18 septiembre 201409:38

Discurso de apertura y respuestas a las preguntas de los medios de información del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, en el transcurso de la conferencia de prensa conjunta sobre los resultados del encuentro con la presidenta de la comisión de la Unión Africana, N. Dlamini-Zuma, Adís Abeba, 17 de septiembre de 2014

2158-18-09-2014

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Serguéi Lavrov: Estoy muy satisfecho con las prometedoras negociaciones que han tenido lugar en la capital de Etiopía, Adís Abeba, en las que se han tratado cuestiones bilaterales con el primer ministro, Haile Desalegne, y el ministro de Asuntos Exteriores, Tedros Adhanom; y también con las que hemos tenido en la sede de la Unión Africana con la presidenta de la comisión de la UA, N. Dlamini-Zuma.

Las relaciones entre Rusia y la Unión de África están basadas en una amistad de diez años, respeto mutuo y solidaridad. Rusia ha apoyado la liberación de los países del continente africano de la dependencia colonial y ha prestado asistencia práctica para la consolidación del Estado y el afianzamiento de la soberanía, en un momento en que este mismo término era desconocido para muchos políticos de Occidente. Actualmente basamos nuestra relación y nuestros espectaculares planes en estas antiguas tradiciones de amistad y solidaridad. Estamos totalmente de acuerdo con nuestros amigos africanos en que, a día de hoy, lo fundamental es asegurar la viabilidad económica de las naciones africanas. Rusia y las compañías nacionales, tanto estatales como privadas, ven en los países africanos unos socios de confianza y muy prometedores para proyectos de beneficio mutuo. Se están multiplicando los proyectos de cooperación, entre ellos los que se encuentran en el ámbito del desarrollo pacífico de energías nucleares. Dichos planes existen en la cooperación rusa con Argelia, Sudáfrica y algunos otros países del continente africano. También se contemplan estos planes en otros campos de energía, como en el ámbito de la energía hidráulica y para el desarrollo de la infraestructura del continente, sobre lo cual ha hablado hoy la presidenta N. Dlamini-Zuma. Tenemos tradiciones muy ricas en el ámbito humanitario, en la educación, la ciencia y la cultura. Hoy la señora presidenta ha expresado su interés en que se le dé una mayor prioridad a la cooperación científico-técnica entre Rusia y los países africanos. Por nuestra parte, estamos preparados para que así sea, y así lo haremos.

Entre Rusia y la Unión Africana existe un diálogo político muy activo, de confianza y mutuo beneficio. Tomamos como punto de partida nuestros enfoques comunes en los asuntos internacionales en lo que se refiere a la necesidad de respetar la supremacía del derecho en las relaciones internacionales, el cumplimiento estricto de las normas y principios de la Carta de las Naciones Unidas, el respeto de los derechos de los pueblos para determinar su futuro, y la resolución pacífica de los conflictos sin acciones unilaterales de ningún tipo, sobre todo, si hablamos del uso de la fuerza de forma unilateral. Estamos enteramente de acuerdo con nuestros amigos africanos en que los conflictos que, por desgracia, se continúan dando en el continente africano constituyen un obstáculo para su desarrollo socioeconómico. Por eso estamos interesados en una pronta resolución de todas las disputas que, por desgracia, todavía existen allí. Estamos convencidos de que el papel decisivo en la determinación del marco de políticas de resolución de todos estos conflictos debe pertenecer precisamente a la Unión Africana, la cual necesita recibir apoyo por parte de la comunidad internacional a través de la ONU. Precisamente los africanos saben mejor que nadie qué solución encontrar para ayudar a establecer el diálogo nacional en Malí, la República Centroafricana y otros países en los que continúan las situaciones de crisis.

Hace un par de años la comunidad internacional no pudo apoyar la iniciativa de la Unión Africana para la resolución de la situación en Libia. Rusia estaba dispuesta a apoyarla, pero nuestros colegas de Occidente se negaron a hacerlo. Como resultado, en lugar de la resolución pacífica a través del diálogo nacional y la reconciliación, hemos conseguido una intervención exterior, una guerra civil y la situación actual en Libia, que representa una creciente amenaza de expansión terrorista en muchos países africanos. Nadie tiene derecho a repetir este error. De ahora en adelante todo lo que proponga la Unión Africana deberá tomarse en consideración con el respeto a la opinión de los africanos. El enfoque conceptual de principios de nuestros amigos africanos para la resolución de cualquier disputa mediante el diálogo nacional con vistas a conseguir el acuerdo de la nación es universal y aplicable en todas las situaciones, sea en Madagascar, Sudán del Sur, Somalia o la situación en Ucrania, la cual hoy hemos discutido. Estamos agradecidos a nuestros colegas africanos por su comprensión del enfoque ruso para este problema.

Estoy seguro de que el Memorándum que hoy se ha firmado sobre comprensión mutua entre el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia y la comisión de la Unión Africana con relación al mecanismo de consulta política nos permitirá desarrollar más rápidamente una acción conjunta fructífera y coordinar nuestros pasos en el ámbito internacional. Le estoy agradecido a la señora N. Dlamini-Zuma por la hospitalidad mostrada a nuestra delegación, y la invito a visitar Rusia en el momento en que más cómodo le sea.

Pregunta: Cada cierto tiempo se reciben informes sobre ataques en el Este de Ucrania. ¿Considera que en estos casos se puede decir que se está respetando la tregua?

Hace unos días, el ministro de Defensa de Ucrania, Valeri Gueletei, comunicó que algunos de los países de la OTAN están dispuestos a ayudar a Ucrania suministrándole armas, y también que a su país no le vendría mal pensar en un estatus nuclear. ¿Qué puede decir sobre esto?

Serguéi Lavrov: En lo que se refiere a la reconciliación que se fijó en el encuentro de Minsk en el ámbito del protocolo que allí se firmó entre las autoridades ucranianas y los representantes de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, dicho acuerdo está regulado por la OSCE, que presenta los informes periódicos correspondientes. En ellos se reflejan incidentes que siguen teniendo lugar. Sin embargo, tanto nosotros como nuestros colegas de otros países —entre ellos, la UE—, consideramos que se está respetando la reconciliación y que los incidentes que se siguen dando deben desaparecer. Si nos basamos en los informes de los observadores de la OSCE, se puede concluir que un gran número de incidentes —bastante serios, por cierto— es provocado por los representantes de las fuerzas armadas de Ucrania. Por nuestra parte, esperamos que el gobierno ucraniano tome medidas para terminar con estos actos. Las medidas correspondientes deben tomarse, en primera instancia, en el Ministerio de Defensa de Ucrania. Sería mejor si el Ministro de Defensa se ocupara de esto, en lugar de hacer especulaciones sobre que en Ucrania se está dando un flujo de armas de países de la OTAN, lo cual se está desmintiendo por los propios miembros de dicha alianza. Y menos aún le merece la pena ocuparse de amenazas sobre el rechazo del estatus no nuclear de Ucrania. Yo creo que nadie va a permitirle algo así; empezando por los países de Occidente, los cuales tienen una influencia determinante en las autoridades de Kiev.

Pregunta (dirigida a N. Dlamini-Zuma): El principal socio comercial de África es Europa. Ahora, debido a la situación en Ucrania, algunos países europeos han impuesto sanciones contra Rusia. ¿Usted considera que la colaboración con Rusia tendrá consecuencias en las relaciones de África y Europa?

Serguéi Lavrov (contenta tras N. Dlamini-Zuma): Me gustaría añadir que la Unión Europea debería acostumbrarse a que África tenga voz propia.

Documentos adicionales

Vídeos

Fotografías

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

x
x
Criterios adicionales de búsqueda