Asset Publisher

28 October 201617:05

Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidos por el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta con el vicepresidente del Consejo de ministros, ministro de Asuntos Exteriores y Expatriados de Siria, Walid Moallem, y el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Mohammad Javad Zarif, Moscú, 28 de octubre de 2016

2002-28-10-2016

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadas damas y caballeros,

He celebrado dos reuniones bilaterales, una, con el vicepresidente del Consejo de ministros, ministro de Asuntos Exteriores y Expatriados de Siria, Walid Moallem, y la otra, con el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Mohammad Javad Zarif. Acabamos de finalizar además una reunión a tres bandas. No es nuestro primer encuentro en este formato, habiéndose celebrado la reunión anterior en Moscú en enero de 2014. Hemos vuelto a cerciorarnos hoy de la utilidad del formato en cuestión, por permitir intercambiar opiniones de forma detallada y franca, sobre la manera de conseguir el cumplimiento de las Resoluciones del CS de la ONU sobre el arreglo de la crisis siria.

En primer lugar, hemos priorizado la necesidad de seguir luchando con intensidad contra el terrorismo, dando al mismo tiempo solución a los problemas derivados de la desastrosa situación humanitaria. Otras tareas primordiales son restablecer el régimen del alto el fuego e iniciar cuanto antes unas negociaciones sin condiciones previas, requisito estipulado por las Resoluciones del CS.

El ministro Zarif y yo confirmamos nuestra adhesión incondicional a la soberanía, la unidad y la integridad territorial de Siria, así como nuestra disposición a luchar contra el terrorismo y restablecer de forma conjunta la paz, la economía y la infraestructura civil siria.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, al intervenir ayer en la reunión del Club internacional de debate Valdai propuso empezar a elaborar una especie de Plan Marshall pensado para reconstruir Siria.

Hemos hecho contar que no sólo los terroristas habrían de asumir la responsabilidad por las penurias del pueblo sirio. Habrían de hacerlo también aquellos países que introducen sanciones económicas unilaterales e ilegales que afectan en primer lugar a la gente de a pie. Coincidimos en la opinión de que todos los Estados han de observar de forma estricta los principios fundamentales del derecho internacional, incluida la no intervención en los asuntos internos, el rechazo a la amenaza del uso de la violencia o a su uso y el arreglo de las discrepancias por la vía política.

Nos hemos mostrado unánimes en que son inadmisibles los intentos de imponer guiones de solución desde fuera ni de recurrir al doble estándar. Todos los problemas han de solucionarse mediante las negociaciones y en base a una actitud respetuosa y paritaria. Consideramos que no existe alternativa alguna a la solución de la crisis siria por los medios políticos y económicos. Hemos apoyado la intención de las autoridades sirias de renovar el diálogo político basado en las decisiones del Grupo Internacional de Apoyo a Siria y las Resoluciones del CS de la ONU, en primer lugar, la número 2254.

Aplaudimos las declaraciones del ministro Moallem quien aseguró que la delegación del Gobierno sirio estaba dispuesta a acudir en los plazos más breves a Ginebra, para tomar parte en las negociaciones con los representantes de todos los grupos de la oposición armada siria, en función de la Resolución del CS de la ONU.

En la actualidad la situación en Siria, sobre todo, en la provincia de Alepo, se está agravando. La oposición armada ha echado por tierra el cumplimiento del régimen de alto el fuego. EEUU y sus aliados en la región no pudieron o no quisieron conseguir que sus protegidos respetaran la tregua. Como resultado, se puso en peligro la vida de miles de civiles residentes en Alepo del Este que son usados por los terroristas en calidad de un “escudo vivo”. Mientras tanto, por razones humanitarias, Rusia y Siria han suspendido los acciones bélicas dirigidas contra los terroristas: hace 10 días ya las Fuerzas Aéreas rusa y siria han interrumpido sus vuelos. Los aviones se mantienen a la distancia de 10 km del frente y contábamos con que esta pausa humanitaria se aprovechara por nuestros interlocutores estadounidenses, para acabar por convencer a la oposición moderada de distanciarse de Jabhat ash-Sham. Es el nombre actual del antiguo Frente al-Nusra, que de hecho “corta el bacalao” en Alepo del Este, mandando a todos los grupos de la oposición armada de la zona. Por desgracia, una vez más la tan esperada delimitación no llegado a producirse. Todo lo contrario, parece que los terroristas impiden casi por completo la salida de los civiles por los corredores humanitarios creados especialmente con este objetivo. En vez de dejarles abandonar la zona, han convertido los corredores en cuestión en el blanco de sus ataques.

No hemos podido pasar por alto el trabajo insatisfactorio, por decirlo de alguna forma, del personal de la ONU encargado de las misiones humanitarias. Su falta de acción permitió al llamado consejo local echar por tierra en Alepo del Este la evacuación médica en la que ellos mismos habían insistido tanto. Estamos decepcionados, porque las declaracions hechas en público por los representantes de las agencias humanitarias de las Nacions Unidas recuerdan los intentos de tapar unos planteamientos politizados. Llamamos a los representantes de la ONU a no ceder ante la campaña histérica y engañosa de estos momentos relacionada con los acontecimientos en Alepo.

Ahora se está haciendo uso del episodio ocurrido el pasado 27 de octubre en la localidad de Idlib: un colegio fue sometido al ataque. Las acusaciones van dirigidas en primer lugar contra Rusia y Siria. A modo de respuesta el Ministerio de Defensa de Rusia difundió datos que pueden conocer, desmintiendo la información en cuestión y probando que se trata de una noticia premeditadamente falsa. Me gustaría precisar además que aquel día, el 27 de octubre, uno de los colegios de Alepo del Oeste se vio alcanzado por una mina y una bombona de gas procedentes de Alepo del Este. Al mismo tiempo, los terroristas perpetraron un ataque contra el corredor humanitario situado cerca del colegio en cuestión. El ataque se llevó la vida de 12 civiles, dejando heridos a otros 20. Estos hechos son imposibles de tergiversar de ninguna forma. Periodistas rusos acudieron a la zona y recogieron las pruebas de este acto de vileza cometido por los terroristas de Alepo del Este. Todos estos casos han de ser motivo de la más detallada investigación. Y también el ataque al convoy humanitario cometido el 19 de septiembre. De ello también se acusó a la aviación rusa o siria. Sin embargo, la investigación que por fin se ha iniciado ha de tener en cuenta un hecho relevante relacionado con las actividades de las agencias humanitarias de la ONU: en el momento de ponerse en marcha el convoy, no iba acompañado por ningún representante de la ONU, aunque previamente siempre había habido algún acompañante. Nos entra la duda de si se trata de una casualidad. La ONU asegura que se trata de un fallo burocrático. Sin embargo, el hecho en cuestión ha de tenerse en cuenta durante la investigación de lo ocurrido.

Rusia e Irán aplauden la intención de las autoridades sirias confirmada hoy de seguir ampliando la cooperación con la ONU en la esfera humanitaria. Partimos de que representantes de la ONU han de mantenerse imparciales, sin ceder a las provocaciones informativas, tal como han de comportarse representantes de un organismo internacional.

Confirmamos la disposición a mancomunar los esfuerzos y hacer cuanto está a nuestro alcance, para ofrecer la resistencia a los terroristas en Siria. Trazamos una serie de medidas que habrían de aprobarse a corto plazo, sobre todo, en la lucha contra el Estado Islámico, el Frente al-Nusra, y también en la ayuda humanitaria prestada al pueblo sirio. Por desgracia, no puedo dejar de mencionar que las penurias del pueblo sirio son aprovechadas por agentes externos para subrayar su propio valor y alcanzar sus propios objetivos, incluidos los intereses económicos.

Intercambiamos opiniones sobre el desarrollo de los acontecimientos en el vecino Irán, donde la llamada coalición internacional empezó una operación encaminada a liberar Mosul. Estamos interesados en tomar medidas conjuntas, para evitar el éxodo de terroristas de Mosul con destino a Siria. Irían armados y se llevarían armamentos pesados, lo que no tardaría en agravar la situación en Siria. Consideramos importante evitarlo. Abordaremos el tema en cuestión durante las negociaciones con EEUU y sus aliados. No se puede dejar escapar a los terroristas, para reorientar sus delictivas actividades contra Siria.

Como ya he comentado, hemos celebrado con mis homólogos dos reuniones bilaterales, abordando el estado de las relaciones interestatales. Confirmamos en interés mutuo que tenemos en desarrollar la cooperación en las esferas política, económica y humanitaria, así como en el campo de la seguridad. Damos una alta apreciación a los contactos regulares que mantienen los líderes de nuestros países. Abordamos la marcha del cumplimiento de los acuerdos alcanzados por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de la República Árabe de Siria, Bashar al-Asad, durante la visita del líder sirio a la Federación de Rusia y durante la reciente conversación telefónica. Con el ministro Zarif abordamos el cumplimiento de las decisiones alcanzadas durante la reciente reunión de los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de la República Islámica de Irán, Hasán Rouhaní celebrada el pasado 8 de agosto en Bakú.

Tenemos por delante importantes eventos bilaterales. En noviembre celebrará su reunión la Comisión interministerial ruso-siria para el desarrollo de la cooperación económica y comercial. En próximo diciembre se reunirán los miembros de la Comisión ruso-iraní para la interacción científica y técnica.

Considero que una agenda tan intensa nos ha permitido abordar hoy los temas más acuciantes de las relaciones internacionales, así como los problemas más agudos, el arreglo de la crisis en Siria y en torno al país árabe. Les estoy muy agradecido a mis interlocutores por haber acudido a Moscú. Considero que tal formato ha demostrado su eficacia y seguiremos recurriendo a él.

Pregunta (dirigida a los tres ministros): Hoy se han celebrado las negociaciones muy intensas, se han abordado varias cuestiones. ¿Cómo han acordado coordinar las acciones para prevenir el armamento y la dotación de los grupos terroristas, para que EEUU y varios Estados árabes se comprometan a dejar de prestar ayuda militar a estos grupos?

Respuesta (Serguéi Lavrov responde después de Mohammad Javad Zarif): Hay aquí aspectos políticos y prácticos de los que se ocupan los militares. Ante todo, es necesario poner fin a la prestación de cualquier ayuda a los terroristas. No es un deseo de algunas personas, sino es la exigencia del Consejo de Seguridad de la ONU estipulada en sus resoluciones. El Consejo de Seguridad de la ONU prohíbe prestar cualquier ayuda a ellos, incluida la proveniente del extranjero. Insistiremos en el cumplimiento de estas exigencias del Consejo de Seguridad de la ONU, incluso en nuestros contactos con los países que forman parte de la coalición encabezada por EEUU. Tenemos los respectivos canales de diálogo.

En el plano práctico, los militares deben tomar las respectivas decisiones y estas decisiones no deben sacarse al público siempre. Diré que tres nuestros países e Irak crearon en su tiempo en Bagdad un Centro conjunto en el marco del que se coordinan los enfoques prácticos de la lucha contra los terroristas. Creo que este Centro puede gozar de demanda. Es posible que éste goce de demanda aún más que anteriormente, teniendo en cuenta lo que acabamos de discutir: cuando exoste una amenaza real del éxodo de los terroristas de Mosul para trasladarse al territorio de Siria.

Pregunta (dirigida a los tres ministros): El Secretario de Estado de EEUU reconoció hace poco que es imposible arreglar la crisis siria sin la participación de Rusia e Irán. Por otro lado, vemos que EEUU no quiere o no puede separar al Frente al Nuesra de la llamada oposición moderada, especialmente en Alepo, como dijo en reiteradas ocasiones el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov. ¿Creen ustedes que esto no son más que palabras o se trata de otra cosa?

Respuesta (Serguéi Lavrov responde después de Walid Moallem): Como se trata de nuestras relaciones con EEUU respecto al arreglo sirio, de los acuerdos que hemos conseguido con dificultad con el Secretario de Estado de EEUU, John Kerry, con la ayuda de expertos militares de Rusia y EEUU, diré un poco también.

Ante todo, nuestros acuerdos con los estadounidenses comenzaron con la constatación del hecho que es prioritario separar a la oposición moderada de los terroristas. En este ámbito, como ha dicho Walid Moallem, no hubo ni hay avances. Y, francamente dicho, no espero que haya éstos, al menos, próximamente. Recordaré que en nuestros acuerdos con los estadounidenses esta separación estuvo vinculada con la tregua de siete días. Una vez expirado este período, los estadounidenses se han comprometido de mostrarnos exactamente en el mapa donde están los terroristas y donde no están, según sus estimaciones. En base a esto, tuvimos que acordar junto con ellos los blancos contra los que se podría asestar golpes. Repito que pidieron siete días para esto, insistiendo que la declaración de la tregua de siete días fuese una condición preliminar. Declaramos esta tregua, pero fue violada por un ataque contra las unidades del Ejército sirio tres días después. El presidente ruso, Vladímir Putin, habló en detalle sobre esto ayer en Sochi también. Recuerden que necesitaban siete días durante los que nuestra aviación no debía asestar golpes.

Ya han pasado 10 días a partir del momento cuando la Fuerza Aeroespacial de Rusia y la Fuerza Aérea de Siria dejaron de operar cerca de Alepo. Está claro que durante este período bien se podría resolver la cuestión con la separación de los terroristas, al menos, en la parte oriental de Alepo, sin hablar de otras zonas de Siria, aunque esta tarea es demasiado importante para otras regiones de la República Árabe de Siria también. Resulta que todos estos llamamientos a cesar el fuego sólo están dirigidos a ganar tiempo y dar tregua a los extremistas. Lo aprovechan naturalmente. Durante el período cuando los aviones sirios ni los nuestros no realizan vuelos sobre la ciudad, se producen ataques de la parte oriental de Alepo contra los bariros de la parte occidental de la ciudad, ataques contra los corredores humanitarios creados para que los civiles puedan salir por éstos. He citado ya un ejemplo, cuando una mina y un balón de gas impactaron contra el edificio de escuela en la parte oeste de Alepo. Muchos murieron y quedaron heridos a raíz de esto.

Cada vez que citamos los hechos, nuestros colegas occidentales se especializan, ante todo, en las acusaciones infundadas o el amaño de los hechos, protegiendo de ese modo a los terroristas, pero es necesario acabar con ellos. Si nuestros socios occidentales luchan contra el terrorismo sólo en palabras, estamos dispuestos a llevar el caso hasta el final, en realidad.

Pregunta: ¿Cómo la operación de liberación de Mosul puede influir en la correlación de fuerzas en la región y concretamente en el frente sirio? Ha dicho usted que no se permitiría que los terroristas “se exportasen” de Irak a Siria. ¿Cómo se puede conseguirlo? El Ministerio ruso de Defensa informa que nuestra aviación militar está dispuesta a bombardear a los terroristas quienes se trasladan de Irak a Siria. ¿Se hará realidad esto?

Ayer, al pronunciar un discurso en el Club Valdái, el presidente ruso, Vladímir Putin, declaró que nuestra paciencia no es infinita. Se ha esbozado hoy pasos concretos para liberar a Alepo de los terroristas?

Respuesta (Serguéi Lavrov responde después de Walid Moallem): En lo que se refiere a la influencia de la operación de liberación de Mosul en la correlación de fuerzas en la región y en el frente sirio, creo que esta operación puede ejercer mucha influencia. Ya hemos mencionado que existe la amenaza del éxodo de los terroristas de Mosul a otros lugares, incluida Siria, como predicen muchos. Según las estimaciones de la ONU, centenas de miles, hasta un millón, de los civiles pueden abandonar Mosul. Será una nueva ola de refugiados. Y es poco probable que quieran quedar en Irak. Pueden ir a Turquía. Muchos pueden emprender intentos de penetrar en Europa. La correlación de fuerzas puede cambiar demasiado para muchos participantes de este proceso, hasta los que están lejos de Irak y Siria.

Destacaré que cuando nosotros, junto con nuestros colegas sirios, preparamos la operación de liberación de Alepo, nuestros socios occidentales y hasta los representantes de la ONU empezaron a criticarnos porque supuestamente tratabamos de expulsar a los civiles de esta ciudad, no les permitíamos quedarse allí, no queríamos dejarlo todo sin cambiar. Es decir, de hecho, nos exhortaron a resignarnos con el hecho que la parte oriental de Alepo quedaría bajo el control de los terroristas. En particular, nuestros colegas estadounidenses decían que era muy difícil convencer a los opositores moderados que abandonasen la parte oriental de Alepo para que sólo el Frente al Nusra quedara allí. Es difícil convenecerles, porque, como nos han dicho, estos opositores viven allí, tienen familias, casas, hogares y habrá que obligar a la gente que marchen del lugar al que se han acostumbrado. Lo mismo pasa en Mosul. Se dijo del mismo modo que la población civil debía abandonar la ciudad, la abandona, dejando sus hogares, pero esto no le preocupa a nadie, aunque yo no veo una diferencia. Creemos problemas para la población civil en ambos lugares, pero estos problemas surgen inevitablemente cuando y si es necesario luchar contra los terroristas. Esta necesidad sí que existe en Moscul y en Alepo.

En Alepo el Frente al Nusra y otro extremistas que no están incluidos todavía en las listas de organizaciones terroristas ejecutan de manera regular a los que quieren abandonar voluntariamente la parte oriental de Alepo. Citaré un ejemplo similar. Según la información de la agencia Reuters y los datos de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, anteayer 232 personas fueron ejecutadas en Mosul. Se produjeron ejecuciones demostrativas como lección para los que pueden intentar evitar la situación en que se encuentren junto con los terroristas bajo ataques de la coalición encabezada por EEUU y el Ejército de Irak. Todos debemos aplicar los mismos estándares sin tratar de pretender que cuando uno haga algo es correcto y si otro procede del mismo modo esto se hace objeto de acusaciones histéricas que alcanzan el grado de psicosis.

En relación con la declaración hecha ayer por el presidente ruso, Vladímir Putin, que nuestra paciencia no es infinita (esto se refiere, entre otras cosas, a la tarea de aniquilar a los teroristas en Alepo), citaré un ejemplo. A principios de este año, en una reunión del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (conformado por más de 20 países a nivel de los ministros de Asuntos Exteriores) el Secretario de Estado de EEUU, John Kerry, declaró en público ante el micrófono que si la oposición moderada no quiere asociarse con los terroristas, las unidades de la oposición moderada deben abandonar los territorios controlados por el EI y el Frente al Nusra y adherirse al régimen de alto el fuego. John Kerry finalizó su discurso, al decir que si algún grupo de oposición moderada no se separa del Frente al Nusra se convertirá en el mismo blanco legítimo como el EI y el Frente al Nusra. Tomando en consideración que no hay índices de que la oposición moderada planee separarse del Frente al Nusra en Alepo oriental llega el momento cuando la lógica expuesta por John Kerry deba adquirir contornos reales.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Advanced settings