14 mayo 201722:30

Fragmentos de la entrevista ofrecida por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, al programa de información y análisis “Voskresnoye vremya” (Tiempo de domingo) en la cadena de televisión Pervy Kanal, Pekín, 14 de mayo de 2017

958-14-05-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Pregunta: Su reunión con el Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, duró sólo 40 minutos, mientras que su reunión con él en Moscú duró una hora y 40 minutos. Sin embargo, parece que lograron ustedes alcanzar rápidamente los resultados necesarios. En particular, declaró usted que habían hablado mucho sobre Siria y que los estadounidenses eran hombres de negocios. ¿De qué negocios se trata? Comente los detalles de esta reunión.

Respuesta: Ante todo, la visita de Rex Tillerson a Moscú fue importante porque fue el primer contacto directo a nivel de los jefes de departamentos diplomáticos y se celebró la reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin. En vista de que aquel contacto fue el primero, llevamos mucho tiempo discutiendo todos los asuntos de la agenda de nuestras relaciones: nuestros lazos bilaterales y los problemas internacionales y regionales. La visita a Washington continuó la discusión iniciada en Moscú. Trabajamos con Rex Tillerson durante casi dos horas y posteriormente abordamos a Siria en la Casa Blanca durante un poco menos de una hora con el presidente de EEUU, Donald Trump (como ya he dicho en la rueda de prensa celebrada en Washington), ante todo, desde el punto de vista de las iniciativas lanzadas el año pasado cuya realización continuó con la nueva administración.

Se trata de que cada uno de nuestros países junto con otros actores importantes en Oriente Próximo, como Turquía, Irán, los países del golfo Pérsico, deben ejercer la influencia en varios bandos del conflicto sirio incentivándoles a cumplir de buena fe la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que estipula celebrar las negociaciones, elaborar una nueva Constitución y preparar las elecciones. En este asunto tenemos un buen entendimiento con los estadounidenses. Mientras, es más fácil llegar a un acuerdo sobre tales asuntos que realizarlos teniendo en cuenta que en las operaciones militares en Siria participan muchos actores, ante todo, los propios bandos sirios, el Estado Islámico, el Frente al Nusra y los que cooperan con este grupo. Por eso es especialmente importante realizar aquella separación (de la oposición siria y los terroristas) acordada con la administración de Barack Obama que no pudo cumplirlo.

Ahora nuestras discusiones se centraron en torno a la iniciativa propuesta por Donald Trump ya en la etapa inicial de su presidencia: sobre la creación de las zonas de seguridad o desescalada libres de combates, excepto los dirigidos contra los terroristas a los que es necesario expulsar de estas zonas si están allí, en las que la población civil podrá sentirse en seguridad. Como sabe usted, en desarrollo de este acuerdo, hace varios días en Astaná acordamos con Turquía, Irán, el Gobierno sirio y la oposición armada un memorándum que establece la creación de tales zonas inicialmente en cuatro regiones de Siria en vista de que posteriormente esta práctica se extenderá para todo el territorio de Siria.

Pregunta: En la fotografía que fue programada, según se ha puesto de relieve, vemos a usted y al presidente de EEUU, Donald Trump, saludar cordialmente uno a otro. Hace dos meses, se declaraba que las relaciones de Rusia y EEUU eran peores que en la época de la guerra fría. ¿Todo ha cambiado rápidamente? ¿Cómo se comportó el presidente?

Respuesta: Donald Trump nunca decía que quería estar en malas relaciones con Rusia – ni durante la campaña presidencial ni después de ser elegido como presidente. Al contrario, declaraba que quería tener con todos los países, incluida Rusia, buenas relaciones basadas en el respeto mutuo y en intereses comunes entendidos correctamente. Entre tales intereses comunes está, ante todo, la lucha contra el terrorismo. Creo que el presidente de EEUU, Donald Trump, siempre fue consecuente.

Pregunta: ¿Han abordado con él la destitución del director del FBI, James Comey?

Respuesta: No, no lo hemos discutido. No es nuestro asunto, es de su incumbencia.

x
x
Criterios adicionales de búsqueda