17 julio 201911:08

Entrevista concedida por el director del Departamento Latinoamericano del MAE de Rusia, Alexander Schetinin, y el embajador del Perú en Rusia, Luis Benjamín Chimoy Arteaga, a la agencia de información internacional Rossiya Segodnya, 17 de julio de 2019

1488-17-07-2019

  • ru-RU1 es-ES1

Pregunta: Todos los años, el 18 de julio, la Embajada del Perú en Rusia celebra el Día de la solidaridad ruso-peruana. ¿Por qué en esta fecha y qué significado tiene?

Luis Benjamín Chimoy Arteaga: En 1970, en una región norteña del Perú tuvo lugar un devastador terremoto seguido por un colosal alud.

Aquel desastre natural fue el más catastrófico en toda la historia republicana del país. Afectó a toda la población de la región y causó enormes pérdidas humanas, destruyó miles de viviendas e infraestructura. El Estado no conseguía superar las consecuencias de lo ocurrido.

Entonces, no se hizo esperar la ayuda humanitaria internacional.

Uno de los países que emprendió acciones concretas fue la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Envió a médicos, equipos técnicos, medicamentos y bienes de primera necesidad para la población.

Desgraciadamente, realizando este generoso acto de solidaridad con el pueblo peruano, uno de los aviones que transportaban la ayuda, AN-22 Antei, no llegó al destino a raíz de una trágica catástrofe aérea sobre el Océano Atlántico.

Creemos que el noble sacrificio es la máxima manifestación del humanismo que debemos recordar siempre con gratitud rindiendo homenaje a la solidaridad.

Pregunta: ¿Podría hablar con más detalles de lo ocurrido?

Alexander Schetinin: El 31 de mayo de 1970, en el Perú ocurrió un terremoto catastrófico que cobró vida de unas 100.000 personas. Algunas ciudades peruanas se quedaron completamente destruidas.

Los soviéticos no podían quedarse al margen de aquella tragedia sin precedentes. El gobierno del país encargó organizar el envío de la ayuda humanitaria al Perú.

La URSS prestó una importante ayuda material y técnica al Perú para eliminar las consecuencias del terremoto. Se enviaron a Lima tres helicópteros Mi-8, unas 60 toneladas de equipos técnicos, unas 63 toneladas de equipos médicos. 17 pilotos de helicóptero y 10 médicos se destinaron al país latinoamericano.

El 18 de junio, el avión An-22 Antei, con matrícula СССР-09303, salió con la carga de alimentos y medicamentos. Tras un aterrizaje intermedio en el aeropuerto islandés de Keflavík (Reikiavik) la comunicación con el avión se interrumpió para siempre. An-22 se pilotaba por una tripulación doble (15 personas) bajo el mando de los pilotos militares de primer rango, Alexander Boyárintsev y Yevgueni Aguéyev, y llevaba a siete pasajeros a bordo: un traductor y los médicos del hospital de campaña. Estas 22 personas en total dieron sus vidas por salvar las vidas de otros.

Pregunta: ¿Qué ayuda envió la Unión Soviética?

Luis Benjamín Chimoy Arteaga: Recordemos la época y las circunstancias de lo ocurrido. En aquellos tiempos las tecnologías de comunicación no estaban tan desarrolladas. El desastre natural destruyó carreteras, dañó las líneas telefónicas y de transmisión de energía eléctrica. El grueso de la ayuda debía llegar por vía aérea durante varias semanas.

La Unión Soviética tenía datos sobre las dimensiones del desastre y la región geográfica afectada y comprendía qué ayuda necesitaba nuestro país. La URSS envió cinco aviones An-22 Antei y tres helicópteros Mi-8, que, gracias a su universalidad, podían aterrizar en la zona afectada. Llegaron al país rescatadores y médicos, se llevó un hospital polifuncional de campaña, equipos técnicos, medicamentos, tiendas de campaña y otros artículos sumando en total más de 63 toneladas de carga.

Cabe señalar que la ayuda soviética permitió a los especialistas peruanos, soviéticos e internacionales obtener una experiencia añadida y conocimientos, determinar las posibilidades técnicas de los equipos usados en las condiciones de desastres naturales de semejantes dimensiones. El envío de ayuda de emergencia de un país tan lejano a la región desconocida con complicadas características geográficas fue una misión difícil.

Pregunta: ¿Está eternizada la memoria de los pilotos y médicos soviéticos?

Alexander Schetinin: Para eternizar la memoria de los fallecidos a bordo del avión An-22, en 1977 fue erigido en el Cementerio Novodévichi un cenotafio, el monumento funerario sobre una tumba simbólica.

En 2014, a instancias de los familiares de los fallecidos y por decisión del Presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, el monumento pasó a formar parte del patrimonio urbano de Moscú y fue reconstruido.

En el Perú están erigidos los monumentos en el complejo memorial Camposanto de Yungay y en el hospital de la capital del departamento de Áncash, Huaraz, con la inscripción: «Os apresurabais a socorrer a los damnificados por el terremoto. Trabajábamos aquí con el recuerdo de vosotros».

Pregunta: Señor Embajador, mantienen ustedes el contacto con los familiares de los pilotos que participaron en el suministro de ayuda humanitaria al Perú en 1970?

Luis Benjamín Chimoy Arteaga: En los últimos años la Embajada del Perú intenta cada 18 de julio rendir homenaje a este significativo acto de solidaridad. Para ello mantenemos el contacto con los pocos familiares que contactaron con nosotros o a los que conseguimos localizar. Es difícil porque ya pasaron bastantes años. Me gustaría aprovechar la ocasión para invitar a los familiares que lean esta entrevista a participar en la ceremonia anual en el Cementerio Novodévichi. Además, este año, después de la ceremonia inauguraremos en la Embajada una se exhibirá una muestra de fotografías, recortes periodísticos y otros materiales para  recordar no sólo aquel trágico accidente, sino también la loable campaña de solidaridad, parte de la ayuda humanitaria al Perú en 1970.

Pregunta: ¿Se celebran similares actos en el Perú?

Luis Benjamín Chimoy Arteaga: En las alrededores de Yungay, la mayor ciudad destruido pos el alud, se encuentra el monumento en honor a los fallecidos donde cada año también se celebra la ceremonia conmemorativa. En cierto sentido, la necesidad de rendir homenaje anualmente a aquella manifestación de la amistad tan importante para el Perú, convirtió al día 18 de julio en el Día de la Solidaridad Ruso-Peruana.

Vinculada a la historia del trágico sismo de 1970, la memoria colectiva del Perú, transmitida de generación en generación, conserva el acto de solidaridad de la Unión Soviética como uno de los ejemplos de buena voluntad entre los pueblos del Perú y Rusia. Nuestro deber es construir sobre esta base nuestras relaciones más positivas de amistad y cooperación.

Pregunta: ¿Cooperan actualmente Rusia y el Perú para prestar ayuda en situaciones de emergencia?

Alexander Schetinin: En 2000, el Gobierno de Rusia y el Gobierno de la República del Perú firmaron un convenio de cooperación y ayuda mutua en la esfera de prevención y mitigación de situaciones de emergencia. El documento prevé no sólo la prestación de ayuda financiera y tecnológica en el caso de una catástrofe sino también las acciones para monitorear desastres naturales y tecnológicos peligrosos, organizar la preparación de la población para las situaciones de emergencia e intercambiar la experiencia, en particular, en el ámbito de adiestramiento de especialistas. En el marco de este convenio, actúa una comisión conjunta ruso-peruana. Actualmente, las partes están coordinando los plazos de celebración de su 6a reunión en Moscú.

Pregunta: ¿Qué puede decirnos, señor Embajador, sobre el estado actual de las relaciones bilaterales entre el Perú y Rusia en vista del Día de la Solidaridad?

Luis Benjamín Chimoy Arteaga: Esto me permite afirmar que aspiramos siempre a la solidaridad mutua.

Las relaciones bilaterales están en el nivel óptimo. Hace varias semanas, la delegación del MAE de Rusia encabezada por el director del Departamento Latinoamericano llegó en visita a Lima para participar en la X ronda de consultas políticas. La reunión se celebró con éxito, las partes establecieron las tareas a realizar en un futuro.

Estamos en una etapa final de las negociaciones sobre varios convenios que nos permitirán mejorar el marco legal de la cooperación bilateral. Los borradores de documentos que están discutiéndose son necesarios para continuar la cooperación en tales áreas como el incremento del intercambio comercial y el volumen de inversiones, superar varios obstáculos burocráticos que están en el camino de importación de productos, contribuir a la ampliación de intercambios educativos y culturales, participar conjuntamente en los proyectos científicos, tecnológicos e innovadores, en ferias, etc.

Hace poco, se convocó la primera reunión de la Comisión Mixta de Medio Ambiente. Este año, se celebrará una nueva reunión de la Comisión Mixta Intergubernamental para la Cooperación Económico-Comercial, Científico-Técnico y en la Pesca.

El trabajo es tenso, pero quedan muchas capacidades todavía.

Pregunta: ¿Y cómo valora el estado y las perspectivas de desarrollo de la cooperación bilateral el MAE de Rusia?

Alexander Schetinin: El Perú es nuestro socio antiguo y bueno que pertenece históricamente a los países de América Latina que conocieron de Rusia antes que otros países en la región: ya en el siglo XVI. En el mismo tiempo en Rusia se conoció del Perú por primera vez también. Posteriormente los comerciantes rusos que hicieron negocios comerciales con otros países y sus socios extranjeros disponían de la información sobre el Perú. Los escritores y poetas rusos, Mijaíl Lomonósov, Gavriil Derzhavin, Nikolái Gnedich, escribieron en sus obras sobre el amor de los peruanos a la libertad.

Cuando en el siglo XIX los buques rusos empezaron a navegar regularmente alrededor de la Tierra, el 15 de noviembre de 1815, el primer barco ruso llegó al Perú. Se trata del barco Suvórov bajo el mando del capitán Mijaíl Lázarev quien posteriormente se hizo famoso navegador ruso.

El Perú fue el segundo país latinoamericano después de Brasil con que Rusia estableció las relaciones diplomáticas. En marzo de 1874, José Antonio de Laval designado como embajador en Rusia llegó a San Petersburgo. El 24 de marzo, entregó las cartas credenciales. Así las cosas, este año, se celebró el 145º aniversario de establecimiento de las relaciones oficiales entre nuestros países.

El 4 de mayo de 1874, se firmó el Tratado de Comercio y Navegación cuya cláusula 1 decía que "entre el Imperio Ruso y la República del Perú y entre los ciudadanos de ambos Estados existirá la paz y amistad eterna". El Tratado estableció que los vínculos entre los dos países se establecerán a tenor de los principios de igualdad y beneficio mutuo.

Las relaciones diplomáticas entre la URSS y el Perú se establecieron en 1969. A partir de aquel momento, pasamos por un camino importante de intensos vínculos interestatales y comunicación entre los dos pueblos, lo que permitió a los líderes de nuestros países a firmar en noviembre de 2015 la declaración de asociación estratégica.

Rusia y el Perú mantienen un estrecho diálogo político, especialmente ahora, cuando Lima se desempeña como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Cooperamos intensamente en el marco de APEC. Nuestros países comparten valores comunes en el ámbito de política exterior: la supremacía del Derecho Internacional, la aspiración a construir un mundo policéntrico, el reconocimiento del papel protagónico coordinador de la ONU en los asuntos globales.

Los esfuerzos conjuntos para eliminar las consecuencias del terremoto de 1970, a pesar de lo trágico de lo sucedido, mostró a los expertos peruanos que el equipo soviético es fiable y eficaz. Basándose en la experiencia de uso de helicópteros soviéticos durante el restablecimiento de las regiones afectadas del país, nuestros socios peruanos siguen siendo fieles hoy a los equipos de fabricación rusa.

El Perú es el mayor en América Latina importador de helicópteros de Rusia. Actualmente en este país se usan más de 100 aparatos de fabricación rusa.

La actual dinámica positiva se observa también en los suministros al Perú de automóviles rusos capaces de trabajar en las condiciones de altiplano.

Existen perspectivas considerables de la cooperación económica y comercial, científica y tecnológica, en el sector energético, el desarrollo de la cooperación en tales áreas nuevas como el uso de energía nuclear y el espacio ultraterrestre con fines pacíficos.

El Perú contribuye consecuentemente a establecer lo vínculos con la Unión Económica Euroasiática (UEEA) a tenor del Memorándum de entendimiento firmado en octubre de 2015. Se formó un grupo de trabajo conjunto para determinar el área de intereses mutuos. En la cumbre de la Alianza del Pacífico (Colombia, México, el Perú, Chile) que acaba de celebrarse en Lima se aprobó la declaración de cooperación entre la Alianza del Pacífico y la Comisión Económica Euroasiática.

Se fortalece la cooperación en el ámbito de cultura y las Humanidades. Los peruanos estudian en las universidades rusas desde hace ya muchos años. La exposición El Oro de los Incas siempre ha gozado de éxito en Rusia.

Para concluir, quisiera destacar una participación representativa de los hinchas peruanos en la Copa Mundial del Fútbol de 2018 en Rusia (unas 50.000 personas). Se recordaron en nuestro país por su amigabilidad y sus ánimos positivos. En 2010, nuestros países firmaron un acuerdo sobre las condiciones de supresión de las formalidades de visados en viajes mutuos de los ciudadanos, lo que seguramente contribuye a fortalecer los contactos humanos entre nuestros países, intensos intercambios turísticos, empresariales, estudiantiles y académicos.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda