24 horas al día. Nosotros en la Agencia de Información TASS nos dedicamos a cubrir la gran labor desarrollada por el MAE ruso, aunque también hubo críticas que son, a mi parecer, injustas. ¿Cómo es la situación actual? ¿A cuántas más personas es necesario repatriar? ¿Qué solución del problema ve para el futuro más cercano?

Respuesta: No es un tipo de actividad nuevo para nosotros. Siempre ha habido problemas derivados de situaciones delicadas en las que se vieron en el extranjero nuestros compatriotas. Es verdad que no fueron tantos ni de tal envergadura. Sin embargo, el apoyo a los ciudadanos rusos que se encuentran en circunstancias complicadas en el extranjero es una de las tareas habituales de nuestras misiones diplomáticas.

La propagación del coronavirus provocó una situación tensa. Algunos ciudadanos rusos se habían propuesto una larga estancia en los países extranjeros, por razones de estudios o práctica, otros se encontraban allí como turistas. Estamos hablando de cientos de miles de personas.

La situación no es fácil, puesto que no estamos hablando de su derecho constitucional de regresar a Rusia, sino que de las circunstancias relacionadas directamente con la propagación del coronavirus en la Federación de Rusia. Hay decisiones tomadas por las autoridades del país, por el Centro Coordinador de la lucha contra el coronavirus dependiente del Gobierno ruso. El objetivo principal es minimizar las secuelas negativas de esta pandemia. Se dio prioridad  a salvar las vidas y la salud de los ciudadanos de Rusia. Partiendo de ello, fueron definidos los parámetros de retorno de nuestros compatriotas, sin desestimar el número de personas y las regiones a las que debían volver. Es una labor muy complicada. Exigió numerosas conciliaciones interdepartamentales y continuó en forma de elaboración de un algoritmo especial. Este último fue perfeccionado mediante el proceso de ensayo y error, porque los errores son inevitables.

Ha dicho que hubo críticas, las críticas siempre son útiles. Nunca son al cien por cien infundadas, siempre tienen algo de verdad. Por esta razón, es muy importante entender que nosotros, cuidando de nuestros ciudadanos, nos guiamos, en primer lugar, por la política aplicada a nivel nacional y elaborada en el marco de la lucha contra dicha amenaza y las medidas tomadas a nivel del país.

Son de entender las reacciones de las personas que por una u otra razón no pueden subir al avión. Sin embargo, hemos de tener presente lo arriba mencionado: existe una política aplicada a nivel del Estado, en el marco de la cual es preciso facilitar los datos personales, además de tomar en cuenta los factores que van surgiendo inesperadamente. Por iniciativa del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Centro Coordinador dependiente del Gobierno de la Federación de Rusia introdujo unas correcciones muy importantes en el algoritmo, de acuerdo con las cuales procedimos a actuar. El Ministerio de Desarrollo Digital, Comunicación y Medios de Comunicación aprueba las listas elaboradas a base de los datos que aparecen en el portal Gosuslugi. Basándonos en las experiencias acumuladas durante la tramitación de estos asuntos, así como en las recomendaciones formuladas por nuestros Embajadores y Cónsules Generales, presentamos al Gobierno de Rusia la propuesta de investir a los Embajadores rusos de la potestad de incluir en las pertinentes listas a personas, independientemente de si sus nombres figuran o no en la lista del Ministerio de Comunicaciones. Dicha opción se aplica en situaciones humanitarias complicadas.

Ha vuelto a Rusia un nuevo “vuelo de retorno” procedente de Nueva York con 257 pasajeros a bordo, 90 de los cuales formaban parte de la llamada “lista humanitaria” elaborada por decisión del Embajador de Rusia en EEUU. Expresando nuestro agradecimiento a los diplomáticos, me gustaría destacar la sensibilidad de numerosos Embajadores y del personal de las Embajadas y de los Consulados Generales. Así, por ejemplo, en Nepal, en el recinto del Centro de Cultura y Ciencia Rusas, con el esfuerzo del Embajador y del personal de la Embajada fueron instaladas tiendas de campaña para nuestros compatriotas que se habían quedado sin recursos económicos. En Nueva York, Nepal, Argentina, casi en todos los países, el personal de las Embajadas de Rusia recurrió a sus propios fondos para ayudar a los necesitados a comprar artículos de primera necesidad y alimentos.

Con un vuelo procedente de Nueva York por fin se logró sacar de EEUU a 19 escolares que habían viajado al país en el marco de unos programas “poco transparentes”, cuya existencia el Gobierno ruso desconocía. Todavía esperamos de nuestros interlocutores estadounidenses explicaciones precisas y detalladas. Lo intentó hacer el Embajador de EEUU en Rusia, John Sullivan. Dijo que no había motivos para preocupaciones, porque algunos niños ya habían vuelto a casa, otros habían cambiado de opinión, algunos vivían con familias y otros se encontraban no sé dónde. No aceptamos este tipo de explicaciones. Hemos de tener información acerca de cada menor, cada escolar, para saber dónde, con quién y por qué razón se encuentra en tal o cual sitio. Tampoco queda muy claro cómo acabaron los menores en un vuelo internacional. Queda mucho por hacer y estamos en ello, junto con el Ministerio de Educación de Rusia.

Me gustaría señalar otro detalle: el Gobierno ruso tomó expeditivamente una decisión en relación con los rusos que de momento no pueden marcharse con estos vuelos de retorno y que tienen los medios económicos agotados. Tenían previsto quedarse en el extranjero por menos tiempo del que finalmente se quedaron. Fueron asignados recursos especiales para mantener a nuestros compatriotas durante su estancia en el extranjero. Existe un monto diario para los adultos y para los niños, es una gran ayuda para ellos. Insisto en que nadie es perfecto, muchas cosas, casi todas, las tuvimos que improvisar “sobre la marcha”, basándonos en las medidas tomadas a nivel nacional y en cómo repercutían en nuestra posibilidad de repatriar a tal o cual número de personas a tales o cuales regiones rusas.

Me gustaría agradecer a nuestros colegas de otras entidades, a todos aquellos colaboradores del Centro Coordinador que han dado y siguen dando muestras de una postura sumamente constructiva con respecto a las preocupaciones expresadas por nuestras misiones diplomáticas. Un especial agradecimiento a nuestros diplomáticos en el extranjero que, sin escatimar esfuerzos, hacen cuanto está a su alcance para que la situación en la que se encuentran nuestros compatriotas en el extranjero sea cómoda al máximo.

Pregunta: Me sumo a sus agradecimientos, pero no puedo menos de preguntar acerca de una cosa muy importante, concerniente más bien a sus pronósticos y suposiciones. El mundo y las fronteras están hoy cerrados, los aviones no vuelan. No tengo a quién hacer esta pregunta, si no a Usted. ¿Cuándo se abrirán las fronteras, se reanudará la circulación aérea y los contactos normales entre las personas? ¿Cuándo y de qué manera se abrirá el mundo, qué le dicen al respecto sus pronósticos, sensaciones, intuición, conversaciones con sus homólogos? Es que incluso están cerradas las fronteras entre los países miembros de la CEI. ¿Será rápida o paulatina la apertura, desde el punto de vista práctico?

Respuesta: Ya hemos hablado sobre el particular al principio de nuestra conversación. Desde el punto de vista práctico, para bien o para mal, el MAE no es un organismo del poder ejecutivo encargado de tomar este tipo de decisiones. Las mismas deben adoptarse en forma colectiva. Me gustaría volver a subrayar que el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, durante las reuniones sistemáticas con los miembros de Gobierno y científicos, no deja de formular tareas, cuyo cumplimiento ha de ayudar a precisar los criterios, plazos, etapas y velocidad del levantamiento de las actuales medidas rigurosas de confinamiento. Como seguramente sabe, el Presidente encomendó presentar las pertinentes propuestas para el próximo 5 de mayo. Deben tomarse en cuenta la opinión colectiva de los órganos federales de poder ejecutivo y la situación específica en cada entidad federada. Esperamos que dichas medidas definan los plazos para cumplir con éxito la mayor parte de los planes fijados para este año para la diplomacia rusa.

Pregunta: Conoce la famosa fotografía que es la mejor imagen del siglo XX, la bandera de la Victoria ondeando sobre el Reichstag. La tomó el corresponsal de la Agencia de Información TASS, Yevgueni Jaldéi. Me gustaría hacerle esta pregunta, porque sé que en su momento le encantaba la fotografía. Si hiciera una foto de la futura victoria contra la pandemia, ¿qué, a su modo de ver, debería aparecer en la misma?  

Respuesta: Es un buena idea para un concurso internacional, debería patentarla.

Pregunta: ¿Y Usted presidirla el comité organizador?

Respuesta: Ya veremos. Si su idea encuentra apoyo y el comité es formado, pensaré en formar parte    del mismo. Sé con toda seguridad que en la imagen no debería aparecer ningún edificio que simbolice a un Estado.

Pregunta: Compré hace poco un álbum de fotos muy interesante, hay bastantes fotos de Usted. Dado que habrá concurso internacional en honor de la victoria contra la pandemia, ¿qué foto suya añadiría, sólo suya?

Respuesta: Añadiría una foto que todavía no se ha hecho. Tenemos en el MAE a un maravilloso fotógrafo, Eduard Pésov. En honor de la victoria contra la pandemia nos reuniremos e intentaremos hacer las fotos de todos nuestros amigos. Ya veremos qué caras pondrán en este gran día.

Pregunta: Le tomo la palabra. Gracias.

 

 

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda