18 octubre 202116:46

Discurso y respuestas a las preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta celebrada al término de las negociaciones con la Ministra de Asuntos Exteriores, Cooperación Internacional y de las Comunidades de la República de Guinea-Bisáu, Suzi Carla Barbosa, Moscú, 18 de octubre de 2021

2100-18-10-2021

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido negociaciones sustanciales y sinceras con mi colega de Guinea-Bisáu, Suzi Carla Barbosa. Hemos discutido toda la gama de asuntos principales de la agenda bilateral.

Recientemente, el pasado 6 de octubre, se celebró el 48 aniversario de establecimiento de nuestras relaciones. Son de carácter tradicionalmente amistoso, se destacan con un diálogo sincero y se orientan al desarrollo integral de proyectos de cooperación en muchas áreas.

Hemos hablado de cómo se podría fomentar de la forma más eficaz nuestra cooperación comercial, económica y de inversión. Hemos convenido en emprender una serie de esfuerzos concretos, incluidos los viajes de empresarios de Guinea-Bisáu a Rusia y de Rusia a Guinea-Bisáu. Hemos realizado ya un trabajo preliminar.

El Primer ministro de Guinea-Bisáu, Nuno Gomes Nabiam, se reunió el año pasado con representantes del sector de negocios ruso. Convenimos en que sobre la base de estos contactos nuestros amigos de Guinea-Bisáu prepararían una lista de cuestiones concretas que podrían incluirse en la agenda de negociaciones mutuamente beneficiosas con miras a acordar proyectos específicos. Las áreas mencionadas al respecto incluyen la exploración de recursos naturales, la construcción de objetos de infraestructura, el sector agrícola y pesquero. Hemos constatado con satisfacción que los barcos pesqueros rusos reanudaron hace poco su actividad (se trata de cinco barcos en la zona económica exclusiva de Guinea-Bisáu). Nuestros socios están interesados en profundizar la cooperación bilateral en este ámbito.

Hemos convenido en continuar la formación del personal de Guinea-Bisáu en las universidades rusas que mostró su eficacia. Más de 5.000 personas obtuvieron títulos universitarios en profesiones civiles en nuestro país y más de 3.000 cerraron carreras de formación en la profesión militar, lo que también es importante para garantizar la capacidad de defensa de Guinea-Bisáu. Hemos convenido en continuar esta cooperación. Además, está entrando en vigor un acuerdo intergubernamental sobre la cooperación técnico-militar. Como se puede ver, el marco legal sigue fortaleciéndose.

Nuestros Ministerios acaban de firmar un Memorando de consultas políticas. Esto sistematizará aún más nuestra buena cooperación bilateral en la arena internacional basada en el respeto del Derecho Internacional, el reconocimiento del papel protagónico de la ONU y tales principios de comunicación interestatal, como la igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en los asuntos internos, el arreglo pacífico de controversias y un respeto incondicional del derecho de los pueblos a determinar sus propios modelos de desarrollo político, económico y social.

Mantenemos una buena cooperación en el marco de la ONU. Hoy hemos discutido una serie de áreas en que nuestra coordinación podría ser más eficaz. Agradecemos a nuestros socios esta postura.

Hemos prestado una atención especial a la situación en África: hemos abordado la situación en Malí, la República de Guinea y varias otras partes del continente, con especial atención a África Occidental y la región del Sáhara y el Sahel. Coincidimos en que es necesario estimular el principio que proclamamos hace mucho tiempo: “dar soluciones africanas a problemas africanos”, cuando los propios africanos, las partes de los respectivos conflictos determinan las vías a seguir para llegar a un acuerdo con apoyo de las organizaciones subregionales y del foro pancontinental de la Unión Africana, y la comunidad internacional les proporcionará un apoyo moral, político y financiero respetando plenamente las posturas elaboradas por los propios africanos y les prestará ayuda en forma de operaciones de mantenimiento de la paz. Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, como socio de los africanos en varios foros, incluida la Conferencia Internacional sobre la Región de los Grandes Lagos, hará todo lo posible por promover tal postura integral y eficaz.

Hemos abordado el tema de cumplimiento de los acuerdos alcanzados en la primera Cumbre Rusia-África celebrada en Sochi en octubre de 2019. Hemos discutido los preparativos para la segunda Cumbre Rusia-África programada para 2022. Esperamos que todos los líderes de los países africanos, incluido el Presidente de Guinea-Bisáu, Umaro Sissoco Embalo, puedan participar en este evento.

Hemos sostenido una conversación concreta y sustancial sobre una variedad de temas. Estoy satisfecho con sus resultados. Agradezco a mi colega el trabajo conjunto.

¡Gracias!

Pregunta: África sigue experimentando turbulencias. Varios países del continente son socios tradicionales de Rusia, por ejemplo, Sudán. Ahora allí comenzaron manifestaciones de protesta masivas contra el Gobierno de transición. Comente la situación en Sudán.

Respuesta: Hoy no hemos discutido la situación en Sudán. No fuimos nosotros quienes decidieron dividir este país. Aplicamos todos los esfuerzos posibles por preservar la integridad territorial y la unidad de este gran Estado del continente africano. Sin embargo, varios actores externos, ante todo Estados Unidos, decidieron que sería mejor para los sudaneses que viviesen en dos Estados diferentes.

Como las propias partes sudanesas aceptaron finalmente esta postura, Rusia hizo mucho para garantizar que este “divorcio” fuese pacífico. Después del “divorcio”, los que lo incentivaron quedaron insatisfechos con la forma en que los propios sudaneses, en Sudán y Sudán del Sur, planeaban desarrollar sus países y mejorar sus vidas.

Comenzó una nueva injerencia externa, se impusieron posturas sobre cómo los sudaneses deberían fomentar la democracia en su interpretación occidental, y se llevaron a cabo reformas de choque para restablecer la vida económica conforme a la visión occidental. Lamentablemente, la reacción a esto no fue la que se esperaba. La situación social y económica de la población se deterioró drásticamente El desempleo y la corrupción florecieron. Como resultado, la estructura tradicional de la sociedad sudanesa está sometida ahora a una seria tensión.

Creemos que es necesario poner fin a cualquier injerencia en los asuntos internos de este país. La injerencia en los asuntos de cualquier Estado siempre lleva a resultados deplorables. Hay muchos ejemplos de esto en el continente africano.

Hoy hemos hablado de Libia. Los resultados de la agresión occidental de 2011 sacuden hasta hoy la estabilidad no solo en este país, sino también en muchos otros Estados, adonde la amenaza terrorista, el contrabando de armas, drogas y mucho más llegaron a través de Libia.

Partimos de que el pueblo sudanés debe determinar su propio destino. Es nuestro principio fundamental. Esperamos que todos aquellos que intentan rechazar este principio se den cuenta de su responsabilidad por impedir que surja otro foco de conflicto y desestabilización en el continente africano que experimentó tantos sufrimientos.

Pregunta: El pasado 6 de octubre, se informó de que la OTAN resolvió expulsar a ocho diplomáticos rusos que trabajaban en la Oficina de Representación Permanente de la Federación de Rusia ante la OTAN en Bruselas. ¿Qué medidas de respuesta planea adoptar Rusia?

Respuesta: Literalmente hoy las hemos anunciado. La Secretaría Internacional de la OTAN ya está notificada. La respectiva Declaración del MAE de Rusia se difundirá en horas próximas. 

El pasado 6 de octubre, la Secretaría de la OTAN notificó oficialmente sobre la decisión del Secretario General de la Alianza del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, de anular a partir del 1 de noviembre de 2021 la acreditación a ocho empleados de la Oficina de Representación Permanente de la Federación de Rusia en Bruselas, así como de reducir el número total de empleados de la Oficina de Representación hasta 10 personas, incluido el personal técnico y administrativo, sin dar explicaciones algunas.

Varios días antes de ser anunciada esta decisión, nos reunimos con el Sr. Jens Stoltenberg en Nueva York. El resaltaba el “sincero” (así lo decía) interés de la Alianza en normalizar las relaciones con  Federación de Rusia para relajar la tirantez en el continente europeo.

No me sorprende mucho esta decisión. A instancias de los dirigentes de la OTAN, el número de empleados de nuestra Oficina de Representación ante la OTAN en los últimos años ya se redujo en dos ocasiones, en 2015 y 2018. Desde abril de 2014, la Alianza redujo al mínimo los contactos con nuestra Oficina de Representación, anunció el cese completo de  toda cooperación práctica tanto en materia civil como militar donde no se mantienen contactos algunos. Hablando en rigor, prohibieron a nuestros diplomáticos visitar la sede de la OTAN para mantener contactos elementales con la Secretaría Internacional de la OTAN (es imposible mantener contactos sin hacer visitas). Todo ello viene a corroborar que la OTAN no está interesada en un diálogo equitativo ni en la labor conjunta con vistas a relajar las tensiones políticas y militares. De ser así, no vemos una gran necesidad en seguir aparentando la posibilidad de unos cambios en el futuro. En esencia, la OTAN ya anunció la imposibilidad de tales cambios. En vista de ello, hemos tomado la siguiente decisión.

A raíz de las medidas coherentes adoptadas por la OTAN, de hecho no contamos con las condiciones apropiadas para desarrollar una elemental actividad diplomática. En respuesta a las acciones emprendidas por la Alianza del Atlántico Norte, a partir del 1 de noviembre de 2021 suspendemos el funcionamiento de la Oficina de Representación Permanente de Rusia ante la OTAN en Bruselas, incluyendo la labor del Representante Militar Principal.

Segundo, suspendemos el funcionamiento de la Misión Militar de Enlace de la OTAN en Moscú. La acreditación de sus empleados se anulará  a partir del 1 de noviembre de 2021.

Tercero, cesa el funcionamiento de la Oficina de Información de la OTAN en Moscú dependiente de la Embajada del Reino de Bélgica.

En caso de que surjan algunas cuestiones de emergencia, los dirigentes de la OTAN podrán dirigirse a nuestro Embajador en Bruselas, responsable de las relaciones entre Rusia y Bélgica.

La Secretaría Internacional de la OTAN está notificada sobre el particular. Publicaremos la correspondiente Declaración del MAE de Rusia.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda