19 julio 201213:37

Las respuestas, de S.V. Lavrov, Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia a las preguntas de los medios de comunicación sobre el resultado de la reunión del Presidente de Federación de Rusia con el Enviado Especial de la ONU / LEA para Siria, Kofi Annan, Moscú, el 18 de julio 2012.

1407-19-07-2012

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: ¿Cuál es el resultado de la reunión de Kofi Annan con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin?

S.V. Lavrov: El Presidente reiteró la posición de Rusia, y usted la conoce muy bien – hay que influir en todas las partes del conflicto. Kofi Annan, está de acuerdo con esto. No puedo por ahora decir en que se transformará esto en el Consejo de Seguridad de la ONU, porque algunos de nuestros socios creen, que el régimen sirio hay que ponerle sanciones unilaterales.

Les preguntamos: "¿Cuál sería el resultado y como se lo imagina? En contra de Libia, por ejemplo, ya se ha introducido un embargo de armamento, mientras la oposición continuaba recibiendo las armas. Siendo esto una flagrante infracción de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU. ¿Cómo hacemos para controlar para que la oposición no reciba las armas?" No hay respuesta para esto.

En lugar de apaciguar a la oposición, algunos de nuestros socios la incitan a continuar la lucha. La adopción de la resolución de Consejo de Seguridad de la ONU que de manera unilateral prohibiría al gobierno reaccionar de algún modo a las ya anunciadas por la oposición operaciones militares "Volcán de Damasco", "La Batalla por la Capital", "La Batalla Decisiva" – esto seria el apoyo directo al movimiento revolucionario. Si se trata de una revolución, entonces la ONU no tiene nada que ver por aquí. Ya veremos, por ahora las conversaciones continúan. Sin embargo, las acciones en el marco del Capítulo VII de la ONU y la aprobación de las sanciones, no las podemos aceptar.

Pregunta: ¿Cómo reaccionó Kofi Annan ante la posibilidad de que se adopte una nueva resolución del Consejo de Seguridad en virtud del Capítulo VII?

S.V. Lavrov: Kofi Annan no es el partícipante del proceso de la elaboración de la resolución. Él hizo un gran aporte para preparar las condiciones idóneas para que el Consejo de Seguridad pueda adoptar una decisión justa a la hora de convocar , con el apoyo de Rusia, una reunión en Ginebra, donde ha sido redactado el documento sobre la necesidad de influir en todas las partes del conflicto. Las medidas a tal efecto fueron detalladas en todos sus pormenores. Nuestros colegas occidentales trataron de incluir en este documento la obligación de adoptar una resolución en virtud del Capítulo VII y las sanciones, pero en el texto final no aparece nada de esto, puesto que Rusia y China, han dicho que era inaceptable. No porque estemos defendiendo el régimen de Bashar-al-Assad, sino porque no llevara a nada.

Presionar solamente sobre una parte del conflicto significaría arrastrarse hacia una guerra civil e interferir en los asuntos internos del Estado. El documento de Ginebra es la base de la resolución elaborada por nosotros, que refleja fielmente los resultados de la reunión en Ginebra. Y el proyecto occidental es el intento de reescribir estos resultados de forma unilateral.

Pregunta: Señor Lavrov, ¿Considera Usted que ahora mismo en Siria hay una guerra civil?

S.V. Lavrov: ¿Y qué opina Usted, si allí están luchando unos contra otros y cada día más personas son asesinadas según sus creencias religiosas: alauitas matan a los suníes, sunitas a los alauitas, los cristianos también se llevarán lo suyo. Yo ya he citado varios puntos de los Convenios de Ginebra, basándose en las que el Comité Internacional de la Cruz Roja hizo una conclusión – lo que sucede en Siria es un conflicto armado interno. El término "guerra civil" no existe en el derecho internacional - y si lo hay el concepto de "conflicto armado interno". Esto significa que los ciudadanos de un Estado luchan entre sí, armados hasta los dientes.

Pregunta: ¿Si se inclinan los países occidentales a reunirse otra vez para celebrar el encuentro del "grupo de contacto"?

S.V. Lavrov: Por ahora lo desconozco. Hemos propuesto a Kofi Annan que reúna una vez más el "Grupo de Acción", a nivel de expertos y gerentes políticos, para ver cómo se ejecutan los acuerdos. No tenemos entendimiento de si nuestros colegas occidentales están preparados para esto, ya que por ahora hacen todo lo posible para que el acuerdo no sea aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU. En vez de esto tratan de imponer al Consejo de Seguridad lo que no acordamos. Pero de todos modos, hablar, por supuesto, no sería inútil.

Pregunta: ¿Tiene algún futuro el proyecto ruso de resolución del Consejo de Seguridad?

S.V. Lavrov: Nuestro proyecto refleja fielmente los resultados de la reunión de Ginebra – en el reafirmamos todo lo que estaba escrito en el comunicado final. Al mismo tiempo, no contiene nada de lo que no se haya registrado en el documento final de Ginebra.

Pregunta: ¿Cuáles según su punto de vista el desarrollo de la situación en Siria?

S.V. Lavrov: La política que se basa en el apoyo de la oposición, es un callejón sin salida, porque al-Assad no saldrá del poder voluntariamente. Los rezos sobre que debería dimitir, suenan por pura desesperación.

En mi opinión, nuestros socios occidentales no saben qué hacer. De allí viene, ¿cómo decirlo de una forma más cortés?.. Una retórica emocional: "Si tan solo Rusia decidiera negarle el apoyo a al-Assad, inmediatamente, todo se arreglaría". Nosotros les preguntamos: "¿De qué manera se lo imagina? Rusia ya lo ha dicho que no nos aferramos al régimen, pero hay que detener la violencia." Pero de respuesta escuchamos: "Ya, pero díganle que se tiene que ir."

En Ginebra, se acordó que hay que reunir al gobierno y la oposición, y que ellos se pongan de acuerdo cual será el período de transición, su marco temporal y el contenido. A pesar de esto, algunos insisten que sí, hay que reunirse, pero antes de esto Al-Assad debe irse. Hemos dicho ya mil veces, que no apoyamos al régimen. ¿Y qué es lo que pasa después?

Al Bashar- al-Assad lo apoyan los alauitas, cristianos y otras minorías, porque temen por su suerte, en el caso de que las divisiones armadas del actual "Ejercito Sirio de la Libertad" (allí también está "Al Qaeda" y otros grupos terroristas) asuma el control. Las minorías simplemente temen por su supervivencia, ven en peligro su destino. Creo que estas minorías van a sufrir bastante, por eso confían en al-Assad, como en un hombre que se opone a la tendencia de incitación y el fomento, del conflicto inter-religioso. No hay ninguna otra receta, excepto usar la influencia de todos aquellos que de una u otra manera ya influyan en los oponentes sirios, con el fin de hacer que dejen de disparar y se sienten a la mesa de negociaciones.

El Occidente insiste en que al-Assad, sea el primero en sacar las fuerzas armadas de las ciudades. Él ya lo hizo en otoño de 2011, cuando fue aprobada la iniciativa de la Liga de Estados Árabes, la cual también apoyamos. Las tropas del gobierno salían de las ciudades, y las de la oposición las ocupaban. Nuestra propuesta es hacer este proceso de retirada simultáneamente. Los observadores de la ONU tienen que decir - vamos a empezar con la ciudad "X". Esta puede ser Hama, Homs, Idlib. Al principio, todos dejan de disparar y a continuación, abandonan las calles de la ciudad ordenadamente.

Se nos pregunta, que es lo que hay que hacer a continuación: el ejército puede irse a sus cuarteles, y ¿qué hacer con los guerrilleros que luchaban contra de ella? La ONU, tiene diversos esquemas y una larga experiencia de la desmovilización y la reintegración de los combatientes. Es necesario desarrollar un plan de recogida de armas en paralelo con el proceso político. Después ellos podrán ser reintegrados en la policía regular, en las fuerzas armadas. Pero hay que ocuparse de este asunto. Pero esto requiere esfuerzos, tensar la cabeza. En cambio, hablar cada día ante las cámaras que Rusia una vez más no permite a la comunidad internacional resolver la situación en Siria – no cuesta trabajo alguno. Entiendo que esto se queda en la mente de la gente de calle y les deja una visión muy simplificada de la situación. Pero aquí no hay soluciones mágicas. Entiendo que es muy alegre ir por allí diciendo que: "Con que solo Rusia dijera que a al-Assad ha llegado su fin…". Pero esto no puede ser ninguna varita mágica.

Pregunta: ¿Cómo, reacciono Kofi Annan, a la propuesta de Rusia de reunirse de nuevo para encontrar una solución a la crisis en Siria?

S.V. Lavrov: El apoya esta iniciativa, considera que sería útil y lo discutirá con otros miembros (del "Grupo de Acción" de Ginebra). Nosotros reiteramos que sería adecuado corregir el error de no invitar a Ginebra a Irán y Arabia Saudita.

El 19 de julio del 2012

Documentos adicionales

Fotografías

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda