27 noviembre 201916:44

Discurso pronunciado por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la Academia Diplomática dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Kirguizistán y respuestas a preguntas de los cursantes y del personal docente, Biskek, 27 de noviembre de 2019

2457-27-11-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimada señora Adamkúlova,

Estimados colegas, amigos,

Ante todo, quisiera decir que para mí es un gran honor haber sido distinguido con el título de profesor honorario de la Academia Diplomática dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Kirguizistán. Sé que muchas personas famosas merecieron este honor y me es halagüeño estar entre ellos, además que nuestro gran escritor común, Chinguiz Aitmátov, que es un gran hijo del pueblo kirguís, fue declarado profesor honorario también. Agradezco sinceramente este signo de atención.

No habría este signo si no aplicásemos esfuerzos conjuntos para promover nuestros intereses y preparar a la generación joven a defender los objetivos de desarrollo de nuestros pueblos y países y garantizar que el entorno sea máximamente favorable. Cada Estado debe estar interesado en esto, es natural, todos estamos interesados en esto. Es una condición inalienable para el desarrollo pacífico, estable y seguro de cada Estado. En vista de eso, destaco con satisfacción que Rusia y los países de Asia Central no sólo son buenos vecinos sino los socios probados por el tiempo. Nuestros pueblos están vinculados con nuestra historia común multisecular, el patrimonio cultural y, ante todo, con los sentimientos de amistad y simpatía mutua.

La política rusa en la región de Asia Central no tiene agendas ocultas ni un doble rasero. No miramos a esta región desde un prisma de confrontación política, como una arena para los juegos de suma cero. No ponemos sus Estados ante la elección artificial: estar con nosotros o contra nosotros. No politizamos la ayuda y el apoyo que prestamos a los países de la región. Desarrollamos la cooperación con todos los países de Asia Central sin exclusión a tenor del fundamento sólido del Derecho Internacional, los principios de igualdad, respeto mutuo y búsqueda del equilibrio de intereses. Esta filosofía está presente también en el formato Asia Central más Rusia  (5+1) lanzado con éxito, en el marco de que durante el año en curso ya se celebraron dos reuniones informales a nivel de Ministros de Asuntos Exteriores de los cinco países de Asia Central y la Federación de Rusia.

No aplaudimos las acciones de actores extrarregionales que, guiándose por la teoría arcaica del llamado Gran Juego, intentan ejercer la influencia en la política exterior de los Estados de la región para conseguir sus objetivos, imponer a sus pueblos recetas, modelos de desarrollo y de conducta. En el ejemplo triste de Ucrania se ven las consecuencias de tal política. Este país a que se obligó a hacer una elección errónea (estar con Europa o con Rusia) se hizo víctima de un golpe de Estado provocado desde el exterior, cayó bajo la influencia externa durante el régimen pasado, fue arrojado atrás y se privó de una potente base industrial. Es necesario arreglar el conflicto en Donbás, una profunda escisión de la sociedad ucraniana. Rusia que forma parte del Grupo de Contacto y el formato de Normandía hará todo lo posible para contribuir a superar la crisis interna en Ucrania exigiendo el pleno cumplimiento de los Acuerdos de Minsk.

La política de Rusia es constructiva en todas las direcciones. En el marco de la cooperación con nuestros socios de Asia Central, se crearon y funcionan con éxito más de 10.000 empresas nacionales y conjuntas que contribuyen realmente al desarrollo de su economía. Las inversiones rusas en la región ascienden a unos 20.000 millones de dólares. En Rusia trabajan más de 4 millones de ciudadanos de los países centroasiáticos y esto incrementa considerablemente su Producto Interno Bruto (PIB).

Continuamos contribuyendo a la modernización de la infraestructura y el sector social de nuestros socios centroasiáticos. A partir de 2008, el volumen conjunto de nuestra ayuda gratuita distribuida a través de canales bilaterales y multilaterales superó 6.000 millones de dólares. En cuanto a nuestras relaciones con Kirguizistán en este ámbito, destinamos más de 70 millones de dólares a través del Programa Mundial de Alimentos de la ONU. El volumen total de las subvenciones rusas destinadas en apoyo del presupuesto público de Kirguizistán en los últimos siete años ascendió a 311 millones de dólares. El año pasado, la deuda de Kirguizistán ante Rusia en el volumen de 240 millones de dólares fue plenamente amortizada.

A través del Fondo Fiduciario 'Federación de Rusia – Programa de las Naciones Unidas por el Desarrollo' (PNUD) se realizan proyectos especiales relacionados con el agua y el medio ambiente en su país, en Tayikistán y en Uzbekistán. Estamos dispuestos a seguir promoviendo tal cooperación, incluido el apoyo y la asistencia consultiva en relación con el uso del agua en la región.

Los sistemas de transporte compatibles de Rusia y los países de Asia Central constituyen un importante factor unificador. Esto permite desarrollar en beneficio mutuo rutas internacionales Oriente-Occidente y Norte-Sur con el uso de estándares tecnológicos que garantizan la compatibilidad del sistema de transporte de la CEI.

El fortalecimiento del espacio cultural y humanitario común responde a los intereses mutuos también. En la región funcionan centros de educación superior y secundaria conjuntos, se amplía la representación de las universidades rusas. En particular, se prepara abrir una filial de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú (MGU por sus siglas en ruso). Unos 170.000 ciudadanos de los países de Asia Central estudian en las universidades de Rusia, de los que unas 60.000 personas estudian con cargo a los presupuestos federales de Rusia.

A través de los Ministerios de Defensa y de los servicios secretos propiciamos el refuerzo de la capacidad defensiva de nuestros aliados y socios de la OTSC y la CEI, asistimos en el refuerzo de su capacidad defensiva en la frontera, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el crimen transfronterizo, formamos al personal para los organismos de mantenimiento de orden público. Un nivel alto de coordinación fue puesto de manifiesto durante las maniobras estratégicas de la OTSC Tsentr-2019 y Hermandad inquebrantable-2019. Un importante factor de la seguridad regional siguen siendo las bases militares rusas en Kirguizistán y Tayikistán.

Con nuestros amigos de Asia Central también interaccionamos de manera fructífera en el marco de la Unión Económica Euroasiática y la OCS.

En la actualidad, la Unión Económica Euroasiática ostenta un PIB total que supera los 2.2 billones de dólares, siendo el número total de usuarios de más de 182 millones de personas y representando una parte inalienable del paisaje global. Funcionan los mercados comunes de bienes, servicios, capitales y mano de obra. Están creciendo los volúmenes del intercambio comercial, también con terceros países. La intensificación de los procesos de la integración propicia el crecimiento del nivel de vida de los ciudadanos. Las ventajas de la UEEA les están interesando a aquellos Estados que no son miembros de la misma.

En el espacio de la OCS trabajamos de manera conjunta en las garantías de la seguridad, el refuerzo de los vínculos económicos y comerciales, el desarrollo de la infraestructura de transporte, la armonización de las estrategias nacionales del desarrollo y procesos de integración en todo el continente euroasiático.

En el mundo actual, altamente dependiente de la coyuntura política sería recomendable aprovechar al máximo las evidentes ventajas estratégicas que ofrece nuestra región común. El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, formuló al respecto la iniciativa de la formación de la Gran Asociación Euroasiática, en la que participen los países de la UEEA, la OCS, la ASEAN y demás Estados interesados de Asia y Europa. Las labores en esta esfera han empezado ya, también a través de la homologación de los planes del desarrollo de la UEEA y del proyecto chino Un cinturón, una ruta. Hace literalmente un mes, el 25 de octubre de 2019, entró en vigor el Acuerdo de cooperación económica y comercial entre la UEEA y la RPC.

El avance en todas estas esferas no sólo propiciará un desarrollo integral de nuestros Estados, sino que sentará las bases para la creación de un espacio de la paz y una estabilidad paritaria e indivisible en el enorme espacio euroasiático, de Lisboa a Jacarta.

Queridos amigos:

El año que viene será marcado por el 75º Aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria. Nos encantaría que la delegación de la República de Kirguizistán asistiera a los eventos conmemorativos que tendrán en Moscú el 9 de mayo de 2020. Precisamente los pueblos de la antigua Unión Soviética hicieron la aportación decisiva a la derrota de los nazis, a costa de un esfuerzo sobrehumano y millones de víctimas mortales, salvando a la Humanidad de “la peste parda”. Nuestra victoria común sentó las bases del derecho internacional para el actual orden mundial que se vieron recogidas en la Carta de la ONU. Coincidimos en nuestra repulsión hacia los intentos de revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial y de falsificar la Historia. Preservando la memoria de la gloriosa hazaña de nuestros antepasados, seguiremos aplicando de manera consecutiva el esfuerzo colectivo para prevenir las guerras y conflictos tanto en nuestra reunión, como en todo el mundo.

Es de nuestro interés recurrir al máximo, basándose en las experiencias acumuladas de manera conjunta, a las potencialidades entre Rusia y los países de Asia de Central, en aras de la prosperidad de nuestros ciudadanos. Estoy convencido de que los futuros graduados de la Academia Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores de Kirguizistán, donde sea que trabajen, aportarán a las labores en dicha esfera.

Pregunta: ¿El ingreso de Uzbekistán en la Unión Económica Euroasiática (UEE) se realizaría adhiriéndose a los acuerdos existentes o en condiciones especiales?

Respuesta: Respecto a este tema Rusia no puede dar su opinión de forma unilateral. Está la UEE, están los Estados que son sus miembros de pleno derecho. La UEE tiene un carácter abierto. Toda solicitud –sea por parte de Uzbekistán o de otro país–, debe estudiarse por aquellos órganos que dirigen la actividad de la UEE. Son el Consejo Económico Supremo, la Comisión de la UEE, las entidades intergubernamentales. Estamos interesados en que todas las naciones, especialmente aquellas que son cercanas para nosotros, con las que hace siglos que vivimos hombro a hombro y durante mucho tiempo fuimos un Estado, se fijen en nuestra experiencia. Existe la posibilidad de obtener el estatus de país observador en la UEE y es la que ha aprovechado, por ejemplo, la República de Moldavia. No supone ningún tipo de compromiso en esta etapa, pero permite conocer más de cerca la actividad de la UEE y comprender cuáles son las ventajas que se ofrecen aunando esfuerzos en el marco de procesos de integración. Me parece que aquí no debe haber ningún  problema en especial, porque en cualquier caso, si un país presenta la solicitud de ingreso en la UEE, se tienen que realizar negociaciones conforme a los documentos fundacionales de la UEE que ya están aprobados.

Pregunta: ¿Cuáles son las probabilidades reales de que se abra la Academia de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva en Kirguizistán?

Respuesta: En este caso también habría que preguntárselo a los miembros de la Organización. Existe una multitud de organismos en nuestro espacio común, incluidos los creados en el marco de la OTSC, la Comunidad de Estados Independientes, la Organización de Cooperación de Shanghái, las Naciones Unidas. Está el Centro para la Diplomacia Preventiva, con sede en Turkmenistán. Está la Estructura Regional Antiterrorista (ERA) de la OCS, la cual no es que queramos reorientar sino darle un enfoque más universal, para que la misión de esta entidad incluya no solo la lucha contra las amenazas terroristas sino también contra el narcotráfico y los demás desafíos que plantea hoy en día el crimen organizado. Ya se está compitiendo por albergar un nuevo centro de este tipo o crear una filial adicional. Entiendo que tal vez interese y sea cuestión de prestigio ser país sede de una u otra entidad de una organización internacional. Pero hay que sopesar todos los pros y los contras, la parte económica del asunto, lo idónea que resulta una u otra situación geográfica desde la óptica de los objetivos planteados. A decir verdad, no he oído hablar de que el tema de la creación de la Academia de la OTSC haya pasado al plano práctico, pero cualquier país tiene todo el derecho a presentar propuestas concretas. Puedo asegurarle que las estudiaríamos de forma constructiva y buscaríamos consenso y acuerdos aceptables para todos.

Pregunta: ¿Son compatibles los objetivos de la UEE y de la iniciativa de la Franja y la Ruta? ¿Por qué esta iniciativa no ha tenido una amplia aprobación en Rusia?

Respuesta: Hace usted la pregunta de tal forma como si ya supiera la respuesta. Yo no me aventuraría a concluir que la iniciativa de la Franja y la Ruta no ha tenido una amplia aprobación en la Federación de Rusia. En mi discurso introductorio mencioné la ardua labor de conjugar los procesos que se desarrollan en el marco de la UEE y de la iniciativa china de la Franja y la Ruta. En un caso y en el otro hay posibilidades de estudiar y mejorar los temas relacionados con la infraestructura de transporte y la logística. Los corredores que se vayan creando y mejorando entre el este y el oeste del continente euroasiático, beneficiarán a los países centroasiáticos. China ofreció a Kirguizistán construir un ferrocarril a Uzbekistán a través del territorio kirguís. Este proyecto se está debatiendo ahora. Para nosotros es importante que a la hora de considerar este tipo de iniciativas se tomen en consideración los objetivos del desarrollo de la economía kirguisa. Consideramos que este ferrocarril debe conectar al máximo las localidades de su país, y no solo atravesar zonas despobladas, porque eso no tendría efecto para el crecimiento económico de aquellos territorios donde se colocasen esos raíles y traviesas. El proceso avanza. Esto es un pequeño ejemplo de cómo se puede enlazar esas posibilidades. Estoy seguro de que se hallará una solución aceptable pata todos a partir de los principios que sustentan el sistema de transporte de la UEE y la CEI.

En un principio, no existen ningunas discrepancias entre lo que hacemos en el marco de UEEA y los que propone la RPC. Por supuesto, está la gran ventaja que tiene el uso de las posibilidades financieras de China, así como de sus experiencias en la creación de numerosas, modernas y eficaces empresas y la puesta en práctica de proyectos de infraestructuras. Lo más importante es que gozamos de una comprensión absoluta a nivel de líderes de la UEEA, incluidos Rusia y Kirguizistán, por una parte, y China, por la otra, de que dichos proyectos sean armonizados y que ello será el criterio principal que regirá todos los pasos prácticos. Esta comprensión se ha plasmado en los pertinentes documentos, señalándose que entre nosotros no puede haber competencia. El Acuerdo sobre la cooperación económica entre la UEEA y la RPC que acabo de mencionar sienta las bases en la creación de unos sólidos cimientos, en tornos a los cuales desarrollaremos lo que he denominado el proyecto de la Gran Asociación Euroasiática, de la que habló el Presidente de Rusia, Vladímir Putin. Es que el continente europeo incluye también a los países de la ASEAN. Muchos de ellos están situados en el continente, algunos son insulares, pero no por ello dejan de ser parte del mismo. Los países de la Unión Europea y aquellos países de Europa que no son miembros de la UE, también se encuentran en el continente euroasiático. No existen ningunas contraindicaciones, para que entre todas estas estructuras regionales, todos estos proyectos sean establecidos vínculos que partan de la realidad, sin que sean menoscabadas las funciones de ninguna estructura regional, por supuesto. No es cuestión de fijar un objetivo concreto, estableciéndolo todo de antemano, sino de partir de la realidad y ver de qué manera se puede unir, para el beneficio común, nuestros esfuerzos. Precisamente esta actitud es aplicada ahora en las relaciones de la UEEA y la RPC. Y creo que es la única correcta.

Pregunta: En 2020 celebraremos el 75º Aniversario de la Victoria. ¿Qué eventos conjuntos tienen pensado organizar la Federación de Rusia y la República de Kirguizistán, para honrar la memoria de quienes hicieron aquella enorme aportación a nuestra Victoria?

Respuesta: En el marco de la CEI y la OTSC contamos con toda una lista de actividades conjuntas aprobadas. Mañana en la Cumbre de la OTSC a dicho tema también se prestará atención. En el marco de la CEI se ha tomado la decisión de acuñar una medalla conmemorativa para todos los veteranos en función de las solicitudes formuladas por todos los países. La entrega se efectuará en cada país en un ambiente solemne. Espero que todos nosotros, juntos, en el desfile del 9 de mayo, con la participación de los invitados extranjeros, incluidos muchos Jefes de Estado rememoraremos con dignidad la aportación que hicieron todos los veteranos, en el frente y en la retaguardia y siempre educaremos en las futuras generaciones el respeto hacia esta hazaña.

Pregunta: ¿Cuál es su opinión acerca de la perspectiva de la socialización de los migrantes labores en la Federación de Rusia?

Respuesta: Eso depende, en primer lugar, de los propios migrantes labores. Si están interesados en trabajar en Rusia, existe una secuencia de pasos que deben dar, incluida el estudio de la vida rusa, del sistema legal ruso, la lengua rusa. Me complace saber que en Kirguizistán tradicionalmente haya un alto nivel del dominio del ruso. En un momento dado se habló de que Rusia aportara a la formación adicional de los profesores y ahora estamos perfeccionando un programa para ello. Sin lugar a dudas, los migrantes socializan gracias al medio lingüístico, si es que se sienten tranquilos en el mismo.

El siguiente requisito obligatorio es el respeto a la Ley. Por desgracia, en toda comunidad laboral se registran infracciones y en este sentido hay que llevar a cabo la labor preventiva también en los países de origen, que es desde donde los migrantes laborales parten para Rusia. La Dirección General de la Migración del Ministerio del Interior de Rusia organiza, junto con sus colegas, seminarios para quienes hayan decidido dirigirse de manera organizada a la Federación de Rusia. Este tipo de desplazamiento es siempre más seguro para uno, porque ir por su cuenta entraña el peligro de acabar en una situación de desamparo, cuando el sueldo es pagado un día sí y otro, no, e incluso el pasaporte es retirado. De modo que la manera organizada es una opción más segura.

Pregunta: ¿Qué opina de la perspectiva de la introducción de una moneda única en el marco de la UEEA?

Respuesta: No nos precipitemos. De momento la UEEA tiene unos planes muy concretos, incluida la creación de los mercados comunes hasta de hidrocarburos. A día de hoy se presta atención especial al perfeccionamiento de los mecanismos de cálculo, con especial hincapié en el uso de las monedas nacionales de los países de la UEEA. Y en esta precisa etapa se están cumpliendo estos objetivos. De estar interesados los países miembros en alguna etapa de abordar la opción que acaba de mencionar, el tema será abordado.

Pregunta: ¿Qué opción, a su modo de ver, sería la mejor manera para solucionar el problema de sanciones introducidas por los países occidentales contra Rusia? ¿De qué modo afectará este asunto a los países socios de Rusia?

Respuesta: La mejor forma de poner fin a esta situación anormal sería renunciar al comportamiento imperialista y a las costumbres de imponer a todo el mundo su santa voluntad, algo que se heredó del pasado.

Como sabrán, las sanciones fueron introducidas bajo el pretexto de los acontecimientos en Ucrania. Nuestros interlocutores ucranianos nos dicen ahora que hagamos algo en Ucrania, cumplamos con los Acuerdos de Minsk y entonces con una gran alegría y con un gran alivio revocarán las sanciones. No podemos cumplir con los Acuerdos de Minsk, porque Rusia ni siquiera se menciona en este documento.

Rusia, en su calidad de miembro del Cuarteto de Normandía, compuesto además por Ucrania, Alemania y Francia, formó un marco en el que se basaron los Acuerdos de Minsk. Prevén la solución de todos los problemas a través de unas negociaciones directas entre Kiev, Donetsk y Lugansk. Ello depende, en primer lugar, de estas partes enfrentadas en el conflicto en el este de Ucrania. De las anteriores autoridades ucranianas, del régimen anterior, oímos que nunca negociarían directamente con Donetsk y Lugansk. De los representantes de las nuevas autoridades, del equipo del Presidente Vladímir Zelenski, oímos declaraciones muy parecidas y hasta unas declaraciones que no sólo cuestionan sino suponen la negativa a cumplir los Acuerdos de Minsk. De todo eso hablaremos en la Cumbre del Cuarteto de Normandía que se celebrará el próximo 9 de diciembre en París. La fecha está confirmada y creo que allí el Presidente Vladímir Zelenski habrá de explicar en detalle, cómo él mismo ve sus acciones encaminadas a cumplir los Acuerdos de Minsk. El documento en cuestión no tiene alternativa, es un hecho reconocido por nuestros interlocutores, incluidos la UE, EEUU y muchos otros. Ese es el quid de la cuestión.

En nuestros contactos actuales con los europeos, ellos nos “susurran al oído” que seamos los primeros en hacer algo y entonces ellos también podrán dar algunos pasos.

Los hacemos retroceder en el tiempo, hacia las orígenes de la crisis ucraniana, prefieren percibir el problema ucraniano desde el momento, en el cual la población de Crimea con la mayoría de los votos se pronunció en un referéndum libre por la reintegración con Rusia y por el retorno a la Federación de Rusia. Rusia, por supuesto, los admitió a los habitantes de Crimea y de Sebastopol, a su “puerto de origen”, como señaló el Presidente Vladimir Putin.

Todos saben por qué ocurrió de esta manera. En febrero de 2014 en Ucrania tuvo lugar un golpe de Estado. Lo primero que hicieron los golpistas fue abolir la ley que garantizaba los derechos de la minoría rusoparlante y de otras minorías étnicas. El mismo grupo de personas que se había apoderado del poder en sus declaraciones manifestaba que había que expulsar a los rusos de Crimea, porque nunca hablarían como los ucranianos, nunca pensarían como los ucranianos y nunca honrarían la memoria de los héroes de Ucrania. Se citaban los nombres de Bandera, Shujévich y demás allegados de los nazis. No eran sólo declaraciones, se dirigían a Crimea los llamados “trenes de la amistad” que transportaban a gente muy bien armada. Se produjo el intento de ocupación del edificio del Consejo Supremo de la todavía República Autónoma de Crimea. Sin embargo, nuestros interlocutores europeos por alguna razón prefieren no hablar de cómo se desarrolló la situación enseguida después del golpe de Estado ni de la política abiertamente rusófoba llevada a cabo por los golpistas.

El golpe de Estado se produjo el 22 de febrero, al día siguiente después de que fuera firmado el Acuerdo sobre el arreglo. Lo había hecho el entonces Presidente de Ucrania, Víctor Yanukovich, y los representantes de la oposición. Hicieron de garantes del Acuerdo los Ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Polonia y Francia. Preguntamos a nuestros interlocutores europeos, por qué no ofrecen sus evaluaciones de aquella situación, porque su papel fue reducido a la nada y sus firmas ni siquiera tuvieron el valor del papel en el que habían sido estampadas. Se nos responde con un avergonzado silencio.

No lo digo para que empecemos a hurgar en el pasado, pero tampoco lo podemos olvidar. Cuando nuestros interlocutores europeos se ponen en defensa de Kiev en su enfrentamiento con Donbás, olvidan que están apoyando una operación calificada como antiterrorista. Ahora lleva otro nombre, pero en un principio fue una “operación antiterrorista”. Es que los habitantes de Donetsk y Lugansk perpetraron ningún atentado terrorista, nada fue registrado ni ser citado a modo de prueba. Al perpetrarse el golpe de Estado, las regiones del este de Ucrania simplemente dijeron que no reconocían los actos de los golpistas y les pidieron que se los dejara en paz. Querían entender cómo actuar y qué acabaría pasando. No atacaron a nadie ni movieron sus unidades armadas al territorio del resto de Ucrania, sino simplemente pidieron a las personas que habían cometido actos anticonstitucionales que los dejaran en paz por un tiempo. Y por ello se los declaró terroristas. Cuando se lo recordamos a nuestros amigos europeos, no quieren formular sus evaluaciones de aquellos acontecimientos. Es lo que ocurre.

Las sanciones fueron decretadas porque no pudimos abandonar en una situación desesperada al pueblo ruso y demás pueblos de Crimea que conviven en esta península, y los protegimos contra las amenazas directas. Ahora la situación en Crimea es tranquila, se península se desarrolla. Vayan a ver. Un número cada vez mayor de parlamentarios y políticos extranjeros se dan cuenta de que todas las habladurías sobre un supuesto desastre con los derechos humanos en Crimea no son otra cosa que delirio y patrañas.

Del mismo modo Donbás debe tener plenas garantías en lo que se refiere a la seguridad, los derechos del idioma ruso y otros derechos refrendados en los Acuerdos de Minsk. Mi larga digresión histórica busca explicar que las sanciones europeas y estadounidenses están relacionadas precisamente con los sucesos que se produjeron como una reacción al golpe de Estado. Nuestros socios occidentales no pueden comentar de alguna manera por qué se tragaron callados esta situación ni por qué esto ocurrió.

Quisiera concluir en un tono positivo, porque están vigentes los Acuerdos de Minsk, nadie los niega, es preciso cumplirlos. Todos están de acuerdo con esto, incluidos los europeos. A ver cuán realistas son las esperanzas que muchos depositan en la cumbre de París el próximo 9 de diciembre.

Pregunta: Este año se cumplen 27 años de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Kirguizistán. ¿Cuáles son las prioridades en las relaciones entre ambos países?

Respuesta: Mantenemos relaciones más estrechas en todos los ámbitos: la economía, incluidos proyectos bilaterales que son muchos, el fomento de los vínculos económicos  en el contexto de los procesos integracionistas en la UEEA, la defensa y la seguridad. Llevamos a vías de hecho varios programas bilaterales que incluyen el mantenimiento de la capacidad de defensa de las FF.AA. kirguizas, la instrucción de efectivos en interés del ministerio de Defensa y otras instituciones armadas de este país. Esto se hace para combatir el terrorismo, impedir el narcotráfico que, lamentablemente, se mantiene en la región y en buena medida se alimenta por los problemas pendientes de Afganistán. Cabe mencionar la cultura, las Humanidades, intercambios educativos, o sea, todo aquello de lo que la gente se ocupa en su vida cotidiana.

Nuestras relaciones son las de aliados, de socios estratégicos. Creo que en la etapa actual son bien maduras. Mañana se celebrará otra reunión entre el Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y el Presidente de Kirguizistán, Sooronbái Zheenbékov. En los márgenes de la cumbre de la OTSC ellos confrontarán las posturas y analizarán el cumplimiento de las encomiendas dimanantes de sus acuerdos logrados durante las cumbres anteriores. A partir de estas encomiendas iremos trazando nuestras futuras acciones.

Pregunta: Últimamente, la geografía de la UEEA se está extendiendo bastante rápido. En este contexto, la creación de la zona de comercio libre con Irán parece una decisión atractiva. ¿Qué posibilidades tendrá Irán en el territorio de la UEEA? ¿Cómo ayudará esto a Irán a recuperarse de os efectos negativos de las sanciones occidentales?

Respuesta: En esto deberán pensar, sobre todo, nuestros vecinos y colegas iraníes, calcular los beneficios que les podrán proporcionar estos u otros acuerdos con los socios externos. La UEEA desarrolla de forma activa las relaciones con terceros países. Ya contamos con el acurdo sobre la zona de comercio libre con Vietnam, Singapur, otros países de la ASEAN están en la lista de espera. La propia ASEAN, como organización internacional, también está interesada en entablar las negociaciones al respecto. Está firmado el acuerdo con Serbia y un acuerdo intermedio con Irán, que está a un paso de suscribir el acuerdo final. Israel está interesado y ya se ha puesto en contacto con la Comisión Económica Euroasiática. Los países de América Latina, Egipto muestras un interés práctico. Es un proceso muy prometedor que permite obtener máximos beneficios de forma recíproca, uniendo esfuerzos, levantando barreras comerciales, tarifarias y otras.

Al mismo tiempo, los países de la UEEA, según me consta, calculan los posibles riesgos de la creación de la zona de comercio libre y proceden a negociarlo en caso de haber previsiones de beneficios mutuos, en vez de las amenazas al propio mercado y productores locales. Creo que los iraníes calcularon las ventajas concretas que podría obtener de crearse la zona de comercio libre. En cualquier caso, la facilitación de los contactos comerciales con los socios tradicionales mediante el levantamiento de las barreras, beneficiará la economía de Irán y de cualquier otro país que decida contraer similares relaciones con la UEEA. Es también importante que en este caso cada vez se hace más hincapié en el uso de monedas nacionales para evitar canales vinculados al dólar, ya que demostró su vulnerabilidad en función de las oscilaciones coyunturales y políticas en Washington.

Pregunta: Se conoce que la estrategia exterior de EEUU está destinada a contener a China y disminuir la influencia de Rusia en los países de Asia Central. ¿Cómo planea Rusia reforzar sus posiciones en la región en el contexto del situación en Oriente Próximo: el conflicto palestino-israelí, la cuestión siria, la eventual transición de los focos de conflicto al norte de Afganistán, la intensificación de actividad terrorista cerca de las fronteras de Asia Central? ¿Cuál será la principal estrategia de la política exterior de Rusia con respecto a los países centroasiáticos en estas condiciones? Algunos países de Asia Central no forman parte no de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC), no de la Unión Económica Euroasiática (UEAA). Se registran las tendencias de que EEUU trabajará, dentro de su política para Afganistán, con los países tan grandes de Asia Central como Uzbekistán.

Repuesta: EEUU lleva mucho tiempo trabajando con todos os países de Asia Central, y es de sobra conocido. Cuando en el proceso participan bastantes personas, el pastel siempre se descubre. Sabemos a ciencia cierta que nuestros colegas estadounidenses, lamentablemente, aplican a esta región los principios de juego de suma cero. Sabemos que desaconsejan directamente a los países centroasiáticos seguir desarrollando las relaciones con Rusia, a pesar de que la mayoría de los mismos son nuestros aliados político-militares. Nosotros estos no lo hemos hecho nunca. Al contrario, creemos que Asia Central, al igual que cualquier otra región del mundo, sea Oriente Próximo, Siria, Libia, Afganistán, Yemen, etc., no debe convertirse en el escenario de lucha entre las grandes potencias.  Siempre es posible encontrar las posibilidades de cooperar con este u otro país a base del beneficio mutuo y el respeto recíproco de los intereses, en lugar de tratar de perjudicar los intereses de este país de fomentar cooperación con terceros.

Lamentablemente, EEUU aplica esta política, y no sólo en Kirguizia, sino en todos los países que son nuestros socios en Asia, América Latina, África. Se lo comentamos a nuestros colegas estadounidenses cada vez que nos reunimos. Lo consideramos incorrecto, creemos que debemos cooperar. En muchos ámbitos tal cooperación avanza, en particular, en Siria, a pesar de que EEUU y la coalición que encabeza  se encuentran en el país de forma ilegal. Pero no queremos crear más problemas de los ya existentes para el pueblo sirio. No queremos que surjan amenazas para nuestros militares que trabajan allí a instancias del gobierno legítimo, ayudando a luchas contra el terrorismo y asegurar la estabilidad. Existe el canal de comunicación entre los militares de Rusia y EEUU que funciona de forma profesional y garantiza la eliminación de riegos de incidentes involuntarios.

Colaboramos con EEUU también en Afganistán. El formato Rusia—EEUU-China, al que se ha incorporado Pakistán, estudia los pasos prácticos que permitan impulsar el diálogo entre todos los afganos, crear las condiciones para unas negociaciones directas entre el gobierno de los talibanes. Es una cuestión muy complicada, tiene sus peculiaridades. Pero, al menos, la conversación es bastante positiva y honesta.

En muchos otros casos EEUU no desea interactuar. Ahora tienen una nueva moda de acusarnos de todo lo que ocurre en Libia. Aunque los estadounidenses intentan reunirse con las mismas personas con las que contactamos nosotros, pero de forma selectiva. Rusia en cualquier crisis, sea en Oriente Próximo o en otros puntos del mundo, donde participamos en los esfuerzos políticos de uno u otro modo, contacta siempre con todas las partes, sin excepción alguna. No queremos aislar a nadie, no apostamos por ninguna fuerza política en concreto ni ejercemos presión sobre sus opositores. Al revés, invitamos a todos a sentarse a la mesa de negociaciones y buscar soluciones.

Es justo para cualquier situación, incluido el conflicto palestino-israelí. Por desgracia, EEUU hacen todo para socavar y derrumbar la base legal de la regulación de este antiguo conflicto, una base aprobada unánimemente y con valor vinculante. Sirvan de ejemplo su decisión unilateral de traslado de la Embajada de EEUU a Jerusalén; el reconocimiento de los Altos de Golán como territorio ancestral israelí, no ocupados por Israel, y de las poblaciones israelíes en la orilla occidental de Jordán, como legítimas, aunque, desde el punto de vista de todas las resoluciones de Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU, no lo son. Es un paso directo a la anexión de estas tierras, lo cual pondrá cruz y raya en el arreglo a base de la llamada «solución de los dos Estado» que prevé la creación del Estado de Palestina que convivirá con el Estado de Israel y el resto de vecinos en paz y seguridad.

Este es un ejemplo de la táctica de EEUU y sus aliados más cercanos, que ya se ha convertido en estrategia. Ignoran de forma consecuente y socavan las normas del Derecho Internacional que prevé soluciones vinculantes, universales y acordados (como convenios, tratados, etc.). Ni siquiera utilizan el término «Derecho Internacional» habiéndolo reemplazado por el «orden mundial basado en reglas». Parece que es lo mismo pero las reglas, de las que hablan, se las inventan ellos en función de sus intereses en un momento concreto. Luego, las presentan como si fuera la verdad como un templo y exigen a los demás obedecerlas. Por ejemplo, en el arreglo palestino-israelí, las declaraciones y acciones prácticas de EEUU desprecian por completo el enfoque del Derecho Internacional para la solución de este problema. En su lugar están las reglas propias: situación en torno a Jerusalén, Altos de Golán, orilla occidental de Jordán, etc.

Otro ejemplo es el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) para el arreglo en torno al programa nuclear iraní. El Plan fue aprobado por la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que tiene valor vinculante y pasa a formar parte del Derecho Internacional. EEUU abandonó este acuerdo. No simplemente se negó a cumplirlo, sino que prohibió a todos los demás países comerciar con Irán. Aunque la resolución del Consejo de Seguridad y el PAIC establecían que precisamente el comercio con Irán es el aporte de la comunidad internacional a la solución del problema, siendo una respuesta ante la renuncia, por parte de Irán, a las muchas  actividades en materia de energía nuclear. Es más, habiendo abandonado el PAIC, EEUU prohíbe al resto hacer lo que Irán debe recibir y, a la vez, exigen a Irán que cumpla con sus compromisos. Esto ya es una paradoja, otras reglas inventadas en lugar del Derecho Internacional. Hay muchos más ejemplos como éste.

En cuanto al norte de Afganistán. No se trata de una amenaza de que se asienten allí los terroristas: los militantes del EI ya están allí. Siguen sin respuesta las preguntas de Rusia, de muchos líderes afganos, de gobernadores de provincias. De tanto en tanto, desde la parte central de Afganistán hacia el norte se trasladan helicópteros sin señales identificativas. Se sospecha que transportan a los terroristas y armas. Se lo preguntamos a los estadounidenses, ya que son ellos los que controlan el espacio aéreo, pero de momento no hemos recibido ninguna respuesta. Este es otro ejemplo dialéctico.

Tenemos un buen contacto para el trabajo de crear las condiciones del arreglo político, pero no podemos conseguir respuestas por parte de nuestros colegas estadounidenses sobre la situación en el terreno, la detección de las amenazas terroristas concretas, los flujos de narcotráfico. Y si nos interesan estos temas, no es por motivos abstractos. En primer lugar, si los terroristas se hacen fuertes en el norte de Afganistán (ya son varios miles), es una amenaza. No ocultan que pretenden establecer allí su plaza de armas para continuar la expansión en Asia Central. Nosotros queremos que nuestros aliados y Rusia se sienten seguros. No tenemos fronteras: si penetran en uno de los países centroasiáticos vecinos, será malo para todos nosotros. Es por eso que importan tanto y son tan necesarias todos los organismos de seguridad, especialmente la OTSC. En la reunión de mañana se discutirán, en particular, los pasos a dar para fortalecer nuestras fronteras comunes con Afganistán.

Pregunta: ¿En qué ámbitos de la economía las relaciones ruso-kirguisas progresan más? ¿Qué sector económico deben fomentar nuestros países?

Respuesta: Es mejor dirigir esta pregunta a los especialistas en relaciones económicas, Tenemos muchos proyectos conjuntos. Destacaría el ámbito del agua y la energía. Es importante porque las cuestiones relacionadas son un escollo para los países centroasiáticos, todos lo sabemos.

En la época de la URSS se llevaban a cabo muchos estudios científicos que determinaban la distribución del agua para agricultura y sector energético. Creemos que la participación de los especialistas rusos podría ayudar a los países de Asia Central a encontrar soluciones óptimas y evitar pasos unilaterales que provocan fuertes tensiones. Existe, por ejemplo, la Fundación Internacional para Salvación de Aral. Rusia se dirigió hace mucho con la petición de ingreso en calidad de observador pero no todos están dispuestos a admitirla. Considero que tal paso sería correcto – buscar las soluciones mutuamente aceptables recurriendo a los resultados de investigaciones acumuladas en nuestro país.

 

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda