21 marzo 202012:00

Entrevista ofrecida por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, al programa Vesti v Subbotu, Moscú, 21 de marzo de 2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: Usted pasó su juventud en Sri Lanka. ¿Qué sintió al regresar aquí? Estamos en un nuevo edificio de la Embajada y usted trabajó en el antiguo. ¿Qué recuerdos afluyeron, qué recuerda usted de aquella época?

Respuesta: Naturalmente, los recuerdos que guardo, ante todo, son los del edificio antiguo porque pasé cuatro años allí. Fui asistente del Embajador soviético, Rafik Nishánov. Le deseo salud. Allí nos juntamos un grupo en que hubo graduados de la Universidad MGIMO y compañeros de edad madura, primeros secretarios y asesores. Jugamos al fútbol y al voleibol. Hubo un club que ya no existe más. Lo dejaron de arrendar porque ahora todo se ubica en el recinto de la nueva Embajada.

Uno de los episodios más inolvidables fue cuando una pequeña serpiente se arrastró hasta mi oficina que se encontraba en el edificio antiguo. Cerca del aire acondicionado en la pared hubo un hueco y la serpiente se arrastró por ahí. La neutralizamos rápidamente. Después de ese episodio empezamos a revisar todas las habitaciones para asegurarnos de que todos los huecos estuviesen tapados.

Además del club donde nos reunimos cada sábado y domingo, recuerdo con mucho gusto nuestros juegos deportivos. Por supuesto, en este club miramos el cine. Fue tal tradición. Actualmente en las Embajadas se organizan raramente proyecciones públicas de películas. Cada uno puede hacerlo en casa si desea.

Pregunta: ¿Y qué mirasteis?

Respuesta: Nos enviaban buenas películas soviéticas que siguen mostrando por televisión. Además, nos gustó jugar al fútbol en la playa. Mensualmente llegaron correos diplomáticos que transportaron la valija diplomática y la sacaron de ahí también. Entre ellos hubo muchos deportistas, incluido los futbolistas, maestros eméritos del deporte. Por ejemplo, el futbolista soviético del club Dinamo, Vladímir Savdunin, jugó con nosotros. Los futbolistas del club Spartak jugaron también. Fue fantástico: fuimos muy jóvenes y tuvimos la oportunidad de jugar con los atletas venerables con fama mundial.

Recuerdo también viajes. Es un país estupendo. Faltan pocas horas para llegar a las montañas donde los habitantes usan estufas de leña o a las plantaciones de té donde anteriormente vivieron los británicos y que ahora se convirtieron en clubs para los que quieren llegar y pasar tiempo allí. Hay un lugar que se llama 'Fin del Mundo'. Se cree que Adán fue expulsado del Paraíso allí. Hay muchos sitios de interés en la isla. Si hay la posibilidad, recomiendo pasar tiempo aquí. Se puede comparar este lugar con Sochi: se puede estar en la costa del mar y en pocas horas llegar a las montañas. Sólo no se esquía aquí. Mientras, merece la pena practicar senderismo en estas montañas. Sri Lanka tiene una historia muy curiosa. Recomiendo visitar la antigua capital Kandy.

El turismo bilateral se desarrolla. Conversamos con el Presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, el Primer Ministro, Mahinda Rajapaksa, y mi colega, Ministro de Asuntos Exteriores, Dinesh Gunawardena: en 2019, el flujo turístico de Rusia a Sri Lanka creció casi un 30% y ascendió a unos 85.000 personas. Están muy contentos porque, primero, se observa el crecimiento y, además de las cifras, el turista ruso suele gastar más dinero per cápita que cualquier otro. Así las cosas, tenemos buenas perspectivas. Crece el intercambio comercial.

Recuerdo también que la idea de construir el nuevo edificio de la Embajada se discutió cuando trabajé en la Embajada de la Unión Soviética, en 1975-1976. Es decir, las cosas no se hacen rápidamente, pero lo más importante es el resultado. Y me parece que no es mal resultado. Se puede vivir y trabajar bien aquí.

Pregunta: ¿Recuerda usted algunos legados, lecciones, consejos de Rafik Nishánov?

Respuesta: Es un hombre sabio. Es difícil formular legados, pero con toda su conducta, actividad, trabajo, comunicación con colegas extranjeros mostró qué es la diplomacia. Es amable, nunca ha ofendido alguien aún ni siquiera con la más leve insinuación, siempre ha mostrado que oye al interlocutor. Si, al responder, uno recuerda pequeños detalles esto quiere decir que escucha y oye.

Rafik Nishánov tiene buen sentido de humor. Cuando, al llegar a la Embajada, me saludó 'Hola, marxista', fue indicio que estuvo en buen humor y aquel día todo iba bien. En general, perdió la paciencia raramente. Pero hubo situaciones críticas, tuvimos bajas y altas. Hubo accidentes de tráfico con la participación de nuestros empleados: una situación nerviosa, pero él siempre resolvió todos los problemas. ¡Le deseo salud!

                                                          

La entrevista se grabó durante la visita de Serguéi Lavrov a Sri Lanka el 14 de enero de 2020

 

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda