4 diciembre 201712:48

Artículo del l ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov “Rusia – Tailandia: 120 años de respeto y confianza recíprocos”, publicado en el semanario Matichon Weekly (Tailandia)

2329-04-12-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Este año celebramos una fecha memorable: 120º aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Tailandia. Es un buen motivo para fijar los referentes para los futuros esfuerzos conjuntos, basándonos en la rica experiencia de cooperación con el más antiguo socio de nuestro en el Sudeste de Asia.

La historia oficial de los vínculos ruso‑tailandeses se remonta al 3 de julio de 1897, cuando en San Petersburgo estuvo de visita el Rey de Tailandia, Rama V. El 14 de abril de 1898, en Bangkok se inauguró el Consulado General de Rusia. Lo encabezó Alexander Olarovski cuya actividad, según rezaba una instrucción aprobada por el Emperador Nicolás II, “no debía buscar lucro alguno ni estar proyectada a obtener unos u otros beneficios”.

En 1899 fue firmado el tratado bilateral, la Declaración ruso-siamesa sobre la jurisdicción, comercio y navegación. En aquellos años, Rusia prestó apoyo político a Siam, gracias al cual este país supo salvaguardar su soberanía frente a las presiones por parte de Gran Bretaña. El compositor ruso Piotr Schurovski compuso el himno para la familia real de Tailandia que hasta 1932 era el himno oficial de este país.

Durante la época de confrontación entre los dos sistemas sociopolíticos en el siglo XX, Moscú y Bangkok supieron promover cooperación fructífera en los dominios de mutuo interés. Fueron suscritos el Convenio comercial (1970), el Acuerdo sobre la comunicación aérea (1971) que siguen en vigor hasta hoy en día. A partir de 1973, Aeroflot efectúa vuelos directos a Tailandia.

A partir de mediados de los años 80 del siglo pasado, los vínculos bilaterales alcanzaron un nivel cualitativamente nuevo.  El primer ministro tailandés, Prem Tinsulanonda, visitó Moscú en 1988, y el jefe del Gobierno soviético, Nikolái Rizhkov, viajó a Bangkok en 1990. El 28 de diciembre de 1991, Tailandia reconoció a la Federación de Rusia como sucesora de la URSS y confirmó su aspiración a promover las relaciones de amistad.

La visita de Estado realizada en octubre de 2003 por el Presidente Vladímir Putin, el primer viaje del líder ruso a Tailandia, confirió un fuerte impulso a la cooperación ruso-tailandesa. Las negociaciones en la cumbre permitieron determinar los derroteros prioritarios de cooperación a largo plazo. La intención recíproca de impulsarla fue corroborada durante la visita efectuada a Rusia en julio de 2007 por la Reina consorte de Tailandia, Sirikit, en calidad de representante del Rey Bhumibol Adulyadej.

Estos años últimos, el diálogo político ha cobrado mayor pujanza. Lo evidencian los encuentros sostenidos por el Presidente Vladímir Putin con el Primer Ministro Prayut Chan-o-cha en mayo del año pasado en Sochi al margen de la cumbre Rusia-ANSEA y en septiembre del corriente en Xiamen, en el marco de la cumbre de BRICS. En 2015-2016, intercambiaron visitas los Jefes de Gobierno de los dos Estados.

Se fomenta la cooperación económica y comercial. Tailandia se ha afianzado como uno de los mayores socios comerciales de nuestro país en el Sudeste de Asia. Vamos emprendiendo pasos conjuntos con vistas a cumplir la ambiciosa tares de aumentar los intercambios comerciales hasta 10 mil millones de dólares hacia 2020. Damos prioridad al fomento de la cooperación en los ámbitos de alto contenido tecnológico como aviación civil, energía, exploraciones espaciales con fines civiles, transporte y telecomunicaciones. Rusia puede ofrecer a sus socios tailandeses interesantes proyectos en los ámbitos de nanotecnología, bioingeniería, telemedicina, geofísica, fuentes de energía no tradicionales.

El importe de las inversiones tailandesas en la economía rusa sobrepasó un millón 600 millones de dólares. Las inversiones rusas en Tailandia superan los 500 millones de dólares. Es de recalcar la fructífera actividad desarrollada por el holding Charoen Pokphand Group que pone en práctica proyectos agropecuarios en diversas zonas de Rusia.

Se fomentan los intercambios interregionales. Todavía en 1997, fueron firmados los protocolos sobre las relaciones de amistad entre Moscú y Bangkok (en la actualidad, se ejecuta el programa de cooperación para  2015-2017), así como sobre la cooperación entre Bangkok y San Petersburgo. A partir de 2015, la capital rusa acoge anualmente el festival que da a conocer a los moscovitas las tradiciones, la cultura y la cocina tailandesas. En noviembre del año pasado, Bangkok fue escenario de las Jornadas de Moscú.

Los vínculos culturales entre nuestros países se remontan al año 1900, cuando en San Petersburgo actuó con éxito el elenco de danza tradicional siamesa. Hoy, los renombrados conjuntos artísticos de Rusia participan con regularidad en el Festival Internacional de Danza y Música de Bangkok. A lo largo de muchos años, el público tailandés recibe calurosamente a los actores de los Teatros de Ópera y Ballet Mariinski y de Novosibirsk, a artistas procedentes de otras regiones de Rusia. Este año, en honor al 120º aniversario de las relaciones diplomáticas, el Teatro de Ópera y Ballet de Ekaterimburgo presentó el espectáculo Katia y el Príncipe de Siam, mientras que en Rusia estuvo de gira el tradicional teatro de máscaras tailandés Thai Khon. En julio del corriente, en homenaje al citado aniversario, en Bangkok se celebró un festival ruso-tailandés.

Es grato que en Tailandia cunda el interés hacia el estudio del ruso, que los jóvenes aspiren a hacer carrera en nuestro país, en la que ya estudian varios centenares de tailandeses, incluyendo con cargo a becas del Estado ruso. Se concertaron varios convenios sobre los vínculos directos y la cooperación entre las mayores universidades de ambos países.

Tailandia sigue siendo el popular destino turístico entre los rusos. Tan sólo el año pasado, más de un millón de turistas rusos visitaron su hospitalario país, en los primeros cinco meses del corriente, su número creció en 37%. Además, en Tailandia reside una numerosa comunidad de nuestros compatriotas que editan medios en ruso, abren escuelas, jardines de infancia y restoranes. Un papel importante en lo relativo a garantizar la seguridad, proteger los derechos e intereses legítimos de nuestros ciudadanos desempeñan los cónsules honoríficos de Rusia en Pattaya y la isla de Phuket.

Una importante vertiente de la labor conjunta es la cooperación encaminada a contrarrestar los numerosos desafíos y amenazas. Los consejos de seguridad de nuestros países discuten la problemática de la lucha contra el terrorismo internacional, el crimen transnacional, el tráfico ilegal de drogas, la trata de personas, el contrabando de armas, el blanqueo de dinero y otros crímenes de índole económica. Se desarrollan con dinamismo los contactos entre los tribunales supremos y Cuerpos del orden público.

Es densa en contenido la interacción entre nuestros departamentos de política exterior. La afinidad de nuestras posturas respecto a los problemas internacionales y regionales clave quedó corroborada durante mi visita a Bangkok en agosto pasado. Nuestros socios tailandeses y nosotros tenemos visiones afines de los principios fundamentales de vertebración de un justo y democrático ordenamiento policéntrico que se base en el Derecho Internacional y refleje la multidiversidad cultural y civilizatoria del mundo contemporáneo.

Estamos interesados en ampliar el diálogo con vistas a estructurar en Asia-Pacífico una arquitectura  de seguridad igual e indivisible, basada en actitudes no bloquistas, para asegurar un crecimiento sostenible de todos los países regionales sin excepción. Apreciamos en alto el propósito de Bangkok de entablar cooperación con la Unión Económica Eurasiática.

Las relaciones ruso-tailandesas que pasaron la prueba del tiempo, han alcanzado un alto nivel de confianza y comprensión recíproca. Ante nosotros se plantean tareas ambiciosas vinculadas con el fomento consecuente de los vínculos bilaterales en aras del bienestar y la prosperidad de los pueblos de nuestros países, de la consolidación de la paz y la estabilidad en el Sudeste de Asia y en toda la zona Asia-Pacífico. Estamos convencidos de que somos capaces de cumplirlas con éxito.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda