Publicador de contenidos

8 diciembre 201907:39

Discurso pronunciado por el director del Departamento de Cooperación Europea del MAE de Rusia, Nikolái Kobrinets, en la sesión final de la 26ª reunión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE, Bratislava, el 6 de diciembre de 2019

2554-08-12-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Señor Presidente,

Estimados colegas:

Para empezar, quisiera agradecer a la presidencia eslovaca las condiciones cómodas creadas para los participantes de esta reunión ministerial. Las discusiones sobre toda la agenda de la OSCE  que se celebraron durante el trabajo preparatorio, la sesión plenaria y en los márgenes de la 26ª reunión del Consejo de los Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE, nos permiten hablar de una cierta eficiencia de este evento.

La delegación rusa demostró su plena disposición a colaborar de manera constructiva, guiándonos por la agenda positiva y unificadora. Nuestros expertos trabajaban escrupulosamente en todos los proyectos, propuestos por la presidencia, y consideraron atentamente otros documentos.

Trajimos a Bratislava ocho propuestas rusas. Pero actitud hacia ellas resultó ser nada amistosa. La mayoría fueron bloqueadas desde el principio bajo pretextos falsos, aunque es evidente que esto sucedió, en primer lugar, por su origen ruso, a pesar de que tratan de convencernos de lo contrario. Creemos que tal actitud es miope, el trabajo sustantivo en la OSCE se sacrifica por principios ideológicos.

Lamentamos que el deseo de algunos países de imponer una visión distorsionada de las realidades políticas y jurídicas modernas, la presentación de posturas de bloques no permitieron adoptar una declaración política general y una declaración sobre los esfuerzos de la OSCE para facilitar el arreglo de la crisis dentro de Ucrania.

Además, les faltó la voluntad política para aprobar en el formato de 57 Estados la declaración en relación con el 75º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. Aunque el documento se basó en los términos acordados en años anteriores. La memoria histórica de algunos Estados resultó ser no solo corta, sino también selectiva. Es un hecho lamentable y peligroso. El olvido de la historia, su distorsión en aras de intereses coyunturales a corto plazo entrañan una repetición de errores y tragedias del pasado. En forma detallada nuestra postura se refleja en la declaración conjunta de los Ministros de Asuntos Exteriores de 11 Estados, que leyó el representante de Bielorrusia.

Saludamos la declaración que promueve el proceso de arreglo en Transnistria en formato 5+2. Esperamos que la implementación de medidas acordadas de confianza y la determinación de nuevas medidas recíprocas facilitarán el acercamiento progresivo de las orillas de Dniéster. Los jefes de las delegaciones de los países copresidente del Grupo de Minsk de OSCE aprobaron una declaración conjunta para apoyar el proceso del arreglo en el Alto Karabaj. Señalamos la actitud de las partes para continuar las negociaciones y avanzar para preparar a la población a la paz.

Se acordaron las declaraciones del Consejo de los Ministros de Asuntos Exteriores, dedicadas a los aniversarios de la adopción de los Principios de la OSCE que rigen la No Proliferación y de la Resolución 1540 del Consejo de Seguridad de la ONU, así como del Código de Conducta, relativo a los aspectos militares y políticos de seguridad. En general, nuestra evaluación de su contenido es positiva, pero observamos que, aparentemente, hoy es el máximo que se puede lograr en el ámbito político y militar.

La conversación sobre los modos de restablecer la confianza y de aliviar la tensión, que se celebró, es valiosa en sí misma. Apoyamos la continuación de un diálogo estructurado con la participación de expertos militares y sin la politización del proceso. Creemos que es una medida importante para consolidar la confianza.

Una mayor cooperación en la lucha contra los desafíos transnacionales no pierde relevancia, incluso debido a la amenaza terrorista incesante en el mundo en su conjunto y en la región de la OSCE en particular. Es necesario ampliar la esfera de trabajo de la Organización en la lucha contra la propagación de la ideología terrorista, incluso con los medios, incorporar más eficazmente al Comité de Seguridad del Consejo Permanente de la OSCE en áreas prioritarias en el ámbito de la lucha contra el terrorismo con la participación regular de expertos de las capitales. La propuesta de Rusia para combatir el narcotráfico sigue siendo relevante.

Además, quisiéramos señalar que una obsesión inexplicable de un par de delegaciones con el tema de género obstaculizó la coordinación de las decisiones que no estaban directamente relacionadas con las cuestiones que discutimos.

El sabotaje por parte de algunas delegaciones de la encomienda del Consejo de los Ministros de Asuntos Exteriores en Basilea de 2014 sobre la adopción de las declaraciones para proteger a los cristianos y musulmanes es absolutamente contraproducente. En este contexto, sus discursos sobre la necesidad de cumplir estrictamente los compromisos, que todos hemos firmado, parecen hipócritas.

Los proyectos equilibrados sobre los derechos lingüísticos y educativos de las minorías nacionales y el libre acceso del público a la información fueron rechazados categóricamente. Son los mismos compromisos por los que antes los países occidentales habían abogado tan activamente y que ahora pasaron a ser incómodas para ellos mismos.

Hemos apoyado el Llamamiento de Bratislava del Presidente en ejercicio. Compartimos sus disposiciones clave: centrarse en lo que nos une, en lugar de lo que nos desune, ser más flexibles y dispuestos a aceptar compromisos, promover el diálogo interactivo y equitativo. Seguiremos trabajando en la OSCE precisamente de este espíritu.

El próximo año es el 45º aniversario del Acta final de Helsinki y el décimo aniversario de la Declaración de Astaná. Esta es una buena razón para reafirmar nuestro compromiso con los principios básicos de la OSCE establecidos en estos documentos, con la tarea de consolidar la seguridad integral e indivisible. Sin embargo, es alarmante que este año algunos socios no hayan demostrado su disposición para hacerlo en relación con el 20º aniversario de la Carta sobre la Seguridad Europea y la Plataforma para la Seguridad Cooperativa.

Deseamos éxito a la futura presidencia, Albania.

¡Muchas gracias por su atención!

Adjunten este discurso al diario de la reunión.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)


x
x
Criterios adicionales de búsqueda