24 marzo 201513:38

Respuesta ofrecida por el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexander Lukashévich, a la pregunta de los medios sobre las “misiones nucleares conjuntas” de la OTAN

524-24-03-2015

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: Durante la rueda de prensa convocada el pasado 19 de marzo, la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, manifestó que el despliegue del armamento nuclear estadounidense en el territorio de los aliados europeos de la OTAN y las prácticas, junto con los países no nucleares, de su empleo se corresponde con las cláusulas del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (NPT, según sus siglas en inglés). ¿Cuál es la postura de Rusia sobre el particular?

Respuesta: Jennifer Psaki tergiversa desembozadamente los hechos, al afirmar que el armamento nuclear estadounidense estacionado en Europa “está bajo control permanente de EEUU y nunca se transfiere a otros países”. En realidad, las denominadas “misiones nucleares conjuntas” de la OTAN suponen la participación de los Estados no nucleares de la alianza en el planeamiento nuclear conjunto y las prácticas de empleo de las armas nucleares. En las actividades de esta clase participan aviones con sus tripulaciones, instalaciones de infraestructura de aeródromos y servicios de mantenimiento técnico terrestre de los mencionados Estados. Las maniobras más recientes de este género, Steadfast Noon, se llevaron a cabo el otoño pasado en Italia.

En reiteradas ocasiones focalizamos la atención de la OTAN sobre la circunstancia de que ello esté en flagrante divorcio del espíritu y la letra del NPT. Como es sabido, el Artículo 1 del NPT prohíbe a los países nucleares transferir a quien sea el control sobre el armamento nuclear u otros artefactos nucleares explosivos, tanto directa como indirectamente. El Artículo 2 del NPT, por su parte, prohíbe a los países no nucleares asumir de quien sea este control, tanto directa como indirectamente.

Pero los altos cargos de la alianza se mantienen obstinadamente en esta misma senda. Esta situación anormal se mantiene desde hace más de 40 años, pero no por eso pasa a ser más aceptable para nosotros. Consideramos que alegar, como hace Washington, el plazo de la antigüedad y determinados “entendimientos”, supuestamente alcanzados durante el arreglo del texto del NPT, por lo menos, es inoportuno. El problema está a la vista y se presta a una sola solución: devolver todo el armamento nuclear no estratégico al territorio nacional, prohibir su despliegue en otros en el exterior, desarticular la infraestructura que hace posible un rápido despliegue de tal armamento, así como la renuncia a toda clase de maniobras y entrenamientos relacionados con la preparación y el empleo del armamento nuclear por las FFAA de los Estados que no poseen tales armas.

 


24 de marzo de 2015

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

Unión Europea (UE)

Visor de contenido web

x
x
Criterios adicionales de búsqueda