Publicador de contenidos

21 noviembre 201911:44

Entrevista concedida por el Director del Segundo Departamento del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Beliaev, a la Agencia de Información Internacional Rossiya Segodnya, 18 de noviembre de 2019

2394-21-11-2019

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: ¿Han dirigido los países de la Unión Europea a la Federación de Rusia nuevas propuestas relacionadas con la potenciación económica de la zona del Ártico y, en concreto, con el uso de la Ruta Marítima del Norte? ¿Están interesados algunos países en construir puertos en la misma? ¿Qué opina de la declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega, por la cual Oslo expresa sus dudas acerca de la necesidad del uso de la Ruta Marítima del Norte y señala que evaluará, si recoge los requisitos ecológicos?

Respuesta: La comunidad internacional prestada cada vez mayor atención a la explotación comercial de la Ruta Marítima del Norte, percibiéndola como una alternativa a las rutas oceánicas tradicionales. Su principal ventaja consiste en que el trayecto durante el transporte de carga de Europa a Asia y a los países del Pacífico se reduce considerablemente. Entre otras ventajas figuran la ausencia de restricciones respecto al tráfico, en comparación, por ejemplo, con el canal de Suez y una relativa seguridad de navegación. Es evidente que dicha ruta encontrará cada vez mayor demanda, dada la intensificación de las actividades de las empresas extractoras de gas y de petróleo que operan en el Ártico, también en la península de Yamal. Rusia está orientada a fomentar el desarrollo de esta ruta marítima. Contamos con experiencias únicas en la organización de labores ininterrumpidas en altas latitudes y está en nuestros planes seguir desarrollando la infraestructura portuaria y perfeccionar el sistema de búsqueda y rescate que corre a cargo de la Corporación Estatal Rosatom. En 2018 a dicha entidad le fueron concedidas las potestades del operador de infraestructuras único de dicha arteria de transporte. Para dichos objetivos fuer creada la Dirección del sistema de búsqueda y rescate que se encarga de la puesta en práctica de la política estatal y de la estrategia del desarrollo de la Ruta Marítima del Norte, incluida la gestión de proyectos, entre ellos, los de infraestructuras. En el marco de estas actividades, Rosatom busca la interacción con los países europeos, incluidos los países de Europa del Norte.

Para garantizar un desarrollo integral de la Ruta Marítima del Norte y observar al mismo tiempo los estrictos estándares de seguridad y protección del medio ambiente, fue creado el Consejo Social de la Ruta Marítima del Norte, cuyas actividades están encaminadas a abordar los planes y a elaborar recomendaciones en la esfera del desarrollo de esta arteria de transporte. Forman parte del mismo los representantes de las principales corporaciones navieras y seguros, de organizaciones científicas y de diseño que cuentan con las pertinentes competencias en la esfera de la navegación por la zona del Ártico.

Las empresas extranjeras mostraron bastante interés por las actividades del Consejo, participando en su primera reunión celebrada el pasado 4 de septiembre “al margen” del Foro Económico Oriental de Vladivostok, los participantes de más de 10 países, tanto europeos, como asiáticos, en concreto, Dinamarca, Noruega, Francia, Suecia, la RPC, la República de Corea, los Emiratos Árabes Unidos y Japón. Con muchos de ellos ya se está interaccionando en la realización de proyectos en la zona del Ártico. Lo consideramos como prueba del carácter prometedor del desarrollo de la Ruta Marítima del Norte en su calidad de una ruta de trasporte competitiva entre Europa y Asia que permitirá cumplir en los debidos plazos las obligaciones contractuales de suministro de mercancías en el marco de los proyectos en vigor y de gran potencial en la zona del Ártico. Estamos interesados en seguir fomentando la cooperación de mutuo beneficio en la esfera del desarrollo de la Ruta Marítima del Norte y de su infraestructura.

Al mismo tiempo, es necesario tener presente el siguiente dato: la Ruta Marítima del Norte es una arteria de transporte nacional de Rusia. Rusia, en su calidad de Estado costero, en plena correspondencia con el derecho internacional, responde por el buen funcionamiento de dicha ruta y hará cuanto está a su alcance, para garantizar la seguridad de la navegación y unos cuidados máximos del muy frágil ecosistema de la región.

La parte noruega, durante los contactos bilaterales subrayó su evidente interés en interaccionar con la parte rusa en la explotación de la Ruta Marítima del Norte. Al mismo tiempo, no se hizo ninguna declaración acerca de su escasa rentabilidad económica o la no correspondencia con los estándares ecológicos.

De acuerdo con los datos que tenemos a nuestra disposición, en 2018 de los 91 permisos de navegación en el espacio acuático de la Ruta Marítima del Norte expedidos por la Dirección general para la administración de la Ruta Marítima del Norte a los buques extranjeros 5 fueron concedidos a los buques noruegos, en 2019, el número fue de 4 de los 79 permisos expedidos.

Pregunta: Hace poco los medios suecos informaron de que la Marina de Suecia trasladó su cuartel general a una base subterránea de la época de la Guerra Fría, a causa de la amenaza que presenta Rusia. ¿Podrían, a su modo de ver, estos constantes histerismos antirrusos hacer que Suecia renuncie a su neutralidad y pase a formar parte de la OTAN? ¿De ocurrir eso, qué medidas adicionales tomaría Rusia?

Respuesta: Es verdad que en Suecia, con una regularidad sorprendente, sobre todo, después de que en 1981, a causa de un error de navegación encallara en los escollos suecos un submarino soviético, se sigue difundiendo el mito de la presunta “amenaza rusa”. Esta nueva campaña informativa antirrusa de gran envergadura empezó en 2014 y cuenta sobre un submarino extranjero supuestamente localizado cerca de Estocolmo, dejándose a entender de manera inequívoca que pertenece a Rusia. Durante una abarcadora operación de búsqueda, el submarino no fue encontrado. Más tarde, hecho del que ha informado recientemente la prensa sueca, se supo que dicha “caza” había empezado por error, dado que los militares suecos habían tomado por los ruidos de un submarino las señales acústicas emitidas por una averiada boya del Instituto Sueco de Meteorología e Hidrología.

En los últimos años los medios suecos en más de una ocasión hicieron declararon que la aviación militar rusa estaba violando el espacio aéreo de Suecia. Sin embargo, los datos estadísticos de los propios militares suecos ofrecen un panorama bastante curioso.

En 2018, infringieron las fronteras de Suecia 13 unidades de material bélico, entre aviones, buques, unidades militares pertenecientes a los países miembros de la OTAN, no registrándose ninguna infracción por parte de Rusia. En cuanto a los datos de la parte sueca acerca de la penetración en el espacio aéreo de Suecia el 19 de enero de 2019 de un avión Il-20 acompañado por dos cazas Su-27, se hizo llegar a Estocolmo que la situación había sido estudiada con detenimiento por los militares rusos y a la misma no se encontró confirmación entre los datos de control objetivo.

Mantenemos con regularidad contactos con los interlocutores suecos a través de canales diplomáticos acerca de la estabilidad y la seguridad en la zona del mar Báltico. Subrayamos de manera consecutiva nuestra disposición a abordar cualquier preocupación que puedan tener nuestros vecinos. Estamos convencidos de que en la región del Báltico del Norte no existen amenazas que precisen del uso de la fuerza.

En pasado marzo en el marco de la preparación de un informe de turno sobre la política de la seguridad y defensa de Suecia para el período quinquenal de 2021-2025 visitó Moscú una delegación de la Comisión de defensa compuesta por los representantes de los partidos políticos y el Parlamento suecos. Se reunió con ellos el Presidente del Comité para Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de la Asamblea Federal de la Federación de Rusia, Konstantín Kosachov, con altos cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y del Ministerio de Defensa de Rusia. Es de lamentar que, a pesar de una actitud abierta mostrada por Rusia mientras se abordaron los temas planteados, en el informe final hecho público por la Comisión se avisó de que la situación militar y estratégica para Suecia había empeorado en los últimos años, como resultado del desarrollo político de Rusia y aumento de su poderío militar. En el documento no se descarta tampoco la posibilidad de la agresión militar contra Suecia. Es evidente que a modo de reacción a estas amenazas ficticias fue de nuevo puesta en funcionamiento la base militar de Muskö.

Estamos presenciando como es reforzada últimamente la asociación privilegiada entre Suecia y la OTAN. Las fuerzas Armadas suecas son invitadas a participar con frecuencia en las maniobras llevadas a cabo por mencionada alianza militar. Suecia permite la celebración de las mismas en su territorio. Fue firmado el Memorándum sobre comprensión mutua y apoyo de la parte anfitriona que estipula las condiciones de asistencia ofrecida a los contingentes y las estructuras de los países miembros de la OTAN durante su estancia en el territorio sueco. Todo ello, no puede menos de provocar nuestras preocupaciones.

Dadas estas circunstancias, consideramos  bastante relevante  que Suecia continúe con su tradicional política de no adhesión a las alianzas militares que fue confirmada en pasado enero por el nuevo Gobierno del país. Consideramos dicha política de Estocolmo como un importante factor que garantiza la estabilidad y la seguridad tan en el norte de Europa, como en el continente europeo en general. Tiene su peso también la opinión pública sueca: de acuerdo con las encuestas, de momento sólo el 30% de la población estaría dispuesto a apoyar la adhesión de Suecia a la OTAN.

Pregunta: Después de que el Presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, expresó la idea de mejorar la seguridad de los vuelos sobre el mar Báltico y utilizar transpondedores, hubo varias discusiones, pero, por una u otra razón, la implementación se aplazó, incluso después de la renuncia de la OTAN. ¿Puede considerarse que el asunto está finalmente cerrado?

Respuesta: Este asunto no está cerrado de ningún modo. No dejamos de resaltar la disposición a debatir las posibilidades de reducir las tensiones en la región del Báltico tanto en el marco del Consejo Rusia — OTAN, como a nivel bilateral con todos los países interesados. En este contexto, consideramos que la promoción de la iniciativa del Presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, para fortalecer la seguridad de los vuelos sobre el mar Báltico es uno de los ámbitos de trabajo relevantes para fortalecer las medidas regionales de confianza. Además, en su marco ya se han logrado resultados significativos.

En poco tiempo, el Grupo de trabajo especial de expertos en la cooperación militar y civil, bajo los auspicios de la OACI, logró aprobar las recomendaciones para pilotos destinadas a resolver unas situaciones peligrosas en el espacio aéreo de la región y a impedir acercamiento peligroso de aviación civil y militar, maniobras irregulares y obstaculización de vuelos en el espacio internacional sobre el Báltico. Entraron en vigor en diciembre de 2017.

Se ha acordado una ruta fuera de las vías, es decir, una ruta fuera de las vías internacionales de la aviación civil rusa, para aviones militares rusos desde San Petersburgo a Kaliningrado y atrás. Logramos acordar las rutas fuera de las vías y los niveles de vuelo para que los aviones militares vuelen en otros niveles y por otras rutas, pese a que fuera muy difícil hacerlo sobre el Báltico porque el espacio aéreo es muy estrecho allí. De acuerdo con los compromisos asumidos voluntariamente por Rusia, los vuelos por esta ruta se realizan con los transpondedores encendidos, en contacto por radio con los controladores civiles, según los planes de vuelo previstos. Esto ha reducido significativamente los riesgos potenciales para la aviación civil. A pesar de la condicionalidad de este indicador, se considera que la seguridad de la aviación en la región del mar Báltico ha aumentado en un 50%. Estas son las estimaciones de expertos extranjeros. Según los informes, las medidas tomadas en el marco de la iniciativa de Sauli Niinistö permitieron reducir a la mitad la proporción de vuelos con transpondedores apagados sobre el Báltico. Es importante que en la región haya empezado el diálogo entre los órganos de control del tráfico aéreo civiles y militares; no existe tal experiencia en ningún otro lugar.

No obstante, las medidas elaboradas en el marco de la OACI tienen el carácter recomendatorio para la aviación militar. En repetidas ocasiones, ofrecimos a la OTAN empezar un diálogo estructurado sobre las cuestiones de la seguridad de la aviación y del pilotaje. A pesar de que los miembros de la OTAN nos aseguren en la posibilidad de debatir este tema en el Consejo Rusia — OTAN, evitan una discusión sustantiva sobre él.

En general, gracias a la implementación de la iniciativa de Sauli Niinistö, logramos superar una actitud crítica hacia nosotros en lo que se refiere al uso de transpondedores por la aviación militar sobre el Báltico, porque a priori acusaban a Rusia de negligencia para esta regla. Ahora es evidente para todos que es la Alianza Atlántica que está frenando la toma de medidas para aumentar la seguridad de viajes aéreos.

Seguimos instando a nuestros socios a que adopten unas posiciones más constructivas. Esperamos que tarde o temprano la sensatez prevalezca.

Pregunta: ¿Cuándo debemos esperar la ratificación del tratado sobre fronteras ruso-estonio? ¿Por qué la parte rusa tarda en ratificarlo? ¿Planeamos aumentar la cooperación fronteriza con Estonia?

Respuesta: Sin duda, la entrada en vigor de los tratados sobre las fronteras terrestres y marítimas tendría un impacto positivo en las relaciones entre Rusia y Estonia, que actualmente están atravesando un período difícil debido a la actitud adversa asumida por Tallin. Además, la pelota, como dicen, no está de nuestro lado. Al firmar los documentos en 2014 con la parte estonia, llegamos a un entendimiento sobre la ausencia de reivindicaciones entre los dos Estados y sobre la necesidad de garantizar un ambiente normal sin confrontaciones para ratificar los tratados sobre fronteras.

Rusia cumple total y completamente estas condiciones, lo que no se puede decir sobre la parte estonia. El contexto político e informativo con respecto a Rusia solo ha cambiado para peor. Además, los principales ministros de la coalición gubernamental, el Ministro de Asuntos Exteriores, Urmas Reinsalu, y el Ministro del Interior, Mart Helme, presentaron públicamente reclamaciones territoriales a nuestro país, invocando el Tratado de Paz de Tartu de 1920 que no es vigente. En 2005, firmamos una serie de tratados sobre fronteras y tuvimos que revocar la firma de Rusia precisamente porque el parlamento estonio introdujo en el texto de la ley de ratificación una serie de formulaciones políticas, refiriéndose al Tratado de Paz de Tartu, que no es vigente y que de hecho implica unas reclamaciones territoriales contra la Federación de Rusia.

Esperamos que nuestros socios estonios cumplan su parte de compromisos con respecto a la ratificación, incluido el rechazo de cualquier suplemento político. Al mismo tiempo, para la ratificación, los tratados sobre la frontera deben pasar dos lecturas en el parlamento estonio, y una lectura en la Duma de Estado de Rusia. Tuvieron la primera lectura, pero después se celebraron las elecciones parlamentarias, por lo tanto hay que reiniciarlo todo y celebrar dos lecturas en el parlamento nuevo. Los estonios están tomando su tiempo para ratificar los tratados.

Está claro que en Rusia debemos estar seguros de que el proceso de ratificación no causará sorpresas, para que la situación de 2005 no se repita. Necesitamos claridad absoluta de que la parte estonia no añadirá ningunas condiciones adicionales, suplementos políticos a estos tratados.

En cuanto a la cooperación fronteriza, es una de las pocas áreas donde existe la posibilidad de una interacción no politizada y mutuamente beneficiosa entre nuestros países. Consideramos positivo el progreso en la implementación del Programa de Cooperación Fronteriza Rusia — Estonia para 2014 — 2020, que no solo contribuye mucho al desarrollo de los territorios vecinos, sino que también ayuda a desarrollar contactos y crear una atmósfera de confianza entre las personas. Estamos interesados ​​en continuar esta interacción después de 2020 y estamos dispuestos a tener en cuenta la experiencia positiva en la implementación del documento actual durante la elaboración de un nuevo programa.

Pregunta: La presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid, entregó al líder ruso la invitación a participar en el Congreso de los Pueblos Ugrofineses. ¿Está ya tomada la decisión acerca del nivel de la delegación rusa?

Respuesta: Esta cuestión incumbe, en primer lugar, al Gabinete de Presidencia de Rusia. Estoy seguro de que la decisión será tomada en función de la agenda del Presidente y del ambiente general de las relaciones ruso-estonias.

Pregunta: ¿La introducción de los visados electrónicos para visitar Kaliningrado y San Petersburgo ha dado ya sus resultados? ¿Son populares los visados electrónicos entre los que entran a Rusia de los países bálticos? ¿Están interesados los turistas británicos en visitar San Petersburgo con visado electrónico?

Respuesta: Seguramente sí, lo están. Pero entre tenemos un régimen de visados bastante estricto con Londres, así que la opción de visado electrónicos no es accesible para los ciudadanos de Gran Bretaña. Lo es para los ciudadanos de 53 Estados, incluidos todos los países miembros de la UE, excepto Gran Bretaña.

Otra cuestión es que esta opción sí es demandada en los países de Europa del Norte y los bálticos. En octubre pasado se expidieron 28 500 visados electrónicos para visitar San Petersburgo. La mayoría, a los ciudadanos de Estonia, Letonia y Finlandia. No cabe duda de que el número de turistas y viajes con visados electrónicos crecerá.

Hay que tener en cuenta que los visados electrónicos son válidos para los pasos fronterizos de vehículos, peatonales, en puertos y aeropuertos. Se está estudiando la posibilidad de introducir los visado electrónicos para los viajes en tren. Una de las rutas turísticas más populares en el norte es por ferrocarril, donde entre Helsinki y San Petersburgo circula el tren de alta velocidad «Allegro». Si se dota de posibilidad técnica para usar visados electrónicos, creo que aumentará notablemente el flujo turístico.

En los pasos fronterizos adaptados ya para los visados electrónicos, sigue habiendo ciertas dificultades relacionadas con su uso. Para el visado electrónico los viajeros deben cumplimentar el formulario de visado y, a veces, puede resultar complicado para los europeos, sobre todo si se trata de los nombres difíciles, especialmente, los escandinavos, que contienen símbolos especiales ilegibles por el programa. Nuestros consulados proporcionan las instrucciones detalladas para rellenar los formularios, pero aún se dan confusiones. Estoy seguro de que conforme los viajeros se vayan acostumbrando al sistema nuevo, funcionará cada vez mejor.

Pregunta: ¿Cuándo podrán introducirse los visados electrónicos en el tren «Allegro»?

Respuesta: Ya estamos trabajando en ello, la empresa de Ferrocarriles de Rusia ya ha planteado esta cuestión. Se están analizando los requerimientos técnicos para que el modo de visados electrónicos funcione en los trenes. El control fronterizo se efectúa durante el trayecto, lo cual exigirá el diseño de soluciones técnicas específicas y llevará cierto tiempo. El proyecto «Allegro», desde inicio hasta la puesta en marcha, tardó casi diez años en implementarse. Espero que en este caso sea más rápido.

Pregunta: ¿Se estudia la posibilidad de introducir los visados electrónicos en otras líneas de ferrocarril, por ejemplo, en los trenes con destino a Tallin o Riga?

Respuesta: Cuando lleguemos a implementar los visados electrónicos en el ferrocarril, será cuestión de conveniencia Dependerá del flujo de pasajeros y, para que ocultarlo, del ambiente en las relaciones con respectivos países. Una vez probado, el sistema de visados electrónicos en ferrocarril podría funcionar para los países de Europa del Norte y los bálticos.

Pregunta: Se acerca el plazo de la salida de Gran Bretaña de la UE, sin que las condiciones de este proceso estuvieran acordadas por las partes. Semejante incertidumbre, ¿no supone riesgos para las empresas rusas que colaboran con las británicas? ¿Qué pasos puede dar Moscú para minimizarlos?

Respuesta: Creemos que la salida de Gran Bretaña de la UE es la cuestión soberana del Reino Unido. Al mismo tiempo, seguimos con gran atención, cómo no, el diálogo entre Bruselas y Londres y las discusión del tema en el parlamento británico.

Es obvio que el proceso de ratificación por Gran Bretaña del acuerdo sobre los parámetros de la salida del país de la UE, esté siendo doloroso y representa una prueba seria para los círculos gobernantes británicos. A pesar de todos los esfuerzos del Gobierno de Boris Johnson, el nuevo intento de llegar a un acuerdo en octubre pasado, fracasó, En estas condiciones se tomó la decisión sobre la convocación de las elecciones parlamentarias anticipadas para el próximo 12 de diciembre. Consideramos prematuro hablar del eventual impacto de la votación en el proceso y futuro del brexit. Sobre esto no hay consenso en la propia Gran Bretaña.

Al mismo tiempo, no cabe duda de que el brexit afectará de forma ineludible el ritmo de crecimiento de la economía mundial, pero, especialmente, la europea. Según expertos, lo más probable es que este impacto sea negativo. Por ejemplo, el Banco Central de Irlanda pronostica que en caso del brexit la economía irlandesa podría decrecer del 5,8% (en el segundo trimestre de 2019) hasta 0,8% en 2020.

Además, el monitoreo (por grupo Lloyds, bancos Barclays y Santander, agencia Bloomberg, etc.) de la dinámica del mercado británico y las perspectivas económicas del país arrojan una notable caída de optimismo en los empresarios locales. El 43% de las empresas esperan consecuencias exclusivamente negativas de la salida del país de la UE. El volumen de transacciones europeas de las empresas británicas se redujo en 32% en lo que va del año alcanzando el mínimo de los últimos diez años, mientras el coste de los activos extranjeros absortos por las empresas del Reino Unido disminuyó en 69%. Esta situación, sin embargo, crea riegos para los operadores económicos rusos en el mercado británico.

En este sentido me gustaría subrayar que declaramos en reiteradas ocasiones que estamos interesados en ampliar la cooperación económica y comercial tanto con el Reino Unido, como con los Estados que se queden en la UE independientemente del brexit. En cualquier caso, Gran Bretaña conservará su papel de un actor importante de las relaciones económicas internacionales y socio comercial de Rusia. Entre enero y agosto de 2019, el volumen de intercambio comercial bilateral ascendió a 9.200 millones de dólares de EEUU.

Al mismo tiempo, somos conscientes de que después del brexit habrá que modificar el modo actual del comercio entre Rusia y Gran Bretaña. Pr lo visto, si queremos abordar el tema con toda la seriedad que se merece, deberíamos sentarnos con los expertos británicos y analizar las consecuencias del brexit para nuestras relaciones económicas. Ya estamos trabajando en ello. En particular, los pasados 25 y 26 de septiembre, en la OMC se celebraron las consultas bilaterales de expertos Rusia-Gran Bretaña y Rusia-UE sobre la distribución de cuotas de Gran Bretaña y la UE después del brexit. Pero hay más cuestiones relativas al transporte, por ejemplo, a la navegación comercial que antes se regulaba por la normativa de la UE y deberá pasar a la regulación bilateral. ¿Cómo afectará el brexit a las empresas rusas que operan en la Bolsa de Londres? Aquí hay muchas preguntas.

Al mismo tiempo, nos gustaría llamar la atención de los representantes de las empresas rusas a las declaraciones de los funcionarios británicos sobre la intención de Londres, después del brexit, de coordinar su política de sanciones hacia Rusia tanto con la UE, como con EEUU. Existe la posibilidad de que las sanciones se intensifiquen de alguna manera, también debemos estar preparados para esto. En futuro, como en la actualidad, vamos a utilizar el principio de que estamos dispuestos a desarrollar nuestras relaciones en la medida en que nuestros socios están dispuestos. Si nuestros socios buscan algún tipo de confrontación, el principio de reciprocidad aún sigue vigente.

En la Cámara de los Comunes, los miembros de parlamento discuten abiertamente la posibilidad de imponer sanciones nacionales adicionales contra las compañías rusas en el futuro. Esta retórica resulta muy sorprendente para nosotros. ¿Son conscientes los autores de esta iniciativa de las posibles consecuencias, incluso para sus propias empresas británicas, muchas de las cuales están interesadas en una cooperación estrecha y mutuamente beneficiosa con sus socios rusos?

Creemos que en el contexto del brexit, un precedente con la imposición de sanciones nacionales puede provocar una reacción en cadena, acelerando la fuga de inversores extranjeros de la jurisdicción británica y, por lo tanto, debilitar la posición de Londres como centro financiero internacional. Por ejemplo, el Banco de los Estados Federados de Hesse y Turingia (Alemania) ha realizado un estudio recientemente, según el cual después del referéndum del brexit en 2016, 31 instituciones de crédito y financieras de 14 Estados fueron trasladadas de Londres a la plataforma financiera de Fráncfort del Meno.

Esperamos que la comprensión de unas verdades tan obvias impida que los políticos británicos actúen de manera irreflexiva. Por nuestra parte, estamos colaborando con ellos de manera activa para establecer una cooperación responsable y constructiva.

Pregunta: ¿Cree que hay algunos cambios en las relaciones entre Rusia y el Reino Unido con Boris Johnson como el Primer ministro? ¿Espera que después de las elecciones las relaciones bilaterales se mejoren?

Respuesta: Es difícil decir si hay perspectivas de mejorar las relaciones. Pero podemos decir claramente que el principio de nuestra política exterior es que estamos dispuestos a cooperar con los socios extranjeros en la medida en que ellos están dispuestos a cooperar con nosotros. No tenemos actitudes según las cuales no estamos dispuestos a cooperar con alguien o no lo queremos. Por lo tanto, todo está en manos de los británicos sobre todo. En los últimos años, en el Reino Unido existe una histeria antirrusa, y además no está basada en ningunas pruebas. Nuestros colegas británicos se convirtieron en los autores del maravilloso concepto de highlylikely (con gran probabilidad): los rusos tienen la culpa de todo, porque no podemos probarlo, pero ¿quién más puede ser? Por desgracia, antes, con el ex primer ministro, también existía tal actitud y no ha cambiado mucho ahora. ¿Cambiará en el futuro de algún modo? Vamos a ver. Porque tanto Rusia como el Reino Unido son miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, es decir, hay muchas cuestiones que deberíamos considerar juntos o en las cuales necesitaríamos, al menos, cooperar.

La cooperación económica continúa, a pesar de que en el ámbito político, los contactos se han reducido casi a cero. Las empresas británicas trabajan activamente en nuestro mercado, estuvieron ampliamente representadas en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, y en el pasado mes de marzo, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se reunió con los líderes de las principales empresas británicas. Es decir, la cooperación económica continúa.

Se están desarrollando lazos culturales: el Año Dual de la Música, que comenzó en marzo, giras de teatros y orquestas mutuas. La política no lo impide.

Otra cosa es que el brexit es un gran problema para nuestros socios británicos. Creo que algunas oportunidades estarán relacionadas más bien con el brexit que con las elecciones, porque ahora los británicos no tienen la energía ni las posibilidades de hacer algo más. Qué es el brexit, cómo se llevará a cabo, parece que no saben incluso ellos mismos.

Por desgracia, aparentemente, la histeria antirrusa se debe en gran parte a motivos políticos internos en el Reino Unido. Es un esquema clásico: cuando la situación interna es muy complicada, es muy bueno encontrar un enemigo externo para desviar la atención de la opinión pública, lo que está haciendo el Reino Unido en gran medida. Cuando se celebren las elecciones parlamentarias y cuándo, más probable cuándo que cuándo y si, el Reino Unido salga de la UE, será necesario ver en qué situación estamos.

Pregunta: ¿Qué países del norte de Europa y países bálticos recibieron invitaciones a la celebración del 75º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria? ¿Cuáles de ellos ya han expresado su voluntad de participar? ¿A qué nivel estarán representados?

Respuesta: Las invitaciones a la celebración del 75º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria se enviaron a los dirigentes de algunos países supervisados por el Segundo Departamento Europeo. Hasta ahora nadie las ha comentado públicamente. No hubo reacción positiva o negativa.

Pregunta: ¿Durante el resto de año, se esperan algunas visitas oficiales de los países del norte de Europa a Moscú? ¿O visitas de alto o más alto nivel?

Respuesta: Creo que no esperamos visitas oficiales. Una visita oficial es una gran visita del jefe de Estado, que en la actualidad se celebran muy raramente si hablamos de los países del norte de Europa. Son principalmente visitas de trabajo. Es un poco difícil adelantarnos ahora, porque esto es la responsabilidad de nuestras otras instituciones. Pero podemos decir que estamos preparando la visita del Primer Ministro de Finlandia a Rusia, que se celebrará en un futuro próximo, pero ya se ocupa de esto la administración del Gobierno que aparentemente muy pronto informará qué pasará y cuándo.

Pregunta: ¿Esta visita está prevista para este año?

Respuesta: Sí, para este año. En lo que se refiere al MAE, en un futuro cercano, esperamos la visita del Ministro de Asuntos Exteriores de Islandia, es decir, antes de fin de año. Estamos trabajando en una serie de otros contactos. En cuanto a otros países del norte de Europa (Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca), estamos considerando la posibilidad de intercambiar visitas a nivel de Ministros de Asuntos Exteriores. Algunos países visitará el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y algunos de sus homólogos tienen invitaciones para llegar.  Supongo que estos contactos se celebrarán durante el próximo año.

Pregunta: ¿Ha recibido el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia una respuesta de los países del norte de Europa y los países bálticos a la propuesta de Moscú para el Tratado INF? ¿Qué respondieron?

Respuesta: Enviamos los mensajes sobre el Tratado INF incluso a los jefes de Estado y Gobierno de los países que supervisa nuestro departamento. No recibimos respuestas oficiales todavía. Al mismo tiempo, abordamos este tema con muchos socios del norte de Europa durante los contactos bilaterales de diferentes niveles. Estoy seguro de que seguiremos debatiéndolo en el futuro.

 

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Visor de contenido web

Calendar

x
x

Archive

Criterios adicionales de búsqueda