22 julio 202017:52

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en el curso de una rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum, Moscú, 22 de julio de 2020

1128-22-07-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimadas damas y caballeros,

Hemos sostenido hoy con mi colega y amigo, Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum, unas negociaciones útiles de conformidad con un acuerdo conseguido por los Presidentes de nuestros países en su conversación telefónica del pasado 13 de julio. 

Hemos destacado un avance progresivo de nuestras relaciones a tenor de la Declaración de la Asociación Estratégica de la Federación de Rusia y la República Argelina Democrática y Popular que sigue actual.  

Hemos destacado la actividad eficaz de la Comisión Intergubernamental bilateral para la Cooperación Económico-Comercial y Científico-Técnica. Contribuye a un crecimiento sostenible del intercambio comercial aunque en la primera mitad del año en curso, se redujo un poco debido a las consecuencias del coronavirus. Hemos abordado hoy las medidas concretas que permitirán mejorar esta situación y restablecer la tendencia hacia el crecimiento en nuestros vínculos económicos y comerciales con el uso de proyectos concretos en el ámbito de inversión, en el sector energético, agrícola, de transporte, farmacéutica. En cuanto la situación epidemiológica lo permita, la Comisión Intergubernamental se reunirá y abordará todas estas medidas.        

Hemos valorado positivamente la actividad de otro organismo intergubernamental: la Comisión para la Cooperación Militar. Su nueva reunión está programada para la segunda mitad del año en curso también.  

Hemos confirmado nuestro interés en crear las condiciones máximamente favorables para establecer contactos personales y diferentes vínculos humanitarios. 

Hemos convenido en mejorar la coordinación de nuestra actividad bilateral conjunta bajo los auspicios de los Ministerios de Asuntos Exteriores, inclusive la más próxima finalización del trabajo en los borradores de documentos importantes. Me refiero a los acuerdos intergubernamentales sobre el uso pacífico del espacio ultraterrestre, la lucha contra el crimen organizado, la creación de centros culturales de Argelia en Rusia y de Rusia en Argelia, así como el reconocimiento mutuo de los documentos de educación. 

Nuestras posturas en relación con los asuntos de principio en el ámbito de arreglo de problemas internacionales coinciden. Rusia y Argelia consideran necesario realizarlo exclusivamente a tenor de la Carta de la ONU, respetar todos sus objetivos y principios, inclusive la soberanía y la integridad territorial de todos los Estados, la injerencia en sus asuntos internos.      

Nuestros países se pronuncian por arreglar todos los conflictos y crisis exclusivamente por vía pacífica, política y diplomática. Si queremos conseguir una solución sostenible de muchos problemas de la región (en este caso se trata de Oriente Próximo y el Norte de África), todos los actores externos tienen que estimular a los bandos en conflicto a iniciar un diálogo, llegar a un acuerdo partiendo de las fórmulas de compromiso y un equilibrio de intereses. Sólo así se puede arreglar tales crisis como el que azota a Siria, la situación en Oriente Próximo (me refiero al conflicto palestino-israelí), en Malí y en la región de Sahara y el Sahel, en general, y el conflicto libio a que hemos prestado una atención especial hoy.  

En todos los casos es necesario estar fieles a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, evitar acciones que las infrinjan. Esto se refiere plenamente al problema del Sahara occidental de la respectiva región. Nos pronunciamos por avanzar en su arreglo a tenor de las resoluciones existentes del Consejo de Seguridad de la ONU.          

Pregunta (traducción del árabe): Rusia y Argelia subrayan que no hay una alternativa al arreglo político de la crisis en Libia. ¿Existe una Hoja de Ruta ruso-argelina o una mediación para arreglar la situación en Libia? Comente la reciente iniciativa de Argelia en relación con el arreglo de la crisis libia que propuso el Presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune, destacando que goza de apoyo de la ONU.

Respuesta: No hay una Hoja de Ruta bilateral, pero hemos confirmado en reiteradas ocasiones en público que Rusia y Argelia están fieles al cumplimiento de los acuerdos que se contienen en los documentos finales de la Conferencia de Berlín sobre Libia, conforme a lo aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU. En estos documentos están indicadas las medidas concretas, el orden y los plazos de su cumplimiento. Creemos que todo esto sigue siendo actual.

Manteniendo contactos con todos los bandos libios (interaccionamos con cada bando), los vecinos de Libia, otros actores externos, prestamos una atención especial a la tarea de cesar los combates, pero no como el punto final en nuestros esfuerzos sino como una etapa que debe continuar en el marco del Comité para la Solución de Asuntos Militares y el diálogo sobre el arreglo político tomando en consideración todas las regiones de Libia. El objetivo de nuestros esfuerzos es restablecer la soberanía, la integridad territorial de Libia, las estructuras institucionales del país que fueron destruidas burdamente tras la intervención de la OTAN en 2011 en violación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pregunta: A pesar de que Moscú exhorta constantemente a los bandos del conflicto libio a cesar el fuego, la situación en torno a este país continúa agravándose. Hace varios días, el Parlamento de Egipto dio el visto bueno a la posibilidad de introducir las tropas de Egipto en el territorio de Libia en caso de que surja la amenaza a su seguridad nacional proveniente del territorio de este país. ¿Qué opina Moscú sobre esto? ¿No provocará esto un crecimiento de la tensión en la región? ¿Qué papel en el arreglo de la situación pueden desempeñar los vecinos más cercanos de Libia, como Argelia, según Moscú?

Respuesta: Ya he dicho, y creo que es difícil disputarlo, que los orígenes de esta situación hay que buscar en la ofensiva de la OTAN lanzada en 2011 en violación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. A los actores externos, ante todo, los extrarregionales no les interesaba el destino del pueblo ni del Estado libio. Lo destruyeron. Apostaron en sus juegos geopolíticos a uno de los bandos libios desestimando la opinión de la Unión Africana y sus intentos de normalizar la situación. Esta conducta de nuestros colegas de la OTAN fue criminal. 

La situación actual pone de relieve que este problema no se ha resuelto, no se cumplen los acuerdos conseguidos con gran dificultad durante el período después de la agresión de la OTAN. Como resultado, tenemos ahora el Gobierno en Trípoli y el Parlamento en Tobruk. Hasta que persista esta dicotomía, esta escisión, habrá riesgos que los actores externos respaldará a unos u otros dirigentes: el Gobierno o el Parlamento. No es lo que se necesita. Es necesario hacer a todos los bandos libios sentarse a una mesa de las negociaciones y ayudarles a encontrar fórmulas de compromiso partiendo del equilibrio de intereses de todo el pueblo libio y la necesidad de restablecer el Estado libio.

A diferencia de muchos otros actores externos, Rusia nunca intentó hacer apuestas en el juego libio. Siempre interaccionamos con todas las fuerzas políticas de Libia, les recibimos a todos en Moscú y épocas distintas y continuamos manteniendo contactos con ellos actualmente. 

Usted ha preguntado sobre el papel que Rusia asigna a los vecinos más cercanos de Libia. Consideramos que los vecinos de Libia, inclusive Argelia, Túnez, Egipto tienen que desempeñar el papel más enérgico porque se trata de la normalización de la situación en un país con que tienen una frontera común. Del éxito en la solución de problemas libias depende la seguridad de Argelia y otros vecinos de Libia. Vemos a qué consecuencias para toda la región conllevó  la aventura criminal de la OTAN: la penetración de los terroristas en otros países del continente africano a través de Libia, el contrabando de armas, otras formas del crimen organizado, el narcotráfico, la inmigración ilegal. Todo eso supone altos riesgos y amenazas para los países de la región, incluidos nuestros amigos de Argelia. 

Decimos hoy que es necesario cumplir los acuerdos conseguidos en la Conferencia Internacional sobre Libia celebrada en Berlín, Recuerdo que cuando se anunció la celebración de esta conferencia y empezó su preparación (hubo cuatro o cinco ronda de negociaciones), nadie planeó invitar a Berlín a los vecinos de Libia, a los bandos del conflicto libio. Fue la Federación de Rusia que en contacto con los organizadores de la conferencia – nuestros socios alemanes – insistió en que los vecinos de Libia recibieran la invitación. Como resultado, el Presidente de Argelia, Abdelmajid Tebboune, pudo participar e hizo un aporte importante en la discusión. Los bandos de conflicto fueron invitados a Berlín también. No se reunieron allí, no hablaron, pero al menos estuvieron en la misma ciudad en el momento cuando se decidía el destino de su país. El Presidente de Rusia, Vladímir Putin, subrayó en reiteradas ocasiones durante las discusiones en Berlín que nos veremos obligados a obtener el visto bueno de los bandos libios respecto al documento que aprobamos al final. 

Estamos convencidos de que en la etapa actual de nuestros esfuerzos conjuntos todos los bandos de conflicto libio tienen que participar en las negociaciones directas y todos los vecinos de Libia tienen que votar en el proceso de formación de las condiciones para el arreglo libio. 

Vemos que, igual que Rusia, nuestros amigos argelinos interaccionan con todas las fuerzas políticas de Libia sin excepción. Creo que es la garantía del éxito de la solución de este problema en un futuro.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda