16 diciembre 201921:37

Comentario del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia sobre un nuevo informe de la Misión de Observación de la ONU de Derechos Humanos en Ucrania

2606-16-12-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

Hemos tomado nota del 28º informe de la Misión de Observación de la ONU de Derechos Humanos en Ucrania publicado en Ginebra que abarca el periodo comprendido entre el 16 de agosto de 2019 y el 15 de noviembre de 2019.

A pesar de la reducción del número de víctimas en comparación con el período  anterior, la situación sigue siendo tensa. Los niños continúan muriendo o resultan heridos, inclusive debido a la explosión de minas. A partir de abril de 2014, el conflicto armado interno dejó muertos a 147 niños.

Durante los cinco años, decenas de miles de familias perdieron sus hogares. Sólo un número limitado de ellas recibió compensación o vivienda temporal. Los militares ucranianos continúan ocupando descaradamente (y en muchos casos destruyen) casas de los civiles, usando los servicios públicos por su cuenta. Las personas que viven a lo largo de la línea divisoria en territorios controlados por Kiev, debido a restricciones de movimiento, experimentan serias dificultades con la realización de sus derechos socioeconómicos.

Sorprende el hecho que los expertos continúen aplaudiendo y creyendo las promesas de los parlamentarios de Kiev en relación con el pago incondicional de pensiones a todos los ciudadanos ucranianos. En la realidad, este mecanismo social no se ha creado todavía, centenas de miles de jubilados no pueden recibir subsidios que les corresponden.

Compartimos las preocupaciones de la Misión de Observación en relación con violaciones burdas cometidas regularmente por las autoridades ucranianas. En particular, en el informe se mencionan los casos de ejecuciones extrajudiciales, arrestos arbitrarios, encarcelamiento solitario, torturas y trato cruel con la población civil en las áreas controladas por Kiev. No se observa el derecho a juicio justo cuando se estudian las causas vinculadas con el conflicto armado. Siguen menoscabándose los derechos a la libertad de reunión y de expresión, se emprenden ataques contra los periodistas y activistas de derechos humanos.

Compartimos asimismo la preocupación de la Misión de Observación en relación con los juicios por los asesinatos en Odesa en mayo de 2014. La presencia de los representantes de grupos de extrema derecha en las reuniones socava la independencia del proceso ejerciendo la presión psicológica en los jueces. No nos ha sorprendido la ausencia de avances en el establecimiento de los responsables del asesinato de los participantes en manifestaciones de protesta y efectivos de los servicios del orden en Maidán.

Todos estos hechos ponen de relieve que Kiev es incapaz de mostrar la voluntad política y realizar investigaciones exhaustivas e imparciales sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas por efectivos de las Fuerzas Armadas y el Servicio de Seguridad de Ucrania.

Destacamos lamentablemente que las autoridades ucranianas no están dispuestas ni desean garantizar los derechos de las minorías lingüísticas. Esperamos que, al final, Kiev oiga los llamamientos de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, tome en consideración las recomendaciones expuestas en el Informe de la Comisión de Venecia del Consejo de Europa en relación con la ley 'Sobre el funcionamiento del ucraniano como idioma estatal' y revise sus posturas en relación con las minorías nacionales que viven en Ucrania.

Sorprenden las valoraciones por la Misión de Observación de los resultados de la liberación mutua de personas detenidas que tuvo lugar el pasado 7 de septiembre. Rechazamos las acusaciones infundadas del supuesto trato cruel con los ciudadanos de Ucrania por el Servicio Federal de Seguridad de Rusia. Exhortamos a los expertos a referirse a las fuentes de información oficiales, al preparar informes.

Tenemos que recordar de nuevo que el análisis de la situación en terceros países no es de incumbencia de la Misión de Observación de Derechos Humanos en Ucrania. La República de Crimea y la ciudad de importancia federal de Sebastopol forman parte de Rusia y es arbitrario un nuevo intento de incluir en el informe sobre Ucrania la valoración de la situación con los derechos humanos en esta región rusa.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda