21 enero 202018:58

Discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores en funciones de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, en la reunión general de los miembros del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales, Moscú, el 21 de enero de 2020

85-21-01-2020

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Estimado señor Ivanov,

Estimados colegas, amigos:

Participamos en la reunión ordinaria de los miembros del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales. Pero no es del todo habitual, porque en unas dos semanas, el 2 de febrero de este año, se cumplirán diez años desde la firma del orden presidencial sobre la creación de la asociación sin fines de lucro Consejo Ruso de asuntos internacionales. Quisiera aprovechar esta oportunidad para felicitar a todos, ustedes y nosotros, por este aniversario.

A lo largo de estos años, el Consejo generó sus propias tradiciones muy persistentes e interesantes. Nosotros en el MAE apreciamos las relaciones amistosas con el Consejo, que se ha convertido en uno de los principales institutos de investigación tanto a escala nacional, como en el escenario mundial en el ámbito de las relaciones internacionales. Apreciamos los esfuerzos del Consejo para apoyar intelectualmente las actividades de la diplomacia nacional y la asistencia experta y analítica en la política exterior del país.

Esto es especialmente importante hoy en día, cuando la situación en el mundo sigue siendo no solo complicada, sino también explosiva y difícil de predecir. El Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, describió detalladamente la etapa actual de las relaciones internacionales en sus recientes discursos, lo discutimos también durante los eventos que se celebraron en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

En pocas palabras, estamos en el medio de una larga era histórica que se caracteriza por un proceso objetivo de formación de un nuevo sistema multipolar justo y más democrático de orden mundial. La formación de este sistema va acompañada por una lucha seria entre los que dirigían todos los asuntos en nuestro planeta durante siglos y los centros mundiales renacientes o nuevos de poder económico e influencia política.

Por supuesto, la humanidad pierde mucho por lo que algunos de nuestros colegas occidentales siguen utilizando la lógica ni siquiera de ayer, sino de anteayer, esperando restablecer su antiguo dominio global. Y a menudo actúan de manera más impulsiva y agresiva.

Mencionaré la situación en el ámbito de la estabilidad estratégica global la que ahora básicamente están destruyendo. De los tres tratados fundamentales, dos -el Tratado sobre Misiles Antibalísticos y el Tratado INF- ya han sido desnaturalizados por los estadounidenses. El tratado Nuevo START, el último instrumento en el ámbito de estabilidad estratégica, está en el aire. Nuestras propuestas de prolongarlo fueron enviadas con antelación a nuestros socios estadounidenses, confirmadas públicamente más de una vez, incluso por el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin.

Hasta ahora no hemos recibido respuesta, pero mientras tanto vemos un movimiento en la dirección contraria, el aumento de las tensiones en el ámbito de la estabilidad estratégica y de las armas nucleares. Además, la OTAN está armando un juego muy peligroso para extender sus actividades operacionales en dos ámbitos nuevos, en el espacio y el ciberespacio.

Hemos dicho muchas veces que esta política se justifica en gran medida por el intento de introducir el concepto del orden mundial basado en las reglas, tratando así de suplantar la arquitectura jurídica internacional establecida después de la Segunda Guerra Mundial, en la que el papel protagónico le corresponde  a la Organización de las Naciones Unidas.

La negativa a diseñar y respetar las nuevas reglas de juego universales a tenor de las normas del Derecho Internacional, agrava el déficit de la confianza. Como consecuencia, surgen nuevos focos de inestabilidad y nuevos conflictos. Crece exponencialmente el riesgo de que una confrontación local degenere en una amenaza para toda la comunidad internacional.

Como ustedes saben, Rusia no se limita a criticar. Procuramos promover una agenda interestatal constructiva, admisible para todos, basándonos en el papel coordinador de la ONU, tal como reza la Carta de la ONU, basándonos en los valores estipulados en la Carta, incluido la igualdad soberana entre los Estados, la no injerencia en los asuntos internos y el arreglo pacífico de los litigios.

Igual que antes, estamos dispuestos a entablar el más serio diálogo sobre los principios fundamentales de un ordenamiento mundial estable. No sólo estamos dispuestos sino que adelantamos las correspondientes iniciativas. Según recalcó el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, en su mensaje a la Asamblea Federal de la Federación de Rusia, un papel especial en esto les corresponde a las cinco potencias nucleares, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Seguiremos aplicando esfuerzos por hacer valer la responsabilidad de estos mayores Estados del mundo.

Lamentablemente, nuestros socios occidentales, al aplicar la política de contención de Rusia, bloquearon o inhibieron a conciencia muchos formatos de diálogo y canales de comunicación bilaterales entre la Federación de Rusia y la Unión Europea, así como en el marco del Consejo Rusia-OTAN. En esta tesitura, crece objetivamente la importancia de “vías paralelas”, canales de comunicación informales, entre los que con plena razón catalogamos el Consejo Rusa para los Asuntos Internacionales.

Este consejo es un órgano independiente, lo que le permite exponer diversas opiniones y puntos de vista, incluyendo los contrapuestos. Los datos relativos a la labor del Consejo hablan por sí mismos. Igor Ivanov ya referirá sobre esto con más detalle. Que yo sepa, durante un año se celebraron más de 100 eventos con participación de expertos rusos y extranjeros, incluyendo importantes conferencias dedicadas a las relaciones entre Rusia y China, Oriente Próximo, Occidente, India y otros países o entidades mayores.

Valoramos en alto la labor analítica que realiza el Consejo. El año pasado, se publicaron no pocos textos bien redactados, incluidos los que contienen pronósticos. Ellos nos ayudan a elaborar propuestas concretas para los dirigentes del país en materia de política exterior de la Federación de Rusia.

Quisiera recalcar asimismo la tradicional labor educativa desarrollada por el Consejo. Junto con sus socios, organizó el año pasado dos escuelas para expertos principiantes. Más de 80 estudiantes de las universidades rusas y extranjeras, incluyendo las estadounidenses, británicas, coreanas y otros centros establecimientos de enseñanza superior de Asia, hicieron pasantías en el Consejo. Entre otras formas que dieron buenos resultados podría mencionar  los desayunos con expertos, el concurso de jóvenes periodistas especializados en temas internacionales, los webinarios. La página web del Consejo es una de las más prestigiosas y reconocibles fuentes de información sobre política exterior. Fui agradablemente sorprendido y satisfecho al conocer que el número de expertos que escriben textos para el sitio se aproxima a mil personas. Es una seria colectividad de autores que ofrece todo un panorama de opiniones prestigiosas en materia de política internacional. Es plausible que entre ellos haya muchos jóvenes.

Colegas:

Este año festejamos dos grandes efemérides: el 75º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra y el 75º aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas. Ustedes saben, claro está, en qué contexto informativo se desarrollan los preparativos para estas fechas. Estoy seguro de que debemos dar la mayor posible a los hechos históricos y textos de archivo. Rusia está como nunca dispuesta a publicarlos, a facilitar acceso a estos documentos de archivo a la amplia opinión pública. Creo que en los próximos meses de este año, esta temática ocupará un notable lugar en la labor científica y práctica del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales, mientras que sus expertos y analistas procurarán impedir  que el diálogo sobre este tema sea politizado, atajando los intentos de revisar la historia de la Segunda Guerra Mundial, sus resultados, de deslustrar  la imagen de los héroes de la Gran Guerra Patria, libertadores de Europa.

Con esto quisiera concluir mi discurso y desear nuevos éxitos a esta colectividad bien cohesionada.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda