Noticias

13 enero 202022:30

Entrevista ofrecida por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, al diario Daily News (Sri Lanka), publicada el 13 de enero de 2020

34-13-01-2020

Pregunta: Después del final de la Guerra Fría y el comienzo de la formación de un sistema multipolar mundial, Usted se ha dedicado a las relaciones internacionales y a geopolítica durante muchos años. ¿Existen en la actualidad algunos matices en las relaciones entre Rusia y Sri Lanka que surgieron durante este período?

Respuesta: Las relaciones entre nuestros Estados siguen teniendo su valor propio y no dependen de los cambios en la situación internacional. Siempre se basaban y siguen basándose en los principios de la igualdad, confianza, respeto mutuo y consideración mutua de los intereses. Las características propias de un periodo u otro de la historia son de importancia secundaria, porque no influyen de ninguna manera en la firmeza de los sentimientos amistosos que unen nuestros pueblos.

En los últimos 25—30 años, supongo que solo el modelo de nuestra cooperación comercial y económica ha experimentado cambios importantes. El papel principal ha pasado del sector público al privado, que se asocia principalmente con las reformas del mercado en la economía nacional.

Pregunta: El Océano Índico se ha convertido en una plataforma para la lucha por la influencia, especialmente cuando los Estados del Océano Índico y de las zonas costeras se están volviendo más activos económica y políticamente, y los flujos de comercio internacional siguen desempeñando un papel importante para los grandes mercados mundiales y centros industriales. ¿Cuán importante es la posición de Sri Lanka en el Océano Índico para los intereses estratégicos de Rusia?

Respuesta: El Océano Índico no debe ser un ámbito de rivalidad, sino de cooperación entre los Estados insulares y de litoral, que trabajan juntos para crear las condiciones necesarias para un desarrollo socio-económico sostenible en el marco de tales organizaciones regionales como la Asociación de cooperación regional con los países del Océano Índico, la Asociación Surasiática para la Cooperación Regional (ASACR), la Iniciativa de la Bahía de Bengala para la Cooperación Técnica y Económica Multisectorial (BIMSTEC). Esto respondería plenamente a los intereses de Rusia, dado que la región del Océano Índico abarca parcialmente el territorio de la Organización de Cooperación de Shanghái. Por ejemplo, en la OCS Sri Lanka tiene la condición del socio en el diálogo.

Por desgracia, últimamente hemos observado intentos persistentes de fuerzas extrarregionales de modificar el orden existente para resolver sus propias tareas mezquinas. El concepto de la región del Índico y el Pacífico libre y abierta promovido por EEUU no tiene un potencial unificador, sino destructivo. Su verdadero objetivo es dividir a los Estados de la región en los grupos de interés, debilitar las bases multilaterales del sistema regional de las relaciones interestatales, para establecer su propio dominio.

Todas las nuevas ideas relativas al desarrollo estratégico de la región deben facilitar la creación de un espacio común de cooperación. Tenemos que construir juntos la estructura regional basada en los principios de la indivisibilidad de la seguridad, imperio del Derecho Internacional, no injerencia en los asuntos interiores, arreglo pacífico de controversias, no uso de la fuerza o la amenaza de la fuerza.

Como sabemos, Sri Lanka se encuentra en la intersección de las rutas de tránsito que atraviesan el Océano Índico. En este contexto, no es fácil sobreestimar su importancia. Saludamos los planes de los dirigentes del país, encabezados por el Presidente, Gotabaya Rajapaksa, para convertir la isla en uno de los centros comerciales y financieros más grandes de Asia, haciendo hincapié en el desarrollo de la infraestructura de transporte, la modernización del sector agrícola y la atracción de inversiones en los proyectos de alta tecnología. Creemos que tanto Sri Lanka, como sus socios extranjeros, dentro y fuera de la región, se beneficiarán de la implementación de estos planes.

Pregunta: Sri Lanka tenía estrechas relaciones económicas primero con la Unión Soviética y ahora con Rusia. ¿Hay algunas áreas específicas de economía, la cooperación en las cuales planea Usted debatir durante su visita?

Respuesta: En los últimos años, el volumen del comercio entre Rusia y Sri Lanka oscila alrededor de 400 millones de dólares. Esto claramente no corresponde a las capacidades existentes, como observaron los Presidentes, Vladímir Putin y Maithripala Sirisena, durante las negociaciones en Moscú en 2017. Nuestros jefes de Estado fijaron el objetivo de aumentar el comercio a 700 millones de dólares. En este sentido, es difícil sobreestimar el papel de la Comisión Intergubernamental de Rusia y Sri Lanka para la cooperación comercial, económica, científica y técnica. Su prerrogativa es elaborar medidas concretas.

Pero ya podemos decir que una de estas medidas podría ser la diversificación de las exportaciones de Sri Lanka. Su mayor parte, alrededor de 90%, corresponde solo a dos productos, té y textiles. Rusia está dispuesta a ofrecer a Sri Lanka productos de las empresas nacionales, en particular, de industria aeronáutica. Existen buenas perspectivas de interacción en el sector de energía, de cooperación en la agricultura y en la introducción de las tecnologías avanzadas de la información y la comunicación. Otro ámbito importante de la cooperación es el turismo porque Sri Lanka se ha convertido en un destino turístico popular entre los rusos.

Espero que debatamos de forma sustantiva estas y otras preguntas de la cooperación práctica durante mi visita a su país.

Mostrando 1 resultado.

Карты

Rusia en las relaciones internacionales

Visor de contenido web