12 noviembre 201916:15

Discurso y respuestas a preguntas ofrecidas por el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en la sesión de trabajo 'Clase magistral' del II Foro de París sobre la Paz, París, 12 de noviembre de 2019

12-11-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Traducción no oficial del inglés

¡Gracias por haber venido a esta sesión de trabajo!

Para ahorrar el tiempo mi discurso introductorio será corto.

Los asuntos más agudos de la agenda internacional se discuten en detalle últimamente. Intento hacer un aporte también. Me refiero a mi discurso pronunciado el pasado 27 de septiembre en el marco del debate general del 74º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en Nueva York. El texto de mi discurso traducido en inglés y en francés está publicado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. Por eso voy a resumir en breve nuestras valoraciones de los acontecimientos que se desarrollan en el mundo.

Está claro que el mundo cambia. Estos cambios se producirán durante un largo período histórico. Se trata del establecimiento de un orden multipolar. Hoy el concepto de multilateralismo se usa como un lema. Independientemente de los términos que se usen – el mundo policéntrico, el mundo multipolar – su esencia no cambia. Ningún Estado o grupo de Estados no puede gestionar el mundo a solas. Somos testigos de la aparición de nuevos centros de crecimiento económico, poderío financiero e influencia política: China, la India, Brasil y otros países de América Latina, los Estados africanos. Se enderezan y seguramente exigirán en un futuro próximo ejercer más influencia en los asuntos internacionales.

Por eso los asuntos principales de la agenda internacional no se discuten más en el Grupo de los Siete. Hace nueve años, se intensificó de nuevo la actividad del G20 para ofrecer más oportunidades a los países de otros rincones del planeta, además de la UE y EEUU. Es una buena tendencia, porque cuanto más sean centros de poder tanto más estable será la situación internacional.

Naturalmente, esto no da gusto a nuestros amigos occidentales. Durante más de cinco siglos, dominaron en la vida política, económica, cultural en este planeta, determinaron su desarrollo civilizatorio. Intentan frenar este proceso y hacer más complicado el establecimiento de esta realidad objetiva. Una de las manifestaciones de esta postura es una nueva concepción: en vez de referirse al Derecho Internacional, como hacemos desde hace ya muchos años, exhortan a todos a respetar un 'orden basado en las normas'. ¿Qué quiere decir esto? Cuando esto responde a los intereses de Occidente, se anuncia que el derecho de autodeterminación de un pueblo es indiscutible y en caso contrario es ilegal. Comparemos la situación en Kosovo y en Crimea. En Crimea se celebró un referéndum, en Kosovo no, pero esta región fue inmediatamente reconocida como Estado independiente por la mayoría de los países occidentales.

Otro ejemplo de la aplicación de las 'normas' en la vida real es la situación en el  Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). A tenor de la Convención sobre la Prohibición de las Armas Químicas (CPAQ), se formó la Secretaría Técnica de la OPAQ autorizado a responder a solicitudes oficiales de los Estados partes que quieren saber si se emplearon las sustancias prohibidas o no. Ya está. No tiene otras funciones. Mientras, los Estados occidentales votaron por facultar la Secretaría Técnica para desempeñar funciones del Consejo de Seguridad de la ONU: no sólo establecer si se emplearon las sustancias prohibidas o no sino también determinar a los responsables, indicar a los a que quieren echar la culpa. Es una tergiversación de la Convención. Para cambiarla es necesario introducir enmiendas, acordarlas, después de que se lleva a cabo el procedimiento de ratificación de estas enmiendas por todas las partes.

Fue un truco triste en la conducta de los Estados occidentales que violan el derecho Internacional, introducen las normas creadas por ellos mismos que pueden cambiar de vez en cuando, guiándose por objetivos políticos.

La destrucción del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) para el arreglo en torno al programa nuclear iraní es de la misma índole, así como el rechazo por EEUU de todas las decisiones tomadas a nivel internacional sobre Palestina, la desestimación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que se hicieron parte del Derecho Internacional, la aplicación extraterritorial de la legislación estadounidense. Se puede continuar esta lista.

Nuestra postura consiste en que tenemos que aceptar la situación real. No podemos hacer la vista gorda ante los intereses de varios grupos de países, incluidos los países de Occidente. Pero Occidente debe dejar sus intentos de probarse como juez y fiscal de última instancia. Creo que es necesario sostener y mantener discusiones razonables en el formato del G20 en que están representados hoy los países que forman parte del G7, BRICS, otras regiones en vías de desarrollo que no forman parte de BRICS, es un grupo considerablemente representativo. Creo que no por casualidad el Grupo de los Veinte formado al inicio para resolver los principales problemas económicos y financieros aborda con cada vez más frecuencia los problemas políticos que afronta la comunidad internacional.

De hecho, esto debe compensar un avance insuficiente en el ámbito de reforma del Consejo de Seguridad de la ONU. Los países que quieren que su voz en debates políticos a nivel internacional sea oída, comparten la postura que el G20 es un foro donde esto es posible. Esto no quiere decir que tenemos que olvidar de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU. El defecto principal de la actividad del Consejo de Seguridad de la ONU es una representación insuficiente de los países en vías de desarrollo. Podremos resolver estos problemas sólo aumentando la representación de los países de Asia, África, América Latina. El fortalecimiento de la representación de los países occidentales no resolverá el problema ni tendrá un valor añadido. Quisiera centrar su atención en que en cualquier configuración del Consejo de Seguridad de la ONU la cuota de Occidente será al menos un 33% o más.

Exhorto a celebrar una discusión para reconocer que no hubo el llamado fin de la historia proclamado triunfalmente tras la desintegración de la Unión Soviética, la historia está viva y siente bien, mientras que la predicción de Francis Fukuyama sobre el dominio eterno de Occidente no se hizo realidad. Esto ya se reconoce en muchos informes analíticos y en las recientes declaraciones del Presidente de Francia, Emmanuel Macron en su entrevista. Vamos a discutir adonde avanzamos.

Pregunta: Al hacer resumen de su discurso, ¿se puede decir que es necesario responsabilizar de todo a Occidente?

Respuesta: No de todo, sólo de sus propios errores.

Pregunta: Comenzaré con una pregunta en relación con Siria. Rusia se hizo uno de los actores clave en Oriente Próximo, y no sólo en Siria. Hace poco, he oído decir que Rusia es 'el sheriff en Oriente Próximo'. A continuación de esta metáfora hay que decir que su país ahora es responsable del 'mantener la seguridad en la ciudad'. Cuanto más sea la fuerza, tanto más será la responsabilidad, como sabemos de la época de la película 'Superman'. ¿Está lista Rusia garantizar el bienestar en Oriente Próximo y en Siria, en particular?

Respuesta: La mentalidad similar de sheriffs, policías mundiales es la invención de Occidente. Esta lógica no es aplicable a lo que observamos en Siria. No cabe olvidar que la crisis en este país estalló después de una serie de graves crímenes cometidos en Oriente Próximo y no por nosotros.

Por ejemplo, la invasión en Iraq. En 2003, se anunció de la victoria de la democracia en este país. ¿Recordará alguien estas declaraciones sonadas de George W. Bush? Miren qué pasa hoy en Iraq. A propósito, el término 'Al Qaeda' apareció después de que, en los años 70 y 80 del siglo pasado, los estadounidenses empezaron a prestar apoyo a los muyahidines afganos esperando que pudiesen controlarles tras la retirada de las tropas soviéticas de este país. Mientras, en la realidad, se creó Al Qaeda que el 11 de septiembre de 2001 asestó golpe del bumerán contra los mismos estadounidenses. De forma similar, en Iraq, tras la intervención de EEUU en 2003, se creó el Estado Islámico, pasados varios años. Abu Bakr al Baghdadi salió de la prisión estadounidense y encabezó este califato horrible. La agresión contra Libia y posteriormente contra Siria conllevó la reencarnación de Al Qaeda: el grupo Frente al Nusra, Hayat Tahrir al Sham o como se llamen más.

La agresión contra Libia dio origen a varias olas de terrorismo dirigidas contra la región del Sáhara y el Sahel y de la inmigración ilegal en dirección a Europa. Son los resultados concretos de las campañas dirigidas contra Iraq, Libia y Siria. Cuando el Estado Islámico estuvo al borde de derrocar el Gobierno sirio, cuando los terroristas se acercaron a los suburbios de Damasco, el Presidente sirio, Bashar Asad, solicitó nuestra ayuda. Sí, le ayudamos, y creo que hicimos bien. Es que actualmente los terroristas no mantienen más el control de este país, a excepción de la provincia de Idlib y varias zonas en la orilla este del río Éufrates, mientras que el Gobierno legítimo gobierna el Estado de nuevo.

Pregunta: Unos afirman que el apoyo que se presta al régimen de Bashar Asad empuja a los suníes sirios a completar las filas de las fuerzas radicales, extremistas del Frente al Nusra y de otros grupos. Coméntelo.

Respuesta: Tenemos que tratar con lo que heredamos después de la salida de los franceses de Siria. Francia fue el arquitecto del actual sistema del poder en Siria. Es la realidad. Nosotros nunca tuvimos colonias, pero afrontamos las consecuencias del período colonial.

Miren las fronteras postcoloniales entre los Estados de África, incluidos los países del Magreb. Son las líneas rectas que separan varios grupos étnicos y religiosos. El año siguiente celebraremos el 60º aniversario de la Declaración aprobada por la Asamblea General de la ONU que concedió la independencia a las colonias y los pueblos. Recordaremos cómo se aprobó esta Declaración y los problemas pendientes, porque varios Estados no obtuvieron la independencia en la medida prescrita por la Asamblea General de la ONU.

Ahora unos dicen que no hay que evocar el pasado colonial sino hay que vivir del presente. Mientras, muchas personas, inclusive en Europa, quieren revisar los asuntos del período cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, unos 20 años antes de la descolonización. Y es un fenómeno más reciente. No se puede desestimar este hecho, igual que la necesidad de analizar todos los aspectos del proceso de descolonización y de que varios pueblos siguen bajo control de metrópolis. Esta cuestión sigue pendiente.

En cuanto a Siria, muchos suníes se hicieron parte del sistema. Participan enérgicamente en los negocios y en la gestión de Estado. No creo que muchos suníes quisieran derrocar el Gobierno y adherirse a los terroristas.

Pregunta: ¿No hay recelos de que a Rusia se la considere como principal potencia colonial en Oriente Próximo?

Respuesta: Nos invitaron a Siria, a diferencia de EEUU, Francia, Alemania y otros miembros de la denominada coalición antiterrorista cuya presencia en el territorio de Siria es ilegal. Nos invitó el gobierno legítimo, así que no creo que esto cuadre con la definición de colonialismo.

Pregunta: ¿Cómo evalúa los sucesos en Iraq (en el contexto de la revolución o de la definición que Usted da a estos sucesos) y en Líbano? ¿Rusia secunda estos procesos o los hace frente? ¿Según su opinión, son útiles para la evolución de estos países?

Respuesta: No me creerá, pero justamente ayer discutí este tema. Estamos acostumbrados a que nos consideran implicados en cuanto acontece en el mundo: el envenenamiento en Salisbury, Brexit, la situación en Cataluña. No hace mucho, nos mencionaron entre aquellos que intervienen en la situación en Chile que motivó la cancelación de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.  Sería interesante saber por qué no nos mencionan en el contexto de los acontecimientos en Iraq, Líbano y ahora también en Bolivia. Es extraño, pero hasta ahora no nos han acusado de haber organizado el golpe de Estado en Bolivia. ¿Qué es lo que pasa en las mentes de aquellos que suelen diseñar la agenda geopolítica?

Creo que los sucesos en Iraq son de lamentar. La pena observar la inestabilidad en Líbano. Pero no olviden que en Iraq la gente todavía intenta recobrarse de las consecuencias de la ocupación estadounidense y de la desatinada ingeniería política que en Iraq practicó Paul Bremer, echando a la calle a los miembros del partido BAAS. Por cierto, los mejores combatientes del Estado Islámico son ex combatientes del Ejército de Sadam Husein a los que Paul Bremer dejó sin trabajo. Según dijera Winston Churchill, los estadounidenses siempre actúan con acierto, pero después de haber probado las demás opciones. En Líbano secundamos los esfuerzos de Saad Hariri encaminados a formar nuevo gobierno. Pero, según tengo entendido, la idea de él y de varios compañeros suyos consiste en formar un gobierno tecnócrata sin ningunas formaciones políticas. No creo que esto sea posible en la coyuntura de Líbano.

Pregunta: Rusia desempeña un importante papel en Oriente Próximo, sobre todo en lo que se refiere al apoyo en los conflictos de aquellos que buscan aliados para enfrentarse a EEUU. En cierto grado esto permite afirmar que Rusia presta asistencia a aquellos que responden a sus intereses en la confrontación con EEUU. ¿Usted evalúa la actuación de Rusia en Oriente Próximo del mismo modo o no está de acuerdo con lo dicho? Si no está de acuerdo, ¿entonces por qué Rusia, en vez de contribuir a la creación de zonas de distensión en Siria, en vez de reconstruir las ciudades destruidas, también por la aviación rusa, apoya al régimen de Bashar Asad, al que se oponen muchos, considerándolo ilegítimo?

Respuesta: Para empezar,  el “régimen”, como Usted lo llama, es el gobierno de un Estado miembro de pleno derecho de la ONU. Por esto, cuando alguien habla del “régimen”, asume la responsabilidad por esta palabra.

Segundo, jamás hemos diseñado nuestra  política exterior con el único objetivo de hace frente a EEUU. En modo alguno. Refiriéndonos a Oriente Próximo, Rusia es el único país que mantiene contactos con todos. En Siria dialogamos con el Gobierno, la oposición, los kurdos y, a propósito, con los estadounidenses. Nuestros militares disponen del mecanismo de arreglo de conflictos. Mantenemos el diálogo con el Primer Ministro del Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia, Fayez al Sarraj, con el Presidente de la Cámara de los Diputados (parlamento) de Libia, Alí Abdalá Salé, con el Jefe del Ejército Nacional Libio, Jalifa Hafter, o sea, con todas las partes. Lo mismo pasa en Iraq. Dialogamos con suníes, chiíes, kurdos. Hace poco, estuve en Iraq, visité Bagdad y Erbil. Cooperamos estrechamente con Turquía e Irán en Siria. Permítame recordarles que antes de ser constituido el formato de Astaná, en el filo de 2016 y 2017, el Gobierno y la oposición no habían mantenido un auténtico diálogo. La única oposición que a la sazón pudo reunir Occidente, estaba integrada por los inmigrantes residentes en Estambul, Riad, Europa y EE.UU. Se los presentó como socios para el diálogo. Entonces, Rusia, Turquía e Irán constituyeron un formato logrando sentar a la mesa de negociaciones al Gobierno y la oposición que libraba contra éste una lucha armada. Justamente gracias a ello, logramos celebrar el Congreso del Diálogo Nacional Sirio, convocar el Comité Constitucional y establecer el alto el fuego en una considerable parte del territorio sirio. En 2013, estábamos a punto de llegar a un acuerdo con EEUU sobre la forma de arreglar el conflicto sirio. El acuerdo a que llegamos con el Secretario de Estado, John Kerry y aprobado por el Gobierno de Damasco establecía que la Fuerza Aérea siria iba a permanecer en tierra, mientras la Fuerza Aeroespacial de Rusia y la Fuerza Aérea de EEUU coordinarían toda operación suya. Dicho en otras palabras, EEUU y Rusia podían vetar recíprocamente sus acciones en Siria. La única condición para que el acuerdo entrara en vigor, consistía en que EEUU debía separar a la oposición armada de los terroristas, de Jabhat an-Nusra, pero no llegó a hacerlo. Tengo motivos para suponer, basándome en los ejemplos reales del año pasado, que Washington sigue apoyando a Jabhat an-Nusra, a pesar de que EEUU incluyó esta organización en la lista de las terroristas. Los estadounidenses ven en Jabhat an-Nusra un contrapeso al gobierno sirio. Es otro error suyo después de haber optado por los muyahidínes que habían perpetrado el S-11; después de invadir Iraq, cuando fue creado el Estado Islámico. Ahora tutelan Jabhat an-Nusra, creyendo que podrán controlarla. Pero es un extravío.

Hablando de la reconstrucción del país, promovemos proyectos junto con el Gobierno de la República Árabe Siria, invitando a todos a crear condiciones para modernizar la infraestructura, propiciar el retorno de los refugiados, para que el país pueda volver  la normalidad. EEUU niega tajantemente esta necesidad, prohibiendo a los aliados de la OTAN, a la Unión Europea y a los países de la región invertir en cualesquiera proyectos en el territorio controlado por el Gobierno. De otro lado, en la orilla oriental del Éufrates se empeña en organizar una estructura cuasi estatal, solicitando a los países del Golfo Pérsico que hagan grandes inversiones en la creación de las Administraciones Públicas locales integradas por las Fuerzas Democráticas Sirias y los destacamentos de autodefensa kurdos. Esto se hace con el evidente propósito de separar esta parte de Siria y hacerse con el control sobre los yacimientos petrolíferos locales. La BBC es un medio serio. Confronte los hechos reales y no permita que los slogans influyan sobre Usted.

Pregunta: Usted acaba de acaba de afirmar que los mejores combatientes del Estado Islámico son ex miembros del partido BAAS. Acabo de regresar de la frontera turco-siria, donde el mes pasado, Turquía junto con Rusia inició la operación “Fuente de la paz”. Usted ha mencionado a los kurdos en Iraq, ¿qué puede decir sobre los kurdos en Siria?

Respuesta: Para ser precisos, la operación “Fuente de la paz” fue aprobada no por Rusia, sino por EEUU. Este país intentó negociar con Turquía, pero luego dijo que no pudo llegar a un acuerdo, por lo que lo abandona a los kurdos a su propia suerte y se retira de Siria. Al anunciar que abandona a los kurdos y se retira de Siria, Washington canceló sus compromisos con los kurdos, pero volverá a buscar petróleo (no ayudar a los kurdos). Interesantes zigzagueos en la política exterior que nos retrotraen a la famosa frase de Winston Churchill acerca de que los estadounidenses siempre actúan con acierto, pero después de haber probado las demás opciones. Los kurdos de Siria deben participar en el diálogo político. Pero los de Siria deben ser consecuentes. Al comienzo del conflicto creyeron que podían actuar por cuenta propia apoyados por EEUU. Anunciaron la creación de la Federación Democrática del Norte de Siria (Rojava), suponiendo que EEUU siempre secundaría sus aspiraciones separatistas. Pero su decisión. Intentamos explicarles a ellos y al Gobierno siria lo importante que es iniciar el diálogo. Pero los kurdos no estaban interesados en esto. Creía que EEUU los iba a patrocinar siempre. Cuando EEUU anunció su retirada, los kurdos pidieron que les ayudáramos a entablar el diálogo con las autoridades oficiales de Damasco. Estábamos dispuestos a hacerlo. Pero luego, cuando los estadounidenses anunciaron que vuelven para controlar los yacimientos petrolíferos, los kurdos de nuevos perdieron todo interés hacia el diálogo. Hay que ser consecuentes. No dudo de que el conflicto sirio podrá arreglarse únicamente respetando los intereses de los kurdos y los demás grupos étnicos y religiosos. Los kurdos forman parte del Comité Constitucional en Ginebra. Pero no son representantes de los Destacamentos de Autodefensa Popular. Ustedes saben lo que de ellos piensan los turcos. Consideramos que esta cuestión debe ser objeto de una minuciosa discusión y requiere una rigurosa solución política que podría ser elaborada siempre y cuando todos los actores clave se sienten a negociar y dialoguen respetando la integridad territorial de Siria y promoviendo la solución de todos los problemas nacionales, étnicos y confesionales en el contexto de la integridad territorial del país. Es en esto en que consiste la labor del Comité Constitucional.

Pregunta: Hoy, hemos hablado mucho sobre EEUU. En 2020, en EEUU deben celebrarse los comicios presidenciales.  ¿Cómo Rusia se prepara para ellos?

Respuesta: No se preocupe, resolveremos este problema.

Documentos adicionales

Fotografías

Mostrando 1 resultado.
x
x
Criterios adicionales de búsqueda