24 marzo 202021:17

Declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia

515-24-03-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

En vista de la propagación de la epidemia de coronavirus COVID-19 en todo el mundo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia exhorta a los bandos de conflictos armados a cesar combates de inmediato, introducir el régimen de alto el fuego y una pausa humanitaria.

Respaldamos la respectiva declaración del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres al respecto del pasado 23 de marzo.

Partimos de que en caso contrario, en condiciones cuando la mayor parte de la gente que vive en zonas de tensión no tiene acceso a los medicamentos necesarios y la asistencia médica cualificada, tal desarrollo de los acontecimientos puede conllevar una catástrofe humanitaria de escala global.

La situación en Afganistán, Irak, Yemen, Libia, Siria, Territorios Palestinos, incluida la Franja de Gaza suscita una preocupación especial. Destacamos aparte los riesgos vinculados con un posible empeoramiento de la situación epidemiológica en los países de África donde continúa la confrontación armada. Las zonas de ubicación de campamentos para los refugiados y desplazados internos son las más vulnerables.

Nuestro llamamiento se dirige, ante todo, a los países que usan de forma arbitraria la fuerza militar fuera de sus fronteras nacionales. Destacamos especialmente que en la coyuntura actual no puede justificarse la política de aplicación de medidas restrictivas unilaterales, incluidas las sanciones económicas que obstaculizan seriamente los esfuerzos emprendidos por las autoridades para proteger la salud de su población.

Estamos preocupados por la situación en las zonas que están bajo el control de grupos terroristas a los que el bienestar de la gente no interesa. En un futuro estas zonas podrán ser las más susceptibles a la propagación de la infección. Estamos convencidos de que es necesario continuar aplicando medidas antiterroristas.

Exhortamos a la comunidad internacional a prestar la necesaria ayuda humanitaria a los países que la necesitan sin previas condiciones políticas. Tal apoyo debe orientarse a salvar a las personas que se encuentran en una situación de emergencia. Es inadmisible usar la ayuda humanitaria como una herramienta para imponer cambios políticos internos o especular con destinos de los afectados.

Rusia continuará contribuyendo en el Consejo de Seguridad al arreglo político y diplomático de los conflictos regionales a tenor de la Carta de la ONU y normas universales del Derecho Internacional y está lista a una cooperación enérgica en este ámbito con todas las partes concernidas.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda