19 diciembre 201818:07

Excerpta de la rueda informativa ofrecida por la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, Moscú, 19 de diciembre de 2018

2468-19-12-2018

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

 

El caso de María Bútina

 

Durante la audiencia celebrada en EEUU el pasado 13 de diciembre, María Bútina  confirmó su disposición de cooperar con los fiscales estadounidenses y confesó su culpabilidad de actuar como agente extranjera.

María Bútina  tomó esta decisión en las condiciones de una fuerte presión ejercida sobre ella por parte de las autoridades estadounidenses. Recordamos que en la antesala de la audiencia se endureció el régimen carcelario de la rusa. Por eso dejamos a su juicio valorar la situación. Creo que su juicio debería ser más objetivo que la justicia estadounidense. 

Citaré los hechos. Le trasladaron a una celda destinada para los delincuentes peligrosos, no le dejaron salir de la celda durante 22 horas al día, María Bútina  no recibió la asistencia médica necesaria. No quedan dudas de que se le mostró de esa forma a María Bútina  qué le esperaba en caso de que renunciase a cooperar con los fiscales.

En resultado, somos testigos del funcionamiento real del sistema de justicia estadounidense que se presenta casi como patrón de referencia en el ámbito de respeto de derechos humanos y como ejemplo de la conducta necesaria en esta área. Al crear las condiciones insoportables y amenazar con una larga pena de prisión (como entienden, se citaron los ejemplos reales que no son pocos lamentablemente), se le obligó literalmente a nuestra compatriota a confesar las acusaciones absolutamente absurdas.

Calificamos y continuamos calificando la detención, el arresto y el encarcelamiento de María Bútina como presión política y acto de chantaje político y consideramos que ella es presa política.   

Estamos convencidos de que la causa penal contra María Bútina  se debe exclusivamente al deseo de varias fuerzas políticas de EEUU de instigar la histeria antirrusa y encontrar al menos algo que se podría usar para confirmar una supuesta “injerencia” de nuestro país en los asuntos internos de EEUU.

Continuaremos aplicando los esfuerzos para conseguir la liberación más pronta de María Bútina y su regreso a la Patria.

 

La investigación del asesinato del Embajador ruso Andréi Kárlov

 

Hoy se han cumplido dos años de la muerte trágica del Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Rusia en Turquía, Andréi Kárlov, en un atentado terrorista perpetrado en Ankara.

Los servicios del orden turcos finalizaron la investigación del respectivo caso penal y entregaron a las autoridades judiciales la acusación preparada. Los fiscales rusos que están en contacto permanente con sus colegas turcos estudiarán estos materiales.

Esperamos que, tras el próximo proceso judicial, todos los que están vinculados con este crimen se establezcan y se castiguen como lo merecen, a tenor de la ley.

El MAE de Rusia y la Embajada de Rusia en Turquía mantienen este caso bajo control permanente.

 

Situación en Siria

 

Es tiempo para resumir los resultados del año saliente 2018 durante el que se observaron avances positivos en el desarrollo de los acontecimientos en Siria y en torno a este país. Su carácter y dimensiones se sienten bien en la capital del país – Damasco y grandes ciudades: Alepo, Homs, Latakia que hoy viven una vida pacífica sin esperar diariamente ataques de artillería y explosiones realizados por los terroristas, como anteriormente. A pesar de las duras pruebas soportadas, la gente se prepara a celebrar la llegada del Año Nuevo que suele celebrarse por muchos en la Siria tradicionalmente tolerante, y los cristianos se preparan a celebrar la Navidad también. Este ambiente prefestivo reina en las áreas bajo el control del Gobierno sirio.

Lamentablemente, a juzgar por todo, las próximas fiestas pasarán desapercibidas en Idlib donde sigue reinando el caos y el control de los terroristas del Frente al Nusra. Las administración formada por ellos, representada por el llamado Gobierno de salvación aplica esfuerzos para que cualesquiera símbolos de las fiestas del Año Nuevo estén ausentes porque supuestamente ofenden los sentimientos de los musulmanes.

La situación en Raqa destruida no es mejor. No hay nadie en esta ciudad para celebrar la Navidad en las ruinas profanadas de iglesias, casi todos los cristianos abandonaron esta ciudad fantasma.

La víspera del Año Nuevo es el período de esperanzas. Para los sirios estas esperanzas están vinculadas en gran medida con los avances en el ámbito de arreglo y superación de las consecuencias de la crisis prolongada, el pleno restablecimiento de la soberanía y la unidad del país, su integridad territorial, la eliminación definitiva de la presencia terrorista, la reconstrucción política, económica y social, el regreso de los refugiados y desplazados internos a sus hogares.

Una etapa importante en este camino fueron los resultados positivos de las consultas con los bandos de conflicto sirio sobre la composición del Comité Constitucional presentados ayer en Ginebra al enviado especial del Secretario General de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, por los Ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Turquía e Irán – países garantes del formato de Astaná. Quisiera recordar que la decisión de formar este Comité la tomó el Congreso del Diálogo Nacional sirio celebrado en Sochi. Esperamos que este organismo importante pueda reunirse en Ginebra e inicie su actividad a principios de 2019 para preparar la reforma constitucional en Siria, de conformidad con que, a tenor de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, deben celebrarse las elecciones generales.

Seguimos con atención el desarrollo de los acontecimientos en el noreste de Siria donde crece la tensión cuya causa principal es mantener la arbitraria presencia militar de EEUU. El coqueteo continuo de Washington con los políticos kurdos provocó un drástico crecimiento de las preocupaciones en Ankara por un posible surgimiento de amenazas a la seguridad nacional de Turquía. Los estadounidenses no han logrado disiparlas todavía. Así las cosas, la situación en las áreas al este del Éufrates – a lo largo de la frontera turco-siria y en las áreas recientemente atacadas por el Estado Islámico – se agudizó hasta el límite y amenaza con conllevar una crisis seria. Los rehenes de esta situación son la población kurda y la población siria y el resto de los terroristas no aniquilados que comienzan a cobrar fuerza de nuevo la aprovechan.

Hemos abordado en reiteradas ocasiones el tema de ocupación por EEUU de una parte de Siria destacando que la presencia estadounidense se convierte del factor de la lucha contra el terrorismo internacional en un obstáculo peligroso en el camino hacia el arreglo. Se puede observarlo en la situación con el campamento de desplazados internos de Rukban ubicado dentro del área exclusiva de 55 kilómetros cerrada unilateralmente por EEUU alrededor de su base militar desplegada de manera arbitraria en Al Tanf. Los estadounidenses no dejan entrar en esta zona a los representantes de las autoridades sirias, sino protegen a los extremistas que se esconden en esta zona, en particular, a los que están vinculados con el Estado Islámico, les adiestran y arman. En resultado, los representantes de los grupos terroristas mantienen hoy bajo su control el campamento que alberga a unas 50.000 personas la mayor parte de las que quiere abandonarlo desde hace mucho para regresar a sus hogares, pero no puede hacerlo de forma organizada.

Hoy continúa abordándose la posibilidad de envío de un nuevo convoy humanitario de la ONU a Rukban para aliviar un poco los sufrimientos de la gente en vísperas del invierno. La necesidad de prestarle la ayuda urgente es evidente. Mientras, para que la operación humanitaria de la ONU tenga éxito, EEUU como parte que, de hecho, ocupa el área donde está ubicado el campamento debe garantizar el acceso seguro de los representantes de la ONU, del Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja Árabe Siria, así como la distribución de la carga humanitaria entre los que la necesita en Rukban. En caso contrario, no se tratará de la ayuda a los habitantes del campamento sino a los terroristas atrincherados en su territorio.

 

Secretaría Técnica de la OPAQ demora la investigación del incidente químico en Alepo

 

Estamos seriamente preocupados de que la Secretaría Técnica de la OPAQ, a pesar de reiteradas solicitudes de la parte siria, siga sin enviar su misión especial para investigar el incidente con el empleo de las armas químicas en Alepo el pasado 24 de noviembre.

Entre los pasados días 4 y 6 de Damasco, el equipo de avanzada de la misión especial visitó Damasco. Durante la visita obtuvo numerosos materiales fácticos y aseveraciones de la parte siria y los militares rusos de que los expertos de la misión en Alepo contarían con cualquier tipo de apoyo necesario. Además, según nos consta, el Departamento de Seguridad de la ONU anteriormente no había esbozado ninguna contraindicación con respecto al viaje a Alepo.

Desde el incidente químico ha transcurrido ya un mes. Pero, lamentablemente, nada ha cambiado. Entretanto, cuanto más tiempo pase, más difícil será para los expertos de la misión recabar las pruebas tangibles in situ. Dada la alta volatilidad del cloro usado en las municiones artesanales que emplearon los terroristas para atacar los barrios residenciales de Alepo, las posibilidades de detectar rastros de esta sustancia se van disipando cada día.

Estamos ante la controversia: la parte siria ya presentó las pruebas de que el crimen en cuestión, lo habían perpetrado los terroristas, mientras los altos cargos de varios países occidentales siguen afirmando que lo organizó Damasco ayudado por la parte rusa, para, supuestamente, acusar luego a la oposición. Es un argumento más para iniciar sin demora una investigación minuciosa y completa en el lugar del incidente, que no a distancia, como se suele hacer.

Da la sensación de la Secretaría Técnica de la OPAQ demora con intención la investigación, lo cual, por cierto, supone el incumplimiento de sus funciones directas. ¿No será que lo esté haciendo para favorecer a la troika occidental que, persiguiendo sus propios intereses geopolíticos en Siria, empleó más de una vez antes de la investigación la fuerza militar contra este Estado miembro de la ONU y de la OPAQ?

Consideramos que la demora del envío de los expertos de la misión especial a Alepo contradice las disposiciones de la Convención sobre las Armas Químicas y el sentido común, ya que el ataque afectó a los civiles..

 

Votación en la Asamblea General de la ONU del proyecto de resolución sobre la llamada militarización de Crimea y de una parte de los mares Negro y de Azov

 

El pasado 17 de diciembre tuvo lugar la sesión plenaria de la Asamblea General de la ONU que estudió el proyecto de la resolución preparada por Ucrania «Problema de la militarización de la República Autónoma de Crimea y la ciudad de Sebastopol (Ucrania) y de una parte de los mares Negro y de Azov».

El documento tiene un carácter politizado, está articulado en torno a las acusaciones inadmisibles contra Rusia y destinado a «justificar» todos los problemas políticos y económicos internos de Ucrania con la mítica «agresión rusa», y a «inflar» la popularidad, baja como nunca, del actual Presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko.

Además, el proyecto de la resolución contiene una falsa interpretación tergiversada por Kíev de la provocación organizada por la parte ucraniana el pasado 25 de noviembre, cuando tres buques militares ucranianos intentaron penetrar en el estrecho de Kerch sin aviso previo a la parte rusa. Los documentos encontrados a bordo de los buques y los testimonios de los tripulantes ucranianos no dejan lugar a dudas de que esta acción había sido planeada con antelación.

Además, la provocación ucraniana viola las disposiciones de la Carta de la ONU, las normas del Derecho Internacional, en particular de los artículos 19 y 21 de la Convención de la Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 que regula el paso inocente, y el derecho del Estado ribereño a garantizar la seguridad en sus aguas territoriales.

Tampoco son verídicas las afirmaciones contenidas en la resolución sobre la supuesta militarización por Rusia de Crimea y parte de mar Negro y de Azov. Rusia no está aumentando su presencia militar en el mar de Azov donde no tiene ninguna base militar ni naval. Las fuerzas allí desplegadas tienen la misión de realizar servicio de vigilancia del puente de Crimea para garantizar la seguridad de la navegación. Cabe recordar que desde los primeros anuncios de la construcción del puente de Crimea oímos los llamamientos directos de los representantes oficiales, altos cargos políticos y militares de Ucrania leales al régimen actual de Kíev, para, primero, impedirla y luego destruir esta obra de infraestructura civil.

Las medidas que toma la parte rusa (registro selectivo de barcos, incluidos los rusos) son proporcionales a las amenazas provenientes de los extremistas, entre ellos los políticos ucranianos, con respecto al puente de Crimea y nuestro Estado en general.

Mientras tanto, son las acciones de Ucrania que anunció la construcción de una base militar en Berdiansk y cierra de forma regular ciertas zonas del mar de Azov para realizar ejercicios de artillería, que conducen a la militarización del mar de Azov.

Lamentablemente, ni siquiera las enmiendas propuestas al proyecto por algunas delegaciones y destinadas a reflejar de forma más equilibrada la provocación ucraniana del pasado 25 de noviembre, podrían corregir el carácter nocivo y contraproducente del documento en cuestión.

En este contexto, la parte rusa no tuvo otra opción que proponer el proyecto para la votación y votar en su contra. La dispersión de opiniones de los Estados miembros de la ONU, un gran número de las abstenciones y ausencias en la votación sirvieron de un elocuente testimonio de rechazo hacia la interpretación sesgada de la situación en torno a Crimea y el mar de Azov. Y eso que se sabe que muchos países fueron presionados para votar a favor. Aun así, las dos terceras partes de los miembros de la ONU desaprobaron la resolución.

Las iniciativas antirrusas contraproducentes de Kíev en la Asamblea General de la ONU y otras instituciones de esta organización mundial sirven, lamentablemente, sólo para tapar los fracasos de la política interior de las autoridades de Ucrania y no contribuyen a arreglar la crisis ucraniana.

 

Proyecto Nord Stream 2

 

Últimamente en Washington y en algunas capitales europeas se han vuelto a levantar voces contra la construcción del gasoducto Nord Stream 2. Se alega que el proyecto no persigue objetivos comerciales y presenta peligro para la seguridad energética europea. En más de una ocasión llamamos la atención a la falta de lógica y de sentido común que ostentan dichas declaraciones.

Los países europeos en cualquier caso comprarán los volúmenes del gas ruso que necesiten. Y no se nos contesta a la pregunta de en qué es mejor el monopolio ucraniano de tránsito de gas ruso que la diversificación de las rutas de su suministro promovida por Rusia.

Las fuerzas que se oponen a la construcción del gasoducto podrían echar un vistazo al mapa, para darse cuenta de que en la última década el centro de extracción de gas en Rusia se desplazó al norte, hacia la zona del Yamal. La ruta trazada desde allí por el fondo del mar Báltico es casi 2.000 km más corta que el gasoducto tendido por el territorio ucraniano. El precio del transporte también defiere, sobre todo, dada la circunstancia de que Ucrania anunció la triplicación de las tarifas actuales.

Los motivos de tal comportamiento por parte de nuestros interlocutores occidentales no se nos escapan. Su objetivo es promover a toda costa en el mercado europeo el gas licuado procedente de EEUU. Lo que no deberían hacer es hacer alarde de los principios de la economía de mercado y de la competencia honesta. Rusia precisamente está preparada para afrontar la competencia honesta tanto en la esfera del gas suministrado a través de gasoducto, como del gas licuado. No es Moscú, sino Washington la parte que obliga a sus clientes a someterse a su voluntad y amenaza con sanciones a aquellas empresas que optan por variantes óptimas de suministro de gas a los consumidores. Las sanciones no son sino presión política a la que tanto se recurre en los últimos tiempos en Washington. Las formas en las que son reorganizados la extracción y los suministros de recursos energéticos, para que sean más competitivos y atractivos para nuestros socios son precisamente maneras de elevar su competitividad, así como de demostrar la eficacia y la transparencia de los pasos dados por Rusia.

Sería más difícil explicar la lógica de algunos políticos europeos que intentan conseguir que los ciudadanos y los empresarios costeen sus ánimos rusófobos. Los acontecimientos que tuvieron ligar en Francia parecen indicar con claridad si los consumidores europeos están dispuestos a pagar por el gas un precio que supera considerablemente los precios del gas ruso.

En cuanto a Ucrania, nos gustaría subrayar que después de haberse anunciado durante cuatro años la diversificación del sistema de transporte de gas del país, en la actualidad sigue sin existir un socio con el que se pueda negociar.

Estamos dispuestos a confirmar que los proyectos Nord Stream 2 y la Corriente turca no suponen renuncia total a las existentes rutas de tránsito de gas a Europa. Incluimos en éstas a Ucrania. El tránsito del gas ruso a través del mencionado país podría mantenerse, en caso de ser arregladas las relaciones entre las empresas interesadas y creado un ambiente propicio para las negociaciones. Sin embargo, en estos momentos no se ha avanzado en ninguna de estas dos esferas.

Al mismo tiempo, respetando la opinión de los interlocutores europeos, Rusia accedió a continuar con las consultas tripartitas, con la UE y Ucrania, sobre el tránsito de gas. Fue precisamente la parte ucraniana, la que se negó a participar en las mismas en este mes de diciembre. Por desgracia, tenemos motivos para suponer que, en caso de celebrarse tal reunión en próximo enero, será utilizada por Kiev para politizar el tema y desplegar propaganda antirrusa para ganar puntos en víspera de las elecciones en Ucrania.

 

Seguridad de los periodistas

 

El pasado 15 de diciembre, se honró en Rusia la memoria de los periodistas que perdieron la vida en el acto de servicio.

Según los datos de la UNESCO, desde principios de 2018 en todo el mundo murieron por razones relacionadas con sus actividades profesionales 94 periodistas. No son sólo personas que cubrieron conflictos armados, sino periodistas que lucharon por el derecho de la gente de recibir en tiempos de paz información imparcial de manera operativa.

La Federación de Rusia presta especial atención a la seguridad de los periodistas y al problema de la impunidad de los crímenes contra ellos cometidos al mismo tiempo que a la inadmisibilidad de los mencionados delitos. Hacemos cuanto está a nuestro alcance, para que sean procesados los culpables de impedir a los periodistas que ejerzan sus funciones laborales, estamos pendientes del número de delitos contra ellos cometidos, interaccionando a esos efectos con tales organismos internacionales como la OSCE y la UNESCO.

Nos provoca, y con toda razón, grave preocupación la seguridad de los periodistas en Ucrania. Rusia en más de una ocasión llamó la atención de la comunidad internacional a las peligrosas tendencias que cobran forma de censura abierta, además de los casos de burda violación de los derechos de los periodistas, incluida su eliminación física.

Hasta hoy no se ha avanzado en la investigación de los casos de asesinato de Anatoli Klian, Antón Voloshin, Igor Korneliuk, Andrei Stenin, Andrea Rocchelli, Oles Buziná, Serguei Dolgov, Viacheslav Veremiy, Pavel Sheremet y otros. Representantes de los medios siguen siendo en Ucrania objeto de violencia física, algo que es de hecho apoyado por las autoridades del país que hace tiempo eligieron el camino de las represalias contra los medios y de la supresión del libre pensamiento.

Llamamos a los organismos sectoriales internacionales y a las organizaciones no gubernamentales especializadas en la defensa de los derechos humanos a que reaccionen y condenen de una manera más intensa la presión que las autoridades ucranianas ejercen en los medios, incluida la destrucción física de los periodistas que no son de su agrado.

Calificamos como rompedora la decisión del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OSCE sobre la seguridad de los periodistas. De esta manera el organismo demostró a la comunidad periodística su adhesión a la defensa de sus intereses.

 

 

Pregunta: Comente las recientes declaraciones de EEUU en relación con la intromisión en los asuntos internos de Venezuela, así como el peligro de la provocación a la que se refería el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Respuesta: No he visto las declaraciones a las que Ud. refiere. No sé de qué está hablando, pero la actitud de EEUU hacia los países de esta región es harto conocida. EEUU no lo trata como a socios iguales en derechos y ni siquiera desde hace mucho los trata como a hermanos menores. Es un trato irrespetuoso caracterizado por la intromisión en los asuntos internos de los países limítrofes y de todos los países de la región. Este trato no supone ningún diálogo equitativo.

Los países de América Latina desde hace mucho no necesitan confirmar su estatus de Estados soberanos. Se han afirmado en los ámbitos político, económico, cultural y de las Humanidades. Son miembros de la comunidad internacional en todos los dominios, hacen su aporte al desarrollo del Derecho Internacional, al arreglo de las crisis. A pesar de ello, EEUU no trata esta región como a un socio igual en derechos.

Por lo que se refiere a Venezuela, este país es objeto de agresión, en todas las acepciones de esta palabra, por parte de Estados Unidos. Hemos aducido hechos concretos, prevenido contra tal evolución de los acontecimientos, planteado que esto no tiene nada que ver con los objetivos anunciados por EEUU, a saber, la defensa de los derechos humanos y el fomento de la democracia, sino que lisa y llanamente causa perjuicio al pueblo de Venezuela, frena el desarrollo del país.

Cualesquiera procesos – políticos, económicos, humanitarios – los debe impulsar el propio pueblo dentro del correspondiente Estado. En caso de que un país precise ayuda, asistencia, apoyo, podrá dirigirse en forma correspondiente a uno u otro Estado, a los organismos internacionales. Pero creo que Venezuela no ha pedido que EEUU le ayude a arreglar sus asuntos internos, máxime cuando esta ayuda trae unos resultados diametralmente opuestos. Lamentablemente, es así. Pero gustosamente (en realidad, con disgusto) leería nuevas declaraciones sobre el tema dado, porque todo lo que profieren los políticos estadounidenses en relación con Venezuela, dista mucho de ser constructivo.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x
Criterios adicionales de búsqueda