20 noviembre 202015:00

Mensaje de bienvenida del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la videoconferencia con motivo del 75º aniversario de los Juicios de Núremberg, 20 de noviembre de 2020

2007-20-11-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1

Estimados colegas y amigos,

Nos hemos reunido hoy para conmemorar uno de los acontecimientos más emblemáticos de la historia mundial del siglo XX, el proceso judicial internacional contra los criminales nazis. El formato de videoconferencia nos permite llegar a un público más amplio. Quisiera dar una especial bienvenida a los espectadores del canal de televisión alemán Phoenix –ciudadanos de Alemania y de otros países a los que el tema tratado no les deja indiferentes–.

La historia de los Procesos de Núremberg, el mayor hito político y legal de aquella época, es extraordinaria. Al igual que lo es la historia de la Alemania de la posguerra, un país que logró dejar atrás un pasado oscuro y emprender el camino de un desarrollo constructivo.

El factor clave del éxito del proceso fue la unanimidad mostrada por los aliados a la hora de impulsarlo, durante su desarrollo y al evaluar sus resultados. Las sentencias del Tribunal establecieron, clara e inequívocamente, quienes son los culpables de haber desatado la guerra más sangrienta de la historia. En este sentido, cabe recordar que muchos se enteraron de los atroces crímenes perpetrados por el nazismo contra pueblos enteros, contra la humanidad, solo 'a través de la pantalla', gracias a las imágenes documentales desde la sala de audiencias. Los rostros de los criminales y sus confesiones siguen causando pavor hoy en día. Al igual que una falta premeditada de arrepentimiento de la mayoría de ellos, un fenómeno bautizado posteriormente por la filósofa germano-estadounidense Hannah Arendt como “banalidad del mal”...

Desafortunadamente, debemos constatar que la inmunidad frente al virus del nazismo, que se forjó también en Núremberg, hoy en día se ve gravemente debilitada. Por ejemplo, en toda una serie de países de Europa se hace abiertamente propaganda de las ideas nazis. Se realizan intentos de equiparar la responsabilidad de los agresores y de los libertadores, de los verdugos y de las víctimas, así como elevar al rango de héroes a los nazis y sus lacayos. En la misma línea va una guerra absolutamente cínica contra los monumentos a los soldados libertadores. Todo eso no solo es un insulto a la memoria de los millones de víctimas, sino una amenaza a los principios fundamentales de la protección de los derechos humanos.

Partimos de que el reconocimiento en su plenitud de los resultados de la Segunda Guerra Mundial que están consagrados en particular en la Carta de las Naciones Unidas, es un imperativo para todos los Estados. Estamos convencidos de que el trabajo sistémico para combatir cualquier forma y manifestación del racismo, la xenofobia, el nacionalismo agresivo, el chovinismo, debe seguir siendo una de las prioridades incuestionables de la comunidad internacional. Este es el objetivo que busca la resolución de la Asamblea General de la ONU 'Lucha contra la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas que contribuyen a la escalada de las formas modernas del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y formas conexas de intolerancia' que es impulsada anualmente por Rusia y que tradicionalmente apoyan una gran mayoría de los Estados del mundo.

Espero que su conferencia se desarrolle en clave constructiva, favorezca la intensificación de los intercambios internacionales en materia de ciencias y humanidades y contribuya a la preservación de la verdad histórica.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda