Discurso y respuestas a preguntas de los medios ofrecidos por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, durante la rueda de prensa conjunta al término de las negociaciones con el ministro de Asuntos Exteriores y de Emigrantes del Reino Hachemita de Jordania, Ayman Al Safadi, Ammán, 11 de septiembre de 2017

1661-11-09-2017

  • de-DE1 en-GB1 es-ES1 ru-RU1 fr-FR1

Estimadas señoras y señores:

Antes que nada me gustaría agradecer a nuestros socios jordanos, en particular a mi amigo y colega, el ministro de Asuntos Exteriores y de Emigrantes del Reino Hachemita de Jordania,  Ayman Al Safadi, su hospitalidad y el cordial recibimiento dispensados a nuestra delegación. Hemos realizado unas negociaciones muy útiles de cuyos resultados informaremos dentro de media hora a Su Majestad, el Rey Abdalá II de Jordania.

Nuestras relaciones tienen un carácter estratégico y se basan en los acuerdos conseguidos en el marco de un diálogo amistoso y confiado que sostienen, al más alto nivel, Su Majestad, el Rey Abdalá II de Jordania y el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin. Este diálogo marca la pauta a nuestra interacción en todos los ámbitos, sin excepciones.

Hemos discutido nuestras relaciones bilaterales lamentando el descenso del intercambio comercial. Hemos estudiado algunas medidas destinadas a frenar esta tendencia para poder recuperar el incremento del volumen de comercio bilateral. Un papel especial en este sentido lo desempeñará la Comisión Intergubernamental para el fomento del comercio, de la cooperación económica y técnico-científica.

Hemos abordado también los pasos concretos referentes al estado actual de nuestra cooperación técnica y militar, que es un componente muy importante de nuestra interacción.

Hemos hecho un especial hincapié en la necesidad de incentivas las vínculos humanitarios, culturales y educativos subrayando, por ambas partes, la importancia que Rusia y Jordania dan a los contactos directos entre personas. Esta mañana me he reunido con los antiguos alumnos de las universidades soviéticas y rusas, los jefes de la Asociación de los Antiguos Alumnos, las representantes de otras organizaciones que promueven los contactos bilaterales, incluidos los diputados del Parlamento jordano que se habían graduado de las universidades en nuestro país. He visto el interés que ponen nuestros amigos jordanos en mantener los contactos más estrechos en todos los ámbitos.

Hablando de los lazos humanitarios no puedo dejar de mencionar nuestro profundo reconocimiento a las autoridades jordanas por la especial atención que se da a los peregrinos rusos que visitan los lugares sagrados de Jordania. Como Ustedes sabrán, hace varios años, por decisión de Su Majestad, el Rey Abdalá II de Jordania, fue concedido a Rusia un terreno en la orilla del río Jordán, donde se construyó un albergue de peregrinos muy demandado por nuestros ciudadanos que viajan aquí para  venerar estas Tierras Santas.

En cuanto a la agenda internacional, prestamos mucha atención a Siria, por motivos comprensibles. Compartimos la postura que consiste en la necesidad de poner fin cuanto antes al derramamiento de sangre, empezar a solucionar los problemas humanitarios y, desde luego, impulsar el proceso del arreglo político conforma la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. En este sentido también somos de la misma opinión sobre la necesidad de cumplir lo dispuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU en cuanto al respeto de la soberanía y la integridad territorial de Siria y del derecho de los sirios a determinar ellos mismos el futuro de su país.

Hemos discutido la situación en torno a la creación en el suroeste de Siria de la zona de distensión de acuerdo a las iniciativas propuestas en el marco del proceso de Astaná. La zona sur fue acordada en el marco de la interacción de Rusia, Jordania y EEUU. Nos hemos pronunciado a favor de que las cuestiones de su funcionamiento y eficacia se solucionen de forma tripartita. Hemos acordado realizar contactos sobre el tema.

Apreciamos altamente también el mecanismo bilateral de cooperación ruso-jordana creado en la capital de Jordania.

Hemos discutido otros problemas regionales candentes, como la situación en Irak, Libia, Yemen. Compartimos la postura en cuanto a la necesidad de arreglar todas estas crisis y conflictos a través del diálogo inclusivo a base de los principios que permitan a los pueblos de estos países solucionar por cuenta propia todos los problemas sin injerencias desde fuera y respetando las posturas de todos los grupos étnicos y religiosos.   

Nos alarma el estancamiento en el arreglo palestino-israelí. Estamos convencidos de que este antiguo conflicto en la región, y tal vez en el mundo, es un factor sumamente desestabilizante y su persistencia es usada por los que desean socavar la estabilidad en esta importante región. Hemos acordado continuar luchando por que se reanuden las negociaciones palestino-israelíes a tenor de la decisión correspondiente de la ONU y la Iniciativa de Paz Árabe, que fue apoyada por toda la comunidad mundial. Partimos de que es una sólida base para avanzar hacia el arreglo.

Tenemos acordado incrementar la coordinación en la lucha contra el terrorismo y el extremismo. Rusia y Jordania coinciden en que hay que hacerlo sin reservas, sin las políticas de doble rasero o intentos de usar las consignas de la «lucha antiterrorista» para intervenir en los asuntos internos de los Estados soberanos (semejantes intentos son bastante frecuentes).    

Estamos muy satisfechos con los resultados de las negociaciones. Agradezco una vez más a nuestros amigos jordanos su organización y la cordial acogida. 

Pregunta (dirigida a ambos ministros): Ustedes han hablado de la cooperación entre Rusia y Jordania en cuanto a la creación de la zona de distensión en el sur de Siria. Se sabe que EEUU toma parte activa en este proceso. Hablando del papel de EEUU en Siria en general, hoy el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid Mualem, ha dicho que los estadounidenses deben largarse de Siria ya que matan a los civiles y desestabilizan la situación en la región. Al mismo tiempo, se registran resultados positivos en el proceso tripartito. Evalúen la cooperación con EEUU en Siria.

Respuesta: Venimos defendiendo consecuentemente unas posturas muy claras. Todos los que están en el territorio sirio o en su espacio aéreo sin la autorización o invitación del gobierno de Siria están violando el derecho internacional. Rusia está allí por una invitación directa de las autoridades legítimas de Siria, al igual que los representantes de Irán y Hezbolá. Cooperamos con las Fuerzas Armadas sirias exclusivamente para aplastar el terrorismo y crear las condiciones para poner fin a la guerra civil y empezar a solucionar los problemas humanitarios y a avanzar hacia un arreglo político.

Al mismo tiempo, es un hecho consumado que en el territorio sirio se encuentran huéspedes indeseables, algunos de ellos armados. Puesto que hemos visto la posibilidad de cooperar con los mismos en la lucha antiterrorista, nos pusimos en contacto con ellos. Aún en los contactos con la administración de Barack Obama elaboramos, habiéndolo acordado con la parte siria, un esquema que, de haberse puesto en marcha en aquel momento, nos habría permitido estar hoy en una mejor posición en cuanto el arreglo sirio. Peor a la parte estadounidense le faltó la valentía, las capacidades o las posibilidades para dividir a Jabhat al-Nusra de los opositores con los que colaboraba EEUU.

Hoy hemos hablado de la ambigüedad que persiste en relación a la situación de Jabhat al-Nusra, una organización protegida, por algún motivo, por varios participantes de la coalición liderada por EEUU. Es absolutamente inadmisible, ya que Jabhat al-Nusra es, al igual que el EI, una organización calificada de terrorista por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Si hablamos de nuestros socios en Siria, como Ustedes sabrán, cuando EEUU confirmo su impotencia para separar la oposición de los terroristas, empezamos a trabajar con Turquía e Irán, un formato aprobado por la parte siria. Es más, el gobierno sirio participa, en el marco del proceso de Astaná, en la discusión del concepto de las zonas de distensión y de los pasos a dar para hacerlo realidad. Allí trabajamos tres países garantes (Rusia, Turquía, Irán), la parte siria, los representantes de la oposición armada, de la ONU, los observadores de Jordania y EEUU.

Resumiendo puedo decir lo siguiente. Nadie ha cancelado los principios del derecho internacional, deben ser respetados, también en lo que se refiere a la no injerencia en los asuntos internos mediante el envío de los contingentes armados sin la autorización del gobierno legítimo. Al mismo tiempo, de existir una situación pragmática que puede ser usada para ayudar al pueblo sirio a liberarse de los terroristas y restaurar una vida pacífica, hay que aprovechar tal oportunidad.

Pregunta: En cuanto a su visita a Arabia Saudí ¿cree que este país realmente está dispuesto a solucionar la crisis siria? ¿Tiene una solución viable?

Respuesta: Sí, creo que Arabia Saudí está dispuesta a solucionar la crisis siria. Se confirmó en los mismos inicios del proceso de Astaná cuando Rusia, Turquí e Irán crearon este mecanismo. Entonces recibimos de Arabia Saudí la confirmación de que lo respaldaba y cooperaría en la creación de las zonas de distensión y en otras iniciativas propuestas en Astaná. Como el proceso de Astaná, según estamos viendo, resulta el más eficaz en las tareas de poner fin al derramamiento de sangre, de crear las condiciones para solucionar los problemas humanitarios, para impulsar el diálogo político, y también desde la perspectiva de que ya existe un lugar concreto donde se está manteniendo una conversación directa entre el gobierno y la oposición armada, creo que todos los que respaldan este mecanismo están interesados no sólo en que prospere el proceso de Astaná por sí mismo, sino, en general, que prospere el arreglo de la crisis siria, en consonancia con el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Pregunta: El presidente ruso, Vladimir Putin, declaró recientemente que Rusia denunciará a las autoridades de EEUU ante los tribunales por haber arrestado su propiedad diplomática. ¿Está ya en marcha el procedimiento? ¿Qué otras medidas podrán tomas las autoridades rusas en respuesta a las nuevas sanciones estadounidenses? Y, si se me permite, otra pregunta relativa a China: ¿respalda Moscú la nueva resolución del Consejo de Seguridad?

Respuesta: Estamos estudiando la resolución en cuestión. Nuestros expertos están analizando el texto es su actual redacción. En breve daremos a conocer nuestro punto de vista sobre este documento.

Con respecto a la situación en torno a nuestra propiedad diplomática en EEUU, como ya hemos dicho, Rusia mostró buena voluntad y solicitó a EEUU equilibrar su presencia diplomática, en cuanto al número de los empleados en las representaciones en el exterior, en Rusia con la nuestra en EEUU. Y eso que nosotros incluimos en el número total de los empleados rusos en EEUU a los que trabajan en la Representación de Rusia ante la ONU, que, como Ustedes comprenderán, constituye un organismo aparte que no tiene nada que ver con las relaciones bilaterales. No obstante, mostramos buena voluntad en este asunto. EEUU se aprovechó de este gesto nuestro y declaró que si los rusos queríamos la paridad, que cerrásemos unos de los cuatro consulados generales en EEUU ya que los estadounidenses en Rusia sólo son tres. Puesto que EEUU se refirieron a la paridad en calidad del criterio principal, ahora estamos estudiando las condiciones en las que funcionan las representaciones estadounidenses en Rusia y las rusas en EEUU para ajustarlas al concepto de “paridad”.

Pregunta: ¿Cómo ve el papel de Jordania y Siria en el proceso de Astaná?

Respuesta: Sólo puedo repetir lo que acabo de decir. Apreciamos altamente la participación de Jordania en el proceso de Astaná. Formó parte del mecanismo cuando se pasó a estudiar la creación de las zonas de distensión. Apreciamos que los amigos jordanos deleguen a su representante de Ammán al próximo encuentro en Astaná la semana que viene. También apreciamos mucho el hecho de que Jordania desempeñe el papel de observador en el proceso de Astaná y participe en el acuerdo con respecto a la zona de distensión en el sur de Siria.

Pregunta: Comente el estado del proceso de paz entre Israel y palestina y la protección de los santuarios islámicos y cristianos en Jerusalén.

Respuesta: Cuando hablamos del arreglo palestino-israelí prestamos una especial atención al problema de Jerusalén. Abogamos por mantener el statu quo con respecto a los lugares sagrados, incluido el papel que desempeña Wakf jordano para realizar el acceso a la mezquita de Al-Aksa. Es un aspecto importantísimo que deben respetar todos sin excepción alguna.

Documentos adicionales

Fotografías

x
x