28 febrero 202013:54

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, al término de las negociaciones con el Ministro de Asuntos Internacionales y Europeos del Gran Ducado de Luxemburgo, Jean Asselborn, Moscú, 28 de febrero de 2020

378-28-02-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Hemos sostenido unas negociaciones constructivas que han transcurrido en un ambiente tradicionalmente sincero. Es la séptima visita a Rusia de Jean Asselborn quien encabeza el departamento diplomático de Luxemburgo ya más de un año.

Los vínculos entre nuestros países tienen una larga historia. Este año, celebraremos el 85º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la URSS y el Gran Ducado de Luxemburgo. En 2021, cumplirán 130 años a partir del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Luxemburgo y el Imperio Ruso.

Nuestro diálogo bilateral es positivo. Hemos abordado las perspectivas de nuestras relaciones, ante todo, en vista de los acuerdos conseguidos al nivel más alto. Hemos prestado una atención importante a la cooperación económica y comercial. Luxemburgo es uno de los mayores inversores extranjeros en la economía rusa. Se llevan a cabo varios proyectos en el sector industrial. Hay buenas perspectivas en el ámbito de innovaciones y finanzas, inclusive las llamadas finanzas verdes. Hemos manifestado un interés mutuo en la cooperación en el sector espacial.

De ambas partes valoramos positivamente la actividad de la Comisión Mixta para la Cooperación Económica entre la Federación de Rusia y la Unión Económica Belga-Luxemburguesa. Hemos convenido en preparar su nueva reunión que debe celebrarse en la segunda mitad del año en curso en Luxemburgo.

Se profundizan los vínculos interparlamentarios. El año pasado, en el Parlamento de Rusia y en el Parlamento de Luxemburgo se crearon 'grupos de amistad'. Se entregó al Presidente de la Cámara de diputados de Luxemburgo, Fernand Etgen, la invitación de los presidentes de las cámaras de la Asamblea Federal a llegar en visita a Rusia.

En las entidades federadas rusas crece el interés en establecer contactos con el Gran Ducado. Hemos convenido en contribuir a profundizar la cooperación interregional.

Los vínculos humanitarios se desarrollan de manera dinámica. Este año está previsto realizar en Luxemburgo un importante proyecto internacional en el ámbito de cultura Russkiye sezoni (Temporadas Rusas) cuya agenda incluye la gira de conocidos grupos artísticos de Rusia.

Este año, la comunidad internacional celebra el 75º aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial. El Ministro de Asuntos Internacionales y Europeos del Gran Ducado de Luxemburgo, Jean Asselborn, confirmó que el Gran Duque Enrique aceptó la invitación del Presidente de Rusia, Vladímir Putin, a participar en los eventos conmemorativos el 9 de mayo en la Plaza Roja de Moscú.

Hemos convenido en acelerar la realización de la iniciativa promovida por las autoridades de Luxemburgo de erigir en Luxemburgo un monumento a los ciudadanos soviéticos deportados en los años de la Segunda Guerra Mundial para realizar trabajos forzosos.

Hemos intercambiado opiniones sobre los asuntos acuciantes de la agenda internacional y regional. Hemos hablado mucho de la actual situación malsana en las relaciones entre Rusia y la UE. Sabemos que nuestros socios luxemburgueses se pronuncian por su normalización. Apoyamos esta postura porque estamos interesados también en que las relaciones entre Rusia y la UE regresen a una trayectoria constructiva.  

Por nuestro lado, hemos manifestado nuestra preocupación con el incremento de las capacidades militares de la OTAN cerca de las fronteras de Rusia. Las dimensiones de las maniobras llevadas a cabo por la Alianza Atlántica superan las necesidades de autodefensa. Este rumbo contribuye al crecimiento de la tensión e incrementa el déficit de confianza. Aunque estamos seguros (y tenemos varias propuestas concretas al respecto) de que Europa necesita una arquitectura de la seguridad igual e indivisible de que los líderes en el marco de la OSCE, el Consejo Rusia-OTAN hicieron en reiteradas ocasiones declaraciones políticas, la 'seguridad igual e indivisible' no se ha traducido todavía al idioma de acciones concretas en el continente europeo. Hemos dicho qué acciones ya propusimos a la Alianza Atlántica para desescalar la situación y fortalecer la confianza. Esperamos la respuesta.

Nuestra agenda con Luxemburgo abarca asimismo otros asuntos relacionados con la política global, incluida la situación en Oriente Próximo y el Norte de África, en particular, en Siria y Libia. En ambos casos, como en relación con cualquier conflicto regional, Rusia se pronuncia por entablar un diálogo inclusivo entre todas las fuerzas políticas del respectivo país, porque todos los actores externos respeten la soberanía, la integridad territorial de los respectivos Estados. Nos pronunciamos por no buscar algunas fórmulas de compromiso con los terroristas que subieron la cabeza tras la 'primavera árabe' de 2011.

Rusia, Luxemburgo y toda la Unión Europea están preocupados por la situación que se observa en el ámbito de arreglo palestino-israelí. Hemos confirmado que es necesario buscar la solución de este problema más antiguo de la región a través de un diálogo directo entre los israelíes y los palestinos a tenor de las resoluciones ya aprobadas en la ONU y de conformidad con la Iniciativa de Paz Árabe que prevé normalizar las relaciones entre los árabes e Israel en el contexto de solución del problema palestino.

Hemos compartido nuestras valoraciones de lo que pasa en Ucrania en el contexto de los esfuerzos dirigidos a cumplir los Acuerdos de Minsk y en vista de las recomendaciones que se aprueban en el marco del formato de Normandía dirigidas al Grupo de Contacto que debe emprender los esfuerzos principales para relajar la tensión en Ucrania con la participación de Kiev, Donetsk y Lugansk.  Quisiera subrayar de nuevo que el diálogo directo (para que se creó el Grupo de Contacto) es una exigencia inalienable del Paquete de Medidas de Minsk y es necesario orientarse al cumplimiento de esta exigencia.

En general, creo que la nueva ronda de nuestras consultas ha sido eficaz. Continuaremos manteniendo un contacto estrecho con nuestros colegas de Luxemburgo. Agradezco al Ministro de Asuntos Internacionales y Europeos del Gran Ducado de Luxemburgo, Jean Asselborn, las negociaciones muy útiles.

Pregunta (traducida del francés, dirigida al Ministro Asselborn): Turquía anunció que abriría sus fronteras para que pudieran moverse con destino a Europa los refugiados sirios. Hoy la situación en la República Árabe de Siria será abordada en la Cumbre OTAN-Turquía. Comente estas declaraciones tan llamativas de Ankara. ¿Fue una decisión sorpresa para la Unión Europea? ¿Está preparada la UE para una posible agravación de la crisis migratoria?

Respuesta (después de Jean Asselborn): Me gustaría respaldar las palabras de mi homólogo sobre la necesidad de que los actores externos aúnen sus esfuerzos y cooperen para lograr relajar las tensiones o, incluso mejor, evitar ciertas crisis. Precisamente es el objetivo que perseguimos durante el diálogo con nuestros interlocutores de la Unión Europea, la OTAN y EEUU a través de contactos bilaterales. Es importante que este entendimiento de lo necesario que es la cooperación sea mostrado a todos los niveles y no post factum.

 En el año 2003 a nuestros interlocutores estadounidenses y británicos ni por  asomo se les ocurría hablar de la cooperación, al bombardear Iraq bajo un pretexto completamente ficticio de supuesta existencia allí de armas de destrucción masiva que resultó ser pura noticia falsa. Nadie pidió consejo a nadie, simplemente se procedió a bombardear. Y hasta hoy están cosechando los frutos. Más tarde ocurrió lo de Libia, donde la OTAN, tampoco sin haber pedido consejo a nadie, tergiversó burdamente la pertinente Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y, en vez de decretar una zona de exclusión aérea, con sus bombardeos simplemente redujo a la nada dicho país. Hasta estos momentos se ha fallado en reconstruirlo, por haberse desintegrado en varias partes. Apreciamos el esfuerzo que están haciendo nuestros interlocutores en Alemania, Francia, Italia y otros países, apreciamos los esfuerzos de la ONU. Sin embargo, es necesario que seamos honestos y reconozcamos que es muy difícil volver a recuperar la unidad de Iraq, ni va a ser nada fácil.

De modo que me gustaría apoyar el llamamiento a la cooperación lanzado por Jean Asselborn. Es algo que habría que hacer en todas las etapas de la solución de tal o cual problema. Y es preferible que se haga, antes de que el mismo se convierta en una tragedia para cientos y cientos de miles de habitantes de Iraq, Libia, Siria, con la que se pretendió recurrir al mismo método que con Libia. En este sentido nuestros interlocutores occidentales, por supuesto, habrían de guiarse por los intereses de todas las partes enfrentadas en un conflicto determinado y no solo por sus propios intereses geopolíticos.  Muy a menudo estos intereses geopolíticos se plasman en una tarea muy sencilla, la de no permitir que se haga más fuerte Rusia, China o Irán, esas son en resumidas cuentas las “estrategias” geopolíticas de los países occidentales.

En absoluto piensan en que dicho objetivo es incompatible con la necesidad de aliviar los sufrimientos de la población de los mencionados países. Es por ello porque confirmo nuestra disposición que siempre fue conocida por nuestros interlocutores occidentales: acordemos las formas de ayudar a los países de la región y a cada uno de los países que lo integran en el mantenimiento de la paz y la estabilidad. Dejemos al lado los métodos neocolonialistas y simplemente colonialistas en dicha región del mundo.

Pregunta: La situación en Idlib en Siria en los últimos días ha empeorado considerablemente. Los militares turcos abiertamente denominan al ejército sirio blanco enemigo. Perdieron la vida 33 militares turcos, los medios turcos y en algunos casos incluso la opinión pública culpa de ello a Rusia. Ankara lanza llamamientos de mantener consultas urgentes con la OTAN. ¿Queda alguna posibilidad del diálogo? ¿Qué futuro tendrá el Proceso de Astana?

Respuesta: Confirmamos nuestra completa adhesión a los acuerdos logrados por los Presidentes de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y de la República de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, con respecto a los pasos que deben darse en la zona de distensión de Idlib: diferenciar entre la oposición moderada y los terroristas, desmilitarizar el borde interno de dicha zona de tal forma que no se pueda atacar a tiros las posiciones sirias ni la base militar rusa y sea posible usar libremente las autovías que pasan por la zona en cuestión. Son los objetivos comunes de las partes rusa y turca.

Otra cosa es que habría que proceder a cumplir estos objetivos, porque durante 1.5 años se falló en hacerlo. A modo de respuesta a las constantes infracciones del régimen de alto el fuego que se registraban dentro de la zona de Idlib, el ejército sirio, por supuesto, está en su derecho de reaccionar y suprimir a los terroristas. En este sentido no podemos prohibir al ejército sirio cumplir con los requisitos recogidos en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU relativos a una lucha implacable y despiadada contra el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.

Ayer tuvo lugar un incidente y hoy el Ministerio de Defensa de Rusia ha hecho un comentario detallado, mediante el cual ha confirmado que los militares rusos y turcos tienen establecido “sobre el terreno” contacto permanente, diario y en tiempo real, también dado el cumplimiento de los acuerdos sobre la creación en la zona de distensión de Idlib por las Fuerzas Armadas turcas de 12 puestos de vigilancia. Los militares turcos diariamente y en algunas ocasiones varias veces al día informan a nuestro Centro para la reconciliación de las partes enfrentadas en el conflicto sobre la posición en cada momento concreto de las fuerzas turcas dentro de la zona de distensión. Estas coordenadas, por supuesto, se hacen llegar a las Fuerzas Armadas sirias para que, al ofrecer una respuesta a las afrentas terroristas, puedan garantizar la seguridad de los militares turcos.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha comunicado hoy que las coordenadas comunicadas ayer no eran las de los sitios donde perdieron la vida los militares turcos que se vieron entre los grupos terroristas. En cuanto se supo lo ocurrido, dedicándose a aclarar la situación del Ministerio de Defensa de Rusia, pedimos a la parte siria hacer una pausa en las acciones bélicas e hicimos todo lo posible para garantizar la evacuación de los heridos y de los cuerpos de los militares turcos con destino a Turquía.

El problema no es que alguien tenga un plan que contradiga a los acuerdos iniciales sobre la zona de distensión de Idlib, es que debe tenerse en cuenta la manera de poner en práctica dichos acuerdos y la mencionada ya distensión de la que tanto se habla con respecto al este de Siria y a la zona de distensión de Idlib.

Entre los militares de ambos países existen acuerdos y, de ser ellos cumplidos en su totalidad, incluida la comunicación de coordenadas exactas de las posiciones de los militares turcos, se podrían evitar estas tragedias. Presentamos nuestras condolencias e insistimos en que lo hacemos todo, para garantizar la seguridad de los militares turcos encargados de la distensión en la zona de Idlib. Nuestros militares están dispuestos a continuar con esta labor “sobre el terreno”.

Ha mencionado que la parte turca solicitó consultas en la OTAN. Es un derecho que tiene cualquier miembro de la Alianza. En el Tratado de Washington que regula las relaciones entre los miembros de la OTAN está estipulada la posibilidad de exigir consultas en caso de verse amenazadas la integridad territorial y la independencia política de algún país. Está también el artículo 5 dedicado a casos de agresión contra uno de los países miembros de la OTAN en Europa o en Norteamérica. Es cuando se recurre al mecanismo de las consultas y medidas de respuesta. No creo que lo que ocurre en estos momentos en Siria pueda ser catalogado como un caso estipulado en los mencionados apartados del Tratado de Washington que recoge el carácter exclusivamente defensivo de la Alianza del Tratado del Atlántico del Norte y prevé medidas de respuesta en caso de agresión contra algún miembro suyo.

En cuanto al futuro del Proceso de Astaná y la posibilidad del diálogo, le diré que siempre queda espacio para el diálogo. Hoy, los Presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, han mantenido una conversación telefónica, por iniciativa del Presidente de la República de Turquía. La conversación ha sido detallada y dedicada a la necesidad de hacer todo lo posible, para cumplir los acuerdos iniciales acerca de la zona de distensión de Idlib. Se ha abordado también la posibilidad de celebrar próximamente contactos al nivel necesario. Hace 1.5 horas se comunicó que los negociadores rusos y turcos que trabajaron ayer y anteayer en Ankara acordaron continuar su labor hoy. De modo que no creo que estemos hablando de algunos obstáculos insalvables para el Proceso de Astaná. Estoy convencido de que, si los militares, los diplomáticos y los representantes de los servicios de seguridad pueden centrarse en los acuerdos base acerca de la zona de distensión de Idlib, dichos acuerdos pueden plasmarse en pasos prácticos.

Me gustaría llamar su atención a otro aspecto que hemos mencionado ya en nuestros comentarios públicos y que es importante que no desestimemos, si queremos tener una visión correcta de la situación en Idlib y de los objetivos perseguidos allí por diferentes partes.

El Enviado especial de EEUU para el arreglo sirio, James Jeffrey, señaló en más de una ocasión que Hayat Tahrir al-Sham que es una reencarnación del Frente al-Nusra, reconocido organización terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU ya no es meramente terrorista, sino libre de elementos innecesarios y extremistas que se está convirtiendo en participante en el arreglo sirio, dado que se transforma, como se ha dicho, en una fuerza que se opone al Gobierno de Bashar al-Assad o, según gustan de decir nuestros interlocutores occidentales, “régimen de Bashar al-Assad”.

Esta evaluación fue incorporada en sus arsenales por los politólogos en EEUU y en los países occidentales, también por el llamado Internacional Crisis Group, una ONG con sede en Bruselas. Hace poco, dicho grupo, comentando la situación en Siria, creó posible entrevistar al líder de Hayat Tahrir Al-Sham, Abu Mohammed al-Julani, quien apoyó enérgicamente la postura expresada anteriormente por el señor Jeffrey. Insistió en que la organización en cuestión estaba cambiando a marchas aceleradas o ya lo había conseguido, apostando por la lucha contra el “régimen” en la República Árabe Siria y no por los atentados terroristas. Los comentarios que se hacen en los países occidentales son del mismo estilo.

Me gustaría prevenir con toda seriedad a nuestros interlocutores occidentales de no volver a repetir los mismos errores, es decir, de apostar por la unión con los terroristas para lograr unos intereses geopolíticos muy concretos y cambiar regímenes en tal o cual país, sea Afganistán, Iraq, Libia o Siria, esperando poder controlar a los terroristas en el futuro. Nunca ha ocurrido así. Exhorto a todos nuestros interlocutores a recordar que no puede haber trato con los terroristas, ni mucho menos se puede apostar por ellos en la solución de los problemas del arreglo sirio.

Pregunta: Hace unos días el Vicepresidente de EEUU, Mike Pence, señaló que “fue la libertad y no el socialismo lo que puso fin a la esclavitud, venció en dos Guerras Mundiales y convirtió a América en un rayo de esperanza”. No queda muy claro a qué en concreto se refería el señor Pence, pero parece que de hecho tachó a la URSS de la lista de los países vencedores de la Segunda Guerra Mundial. Dado que Rusia no deja de señalar lo inadmisible que son los intentos de reescribir la Historia y lo importante que es recordar el papel protagónico de la URSS para la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, ¿cómo habría que calificar esta declaración?

Respuesta: No es la primera vez que el señor Pence demuestra una actitud tan poco respetuosa, cuando no ofensiva, con respecto a la Historia.

El pasado 23 de enero en los eventos conmemorativos en honor a las víctimas del Holocausto, describiendo el ultraje cometido por los nazis contra los judíos y citando como ejemplo el campo de Auschwitz-Birkenau habló en detalle de cuanto allí había ocurrido y continuó de la siguiente manera: “Al abrir los soldados las puertas de este campo, se horrorizaron ante lo que vieron”. Los presentes en la sala empezaron a preguntarse a media voz, ¿de qué soldados estaba hablando? Antes habían pronunciado discursos el Presidente de Israel Reuven Rivlin, el Primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el Presidente de Francia, Emmanuel Macron y otros oradores que subrayaron, sin excepción alguna, el papel del Ejército Rojo en la liberación de Auschwitz y el papel de los pueblos de la URSS en la Victoria contra el nazismo. Al mismo tiempo, Michael Pence creyó necesario evitar tal mención.

Coincido con él en que fue la libertad y no el socialismo lo que puso fin a la esclavitud, es que durante el socialismo no hubo esclavitud, pero sí que había existido y durante varios siglos a la par con la libertad, siendo erradicada por completo en la segunda mitad del siglo XIX.

La declaración de que la libertad convirtió a América en “un rayo de esperanza para la toda la humanidad” nos hace pensar que, dado el comportamiento de EEUU en la arena internacional, dicho rayo podría ser la luz de un tren que va aplastando a los demás. Que dicha declaración sea responsabilidad del señor Pence.

Me parece que este año, año del Aniversario de la santa Victoria, nuestra Victoria común, a la que los aliados hicieron una enorme aportación, tras la cual fue creada la Organización de las Naciones Unidas, sería mejor abstenerse de ofrecer comentarios altaneros acerca de los acontecimientos históricos y actuales y concentrarse en responder a las amenazas comunes y en la necesidad de buscar a través del diálogo el equilibrio de intereses, para que el mundo se alejara del límite peligroso. Tal diálogo es el objetivo de la iniciativa del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, acerca de la celebración de la Cumbre de los Jefes de Estado de los países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

 

 

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda