18 noviembre 201919:46

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidos por el Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta celebrada al término de la reunión de las cúpulas directivas del MAE de Rusia y del MAE de la República de Bielorrusia, Moscú, 18 de noviembre de 2019

2367-18-11-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimados colegas:

Hemos celebrado la reunión anual de las cúpulas directivas del MAE de Rusia y del MAE de la República de Bielorrusia. La reunión se celebra en vísperas de una importante fecha: el 20º aniversario de la suscripción del Tratado sobre la creación del Estado de la Unión. Hemos hecho constar que desde entonces, nuestras relaciones recorrieron un largo camino integracionista y hoy revisten un verdadero carácter estratégico, de aliados. Parte inalienable de nuestras relaciones sigue siendo una estrecha y cada vez más profunda coordinación en política exterior. El resultado principal de la labor conjunta efectuada por las cancillerías durante estas dos décadas podría resumirse de la siguiente manera: mantenemos posturas idénticas prácticamente respecto a todos los problemas clave de la época contemporánea.

Hemos acordado seguir cooperando estrechamente en todas las cuestiones de actualidad de la agenda global, promoviendo las iniciativas conjuntas en la ONU, la OSCE y otros foros multilaterales. El Programa de Acciones Acordadas en política exterior para los años 2020-2021. Es un documento único en su género. Ni Rusia, ni Bielorrusia, que yo sepa, no tienen suscritos documentos de este género con ningún otro socio. También hemos firmado el Plan de Consultas entre nuestros ministerios para el próximo año, un documento extenso que comprende 25 temas de consultas, y hemos aprobado una disposición sobre los resultados de la reunión de las cúpulas directivas que ha concluido hoy.

Hemos expresado nuestra preocupación en relación con el consecuente incremento de los movimientos militares y políticos de la OTAN en cercanías de nuestras fronteras. Ha sido un tema importante de las discusiones de hoy. Hemos recordado que todavía en mayo pasado, los ministros de Exteriores de los países signatarios del Tratado de Seguridad Colectiva aprobaron un llamamiento a los ministros de Exteriores de los Estados miembros de la Alianza del Atlántico Norte proponiéndoles adoptar medidas concretas con vistas a consolidar la confianza, impulsar los contactos y la cooperación. Lamentablemente, no hemos recibido reacción alguna a nuestro gesto de buena voluntad.

Hemos acordado coordinando las actitudes hacia la actividad de la OTAN en su conjunto, hacia la seguridad militar y política en Europa tanto a título bilateral como dentro de la OTSC.

Otro tema ha sido el control de los armamentos. Hemos hecho constar una situación insatisfactoria en este ámbito a raíz de los pasos dados emprendidos deliberadamente por Washington para socavar la arquitectura global de la estabilidad estratégica. Al destruir el Tratado sobre Eliminación de Misiles de Alcance Medio y Más Corto (Tratado INF) y crear ambigüedad en torno a las perspectivas del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, EEUU provoca un peligroso agravamiento de la tirantez, la militarización del pensamiento en política exterior. Suscitan preocupación las acciones de Washington encaminadas a rebajar el umbral de empleo de armas nucleares, así como a extender la carrera armamentista al espacio ultraterrestre.

Hemos discutido esta situación. Por nuestra parte, hemos indicado que en el mensaje del Presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin dirigido a los líderes de los países clave del Euroatlántico, de la zona Asia-Pacífico sobre la problemática del Tratado INF se confirma la voluntad de Rusia no sólo de dar muestras de moderación, sino a declarar la moratoria sobre el despliegue de misiles de alcance medio y más corto mientras EEUU y sus aliados se abstengan de las correspondientes acciones. Sigue en vigor nuestra oferta, contenida en el arriba mencionado Mensaje a los miembros de la Alianza del Atlántico Norte, de adherirse a esta moratoria. Dicha oferta se corresponde con la iniciativa del Presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, sobre la aprobación de la respectiva declaración multilateral. Confío en que esta señal sincronizada de los Estados que conforman el Estado de la Unión sea atendida.

Hemos discutido la situación anormal en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, donde nuestros socios occidentales socavan a sabiendas los principios de consenso, en violación de la Convención sobre armas químicas.

Hemos discutido las perspectivas de la cooperación en la ONU al objeto de contrarrestar la práctica ilegítima de sanciones unilaterales, al destacar que su aplicación socava seriamente la confianza en los asuntos mundiales e impide un desarrollo sostenible de la economía mundial. Hemos avanzado iniciativas concretas, discutido pasos conjuntos para neutralizar esta práctica y conferir a las discusiones sobre las contradicciones que surgen en diversas esferas de la vida internacional, la forma de un diálogo civilizado y legítimo.

A título de colofón, quisiera destacar que ayer en Bielorrusia tuvo lugar un acontecimiento importante: los comicios parlamentarios de turno. Aprovechando la ocasión, quisiera felicitar a los amigos bielorrusos con motivo de su feliz celebración. Asistieron a los comicios observadores rusos que participaron en el monitoreo del proceso de votación tanto en el marco de contactos bilaterales como formando parte de las misiones de la CEI y la OSCE. Todos ellos recalcaron el tradicionalmente elevado nivel de organización de las elecciones.

Pregunta: El Programa de Acciones Acordadas en la política exterior aprobada por los Estados partes del Tratado sobre la creación del Estado de la Unión viene ejecutándose desde el año 2000. Hoy, ustedes han suscrito una nueva versión del Programa. ¿Podría detallar este mecanismo de interacción bilateral? ¿Se han discutido algunas enmiendas a este documento a la luz del trazado del Programa de Acción de la Federación de Rusia y de la República de Bielorrusia para llevar a vías de hecho las cláusulas del Tratado sobre la creación del Estado de la Unión?

Respuesta: La esencia de este documento está en su título: coordinación de nuestras acciones en la política exterior. Esto incluye la interacción en la ONU, la OSCE, en otros foros multilaterales; la promoción de iniciativas concretas que desde hace más de un año cuentan con el apoyo de la abrumadora mayoría en los correspondientes organismos. Voy a mencionar la iniciativa encaminada a impedir la glorificación del nazismo. Es un tema de palpitante actualidad a la luz de los procesos negativos que se vienen operando en algunos países, particularmente, en Europa. La prevención de la militarización del espacio es, por razones comprensibles, también una iniciativa muy oportuna.

Paralelamente, junto con la República de Bielorrusia promovemos propuestas concretas que reciben aprobación de la ONU: trazado y puesta en práctica de medidas encaminadas a reforzar la confianza en el espacio ultraterrestre, la seguridad informática internacional, la lucha contra el crimen cibernético y muchas otras. Como ya hemos dicho hoy, es, por supuesto, también la no proliferación de las armas de destrucción masiva, el control de armamentos y la inadmisibilidad de la destrucción de este sistema de medidas. Este año en la Asamblea General de la ONU nuestro iniciativa conjunta apoyada por muchos otros países y aprobada por la mayoría de los votos, con ningún voto en contra, tuvo que precisamente con el refuerzo y el desarrollo del sistema de control de armamentos y no proliferación de las armas de destrucción masiva. Es una nueva iniciativa hecha pública exactamente en el momento de verse el sistema en cuestión en peligro de total destrucción, a consecuencia de los mencionados ya hoy pasos dados por EEUU.

En el continente europeo las garantías de la seguridad europea son promovidas en el formato colectivo en gran medida gracias a las iniciativas de Rusia, Bielorrusia y algunos otros países que comparten nuestra postura. En general, estas iniciativas concretas forman parte de la filosofía a la que se atienen nuestros Estados, es la adhesión al respeto del derecho internacional, las garantías de la observancia por todos, sin ninguna interpretación ambigua, de los principios recogidos en la Carta de la ONU, un organismo creado tras acabar la guerra más sangrienta en toda la Historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial.

Como sabrán, en próximo mayo celebraremos el 75º Aniversario de la Victoria. Lo haremos en Moscú, Minsk y otras capitales que formaron parte de la Unión Soviética y que desempeñaron juntos un papel decisivo en la victoria contra los nazis. Ello reviste de especial importancia en la actualidad, cuando los propios pilares del papel de la ONU en los asuntos de la paz se ponen en tela de juicio, cuando nuestros interlocutores occidentales, en vez de aplicar normas del derecho internacional universales para todos los países, buscan introducir unas reglas inventadas por un número reducido de Estados que pueden variar de un día para otro, en función de la situación. He expuesto en términos generales para qué son necesarios estos programas y de qué manera son acordados.

Son acordados en tales reuniones como la que hemos celebrado hoy. Son formulados  en las mismas encargos concretos a nuestros representantes ante los organismos internacionales, para que promueven las iniciativas que acabo de mencionar. Son formulados también encargos a los Embajadores de Rusia y Bielorrusia en todos los países del mundo de cooperar de manera estrecha y coordinar sus acciones en lo relativo a la agenda internacional.

En cuanto a su pregunta sobre si hubo algunas enmiendas al Programa en la esfera de la política exterior, dada la elaboración del Programa de acción para el cumplimiento del Tratado sobre la creación del Estado de la Unión, la respuesta será negativa. No hubo ningunas correcciones desde hace tiempo y no hay planes de introducir modificaciones en el Programa de acción para el cumplimiento de los postulados Del Tratado sobre la creación de un Estado de la Unión, en función de lo abordado hoy. Nuestra coordinación en materia de la política exterior tiene un carácter objetivo e independiente de la coyuntura, no es sujeta a modificaciones por ningunos factores artificiales. Lo hemos confirmado hoy con nuestros amigos bielorrusos.

Pregunta: Hoy el Kremlin ha confirmado que las negociaciones del Cuarteto de Normandía están prevista para el próximo 9 de diciembre. ¿Quiere decir ello que se cumplieron las condiciones en las cuales habían insistido Moscú, para que se avanzara en el proceso de las negociaciones?

Respuesta: Si todos los países miembros del Cuarteto de Normandía están dispuestos a reunirse el próximo 9 de diciembre, ello quiere decir que las condiciones idóneas fueron creadas. No formulamos ningunos requisitos artificiales para la celebración de la reunión en cuestión. Lo único que buscábamos era que los participantes en el Cuarteto de Normandía respetaras sus propias decisiones tomadas entre los años 2015 y 2016 y saboteadas por el régimen de Piotr Poroshenko en todo lo relativo al proceso político y la situación con la seguridad “sobre el terreno”.

Con el Gobierno formado por el actual Presidente Vladímir Zelenski se logró dar solución a los asuntos que llevaban años sin encontrar arreglo, incluida la separación de las fuerzas en la localidad de Luganskaya, acabar con las infracciones cometidas por las Fuerzas Armadas de Ucrania en dos otras zonas fijadas por el Cuarteto de Normandía como sujetas a la separación de las fuerzas y medios. Se dieron también pasos que permitieron, por fin, fijar de manera oficial vía firmas de todas las partes la fórmula Steinmeier que tiene que ver con la celebración de las elecciones y su relación con la concesión de estatus especial a las provincias de Donetsk y Lugansk. Existe una condición más, por llamarlo de alguna manera, que formulamos. Consiste en que además de fijar la puesta en práctica de los anteriores acuerdos, los participantes en la nueva Cumbre del Cuarteto de Normandía tendrían que estar dispuestos a aprobar en pasos adicionales que propicien el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk en su totalidad.

Nuestros interlocutores franceses y alemanes nos aseguran que ello corresponde plenamente con su postura. Contamos con que usen sus relaciones con las autoridades ucranianas para que las mismas también se den cuenta de que es necesario moverse en la mencionada dirección, la de cumplimiento exhaustivo del Conjunto de medidas. Estas señales que recibimos de París y de Berlín fueron muy importantes para nosotros, dado que del Gabinete de la Presidencia de Ucrania, Vladímir Zelenski, y de los miembros del Gobierno ucraniano recibimos unas señales muy contradictorias. Se llega a decir que no habrá ninguna amnistía, en la forma que está estipulada por los Acuerdos de Minsk, como tampoco habrá ningún contacto directo entre Kiev, por una parte, y Donetsk y Lugansk, por otra. Lo manifestó, dicho sea de paso, el Ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Vadim Pristayko. Fueron hechas otras declaraciones que precisaban de reacciones por parte de otros participantes del Formato de Normandía para que se conserve la plena adhesión a los pilares sentados por el Cuarteto, por los cuales se rigen en la actualidad las actividades del Grupo de contacto, miembros del cual son Kiev, Donetsk y Lugansk, con el apoyo de Rusia y la OSCE. Contamos especialmente con que nuestros amigos franceses, en su calidad de anfitriones de la Cumbre del Cuarteto de Normandía, apliquen el máximo esfuerzo para evitar cualquier ambigüedad, con tal de que la Cumbre confirme el carácter inalterable y la falta de alternativa del Conjunto de medidas de Minsk.

Pregunta: Hoy no dejamos de oír noticias sobre los ataques de los piratas informáticos a los sistemas electrónicos de las entidades públicas de diferentes países. Por desgracia, el espacio virtual es usado por los grupos terroristas y delictivos de diferentes países, de modo que es un tema muy actual tanto para Rusia como para Bielorrusia.

En Bielorrusia se presta una gran atención al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación de la seguridad en dicho campo. Podría hablar con más detalle de la nueva iniciativa de la parte bielorrusa con respecto a la creación del “cinturón de buena vecindad virtual”.

Respuesta (responde después de Vladímir Makéi): Apoyamos plenamente esta lógica que corresponde plenamente con la intención de Rusia de formar tanto un gran número de vínculos bilaterales de “buena vecindad digital”, para lo cual tenemos este tipo de compromisos con una serie de países, como cooperar en el marco de organizaciones regionales en nuestro espacio euroasiático común. También estaríamos dispuestos a hacerlo de manera global, lo que acaba de comentar mi homólogo bielorruso. A nivel global Rusia y Bielorrusia se encuentran entre los coautores más activos de la Resolución aprobada anualmente por la Asamblea General de la ONU. El documento en cuestión dio inicio a las negociaciones intergubernamentales, en las que participaron todos los países miembros de la ONU. El objetivo fue elaborar un borrador de normas de conducta responsable en el espacio informativo, en primer lugar, desde el punto de vista de las garantías de la soberanía de los Estados. Volvemos a aplaudir esta iniciativa de nuestros amigos bielorrusos.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda