5 octubre 201611:30

Discurso pronunciado por el representante permanente de Rusia ante la OSCE, Alexander Lukashévich, en la reunión del Consejo Permanente de la OSCE, Viena, 4 de octubre de 2016

1816-05-10-2016

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

En respuesta a los discursos pronunciados por el jefe de la Misión Especial de Observación de la OSCE en Ucrania, Ertugrul Apakan, y por el representante especial del presidente en ejercicio de la OSCE en el Grupo de Contacto para Ucrania, Martin Sajdik

 

Estimado señor presidente,

Estamos encantados de saludar a los respetables embajadores, Martin Sajdik y Ertugrul Apakan.

Apreciamos altamente su contribución al arreglo pacífico de la crisis en Ucrania. La única posibilidad de arreglarla es cumplir plenamente y según el orden estipulado el Paquete de medidas de Minsk a través del diálogo directo de las partes: Kiev, Donetsk y Lugansk.

Continuaremos prestando nuestro apoyo en el marco del Grupo de Contacto, el formato de Normandía y el Centro Conjunto de Coordinación y Control. Seguiremos ayudando a la Misión Especial de Observación de la OSCE.

Destacamos los esfuerzos aplicados por nuestros colegas occidentales en el formato de Normandía para contribuir que las partes lleguen a un acuerdo sobre el convenio marco. Su cumplimiento puede dar un impulso positivo a todo el proceso de Minsk, sacar del punto muerto las negociaciones políticas. Ahora es necesario centrar en esto los esfuerzos principales.

Alabamos el comienzo en los plazos estipulados de la retirada de las tropas y del material bélico cerca de la localidad Zolotoe. En otras dos localidades – Petróvskoe y Stanitsa Lugánskaia no se han cumplido los plazos de retirada por culpa del Ejército ucraniano.

Según la información del Centro Conjunto de Coordinación y Control, ayer, el 3 de octubre, a las 15.00, en Petróvskoe comenzó la separación de los bandos por parte de la República Popular de Donetsk. Las milicias retiraron sus fuerzas a las posiciones acordadas. Mientras, los militares ucranianos abrieron fuego contra ellos en breve. Las milicias se vieron obligadas a regresar a sus posiciones. Se puede sacar una conclusión inequívoca que el proceso de separación de las tropas y del material bélico en esta zona fracasó por culpa del Ejército ucraniano.

En Stanitsa Lugánskaia las fuerzas de las milicias están preparadas también para retirarse a la distancia prevista. Pero el Ejército ucraniano ni siquiera ha manifestado que está dispuesto a comenzar el proceso de separación, haciendo la vista gorda ante los plazos acordados.

Esperamos de la Misión Especial de Observación prepare un informe detallado sobre la situación en todas las tres localidades donde debe tener lugar la retirada de las fuerzas.

Hay que obligar a Kiev que actúe de buena fe, excluir los aplazamientos artificiales, como fue en Petróvskoe y Stanitsa Lugánskaia. Esperamos que nuestros colegas occidentales ejerzan la influencia en esto.

Es importante excluir también los obstáculos externos a la separación de los bandos que pueden poner los radicales: los representantes de Aidar, de Pravy Sektor y de grupos similares. A juzgar por sus declaraciones, los acuerdos conseguidos no corresponden a los intereses de los radicales. Ellos prefieren que los acontecimientos se desarrollen como en Shirókino, cuando las posiciones abandonadas por las milicias las ocuparon los uniformados, en contra de lo acordado.

Pese a los problemas con la retirada de las tropas y del material bélico por el Ejército ucraniano en dos de las tres primeras zonas de separación acordadas, el proceso de definición de nuevas zonas de separación no debe frenarse. Esperamos que durante la reunión de mañana, el Grupo de Contacto haga un paso hacia adelante. Lo más importante es que los acuerdos sean reforzados con los hechos concretos.

Esperamos que próximamente el régimen de alto el fuego se establezca a lo largo de toda la línea divisoria en lo que la Misión Especial de Observación debería prestar más atención. Son indicativos los datos de la Misión Especial de Observación obtenidos inmediatamente después del cese de fuego unilateral por parte de las Repúblicas de Donetsk y de Lugansk. Es evidente que las declaraciones sobre la fidelidad de Kiev al arreglo pacífico son exageradas. Últimamente, hasta la libertad de movimiento de la Misión Especial de Observación está dificultada casi en igual medida en los dos lados de la línea divisoria.

Se puede atribuir a las fuerzas de Kiev las 370 violaciones del régimen de alto el fuego registradas durante las dos últimas semanas de septiembre. En la zona de seguridad se registró el despliegue de 50 sistemas de artillería de gran calibre ucranianos, incluidos lanzamisiles múltiples, que debían retirarse. En los almacenes del Ejército ucraniano faltan 300 unidades de armamento y material bélico que estuvieron allí anteriormente. Hemos centrado la atención en los datos siguientes de la Misión Especial de Observación: en los lugares de almacenamiento está sólo un 7% del material bélico del Ejército ucraniano y 1% de sistemas de artillería de gran calibre. En agosto y septiembre pasado, los observadores encontraron en la zona de seguridad 253 unidades del material bélico ucraniano.

Hoy es prioritario para los observadores controlar la situación en las zonas de separación y la línea divisoria, en general. Al mismo tiempo, consideramos que el volumen de informes que llegan de otros grupos regionales de la Misión Especial de Observación es desproporcionadamente poco. En Ucrania están desarrollándose hoy muchos acontecimientos que debería cubrir la Misión, de conformidad con sus facultades.

Agradecemos a los medios de comunicación por aplicar un enfoque profesional durante la observación de la situación en torno a los colegios electorales abiertos en Ucrania para las elecciones a la Duma de Estado de la Federación de Rusia. Ucrania fue el único país en el planeta donde la celebración de los comicios afrontó dificultades notables, donde se registró la intimidación y el uso de la fuerza contra los electores.

La cuestión más candente en Ucrania está relacionada con los radicales y nacionalistas. Fueron ellos quienes instigaron el conflicto civil en el país y hoy no dejan apagarlo, ponen obstáculos en el camino de cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Hasta hoy, no hemos visto avances en el proceso de castigo a los responsables por quemar a la gente viva en la Casa de los Sindicatos en Odesa. Es demostrativa la reacción de los radicales a los eventos celebrados con motivo del aniversario de la tragedia de Babi Yar: la matanza masiva de los judíos por los nazis y sus cómplices de los nacionalistas ucranianos. Hemos observado de nuevo los intentos de tergiversar la historia, enmascarar los lazos de los nacionalistas y radicales de hoy con sus predecesores, cuyas manos están manchadas con la sangre de las víctimas de Babi Yar y la masacre de Volinia.

De conformidad con su mandato, la Misión Especial de Observación puede interactuar con el representante de la OSCE para la libertad de los medios, en particular. La situación en este ámbito en Ucrania es deplorable. Hemos tomado nota de la información presentada en el informe escrito del jefe de la Misión Especial de Observación sobre las denuncias por los periodistas ucranianos del empeoramiento de la situación con la libertad de expresión, especialmente después del asesinato del conocido comentarista, Pavel Sheremet, y el incendio prendido en la redacción del canal de televisión Inter. Continúan publicándose los datos personales de los periodistas en la página web ucraniana Mirotvorets, cuyo número ascendió a 5.000. Se persiguen los empleados y el jefe del canal de televisión 112 Ucrania. Exhortamos a la Misión Especial de Observación que centre mayor atención en este tema y prepare un informe especial sobre la libertad de expresión y la seguridad de los periodistas en Ucrania.

Las facultades de la Misión Especial de Observación lo permite, el número de empleados de la sede y de observadores en Kiev – también. Es posible incrementar el número de observadores en los grupos que monitorean la situación en las provincias de Járkov y Dniepropetrovsk, habrá trabajo para ellos.

No se podrá estabilizar la situación sin cumplir la parte política del Paquete de medidas. Recordamos que esta parte incluye una gama de temas vinculados: la necesidad de acordar las modalidades de elecciones y su celebración bajo el control de la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos, la amnistía y no persecución con motivo de la participación en el conflicto, la determinación de un estatus especial permanente de varias zonas de Donbás, la aprobación de una nueva Constitución de Ucrania donde el elemento clave será la descentralización.

Estudiemos atentamente cómo pasó en Donbás la llamada votación preliminar. Según nuestros datos, todo fue organizado demasiado bien y pasó sin incidentes. La situación en el ámbito de seguridad fue satisfactoria, sin tomar en consideración tiroteos por parte del Ejército ucraniano. Partimos de que el monitoreo de la situación en torno a este evento importante para la región es, sin duda alguna, forma parte de las facultades de la Misión Especial de Observación. No creemos que el monitoreo de las elecciones a celebrarse en Donbás esté fuera de su incumbencia. Esta forma de interacción con los electores no contradice a los acuerdos de Minsk ni a las normas de la OSCE.

Las cuestiones militares y políticas deben coordinarse: las actividades en el ámbito de seguridad deben acompañarse con avances políticos y al contrario.

Esperamos que se registren avances en el proceso de canje de las personas detenidas. Desgraciadamente, en esta área vemos también el enfoque poco concienzudo de los servicios secretos que capturan a los ciudadanos civiles de Donbás para realizar el canje.

Calificamos como absurda la situación cuando la actividad del subgrupo de asuntos económicos se frena por trámites. Las reclamaciones de Kiev en relación con la representación de la otra parte son inoportunas. Además, sólo se trata de los aspectos exclusivamente humanitarios dirigidos a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la región afectada.

En conclusión, quisiéramos agradecer de nuevo a los respetables embajadores, Martin Sajdik y Ertugrul Apakan, por su trabajo meticuloso con vistas a arreglar el conflicto. Pueden ustedes contar con un apoyo enérgico por parte de Rusia.

¡Gracias por su atención!

Consejo de Europa (CE)

OTAN

Unión Europea (UE)

Visor de contenido web

x
x
Criterios adicionales de búsqueda