Novedades

4 septiembre 201711:00

Discurso pronunciado por el Representante Permanente de la Federación de Rusia ante la OSCE, Alexander Lukashévich, en la reunión del Consejo Permanente de la OSCE sobre la situación en Ucrania y la necesidad de cumplir los Acuerdos de Minsk, Viena, 31 de septiembre de 2017

1625-04-09-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimado señor Presidente,

En el marco del Grupo de Contacto de Minsk los representantes de Kiev, Donetsk y Lugansk han acordado declarar “la tregua escolar” con motivo de inicio del nuevo año escolar. Este acuerdo ha sido secundado en la declaración conjunta por los líderes de los países del Cuarteto de Normandía.  

Pese a esto, los militares ucranianos no han cesado sus ataques provocadores de los pueblos y ciudades de Donbás en la línea divisoria.

Exhortamos a Kiev a garantizar una estricta observancia del alto el fuego por todas las divisiones que tomen parte en las acciones bélicas contra la población de Donbás conforme con los compromisos asumidos en el Grupo de Contacto.

Provocan extrema preocupación los ataques en contra de los bomberos y socorristas, así como casos frecuentes de colocación de minas en las carreteras e instalaciones importantes por saboteadores ucranianos, así como la intensificación de actividades de francotiradores cerca de la línea divisoria (un hombre herido en el distrito Petrovski de Donetsk es el resultado de sus acciones).

Exhortamos a la Misión Especial de Monitoreo a estudiar de manera más exhaustiva las consecuencias de los ataques, llevar a cabo las estadísticas de dichos ataques e indicar si son objetivos de tipo civil o militar; así como procurar determinar la parte que atacante.

Nos obliga a hacer constar que el importantísimo proceso de separación de las fuerzas y medios de las partes se ha estancado. Kiev se niega de modo consecuente a seguir sus compromisos de retirar las fuerzas del territorio acordado cerca del poblado Stanitsa Luganskaya. Cumplido dicho acuerdo las partes podrían pasar a acordar zonas adicionales de separación sobre la línea divisoria. Consideramos que la separación de fuerzas en la línea divisoria es la condición primordial para asegurar de facto un sólido alto el fuego.

No vemos por parte de Kiev ninguna disponibilidad de colaborar en el plan práctico sobre los aspectos políticos del Conjunto de medidas. Recordamos que dichas medidas prevén que se aprobará el estatus especial de Donbás, el cual será legalmente formalizado e incorporado a la constitución de Ucrania; que las modalidades de elecciones locales serán acordadas con Donetsk y Lugansk y que dichas elecciones se llevarán a cabo bajo la observación de la OIDDH. Asimismo, recordamos que el párrafo 5 del “Conjunto de Medidas” prevé indultos y amnistías mediante la promulgación de la ley que prohíbe el enjuiciamiento y castigo de personas en relación con el conflicto. El siguiente párrafo prevé liberación de las personas detenidas en base al principio de “todos por todos”.

No hemos de olvidar que la condición básica del arreglo omnímodo de la crisis ucraniana es el estatus especial de Donbás y su formalización legal y constitucional.

La Ley sobre el orden del autogobierno local en ciertas regiones de Donbás que abarca varias disposiciones mencionadas en el Conjunto de Medidas no ha sido realizado. Esta ley sigue teniendo carácter provisional en vez de permanente. Y hasta esta ley puede dejar de existir en octubre de este año. En los pasillos de la Rada Suprema se discute de manera activa una “ley sobre reintegración”. Si dicha ley contradice a los Acuerdos de Minsk el proceso de arreglo pacífico será irreversiblemente perjudicado.

Al mismo tiempo los representantes de Kiev en el Grupo de Contacto se niegan a abordar la “fórmula de Steinmeier” acordada en el marco del formato de Normandía. No hay ninguna señal de que Kiev levantará el bloqueo económico de Donbás.

Todo ello viene a evidenciar que Kiev se empeña en sabotear los acuerdos de Minsk, ya que está interesado en continuar el conflicto bélico.

Estimados colegas:

El mandato de la Misión Especial de Monitoreo incluye el monitoreo y apoyo de la observancia de los derechos y libertades fundamentales del hombre, incluyendo derechos de las personas pertenecientes a las minorías étnicas y prestación de apoyo para su observancia en otras regiones de Ucrania.  La poca atención que se dedica a este tema es injustificada, sobre todo tomando en consideración los recursos que la Misión tiene a su disposición.

El doble rasero es inadmisible cuando se trata de muestras de neonazismo, intolerancia y discriminación. Hemos visto desfiles de antorchas, simbólica semejante, lemas, propaganda de odio, rehabilitación y heroización de nazismo y sus cómplices en diferentes estados. Algunos lo condenan, pero otros guardan un silencio tolerante. Las manifestaciones del extremismo y la propaganda del odio ampliamente practicadas por los miembros de los movimientos Svoboda, Ejército Ucraniano Rebelde (UPA), Azov, Pravy Sektor y grupos semejantes deberán ser condenadas decidida, abierta y explícitamente. Si colegas son fieles a sus principios como lo declaran deberán hacerlo sin más demora.

Es inadmisible el silencio sobre la libertad y seguridad de los periodistas en Ucrania donde en palabra está proclamada su aspiración hacia valores europeos, pero en práctica sólo vemos copiar los peores ejemplos del famoso doble rasero en relación con los medios de comunicación. 

Es importante señalar que representantes de los medios de comunicación pasan a ser blancos y víctimas de las hostilidades. Un fehaciente ejemplo de ello ocurrió el 30 de agosto cuando un grupo de periodistas vino a Yasinovataya para hacer un reportaje sobre “tregua escolar” y fue atacado por militares ucranianos. Los representantes de los medios de comunicación se persiguen por su actividad profesional y a menudo su vida se pone en serio peligro. Es bien conocida la página web Mirotvorets controlada por el Ministerio del Interior de Ucrania que publica los datos personales de las personas indeseables para los extremistas ucranianos. Recientemente en esta página web han publicado los datos del periodista ruso Maxim Dodónov que es participante del dialogo de los representantes de medios de comunicación de Rusia y Ucrania el cual se ha llevado a cabo con el apoyo de la Representante para la Libertad de Prensa.

La situación en torno a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana (IOU) sigue complicada. Recientemente ha sido ocupado otro templo de la IOU en el pueblo Divichki de la provincia de Kiev.

Al término quisiera reafirmar que consideramos los Acuerdos de Minsk como la variante sin alternativa para arreglo de la crisis. Dichos acuerdos deberán ser plenamente cumplidos sin perder de vista el objetivo del arreglo político general.

Hasta que las autoridades en Kiev no demuestren su voluntad política de avanzar en esta dirección, las perspectivas del arreglo seguirán siendo escasas. Por nuestra parte estamos dispuestos a prestar todo tipo de colaboración para un diálogo eficaz y directo de las partes ucranianas en el marco del Grupo de Contacto, así como cooperar con el objetivo de arreglo próximo de la crisis en el marco del Cuarteta de Normandía. Confiamos en que otros participantes emprendan todas las medidas necesarias para inducir a las partes a actuar con moderación y respetar la “tregua escolar”.

Les agradezco su atención.

Representación exterior del MAE de Rusia

Representación en la Federación de Rusia

Fotoreportaje