4 diciembre 201916:17

Discurso pronunciado por el representante de la delegación de la Federación de Rusia en la Reunión de los Estados miembros de la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas (Biológicas) y Toxínicas (CABT) acerca del punto 5 de la agenda “Debates generales”, Ginebra, 3 de diciembre de 2019

2514-04-12-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimado señor Presidente:

Le felicitamos con motivo de su elección para este cargo de gran responsabilidad y le deseamos éxitos en su trabajo. Por nuestra parte, estamos dispuestos a prestarle asistencia.

Estimados colegas,

Esta temporada de sesiones de examen está llegando a su final. Alguien podría pensar, por supuesto, que hasta la Conferencia de Examen de 2021 quedan todavía dos años y, en cierto modo, tendrá razón. Es un período de tiempo que permite llevar a cabo debidamente los necesarios preparativos y celebrar con éxito el evento. Al mismo tiempo, las experiencias demuestran que la costumbre de posponer las cosas tiene sus desventajas. En 2016, a pesar de todos los esfuerzos, los miembros de la Conferencia de Examen fallaron en llegar a fórmulas de compromiso y aprobar un documento final de extensos contenidos y un programa de actividades, a ser realizadas entre las temporadas de sesiones.

Partiendo de ello, la delegación rusa se pronuncia por un inicio rápido de los preparativos de la Conferencia de Examen de 2021. Somos capaces de formar ya en esta etapa algunos elementos, una especie de “bloques” que sirvan de base para las futuras recomendaciones y decisiones de la Conferencia de Examen.

Además, una puesta en común de las ideas existentes serviría de una especie de punto de referencia para los grupos de expertos de la CABT durante sus reuniones, por permitirles centrarse en aquellos temas que podrían ser aprobados a través del consenso.

La delegación rusa preparó “ideas sobre las que reflexionar” para su posible inserción en el informe final de la Reunión de los Estados miembros que difundiremos próximamente. Por supuesto, preferiríamos unas fórmulas más potentes y concretas, sobre todo, en lo tocante a la reanudación de las labores en el protocolo para la CABT que prevea, además de otras cosas, un mecanismo eficaz de comprobación de los compromisos derivados del Acuerdo.

Este objetivo se vuelve especialmente relevante, dados los incesantes eventos de representar en calidad de la alternativa algo del tipo “visitas de evaluación voluntarias” (peer review) o demás iniciativas que provocan serias dudas. En absoluto estamos en contra de las medidas de la transparencia y refuerzo de la confianza. Todo lo contrario, nos pronunciamos por su perfeccionamiento en el marco de la CABT. Como todos ustedes saben, hemos presentado la propuesta de que los Estados miembros presenten informes acerca de sus actividades médicas y biológicas en el extranjero, incluido el componente militar. El pertinente documento de trabajo de la Federación de Rusia (BWC/CONF.VIII/WP.9 del 14 de octubre de 2016) está disponible en el portal informativo de la Convención. Contamos con que le brinden su apoyo.

Guiándonos por este mismo planteamiento, estamos dispuestos a llamar la atención de las delegaciones a la idea de la creación en el marco de la Secretaría de la ONU de un tal “mecanismo intermedio de permanente funcionamiento” con el objetivo de institucionalizar el mecanismo con el que cuenta el Secretario General de la ONU para investigar los casos de uso de armas químicas y biológicas. Me gustaría recordar que la institución de la propia entidad no está prevista por las Resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, en función de las cuales fue formado el mecanismo del Secretario General, por lo tanto, no tiene, de hecho, ninguna base legal. Además dicha iniciativa no fue pulida ni acordada con los Estados miembros de la CABT.

Tenemos formuladas unas reclamaciones de peso con respecto a la manera en la que dichos planes se están poniendo en práctica. Nos estamos refiriendo a la falta de la necesaria transparencia, de la que tanto gustan hablar algunos colegas. Sin embargo, por alguna razón no cuestionan los motivos, por las cuales a espaldas de los Estados miembros de la CABT la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas se están llevando a cabo los preparativos para la puesta en práctica de dicha iniciativa. Esperamos recibir no unas simples explicaciones, sino una información detallada acerca de este asunto de nuestros interlocutores en la oficina de Ginebra de la mencionada entidad. Ello sí que deberían “estar al tanto”.

Lo más importante es que todas estas actividades, relativas directamente a la esfera que abarca la Convención se lleven a cabo sin la participación de los Estados miembros.

Me gustaría repetir que Rusia se pronuncia por un lanzamiento en plazos óptimos de las negociaciones sobre el protocolo para la Convención que prevé, además de otras medidas, un mecanismo eficaz de verificación. Al mismo tiempo, siendo realistas, entendemos que, debido a su postura nada flexible de una de las delegaciones, apenas podremos empezar a trabajar. Dada esta circunstancia, la delegación rusa ha presentado y sigue promoviendo las iniciativas encaminadas a institucionalizar el régimen de la CABT. En primer lugar, se trata de crear en el marco de la Convención unas unidades médico-biológicas móviles y oficinas del Comité de consultas científicas, distribuidas de acuerdo con una representación geográfica paritaria. No entraré en detalles, porque los abordaremos más tarde, al hablar de los pertinentes puntos de la agenda. Es lógico que se necesiten fondos adicionales para poner en práctica estos proyectos. Sin embargo, todos saldrán ganando, en primer lugar, los países en vías del desarrollo, que se enfrentan a nada desdeñables retos en la esfera de la seguridad biológica.

Además, Rusia apoya todas las demás propuestas encaminadas a reforzar los pilares de la organización de la CABT. En dichas circunstancias, aplaudimos las iniciativas de la RPC de crear en el marco de la CABT de un régimen de cooperación en la esfera de intercambio de biotecnologías, independiente, libre de discriminación, pero resistente a los riesgos de la proliferación, además de un decálogo de los científicos biólogos.

A modo de resumen, puedo señalar con toda responsabilidad que la delegación rusa está dispuesta a mantener la más estrecha cooperación con la presidencia rotatoria francesa de la Reunión de Estados miembros y con todas las delegaciones, para lograr resultados prácticos concretos. Me gustaría subrayar especialmente que, si nos somos nosotros, nadie más hará este trabajo.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda