Novedades

1 junio 202120:39

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa por videoconferencia al término de la reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de los países BRICS, Moscú, 1 de junio de 2021

1116-01-06-2021

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Buenos días, queridos amigos:

Se ha concluido la reunión por videoconferencia de los ministros de Asuntos Exteriores de los países BRICS. De momento, la situación epidemiológica no permite volver a los contactos presenciales. Estoy seguro de que pronto este problema será resuelto.

Hemos intercambiado opiniones sobre los temas de actualidad relativos al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Hemos discutido la influencia de la crisis provocada por el coronavirus en las relaciones internacionales. Hemos prestado atención al fomento de la asociación estratégica entre los BRICS en las tres áreas clave: la política, la económica y las Humanidades.

Una conversación sustanciosa y sincera ha mostrado la identidad o afinidad de las posturas respecto a muchos problemas de las agendas regional y global.  Hemos prestado especial atención a la situación en las zonas de crisis. Hemos revalidado el apego de los BRICS al arreglo de los diferendos por vía política y diplomática, basándose en el Derecho Internacional y el papel protagónico de la ONU, lo que está reflejado en el comunicado aprobado al término de la reunión. Es un documento detallado que se traspasa al espacio público. Ustedes podrán leerlo.

Hemos hablado sobre la lucha conjunta contra la amenaza terrorista. La interacción en esta área se desarrolla intensamente dentro del grupo BRICS. Sus tareas prioritarias están expuestas en la Estrategia Antiterrorista de los BRICS adoptada el año pasado. Contribuimos a aumentar las capacidades del Grupo de Trabajo para la lucha antiterrorista y sus subgrupos temáticos.

Hemos enfatizado la importancia de ir incrementando la cooperación en la seguridad de información internacional (SII) y en la lucha contra la ciberdelincuencia. En el momento actual, este tema se torna cada vez más acuciante debido al crecimiento de la conflictividad en el ciberespacio y la cada vez mayor penetración en el mismo de los grupos criminales. Los países BRICS se pronuncian solidariamente por redactar un documento universal que reglamente la problemática de la SII. Estamos convencidos de que la seguridad en esta área puede garantizarse exclusivamente con esfuerzos colectivos basados en el respeto de los intereses de cada cual. Por nuestra parte, hemos agradecido a los socios el apoyo a las resoluciones rusas de referencia en la AG de la ONU.

Quisiera destacar aparte la declaración unánime de los cinco ministros a favor de consolidar y reformar el sistema multilateral. La postura común plantea la necesidad de elevar la eficacia de las mayores instituciones internacionales, incluyendo la ONU, la OMS, la UNCTAD y la OMC.

En el contexto de la actual situación epidemiológica, los cinco países se han mostrado solidarios con la India y su pueblo. Rusia está dispuesta a seguir prestando ayuda a los amigos indios en la lucha contra este peligroso virus. Los socios se han mostrado dispuestos a intensificar la labor relacionada con la iniciativa rusa de crear un Sistema Integral de Reacción Rápida del BRICS a los riesgos de surgimiento de masivas enfermedades infecciosas.

Ha sido útil la plática sobre varios otros temas relacionados con la ampliación de la interacción de los BRICS en las áreas de las innovaciones y las Humanidades, con las perspectivas del Nuevo Banco de Desarrollo. En medio de la crisis provocada por el coronavirus, consideramos nuestra tarea prioritaria intensificar la actividad empresarial, los vínculos económico-comerciales e inversionistas entre los BRICS.

A la luz de estos requisitos, estimamos importante garantizar la puesta en práctica de la Estrategia de la Asociación Estratégica de los BRICS, aprobada por sus líderes en la cumbre de 2020. Apoyamos las iniciativas de la presidencia. En particular, hemos reafirmado el propósito de trazar conjuntamente los planes de acción en el agro y las innovaciones.

Deseamos a nuestros amigos indios éxitos en los preparativos y la celebración de la XIII Cumbre de los BRICS. Sin lugar a dudas, sus resultados conferirán un nuevo impulso a nuestra asociación estratégica. Contribuiremos a ello por todos los medios.

Pregunta: Ayer Usted dijo que el Gobierno y el Banco Central de Rusia ya están elaborando decisiones para la eventualidad de que Rusia sea desconectada de SWIFT. ¿Se discute en el seno de los BRICS la creación de un sistema de pagos alternativo?

Anteriormente, se comunicó que las partes del PAIC sobre el programa nuclear iraní (PNI) concluirían las negociaciones a comienzos de junio. ¿Es de esperar que se llegue a un acuerdo antes de los comicios presidenciales en Irán a celebrarse el próximo 18 de junio?

Respuesta: Por lo que se refiere al sistema de pagos SWIFT, ya respondí a la pregunta que me formularon en relación con las demandas de varias capitales europeas de desconectar Rusia de SWIFT. Se trata de los representantes más radicales del mundo occidental que se rigen exclusivamente por los ánimos rusófobos e intentan, sin ninguna razón, arreciar las sanciones contra nuestro país.

No estamos interesados en destruir los mecanismos de funcionamiento del sistema monetario internacional no del sistema económico internacional en general. Partimos de que esto perjudicaría a todas las partes sin excepción. Pero dado que tamañas amenazas se proliferan, nos vemos obligados a sacar las conclusiones pertinentes. Estoy seguro de que nuestro Gobierno también en adelante irá adoptando todas las medidas indispensables que permitan garantizar los intereses de Rusia y los de nuestros socios en cualquier coyuntura.

Tanto en el marco de los BRICS como en el marco de la Unión Económica Eurasiática, nos esforzamos por aumentar la parte de pagos en divisas nacionales. En cualesquiera circunstancias, esto no hará sino consolidar nuestras relaciones.

Por lo que se refiere al PAIC sobre el programa nuclear iraní, las negociaciones se sostienen, se ha logrado un notable progreso, pero todavía no se tomado una resolución definitiva. Siguen pendientes de solución varios problemas que requiere decisiones políticas por parte de los Estados más interesados, ante todo, EEUU y la República Islámica de Irán.

Nosotros, igual que otras partes del PAIC, procuramos propiciar al máximo las soluciones finales. A mi modo de ver, sería contraproducente hacer conjeturas si esto llegue a suceder en días próximos o dentro de un par de semanas. Los negociadores en Viena se empeñan en lograr los resultados cuanto antes.

Pregunta (traducción extraoficial del inglés): Mi primera pregunta es sobre los resultados de la recién celebrada reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de los BRICS. ¿Han discutido la diferencia de actitudes hacia los problemas de soberanía e integridad territorial?

¿Cuándo la India recibirá los prometidos sistemas S-400? ¿Cómo evoluciona la situación con la entrega de la vacuna Sputnik-V a la India?

Respuesta: Ya he hablado sobre los documentos finales de la reunión ministerial de los BRICS. Se trata de un comunicado detallado y de la declaración a favor de reforzar los principios del multilateralismo en la cooperación internacional, enfatizando la inmutabilidad de los principios de la Carta de la ONU que suponen, desde luego, el respeto a la soberanía y la integridad territorial de los Estados, la igualdad soberana de todos los miembros de la ONU, el arreglo de cualesquiera diferendos por métodos pacíficos y, por supuesto, el respeto al derecho de cada pueblo a decidir libremente su destino. A la hora de redactar este documento no hemos tenido divergencias algunas.

Por lo que se refiere al segundo documento sobre el robustecimiento del multilateralismo, también reviste una importancia clave, porque todos los BRICS han subrayado la necesidad de promover el multilateralismo no en un formato abstracto o estrecho, sino exclusivamente en el formato universal, a tenor de la Carta de la ONU. Cabe indicar que la ONU es el máximo exponente del multilateralismo en el mundo actual. Vamos a defender precisamente este enfoque, sobre todo, frente a los intentos de nuestros colegas occidentales por promover una concepción alternativa que denominan “orden mundial basado en reglas”. De hecho todas las manifestaciones de esta concepción evidencian que no tiene carácter universal. Busca imponer a los demás como criterio absolutamente inalienable las ideas y valores que profesa Occidente, pero que no comparten muchos otros países.

Esto se deja entrever en varias iniciativas. Ahora se plantea convocar la “Cumbre de las Democracias” que va a determinar los destinos del mundo, aunque la composición de sus participantes no se va a determinar sobre una base universal. Los socios europeos hablan sobre una nueva concepción del multilateralismo eficaz. Los promotores de esta iniciativa son Francia y Alemania. Han eludido responder a nuestra pregunta de si su deseo de fomentar el multilateralismo entre todos los Estados del planeta. De las explicaciones que se escuchamos se infiere que como multilateralismo eficaz consideran los socios europeos la Unión Europea que avanza las numerosas iniciativas, mientras otros países son invitados a secundarlas.

Es una agenda que, lejos de unir, divide. Por lo tanto, la declaración de los ministros de Exteriores de los BRICS a favor de fomentar el multilateralismo en su acepción absolutamente universal desempeña en la etapa actual un papel clave y tiene un gran significado.

Nuestra cooperación con la India en los ámbitos económico, técnico-militar, político, en las Humanidades y la sanidad se desarrolla in crescendo y en plena conformidad con los acuerdos suscritos a nivel cumbre. Quiero destacar la ejecución de los contratos de suministro de los sistemas de misiles S-400 a la India. En este asunto no hay cambios algunos, y los dirigentes hindúes revalidan su apego a los acuerdos alcanzados.

Literalmente hoy, enviamos otro lote de la vacuna Sputnik V a nuestros amigos indios adicionalmente a los pasos que ya se dieron en la complicada situación en que se ha visto la India debido a la pandemia del coronavirus.

Pregunta: Últimamente, EEUU y Gran Bretaña exhortan a los expertos de la Organización Mundial de la Salud a volver a visitar China para encontrar la fuente del coronavirus. EEUU considera que la primera delegación de la OMS no cumplió su cometido durante el viaje a China, por lo cual ahora deben llevarse a cabo unas investigaciones transparentes y oportunas. ¿Qué opina sobre el particular? ¿Ayudará semejante medida en la lucha contra la pandemia o es intento de politizar el problema global?

Respuesta: Todos nosotros, al menos los Estados BRICS, respaldamos el papel protagónico de la OMS en esta área de cooperación internacional. La OMS formó por solicitud de China un grupo de expertos que hace tiempo visitaron Wuhan, el respectivo laboratorio, se comunicaron con los especialistas. Formaron su opinión que fue divulgada. Estos datos son de acceso libre. Si surgen preguntas adicionales, es necesario discutirlas con todos los demás países en el marco de la OMS.

Naturalmente, se observan intentos de politizar la situación actual. Se ha librado lo que el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, calificó como 'guerra de vacunas'. Lamentablemente y a pesar de los hechos, declaró que Rusia y China son los instigadores principales de esta nueva 'guerra mundial'. Aunque los hechos que tienen todos los expertos concernidos ponen en evidencia que los problemas con vacunas occidentales los describen, ante todo, los medios de comunicación occidentales. En cuanto a Rusia, nuestros periodistas solo informan a la población cómo evalúan en Occidente una otra vacuna, en qué medida es peligrosa, segura, eficaz. Los políticos no deben intentar ganar puntos y aumentar su popularidad especulando en la situación con el coronavirus, en la situación con vacunas diversas que se someten a registro en la OMS.

Para nosotros es evidente la necesidad de aunar los esfuerzos y no centrarse en buscar a los responsables sino en la lucha contra la tragedia de carácter realmente global que azota a todos los países. Lo más importante hoy es coordinar las actividades dirigidas a distribuir las vacunas, certificarlas, acordar regímenes de movimiento de personas, acordar los documentos que se otorgarán a las personas vacunadas, etc. Es posible que la Unión Europea tenga derecho a establecer sus reglas en esta área. Mientras, cuando estas reglas discriminan a los participantes de la comunicación internacional que no son miembros de la UE, existe la posibilidad para aplicar esfuerzos adicionales que podrían estar dirigidos a garantizar la seguridad a escala global. Nadie podrá eludir tales amenazas. Nos pronunciamos siempre por promover la cooperación más amplia.

Recordaré que en agosto de 2020, cuando el Presidente de Rusia, Vladímir Putin, declaró que en Rusia se había creado la primera en el mundo vacuna contra el coronavirus (Sputnik V), subrayó nuestro interés en fomentar la cooperación internacional más amplia en la elaboración y la modernización de los medicamentos que ayudarán a luchar contra esta pandemia. A partir de aquel momento, nos pronunciamos por una mayor transparencia y por tomar en consideración los intereses de todos los países, no solo de los llamados países ricos sino también de los que no pueden desarrollar la vacuna por sus propias fuerzas ni tienen dinero para comprarlas. Cuando surgió la idea de levantar temporalmente las patentes de las vacunas elaboradas en el mundo, el Presidente ruso, Vladímir Putin, fue uno de los que respaldó esta idea. No goza de apoyo en Occidente todavía, pero Rusia y China se pronuncian por que toda la comunidad internacional haga este paso importante en conjunto en los intereses de los países pobre en vías de desarrollo.

Pregunta: Como usted ya ha dicho, los políticos de la UE y hasta de la OTAN usan de vez en cuando términos de la época de la 'guerra fría' en las relaciones con Rusia. EEUU tomó el rumbo hacia una confrontación indirecta aumentando la presencia militar de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia y llevando a cabo muchas maniobras militares en la región. ¿Qué espera Moscú de Washington próximamente en lo que se refiere a las condiciones favorables para celebrar la reunión de Vladímir Putin y Joe Biden? Y ¿en qué medida es importante este aspecto (poner fin a la expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia) para garantizar un equilibrio estratégico?

Respuesta: Cuando Rusia, reaccionando a las múltiples acciones hostiles de nuestros colegas occidentales emprendidas durante muchos años, introdujo el término 'Estados de actitud inamistosa' y se promulgó un Decreto del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, en que EEUU y la República Checa fueron incluidos en la lista de Estados de actitud inamistosa, Occidente empezó a manifestar un interés escandaloso. Nos acusaban de agudizar las relaciones, exacerbar la retórica. Durante todos los últimos años, Occidente inventaba nuevas características para Rusia. En 2019, mi buen amigo, Josep Borrell, quien está hoy al frente de la política exterior de la Unión Europea, declaró  personalmente, pero ocupando un cargo oficial: "Nuestro viejo enemigo, Rusia, dice de nuevo "Estoy aquí" y representa de nuevo una amenaza". En cuanto a los documentos doctrinales, se puede ver cómo se caracterizan Rusia y China en el Concepto de Seguridad Exterior, el Concepto de Disuasión Nuclear de EEUU. La legislación estadounidense estipula oficialmente que Rusia es 'adversario'. En la UE se promueven las iniciativas en relación con Rusia que prevén en primer lugar "oponer resistencia a Rusia".

Se opone resistencia solo al enemigo. Cuando calificamos tal conducta como inamistosa, no pecamos en contra de la verdad. Si alguien nos califica como 'adversario', un país que 'divulga una mala influencia por todo el mundo', ¿es un trato amistoso? Claro que no.

Aconsejaría a nuestros socios occidentales a renunciar a la retórica que están usando en relación con nuestro país desde hace mucho y ver a la situación real, evaluar en qué medida sus acciones responden a los intereses nacionales de los países europeos y de EEUU.

En lo que se refiere a la próxima cumbre del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, y del Presidente de EEUU, Joe Biden, a celebrarse en Ginebra el 16 de junio, ya hemos comentado estas negociaciones. No nos hacemos ilusiones, no tratamos de crear la impresión que habrá algunos avances, se tomarán decisiones históricas, de importancia crítica. Pero el propio hecho que las dos mayores potencias nucleares sostendrán negociaciones a nivel de sus líderes es importante. Es necesario respaldarlo de todos los modos. Deben intercambiar opiniones de las amenazas que ve cada parte en torno a sus países y en la arena global, en general. En este sentido, las maniobras militares que se incrementaron drásticamente en cuanto a su frecuencia y calidad, el empleo del material bélico pesado, el número de países que participan en estas, y lo más importante, la aproximación a nuestras fronteras no contribuyen a las conversaciones normales y la concordancia de los esfuerzos para resolver los problemas reales, comunes para todos, a diferencia de los inventados.

Proponemos a la Alianza Atlántica desde hace varios años a llegar a un acuerdo en relación con las medidas concretas de desescalada. Primero, es necesario acordar la distancia que debe mantenerse entre aviones y buques de nuestro país y de la OTAN. Es la primera propuesta. Segundo, es necesario acordar la distancia de la línea divisoria en que deben llevarse a cabo las maniobras militares de la OTAN y de Rusia para que no se suscite una histeria cuando Rusia realiza los ejercicios en su territorio y la OTAN lleva a cabo 'juegos' bautizados como 'Defensor de Europa' cuando unos 30 mil militares, un gran número del material bélico (inclusive el importado allende el océano) se concentra directamente en nuestras fronteras. El material bélico llegó de los países que no tienen la frontera común con Rusia. Tal estrategia y táctica son confrontadoras y suponen riesgo siendo provocativas.

Nuestra iniciativa está sobre la mesa. Si alguien ve en la postura de Rusia unos planes peligrosos a largo plazo, estamos dispuestos a discutirlos. La OTAN no está dispuesta a hacerlo, lamentablemente. Cuando nos invitan a reunirnos con nuestros colegas de la Alianza Atlántica, reanudar la actividad del Consejo Rusia-OTAN, decimos que estamos dispuestos a hacerlo. ¡Qué los militares empiecen a abordar la situación real, inclusive en vista de una burda violación por nuestros colegas de la OTAN de los acuerdos concertados a finales de los 1990 de que la OTAN no desplegaría considerables fuerzas militares en el territorio de los nuevos miembros. Esto se echó al olvido hace mucho y no se observa. En los países del Báltico y en Noruega están desplegadas de forma permanente las Fuerzas Armadas de la Alianza Atlántica. Este despliegue se llama rotativo, pero la 'rotación' se hace permanente.

Estamos y siempre estaremos dispuestos a un diálogo sincero. Cuando nos invitan al Consejo Rusia-OTAN para discutir a Ucrania, lo sabemos, hemos oído y no vemos nada nuevo, ningún valor añadido en tal discusión. Todo lo que nos han dicho anteriormente en tales formatos solo repite las declaraciones públicas que la OTAN hace diariamente a través de micrófono. Llegar a Bruselas para oír de nuevo las acusaciones infundadas del incumplimiento de los acuerdos de Minsk, observar cómo la OTAN defiende el rumbo de las autoridades ucranianas dirigido a 'limpiar' su territorio de la lengua y la educación rusa, de los medios de comunicación que publican la información en ruso y, en general, de cualesquiera fuerzas opositoras (nos dicen que es la 'antorcha de la democracia', que tenemos que respaldar de todas las formas tal política de las autoridades ucranianas), no es un tema que estamos dispuestos a discutir con los miembros de la Alianza Atlántica.

Subrayo de nuevo que siempre estamos dispuestos a discutir las tareas de desescalada militar en la línea divisoria, el regreso hacia los principios debajo de que pusieron sus firmas al nivel más alto los miembros de la OTAN y la Federación de Rusia. Repito que nuestras propuestas concretas están bajo consideración en Bruselas. Esperamos que los dos años hayan sido un período suficiente para darse cuenta de esto. Allí están indicadas unas cosas simples, pero la aceptación real de estas propuestas contribuirá a normalizar la situación a una escala pequeña, pero concreta.

Ya he dicho que el cese de la expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia es uno de los compromisos asumidos por la Alianza Atlántica. Estamos acostumbrados a lo que nuestros colegas occidentales que en los años 1990 pusieron sus firmas bajo muchos compromisos positivos empiezan a desestimarlos. Cuando les proponemos reconfirmar lo que fue declarado, por ejemplo, el principio de seguridad indivisible – nadie en la región Euroatlántica debe fortalecer su seguridad a cuenta de la seguridad de otros- huyen de este principio, temen reconfirmarlo. El resumen es muy simple: esto quiere decir que tienen unos planes negativos en relación con Rusia. Quisiera equivocarme. Para comprobar en qué medida los representantes de Occidente están dispuestos a normalizar las relaciones con Rusia, son necesarias acciones concretas. Las propuestas concretas están sobre la mesa, pero no hemos visto las respuestas todavía.

Documentos adicionales

Fotografías

Representación exterior del MAE de Rusia

Representación en la Federación de Rusia

Fotoreportaje