3 septiembre 202112:23

Comentario de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, en relación con la suspensión de las actividades del Grupo de observadores de la OSCE en los puestos internacionales de control fronterizo de Gúkovo y Donetsk en la frontera ruso-ucraniana

1724-03-09-2021

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Durante la reunión del Consejo Permanente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa celebrada el 2 de septiembre, la Federación de Rusia anunció su decisión de no prorrogar el mandato del Grupo de observadores de la OSCE en los puestos internacionales de control fronterizo de Gúkovo y Donetsk en la frontera entre Rusia y Ucrania después de su vencimiento el 30 de septiembre de este año.

Se estableció tal presencia en el terreno de la OSCE en julio de 2014, al finalizar la reunión de Berlín de los Ministros de Asuntos Exteriores del Cuarteto de Normandía.

El despliegue del Grupo constituyó un gesto de buena voluntad por parte de Rusia para alentar a Kiev a seguir un camino pacífico para resolver la crisis en el este de Ucrania. Se esperaba que esta medida de confianza facilitara un pronto arreglo del conflicto dentro de Ucrania.

Sin embargo, las autoridades ucranianas y sus patrocinadores occidentales no trataron este paso de la Federación de Rusia con el debido respeto. Dado que durante siete años de trabajo, el Grupo no ha registrado ningún movimiento de tropas, traslado de armas, munición o equipos militares de Rusia a Donbás, estos países han procurado aprovechar la presencia de la OSCE en el territorio ruso para confirmar ciertos compromisos de Rusia en el marco de los Acuerdos de Minsk, firmados después de la llegada de los observadores, y sobre todo, para distraer la atención de la comunidad internacional de lo obstinado que las autoridades ucranianas renuncian a aplicar el conjunto de medidas de Minsk. La Federación de Rusia ha advertido repetidamente de la necesidad de solucionar este problema. Por desgracia, este gesto de buena voluntad quedó sin respuesta.

Se ha hecho evidente que las actividades del Grupo de observadores de la OSCE en la frontera entre Rusia y Ucrania no influyen positivamente en el proceso de arreglo, y su continuación no sería conveniente.

La parte rusa agradece al personal y a la administración del Grupo que han desempeñado sus funciones profesionalmente y está dispuesta a prestarles toda su asistencia para concluir su trabajo en el territorio ruso y regresar a sus países.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda